fbpx

Nuevas pruebas del femicidio . Prisión preventiva y una investigación paralela por chiara

Carcel (2)Dictan seis meses de prisión preventiva a la madre del novio de la joven y a su pareja. El domingo fueron halladas otras pruebas en la casa donde la chica fue enterrada. Un nuevo fiscal investiga a “familiares directos de la víctima” por el uso de medicación para abortar.

Por el femicidio de Chiara Páez, la Justicia dictó prisión preventiva a Carolina V., de 34 años, madre del novio de la adolescente, y su pareja, Carlos C., de 43, una medida válida por un período de seis meses o el tiempo que demande la investigación. A la vez, una causa paralela, con un nuevo fiscal, “tendrá a su cargo la investigación por la presunta participación de familiares directos de la víctima en hechos de apariencia delictiva”, que se desprenden de que en la sangre de Chiara se encontraron restos de un fármaco utilizado para inducir abortos medicamentosos, el mismo cuya receta fue hallada en casa del novio de la joven. El fiscal regional Alejandro Sinopoli confirmó a Página/12, además, que en la casa del novio de Chiara “ayer (por el domingo) se hizo un estudio de luminol, con resultado positivo. Eso quiere decir que está confirmado: había sangre. No en la aparente escena del hecho (el patio donde fue enterrada), sino en la habitación de la pareja” sobre la que pesa prisión preventiva.

En un comunicado, el fiscal a cargo del femicidio, Mauricio Clavero, confirmó, también, que personal de la Policía de Investigaciones de Rosario detectó con el luminol “manchas de sangre en un calzado deportivo que estaba debajo de la ropa que ya había sido secuestrada (la semana pasada), en una reposera, y en una bolsa plástica”. Por su parte, informó el Ministerio Público de la Acusación santafesino, “el defensor público Pablo Domínguez y el defensor regional de la Tercera Circunscripción Judicial, Mariano Maciel, adelantaron que apelarán la medida” de prisión preventiva dictada a sus representados, Carolina V. y Carlos C. Ambos están imputados como “partícipes” de los delitos de homicidio agravado por el vínculo y por femicidio, y aborto no consentido por la víctima, tal como había solicitado el fiscal a cargo del expediente, Mauricio Clavero. La imputación por aborto no consentido, de todos modos, no se vincula con la investigación paralela sino directamente con el femicidio. “Una parte de la biblioteca interpreta que, al asesinar a Chiara, también se produce un aborto”, explicó Sinopoli.

Por decisión del fiscal regional Sinopoli, el fiscal a cargo de la investigación del femicidio, Mauricio Clavero, no tramitará la averiguación por el posible intento de aborto. Esa nueva causa, que no realizará averiguaciones por el femicidio, quedó a cargo del fiscal de Venado Tuero Juan Pablo Lavini Rosset. “La nueva investigación es sobre la posibilidad de que hayan suministrado esas drogas a Chiara. Todavía no podemos especificar quién, pero alguien de la familia de la nenita estaba al tanto de eso y lo ocultó al fiscal Clavero. Entonces él me pidió si podía ser apartado de esa investigación paralela, para no correr riesgo de pérdida del principio de objetividad. Alguien de la familia de la nena lo sabía, tenía información muy firme y la ocultó, no se la suministró al fiscal en cuanto empezó la investigación para dar con Chiara.”

La constancia del silencio al respecto, aseguró Sinopoli a este diario, es “contundente”. “Las dos familias, la del chico y la de Chiara, estaban al tanto de esto. No el papá de la nena, él no sabía que la nenita estaba embarazada, se enteró cuando ella ya había muerto”. La receta “tiene información que explicar, es muy complejo y hay mucha información que falta investigar. Sí puedo decir que la receta vincula a la mamá del chico”, señaló Sinopoli.

El fiscal Lavini Rosset también confirmó la existencia de pruebas que determinaron la apertura de la investigación paralela a su cargo. “Confirmamos que a la menor le habían suministrado la droga Oxaprost, que se usa habitualmente con fines abortivos”, señaló. “Secuestramos una receta firmada por un médico de Rufino; constatamos que el medicamento fue comprado en una farmacia de esa ciudad, y todo indica que el análisis de sangre realizado a la menor mostraría restos de esta droga.” Sin embargo, advirtió, “aun es muy pronto para sacar conclusiones. Estamos analizando los pasos a seguir y cómo continuar con esta investigación”.

Chiara desapareció en la madrugada del sábado al domingo pasado. Su familia comenzó a buscarla alertada por un llamado de Manuel, el novio de la joven, que decía haber perdido su rastro. Veinte horas después, al mismo tiempo que Manuel era entregado a la Justicia de Rufino por su padre policía, los efectivos que buscaban a Chiara encontraron su cadáver enterrado en el patio de la casa donde vivían el chico y su familia. Los forenses establecieron que la adolescente, que había cumplido 14 años pocos días antes, fue asesinada a golpes en la cara y la cabeza. Ante la Justicia, Manuel aseguró que fue el único autor del femicidio, pero las pruebas, señaló el fiscal Sinopoli, establecen que no lo hizo solo y desmienten detalles de su declaración.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-272986-2015-05-19.html

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: