fbpx

A pesar de no acreditarse incapacidad, ART debe rehacer la prótesis dentaria de un trabajador accidentado

ARTPartes: Villar Ana Karina c/ Provincia A.R.T. S.A. s/ accidente – ley especial

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: I

Fecha: 29-may-2015

Cita: MJ-JU-M-93568-AR | MJJ93568 | MJJ93568

No obstante la inexistencia de incapacidad laboral por la pérdida de una pieza dentaria en un accidente, se ordena a la ART rehacer la prótesis fabricada de manera defectuosa en perjuicio del actor.

Sumario:

1.-Corresponde condenar a la ART a rehacer la prótesis y efectuar su correcta colocación, pues si bien la actora no es portadora de incapacidad, sí pudo verificarse que la prótesis colocada por la prestadora designada por la ART demandada presenta serias deficiencias que podrían generar limitaciones en las funciones propias masticatorias.

2.-Los gastos por la reposición de la prótesis odontológica que requiere la demandante para su recuperación no puede ser sustituida en dinero y deben ser otorgada en especie, de conformidad con lo establecido en el art. 20 de la Ley de Riesgos del Trabajo.

3.-Si bien es cierto que la demandante sufrió un accidente laboral en el que perdió un diente, resulta contundente el dictamen del experto médico odontólogo interviniente en la causa al afirmar que aquélla no presenta incapacidad al momento del examen practicado y que los baremos consultados -dto.659/96 , Altube-Rinaldi, Tabla de Bertini y Tabla de Bertini modificada- no asignan ninguna incapacidad para rotura o pérdida de prótesis dentales de ningún tipo.

Fallo:

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 29 días del mes de Mayo de 2.015, reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:La Doctora Graciela A. González dijo:

I)- El Señor Juez «a-quo», a fojas 294/296, desestimó el reclamo de la trabajadora tendiente a la reparación de las dolencias sufridas con motivo del accidente de trabajo sufrido. Tal decisión es apelada por ambas partes: el accionante lo hace en virtud de las manifestaciones vertidas a fojas 297/301 y la demandada, en mérito de las expresiones expuestas a fojas 306/307. Las quejas presentadas merecieron oportunas réplicas de sus contrarias según se desprende de la presentación de la demandada a fojas 310/311 y de la accionante a fojas 315/vta.

II)- Memoro que la Señora Villar ingresó a trabajar el 5 de abril de 2010 a las órdenes de OSDE – Organización de Servicios Directos Empresarios, derivada por la agencia de servicios eventuales Adecco Argentina S.A. para la realización de tareas normales, habituales y permanentes de aquella, cumpliendo tareas generales administrativas, en una jornada de lunes a viernes de 8 a 16 horas.

Surge de autos que el 6 de julio de 2010 la demandante sufrió un accidente de trabajo: al bajar de las escaleras, tropezó y cayó de frente al piso, golpeándose fuertemente la cara, la boca y los dientes (se le partió el diente incisivo central derecho, ubicado en el maxilar superior). Refiere que fue deriva a la ART y que le brindaron el tratamiento y las prestaciones odontológicas pertinentes.Precisa que si bien la demandante solo sufrió la ruptura de uno de los dientes, para poder arreglar esa pieza dentaria, se requería un tratamiento que contemplara el reemplazo de todas las piezas dentarias superiores porque la actora posee pernos y coronas que impide la reparación aislada de un diente sino un tratamiento dental complejo.

No se discute en esta etapa que la Señora Villar sufrió el accidente relatado, ya que la A.R.T. demandada reconoció el infortunio y brindó las prestaciones correspondientes, es decir, Provincia ART SA brindó cobertura por el siniestro y otorgó las prestaciones odontológicas y las prótesis -provisorias y definitivas- pertinentes.

III)- En cuanto al fondo de la cuestión debatida, considero que los argumentos esgrimidos por la quejosa tendrán parcial recepción. Estimo que de las constancias de la causa no surge ningún elemento de convicción idóneo que permita desatender las conclusiones adoptadas en Primera Instancia en punto a que la demandante no logró demostrar la incapacidad laborativa que afirma padecer.Por otra parte, no puede soslayarse que la Señora Villar tiene una prótesis defectuosamente realizada por los profesionales designados por la ART demandada.

Cabe destacar que si bien es cierto que la demandante sufrió el accidente en cuestión, no es menos cierto que resulta contundente el dictamen del experto médico odontólogo interviniente en la causa al afirmar que la Señora Villar no presenta incapacidad al momento del examen practicado y que los baremos consultados -Dto.659/96, Altube-Rinaldi, Tabla de Bertini y Tabla de Bertini modificada- no asignan ninguna incapacidad para rotura o pérdida de prótesis dentales de ningún tipo (ver informe de fojas 173/178 y aclaraciones de fojas 228/229). En este punto, en el memorial en análisis el recurrente no logra precisar en forma concreta ni razonada las minusvalías que el infortunio sufrido le ocasiona en el plano laboral, como tampoco patentiza las limitaciones que sus consecuencias representan en la vida familiar y de relación sino que se limita a afirmar genéricamente que «.se comprobó que la prótesis colocada a la actora tras la rotura de su diente incisivo central derecho se encuentra a la fecha en forma totalmente deficiente.» (sic, fojas 298; conf.art.116 Ley 18.345).

