La quiebra del titular de una marca registrada ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial hace que la misma quede comprendida dentro del desapoderamiento, siendo pasible de liquidarse e integrar el acervo de la masa de acreedores.

archivo_20130701030515_6191_200x190Partes: Simoa S.A. s/ quiebra

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: D

Fecha: 20-nov-2014

Cita: MJ-JU-M-92198-AR | MJJ92198 | MJJ92198

La quiebra del titular de una marca registrada ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial hace que la misma quede comprendida dentro del desapoderamiento, siendo pasible de liquidarse e integrar el acervo de la masa de acreedores.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la liquidación de la marca cuya titularidad registral ostentaba la fallida pues al estar inscripta ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial – única forma de ser oponible a terceros – la marca es pasible de formar parte del acervo de la masa de acreedores, siendo inoponible a ellos cualquier transferencia no inscripta.

Fallo:

Buenos Aires, 20 de noviembre de 2014.

1. El Presidente de Simoa S.A. apeló en fs. 747 la decisión de fs. 738/743, en cuanto -tras reconocer la propiedad en cabeza de la fallida- ordenó la liquidación de la marca “La Casa del Audio”.

Los argumentos expuestos por el recurrente en fs. 750/753 fueron contestados en fs. 774/776 por el síndico.

La Representante del Ministerio Público opinó en fs. 782/783.

2. Se adelanta que los fundamentos vertidos en el dictamen por la Fiscalía General ante la Cámara que precede a este pronunciamiento, que se comparten y dan aquí por reproducidos por razones de brevedad, son suficientes para confirmar la resolución de que se trata.

3. (a) Sólo ratifícase en el sentido de lo allí considerado, que en materia societaria la transformación implica la adopción por parte de un ente de otro de los “tipos sociales” regulados por la ley, y que en esa operación la persona jurídica no se disuelve ni se modifican sus derechos y obligaciones por lo que, en definitiva, la nueva sociedad no es sino una “continuadora” de la anterior (Cabanellas de las Cuevas, Guillermo, Derecho Societario, Parte General, Transformación de Sociedades, p. 217/223, Buenos Aires, 2006), de suerte que Simoa S.A. resulta la titular de la marca registrada por Simoa S.R.L. (v. oficio IGJ, fs. 50/60).

(b) Por otra parte, que aunque se denuncia la existencia de una cesión en trámite de fecha 22.1.09 (fs. 460/466), lo cierto es que el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (INPI) informó que la marca “La Casa del Audio” figura a nombre de Simoa S.R.L. hasta el año 2018 (fs. 416).

Y tal circunstancia resulta dirimente para decidir el punto, habida cuenta que, conforme nuestro ordenamiento en la materia, la propiedad de una marca y la exclusividad de su uso se obtienen mediante el correspondiente registro (art.4, Ley 22.362) y, por ende, los efectos de una eventual transferencia sólo pueden oponerse frente a terceros con su inscripción en el INPI (art. 6; Etcheverry, R. y Chomer, H., “Código de Comercio y normas complementarias -análisis doctrinal y jurisprudencial”, Buenos Aires, 2006, t. 6, pág. 207 y sgts.), de modo que la transferencia hecha a favor del señor Catalán resulta inoponible a la masa de acreedores por su falta de inscripción.

(c) Así pues, teniendo en cuenta que la quiebra del titular registral conlleva a que la marca en cuestión haya quedado comprendida en el desapoderamiento e integre, por tanto, el acervo de la masa, corresponde – tal como se anticipara- desestimar la proposición recursiva, e imponer los gastos causídicos a cargo del recurrente, en atención al principio objetivo de la derrota y a su calidad de vencido (art. 68, Código Procesal).

4. Por ello, y de conformidad con lo allí propiciado, se RESUELVE:

Confirmar la resolución de fs. 738/743; con costas.

Cúmplase con la comunicación ordenada por la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación (Ley 26.856 y Acordadas 15/13 y 24/13), notifíquese a la Fiscalía ante la Cámara en su despacho y oportunamente, devuélvase sin más trámite, confiándose al magistrado de primera instancia proveer las diligencias ulteriores (art. 36 inc. 1º, Código Procesal) y las notificaciones pertinentes. Es copia fiel de fs. 784.

Pablo D. Heredia

Gerardo G. Vassallo

Juan José Dieuzeide

Julio Federico Passarón

Secretario de Cámara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s