Acuerdan el ingreso de Bolivia al Mercosur como miembro pleno

MercosurLa presidenta Cristina Kirchner presidió ayer aquí la 47a Cumbre del Mercosur, que avanzó para que Bolivia ingrese como miembro pleno del bloque y deje su condición de adherente. Sólo falta redactar el protocolo de adhesión de Paraguay, que dio su acuerdo. De ese modo, la incorporación formal del país que gobierna Evo Morales se producirá en los próximos seis meses, durante la presidencia pro témpore que ayer asumió en el bloque regional la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff.

En el plenario de presidentes, el canciller Héctor Timerman confirmó que «Bolivia está en proceso de adhesión» y precisó que «se conformó un grupo de trabajo para finalizar a la brevedad los trabajos pendientes».

De todos modos, confiaron a LA NACION fuentes de la comitiva, el mayor logro para el gobierno de Cristina Kirchner fue la ratificación del apoyo que recibió del Mercosur en su cruzada contra los fondos buitre.

Las objeciones de Paraguay parecen estar destrabadas. El presidente Horacio Cartés señaló ante sus pares que su país «quiere que Bolivia sea miembro pleno del Mercosur» y pidió agilizar los tiempos.

El canciller paraguayo, Eladio Loizaga, explicó que «falta ajustar pequeñas cosas» y que Asunción sólo reclama «la firma de un nuevo acuerdo en el que Paraguay aparezca como socio pleno firmando el protocolo». Ese acuerdo se suscribió en 2012, cuando Paraguay sufrió una suspensión del Mercosur por el golpe de Estado a Fernando Lugo. Ante la prensa, el canciller de Bolivia, David Choquehuanca, agradeció la «colaboración para que Bolivia pronto pueda ser miembro pleno del Mercosur».

Hasta ahora el ingreso pleno de Bolivia -por ahora adherente- fue aprobado por los parlamentos de la Argentina, Uruguay y Venezuela. Solo faltan Brasil y Paraguay. Brasil avanza, pero Asunción reclamaba un nuevo protocolo y ello obligaba a los parlamentos a reiterar la aprobación. Ayer se acordó que se redactará una adenda de adhesión de Paraguay.

El ingreso de Bolivia quedó allanado cuando Paraguay obtuvo reclamos económicos que planteaba. El Fondo de Convergencia del Mercosur (Focem) financiará la construcción de la avenida Costanera Norte, de Asunción. Y se prorrogará la vigencia del régimen de zonas francas de 2025 a 2030, tal como quería Asunción.

Cristina Kirchner pareció darle la bienvenida a Bolivia al Mercosur al firmar con su par boliviano, Evo Morales, convenios para la compra de 700 ambulancias e instrumental médico para ese país. El acto fue abierto a un centenar de militantes de La Cámpora de Entre Ríos, que vivaban cada frase de ambos mandatarios.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, estaba apurada por regresar a Brasilia para organizar los trámites previos a su reasunción. Cristina tuvo un breve diálogo con ella. «¿Mañana es tu asunción?», le preguntó. «No. Es la diplomación», dijo Dilma. «¿Vas a anunciar el gabinete?», repreguntó Cristina. «Lo estoy formando. Es muy difícil, no sabés en Brasil lo difícil que es», la instruyó.

En cuanto a los resultados de la cumbre, Timerman destacó el mecanismo de integración productiva en el sector juguetes, una prórroga por cinco años de los regímenes de importación bienes de capital extra Mercosur, y la modificación de aranceles en juguetes, lácteos y granos.

Adelantó la «pronta implementación» del pasaporte Mercosur y la creación de la patente vehicular del Mercosur, a partir de 2016, para afianzar la circulación entre los países del bloque. Consignó un nuevo mecanismo de intercambio de información con Interpol y la creación del Centro de Investigación de Corrupción.

En su discurso, Cristina Kirchner señaló que los países miembros tienen «mucha deuda social pendiente porque seguimos siendo desiguales», aunque advirtió que «la desigualdad ha avanzado en el mundo».

La mandataria desembarcó anteanoche en Paraná con el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro de Economía, Axel Kicillof; el titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, y el dirigente radical Leopoldo Moreau.

La esperaban aquí Timerman; la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el gobernador Sergio Urribarri, felicitado por los visitantes por la organización de la cumbre, pese a que desató protestas de varios sectores entrerrianos por el gasto, la militarización y los bloqueos de tránsito.

Dilma Rousseff presentó las propuestas para su gestión al frente del Mercosur y pidió un fuerte aplauso para el presidente saliente de Uruguay, José «Pepe» Mujica, que recibió un cálido reconocimiento. No asistió el presidente electo de Uruguay, Tabaré Vázquez. El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, admitió que la baja del precio del petróleo a 53 dólares el barril lo obligaba a abrazarse al bloque regional.

Sobre ese punto, Cristina señaló que «el manejo del precio del petróleo ejemplifica que el mercado es un maravilloso eufemismo que se halló para ocultar las razones geopolíticas y los intereses de otros países». Dijo que «es un conjunto de grandes empresas que en algún momento se reúnen y toman decisiones que impactan en la política»..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: