fbpx

Accidente in itinere: asistir a un consulta médica previo a concurrir al trabajo no interrumpe el ánimus de prestar servicios

MédicosPartes: Galli Marisa Beatriz c/ provincia A.R.T. s/ ley 24.557

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de la Seguridad Social

Sala/Juzgado: II

Fecha: 30-sep-2014

Cita: MJ-JU-M-89210-AR | MJJ89210 | MJJ89210

Se confirma el dictamen de la Comisión Médica Central que consideró como accidente in itinere al accidente de tránsito sufrido por la trabajadora mientras se dirigía a su lugar de trabajo, luego de solicitar un turno odontológico.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el dictamen de la Comisión Médica Central que consideró como accidente in itinere al accidente de tránsito sufrido por la trabajadora mientras se dirigía a su lugar de trabajo, luego de haber comunicado al encargado que iba a solicitar un turno en un consultorio odontológico. La desviación del trayecto por razones personales en los casos de accidentes in itinere, solo resulta eximente de responsabilidad empresaria en aquellos supuestos en que tal desviación fuera la causa determinante del siniestro.

2.-Mientras exista el ánimus del trabajador de dirigirse a prestar servicios y se encuentre en el trayecto habitual, no puede sostenerse que éste se interrumpió en interés particular cuando se alterase circunstancialmente la rutina del viaje, si el hecho acaecido no importó el ánimo del trabajador de dejar el viaje (abandonarlo) para utilizar el tiempo en beneficio propio (en el caso, la trabajadora accidentada había comunicado al encargado que iba a solicitar un turno en un consultorio odontológico).

3.-La postura negatoria de la ART como planteo defensivo, por sí sola, no basta frente a un marco circunstancial en donde la ley presume que el accidente tiene raíz laboral, pues lo categoriza como in itinere .

Fallo:

En la ciudad de Buenos Aires, 30 de septiembre de 2014 reunida la Sala Segunda de la Excelentísima Cámara Federal de la Seguridad Social para dictar sentencia en estos autos: «GALLI MARISA BEATRIZ C/PROVINCIA A.R.T. S/LEY 24557 «; se procede a votar en el siguiente orden: EL DOCTOR EMILIO LISANDRO FERNANDEZ DIJO: Las actuaciones llegan a conocimiento de la Alzada en virtud del recurso de apelación presentado por PROVINCIA A.R.T. S.A. contra la resolución de la Comisión Médica Central que dictaminó que la damnificada sufrió un accidente de trabajo «in itinere» de acuerdo a los términos de la Ley 24557.