Si bien las normas procesales no acuerdan al dictamen médico el carácter de prueba legal y permiten a quien juzga formar su propia convicción al respecto, es indudable que para apartarse de la valoración de los médicos actuantes, la Judicatura debe hallarse asistida de sólidos argumentos en un campo del saber ajeno al derecho. Y en el presente la accionante no ha acompañado ninguna prueba que conduzca en forma inequívoca a la detección del error o del inadecuado uso que el médico especialista ha hecho de su conocimiento científico.

En las especiales circunstancias del caso, advierto que las genéricas manifestaciones vertidas en el memorial en estudio referidas a la minusvalía que presentaría la accionante no distan de ser meras formulaciones dogmáticas, que resultan insuficientes a los fines pretendidos.No obstante, entiendo que también se desprende de las constancias de la causa que la demandante presenta una prótesis colocada tras la rotura del diente incisivo central que es defectuosa y que le ocasiona una oclusión deficiente.

Por ello y teniendo en cuenta que la situación fue detalladamente descripta en el escrito inicial (ver especialmente relato de fs.6/8), corroborada con el informe pericial odontológico (conf. dictamen de fs.173/178) y planteada en el memorial en estudio (ver especialmente fs.297/299), de conformidad con el principio «iura curia novit», corresponde tener por cierto que, si bien la Señora Villar no es portadora de incapacidad, sí pudo verificarse que la prótesis colocada por la prestadora designada por la ART demandada presenta serias deficiencias que podrían generar limitaciones en las funciones propias masticatorias.

En definitiva y por todos los motivos expuestos, considero que los gastos por la reposición de la prótesis odontológica que requiere la demandante para su recuperación no puede ser sustituida en dinero y deben ser otorgada en especie, de conformidad con lo establecido en el artículo 20 de la Ley de Riesgos del Trabajo. En consecuencia, corresponde condenar a Provincia ART SA a rehacer la prótesis pertinente y efectuar su correcta colocación, que permita cumplir adecuadamente con las funciones masticatorias.

IV)- En cuanto a la forma en que fueron impuestas las costas de grado, cabe recordar que el 2° párrafo del artículo 68 del CPCC faculta al juez a apartarse del principio general que rige en la materia ‘siempre que encontrare mérito para ello. En el caso de autos, estimo que la demandante pudo considerarse asistida con derecho para litigar, teniendo en cuenta los accidentes sufridos y la naturaleza jurídica de las cuestiones debatidas en la causa. Por ello, propongo que sean mantenidas en el orden causado y las comunes por mitades (arts.68, 71 y c.c.CPCC).

V)- De conformidad con el mérito y calidad de los trabajos realizados en Primera Instancia, valor económico del juicio, rubros que resultaron procedentes, resultado final del pleito y facultades conferidas al Tribunal, estimo que los honorarios fijados en grado a favor de la representación letrada de la parte demandada y Señor Perito odontólogo lucen adecuados, por lo que propicio su confirmación (art. 38 LO y art.14 de la ley 21.839).

VI)- Las costas de Alzada deberían imponerse de igual modo que las de la anterior etapa, es decir, en el orden causado (art.68, 2º CPCC), a cuyo efecto corresponde regular los honorarios de los Señores letrados firmantes de los escritos de fojas 297/301-315/vta. y fojas 306/307-310/311 en las respectivas sumas de $ 1.500.- y $ 1.500.- (art.38 LO y art.14 de la ley 21.839).

En definitiva, de compartirse mi propuesta, correspondería: a) Confirmar el fallo apelado en lo principal que decide; b) Condenar a Provincia ART SA a otorgar el tratamiento odontológico indicado en los términos del artículo 20 de la Ley de Riesgos del Trabajo; c) Fijar las costas de Alzada en el orden causado; d) Regular los honorarios de los Señores letrados firmantes de los escritos de fojas 297/301-315/vta. y fojas 306/307-310/311 en las sumas de $ 1.500.- y $ 1.500.- respectivamente.

La Doctora Gloria M. Pasten de Ishihara dijo:

Coincido con los fundamentos y conclusiones plasmadas en el voto emitido por la distinguida colega Dra. Graciela González. Tengo en cuenta, en este caso en particular, que la actora no padece incapacidad laborativa alguna y que por otra parte, pese a que la Aseguradora en dos oportunidades le otorgó el tratamiento completo lo cierto es que de acuerdo al dictamen médico especializado la prótesis presenta deficiencias e inestabilidad que podrían generar limitaciones en sus funciones, aconsejándose que se le otorgue un tratamiento completo lo antes posible (v. fs.175 y 178). En este contexto, es claro que tales deficiencias pueden ser superadas mediante el tratamiento adecuado que debe otorgar la Aseguradora (art. 20 apartado 1, inc. b y apartado 3), por ello y sin que implique abdicar de mi postura respecto a otros supuestos donde existen patologías que por sus características no pueden ser revertidas, adhiero al voto que antecede.

A mérito de lo que resulta del precedente acuerdo, SE RESUELVE: a) Confirmar el fallo apelado en lo principal que decide; b) Condenar a Provincia ART SA a otorgar el tratamiento odontológico indicado en los términos del artículo 20 de la Ley de Riesgos del Trabajo; c) Fijar las costas de Alzada en el orden causado; d) Regular los honorarios de los Señores letrados firmantes de los escritos de fojas 297/301-315/vta. y fojas 306/307-310/311 en las sumas de ($.).- y ($.).- respectivamente.

Regístrese, notifíquese, oportunamente comuníquese (art.4º, Acordada CSJN Nº 15/13) y devuélvase.

Graciela A. González.

Gloria M. Pasten de Ishihara

Ante mí:

Verónica Moreno Calabrese

Secretaria

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: