Estando en juego en el pleito obligaciones cambiarias de origen anterior a la afectación del inmueble como bien de familia, no corresponde admitir la oponibilidad al acreedor del carácter de bien de familia del inmueble ejecutado

casa_propia1Partes: Penas Andrade María del Pilar c/ Letner Alejandro José y otro s/ ejecutivo

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial

Sala/Juzgado: A

Fecha: 22-dic-2014

Cita: MJ-JU-M-91292-AR | MJJ91292 | MJJ91292

Estando en juego en el pleito obligaciones cambiarias de origen anterior a la afectación del inmueble como bien de familia, no corresponde admitir la oponibilidad al acreedor del carácter del bien de familia del inmueble ejecutado.

Sumario:

1.-El art. 35 de la ley 14394 sólo establece que la constitución del bien de familia produce efectos a partir de su inscripción en el registro inmobiliario correspondiente, no siendo el bien inmueble, en virtud del art. 38 de dicha ley, susceptible de ejecución o embargo por deudas posteriores a su inscripción como tal, ni aún en caso de concurso o quiebra. A contrario sensu deviene, entonces, indiscutible la inoponibilidad de la constitución del bien de familia cuando existe una deuda anterior.

2.-El cuestionamiento de la recurrente a la desafectación del inmueble del régimen del art. 38 de la ley 14394 con base en que el crédito de su acreedora es posterior a la inscripción registral respectiva, no resulta atendible, pues, cuando la citada normativa establece que el bien de familia no será susceptible de ejecución o embargo por deudas posteriores a su inscripción como tal, esta última expresión que debe entenderse referida temporalmente al nacimiento de la obligación y no a su vencimiento o a la fecha desde la cual ésta se hizo exigible.

3.-Visto que están en juego obligaciones cambiarias de origen anterior a la afectación del inmueble como bien de familia, no corresponde admitir la oponibilidad al acreedor del carácter de bien de familia del inmueble ejecutado.

4.-Cuando se trata de deudas anteriores a la constitución del bien de familia no corresponde su desafectación a los efectos de su ejecución, sino que basta con declararlo inoponible a ese acreedor, a fin de que el deudor no pierda el beneficio respecto de otros acreedores que no cuenten con un crédito del mismo tipo.

5.-La desafectación del bien de familia produce la cancelación de la inscripción en el registro inmobiliario y deja al bien vulnerable frente al ataque de cualquier acreedor por cualquier causa o título, en cambio, la inoponibilidad beneficia solo al acreedor por causa o título anterior a la inscripción.

6.-La inoponibilidad de la afectación de un inmueble al régimen de bien de familia, no implica per se la desafectación del bien en los términos de la ley 14394: 49 , sino que la protección subsiste erga omnes, excepto respecto de los acreedores anteriores y a las resultas de lo que luego se resuelva en cada caso en particular; por lo que no cupo, en este caso, decretar sin más la desafectación, sino la inoponibilidad del régimen protectorio al crédito objeto de esta ejecución. N.R.: Sumarios elaborados por Ricardo A. Nissen.

Fallo:

Buenos Aires, 22 de Diciembre de 2014.-

VISTOS:

1. ) Apeló la codemandada Ana Margarita Scardulla la resolución de fs. 116, donde se ordenó la desafectación como bien de familia del inmueble de su propiedad.-

Para adoptar esta solución, la juez de grado estimó que en tanto la obligación objeto de esta ejecución se instrumentó en pagarés librados el 14.09.2012, o sea con anterioridad a la afectación de bien de familia del inmueble de marras -inscripta el 05.04.2013-, ésta última resulta inoponible a los efectos de la presente ejecución.-

Los fundamentos fueron desarrollados en fs. 120/121, siendo respondidos por la ejecutante en fs. 124/125.¬

2. ) La recurrente alegó en su memorial que debió tomarse, a los efectos de evaluar la inoponibilidad, o no, del bien de familia, la fecha en que la obligación cambiaría resultó exigible y no la de la creación de los pagarés. Se quejó también porque en el fallo impugnado no se estableció el alcance de la “desafectación”, teniendo en cuenta que no resulta lo mismo

declarar la inoponibilidad de la constitución que la desafectación íntegra de tal protección.-

3. )Sentado ello, corresponde puntualizar que el art. 35 de la ley 14394 sólo establece que la constitución del “bien de familia” produce efectos a partir de su inscripción en el registro inmobiliario correspondiente, no siendo el bien inmueble, en virtud del art. 38 de dicha ley, susceptible de ejecución o embargo por deudas posteriores a su inscripción como tal, ni aún en caso de concurso o quiebra. A contrario sensu deviene, entonces, indiscutible la inoponibilidad de la constitución del bien de familia cuando existe una deuda anterior.-

Dicho esto, obsérvase que el cuestionamiento de la recurrente a la desafectación del inmueble del régimen del art.38 de la ley 14394 con base en que el crédito de su acreedora es posterior a la inscripción registral respectiva, no resulta atendible, pues, cuando la citada normativa establece que el bien de familia no será susceptible de ejecución o embargo por “deudas posteriores” a su inscripción como tal, esta última expresión que debe entenderse referida temporalmente al nacimiento de la obligación y no a su vencimiento o a la fecha desde la cual ésta se hizo exigible (esta CNCom., esta Sala A, 20.07.1995, “Banco del Buen Ayre SA c/ Fernandez Hector y Otro s. ejecutivo”; íd., 21.04.2009, “Fiat Auto SA de Ahorro p/f determinados c. Marino Susana María s. Ejecución Prendaria”; íd., Sala B, 25.02.1993, “Soc. Industriales Arg. SA c. Serafini Hnos (Sociedad de Hecho de Héctor y Mario Serafini)”).-

Sentado ello, visto que están en juego obligaciones cambiarias -como en el caso lo configuran las derivadas de los pagarés librados el 14.09.2012 que obran copiados en fs. 3/5-, de origen anterior a la afectación del inmueble como bien de familia (05.04.2013), no corresponde admitir el agravio introducido respecto de esta materia.-

4. )Alcanzada esta conclusión, debe señalarse que cuando, como en la especie, se trata de deudas anteriores a la constitución del bien

de familia no corresponde su desafectación a los efectos de su ejecución, sino que basta con declararlo inoponible a ese acreedor, a fin de que el deudor no pierda el beneficio respecto de otros acreedores que no cuenten con un crédito del mismo tipo. Es que la desafectación del bien de familia produce la cancelación de la inscripción en el registro inmobiliario y deja al bien vulnerable frente al ataque de cualquier acreedor por cualquier causa o título, en cambio, la inoponibilidad beneficia solo al acreedor por causa o título anterior a la inscripción (esta CNCom., Sala E, 30.05.2008, “De la Fuente Eduardo s. quiebra s. concurso especial por Bankboston National Association”; en igual sentido:CNCiv., 16.09.2010, “Gómez Etelvina c. Lorente Juan Carlos y Otros s. daños y perjuicios”).-

En suma, la inoponibilidad de la afectación de un inmueble al régimen de bien de familia, no implica per se la desafectación del bien en los términos de la ley 14394: 49, sino que la protección subsiste erga omnes, excepto respecto de los acreedores anteriores y a las resultas de lo que luego se resuelva en cada caso en particular; por lo que no cupo, en este caso, decretar sin más la desafectación, sino la inoponibilidad del régimen protectorio al crédito objeto de esta ejecución.-

En consecuencia, habrá de receptarse la queja introducida respecto de esta materia.-

5. ) Por todo lo expuesto, esta Sala RESUELVE:

Admitir parcialmente el recurso interpuesto y, por ende, modificar el fallo apelado en los términos expuestos en el considerando 3.) de la presente, confirmándolo en lo demás que decide y fue materia de agravio.-

Distribuir las costas de Alzada en el orden causado, atento el modo en que se resuelve (art. 71 CPCCN).-

A fin de cumplir con la publicidad prevista por el art. 1 de la Ley 25.856, según el Punto I.3 del Protocolo anexado a la Acordada 24/13 CSJN y con el objeto de implementar esa medida evitando obstaculizar la normal circulación de la causa, hágase saber a las partes que la publicidad de la sentencia dada en autos se efectuará, mediante la pertinente notificación al CIJ, una vez transcurridos treinta (30) días desde su dictado, plazo durante el cual razonablemente cabe presumir que las partes ya habrán sido notificadas. Devuélvase a primera instancia encomendándole al Juez a quo realizar las notificaciones pertinentes.-

Alfredo A. Kolliker Frers

Isabel Míguez

María Elsa Uzal

Valeria C. Pereyra – Prosecretaria de Cámara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s