La apelante sostiene que no se debe considerar al accidente como ocurrido «in itinere» , toda vez que el infortunio no acaeció en el trayecto directo e inmediato entre el domicilio de la trabajadora y el lugar del trabajo . Sostiene que fue motivado por razones particulares ajenas a la traslación . Ahora bien, el art. 6 de la ley 24557 considera accidente de trabajo a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el hecho o en ocasión del trabajo, o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar del trabajo, siempre y cuando el damnificado no hubiere interrumpido o alterado dicho trayecto por causas ajenas al trabajo. En el mismo sentido, la Sala I de esta Cámara Federal de la Seguridad Social en autos «Mazzone Daniel Alejandro c/ Prevención A.R.T. S.A. s/ Ley 24557″ sent. def. n 92170 del 30-4-2001» ha expresado que «. para su configuración se deben presentar una serie de elementos, horario y recorrido habituales y que no hubiera interrumpido el mismo por razones personales. El concepto de trayecto es por esencia dinámico ya que es el lugar que se recorre normalmente para dirigirse de un punto a otro» Asimismo, el Decreto 491/97, art. 4, inc.3, apartado D, reglamentario de la ley 24557, considera que accidente in itinere es solo cuando el accidente se hubiere producido en el trayecto directo e inmediato entre el trabajo y el domicilio del trabajador, el lugar de estudio, el otro empleo, o donde se encuentre el familiar Los hechos sobre los cuales existe coincidencia sobre su existencia, son los siguientes. Está reconocido, por ambas partes, que la damnificada se desempeñaba como empleada en la Estación de Servicios «Don Lucas» como cajera en la localidad de Balcarce – Pcia. de Buenos Aires. También que el 05-02-2007 la víctima debía ingresar a su lugar de trabajo a las 13 hs.- y que alrededor de las 12.30 hs. sufre un accidente de tránsito cuando hallándose a bordo de su motocicleta es embestida por un automóvil, a consecuencia de lo cual es trasladada al Hospital Municipal de la Ciudad de Balcarce donde le realizan diversos estudios radiológicos y luego es intervenida quirúrgicamente en la tibia y el peroné. Hay, igualmente, conformidad de las partes en que el accidente no se produjo en el trayecto directo e inmediato entre el domicilio de la trabajadora y el lugar de trabajo. La jurisprudencia en la materia ha señalado que .,»la desviación del trayecto por razones personales en los casos de accidentes in itinere , solo resulta eximente de responsabilidad empresaria en aquellos supuestos en que tal desviación fuera la causa determinante del Siniestro» y .»Mientras exista el ánimus de dirigirse a prestar servicios y el trabajador se encuentre en el trayecto habitual, no puede sostenerse que éste se interrumpió en interés particular cuando se alterase circunstancialmente la rutina del viaje, si el hecho acaecido no importó el ánimo del trabajador de dejar el viaje (abandonarlo) para utilizar el tiempo en beneficio propio ( Cam Nac. Trabajo Sala VI, agosto 30-985- Becerra Reyes de Moya Angélica y otros c./Alcar Mat. Construcciones S.R.L.y otro DT 1985-1829-1830). En orden a todo lo expuesto y con referencia concreta a los elementos probatorios existentes, respecto de los cuales rescato como indubitados, en primer orden, tanto la hora de comienzo de la jornada laboral (13 horas) y aquella Poder Judicial de la Nación en que ocurrió el accidente (alrededor de las 12.30)-, como así también, la circunstancia que la señora Galli le había comunicado al encargado que iba a solicitar un turno en un consultorio odontológico. La aseguradora no arrima, siquiera a modo indiciario o remoto , elementos indicativos que sugieran la deliberada voluntad de la interesada de no asistir a su lugar de trabajo. La postura negatoria como planteo defensivo, por sí sola, no basta frente a un marco circunstancial en donde la ley presume que el accidente – en el caso de autos a breves minutos del comienzo de la jornada – tiene raíz laboral, pues lo categoriza como «in itinere». El reclamado no probó la carencia de «animus» para dirigirse a tomar servicios. Quien afirma un hecho controvertido como fundamento de su pretensión defensiva, asume la obligación de su prueba. Por lo mismo, si el accionado refiere afirmaciones de descargo, realiza una propia versión de los hechos acontecidos, o se ampara en un cuadro fáctico diverso al imputado, será de su cuenta desplegar la actividad demostrativa que contrarreste la presunción legal. Como señalan Arazi – Fenocchieto, en Régimen Legal del Código Civil y Comercial de la Nación, ed. Astrea, pág. 333, «para distribuir la carga de la prueba no se atiende tanto al carácter de actor o demandado, sino a la naturaleza y categoría de los hechos según sea la función que desempeñen respecto de la pretensión o de la defensa. Normalmente, los primeros serán de responsabilidad del actor, y los segundos, a cargo del accionado».

En virtud de todo lo expuesto y de conformidad con lo dictaminado por la Sra. Fiscal General a fs. 112/113 voto por confirmar el dictamen de la Comisión Médica Central, imponer las costas a la demandada y devolver las actuaciones al organismo de origen.

LOS DOCTORES NORA CARMEN DORADO Y LUIS RENE HERRERO DIJERON: Por compartir sus fundamentos adherimos al voto que antecede. A mérito de lo que resulta del precedente acuerdo y de conformidad con lo dictaminado por la Sra. Fiscal general el Tribunal Resuelve: 1) Confirmar el dictamen de la Comisión Médica Central; 2) Imponer las costas a la demandada y 3) Devolver las actuaciones al organismo de origen a sus efectos. Regístrese, notifíquese.

LUIS RENE HERRERO

Juez de Cámara

EMILIO LISANDRO FERNANDEZ

Juez de Cámara

NORA CARMEN DORADO

Juez de Cámara

Ante mí: Amanda Lucía Pawlowski

Secretaria de Cámara

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: