fbpx

Condena a los demandados y al asegurador citado en garantía al pago de los rubros reclamados por quien resultó embestido desde atrás cuando el demandado emprendió una maniobra de adelanto embistiendo al actor en su parte trasera.

shutterstock_79812487Partes: K. E. T. c/ L. H. R. y otro s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Rafaela

Sala/Juzgado: 5ta circ.

Fecha: 5-feb-2015

Cita: MJ-JU-M-91742-AR | MJJ91742 | MJJ91742

Condena a los demandados y al asegurador citado en garantía -a este último en la medida del seguro- al pago de los rubros reclamados por quien resultó embestido desde atrás cuando el demandado emprendió una maniobra de adelanto embistiendo al actor en su parte trasera.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia que hizo lugar a la demanda de daños y perjuicios intentada por quien mientras circulaba y ante una maniobra de sobre paso, debidamente preanunciada, fue embestido por el camión del demandado que circulaba atrás, ya que éste actuó con negligencia, violando las normas de los arts. 39 , inc. b, y 42 , incisos a, b, c y f de la Ley 24.449, que establecen que todo conductor debe circular con cuidado y prevención y que en los adelantamientos a otros vehículos se debe constatar que a la izquierda la vía esté libre a una distancia suficiente, tener la visibilidad suficiente y advertir al que le precede su intención de sobrepasarlo por medio de destellos de las luces frontales, ni se abstuvo al sobrepaso ante la luz de giro a la izquierda del vehículo que lo precedía.

Fallo:

En la ciudad de Rafaela, a los 5 días del mes de febrero del año dos mil quince, se reúnen en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de la Quinta Circunscripción Judicial, Dres. Lorenzo J. M. Macagno, Alejandro A. Román y Beatriz A. Abele, para resolver el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y citada en garantía, contra la sentencia dictada por el Señor Juez de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial de la Tercera Nominación de esta ciudad, Dr. Omar A. Saleh, en los autos caratulados: «Expte. N° 14 – Año 2014 – K., E. T. c/ L., H. R.; GASSER, Fabián Ariel y «RÍO URUGUAY SEGUROS» s/ DAÑOS Y PERJUICIOS».

Dispuesto el orden de votación, en coincidencia con el estudio de la causa resulta: primero, Dr. Lorenzo J. M. Macagno; segundo, Dr. Alejandro A. Román; tercera, Dra. Beatriz A. Abele.

Acto seguido el Tribunal se plantea las siguientes cuestiones:

1era.: ¿Es justa la sentencia apelada?

2da.: ¿Qué pronunciamiento corresponde emitir?

A la primera cuestión, el Dr. Lorenzo J. M. Macagno dijo:

El 23/07/2008, alrededor de la 07:00 hs. de la mañana se produjo un accidente de tránsito en la ruta provincial 70, entre Nuevo Torino y la Estación de Peaje del Corredor Vial Nº 9, altura del kilómetro 56,5 aproximadamente, en el que colisionaron el camión Ford, modelo Cargo 1996, Dominio ASO 473, de propiedad del demandado L., conducido por Fabián Ariel Gasser, y la camioneta marca Nissan, modelo año 1999, dominio CPB 987, conducida por el actor. Ambos vehículos transitaban hacia el Oeste cuando este último, según su versión, activó la luz de giro para traspasar un vehículo, momento en que fue embestido en la parte trasera izquierda por el camión Ford conducido por Gasser, haciéndole perder a K.el control a la camioneta que salió de la ruta hacia el cardinal Suroeste cruzando la mano y banquina contraria y fue dando vuelcos hasta traspasar el alambrado perimetral del campo quedando con las ruedas hacia arriba, con los daños cuyo resarcimiento persigue en la demanda que totalizan $ 77.340, o lo que en más o en menos resulte de las pruebas que se produzcan. A esa pretensión se oponen los demandados y el asegurador citado en garantía señalando que cuando el vehículo asegurado intentaba una maniobra de sobrepaso, a velocidad reglamentaria y por el carril correspondiente, el vehículo conducido por el actor, sin preanunciar ninguna clase de maniobra, comenzó el giro hacia la izquierda «cerrando» de esa manera al vehículo del asegurado. Atribuyeron a éste la responsabilidad del accidente y pidieron el rechazo de la demanda, con costas (demanda, fs. 63/65; responde, fs. 82/83; causa penal, fs. 94/131).

La sentencia de primera instancia, en base a los informes pericial producidos a fs. 140/144 y 206/214, absolución de posiciones de fs. 151, 221 y 218 y declaraciones testimoniales de fs. 199/200, consideró que el conductor del camión actuó con negligencia, sin prestar la debida atención que requerían las circunstancias del tránsito y violó las normas de los arts. 39, inc. b, y 42, incisos a, b y c, de la ley 24.449, que establecen que todo conductor debe circular con cuidado y prevención y que en los adelantamientos a otros vehículos se debe constatar que a la izquierda la vía esté libre a una distancia suficiente, tener la visibilidad suficiente y advertir al que le precede su intención de sobrepasarlo por medio de destellos de las luces frontales, lo que fue omitido por el conductor del camión Ford; como también infringió el art. 42, inc. f, de la citada ley, al no abstenerse del sobrepaso ante la luz de giro a la izquierda del vehículo que lo precedía.Consecuentemente condena a los demandados y al asegurador citado en garantía -a este último en la medida del seguro- al pago de los rubros reclamados por un total de $ 77.320, más sus intereses desde la fecha del daño hasta su pago efectivo, con costas (sentencia de primera instancia, fs. 261/271). Contra ella apelaron los vencidos (fs. 272) y presentaron su expresión de agravios a fs. 288, que fue respondida a fs. 291/292.

Los apelantes no se hicieron cargo de los fundamentos dados por la sentencia y se limitaron a expresar vagamente que según la mecánica del hecho algún porcentaje de responsabilidad se le puede imputar a la parte actora (fs. 288). Si bien la expresión de agravios no exige el uso de fórmulas sacramentales, para que pueda considerarse cumplida la carga procesal respectiva se requiere que sea una crítica razonada que refute seriamente los puntos de la sentencia en los cuales el a quo basa su pronunciamiento, indicando concretamente aquéllos con los cuales el apelante está disconforme y precisando cada una de las quejas y las razones en que se apoya, indicando con argumentos y pruebas dónde se encuentra el error del juicio, todo con la necesaria apoyatura de prueba obrante en los autos y con clara expresión de la solución que se pretende del tribunal ad quem. Por eso no son admisibles las manifestaciones que sólo pretenden imponer al Tribunal de Alzada una revisión indiscriminada de la sentencia o que importen simple disconformidad con la sentencia o cuando se repiten argumentos esgrimidos en primera instancia o constituyen sólo afirmaciones y no incluyan el material probatorio indispensable para refutar lo indicado por el a quo (ALVARADO VELLOSO, Adolfo, «Estudio Jurisprudencial», t. II, pág. 1218 y t. V, págs. 546/546; ver también del mismo autor, «Estudio del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Santa Fe, Ediciones Avi SRL, Rosario, 2014, Tomo 4, págs.2859 y siguientes). La omisión de los apelantes de cumplir con su carga procesal respecto de los fundamentos dados por la sentencia franquea el apercibimiento contenido en el art. 365 del C.P.C., debiendo tenérselos por conforme con las afirmaciones contenidas en aquélla (ALVARADO VELLOSO, A., op. cit., pág. 1220 y 2872, respectivamente; conf. Esta Cámara en «Mutual Asoc. y Adh. Club Union y Dep. San Guillermo c/ Zurbriggen, Hilario», 25/07/13, L. de Res. T. Nº 20, Res. Nº 168; «Albarracín, Carlos R. A. y otra c/ Sánchez, Lidia María», 31/07/14, L. de Resoluciones T. Nº 23, Res. Nº 175, entre muchos).

Por ello propugno rechazar el recurso de apelación y confirmar el fallo impugnado, con costas a los recurrentes.

Voto por la afirmativa.

A esta primera cuestión, los Dres. Alejandro A. Román y Beatriz A. Abele dijeron que hacia suyos los conceptos y conclusiones a que arribara el Juez de Cámara preopinante y por lo tanto, votaron en el mismo sentido.

A la segunda cuestión, el Dr. Lorenzo J. M. Macagno dijo:

Atento al resultado obtenido al tratar la cuestión anterior, corresponde:

Rechazar el recurso de apelación interpuesto y confirmar el fallo impugnado, con costas a los recurrentes. Los honorarios de la Alzada serán el cincuenta por ciento (50%) de los que se regulen en Primera Instancia.

A la misma cuestión, los Dres. Alejandro A. Román y Beatriz A. Abele dijeron que la resolución que corresponde adoptar era la propuesta por el Juez de Cámara Dr. Lorenzo J. M. Macagno, y en ese sentido emitieron sus votos.

Por las consideraciones del Acuerdo que antecede la CAMARA DE APELACION CIVIL, COMERCIAL Y LABORAL, RESUELVE: Rechazar el recurso de apelación interpuesto y confirmar el fallo impugnado, con costas a los recurrentes. Los honorarios de la Alzada serán el cincuenta por ciento (50%) de los que se regulen en Primera Instancia.

Insértese el original, agréguese el duplicado, hágase saber y bajen. Concluido el Acuerdo, firmaron los Jueces de Cámara por ante mí, doy fe.

Lorenzo J. M. Macagno

Juez de Cámara

Alejandro A. Román

Juez de Cámara

Beatriz A. Abele

Juez de Cámara

Héctor R. Albrecht

Secretario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: