fbpx

En Nueva York no hubo avances en el pago de bonos bajo ley argentina

Thomas-GriesaLa Argentina intentó acotar ayer el default en el que cayó a fines de julio último en otra dura audiencia en la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York, en la cual los tres jueces del tribunal interrogaron a los abogados en busca de una respuesta: si permiten o no los pagos de los bonos en dólares gobernados por la ley argentina.

Karen Wagner, abogada de Citibank, y Carmine Boccuzzi, uno de los abogados del país, ofrecieron ante los tres jueces del tribunal dos argumentos para liberar esos títulos: el mandato judicial del juez Thomas Griesa, que le impide a la Argentina realizar pagos por la deuda a menos que cancele la sentencia a favor de los fondos buitre, se aplica a las transferencias del Bank of New York Mellon (BoNY) y alcanza a los bonos reestructurados definidos como «deuda externa».

Citibank, que tiene a su cargo los pagos de los bonos locales, anticipó que acatará las órdenes de la justicia de Estados Unidos. El Gobierno había intimado al banco a concretar los giros. El próximo vencimiento es el 30 de septiembre. «Es muy claro que los bonos del Citibank son enteramente diferentes», dijo Wagner.

La abogada dijo que el mandato judicial de Griesa sólo tocaba a los títulos bajo la órbita del BoNY. Reena Raggi, la jueza más dura del tribunal y la que más preguntas hizo, la interrumpió y le dijo que ella veía que los bonos argentinos también eran bonos reestructurados, y que no veía cómo podía justificar lo contrario y afirmar que eran distintos de los títulos sujetos al mandato de Griesa.

Boccuzzi ofreció minutos después una razón: dijo que los bonos argentinos caen dentro de la definición de «deuda doméstica en moneda extranjera», una excepción al fallo del juez, que abarca a la «deuda externa». Hay dos «pistas paralelas» dentro de los bonos reestructurados, explicó. Los bonos argentinos no forman parte del universo de Griesa.

Raggi desestimó ese argumento con un tecnicismo: le dijo a Boccuzzi que estaba ofreciendo una explicación que no le había presentado a Griesa. «El argumento que fue presentado fue que el mandato judicial se aplica al BoNY. Ése es un argumento diferente del que está presentando ahora», le dijo en un momento al abogado.

No fue el único momento en el cual la jueza cuestionó a los abogados. Luego, le preguntó a Wagner por qué no había argumentado ante Griesa que el papel del Citibank era diferente al del BoNY, y que, por lo tanto, no era «una parte cubierta por el mandato». Wagner sólo replicó que su principal argumento era que el mandato sólo cubría al BoNY.

Roy Englert, abogado de Aurelius Capital, lideró la presentación de los fondos buitre. Buscó demostrar que la apelación era parte de un «plan de evasión» al mandato de Griesa. «La república está tratando de eludir las órdenes judiciales», sostuvo.

Englert dijo que espera que Citibank siga las instrucciones judiciales y actúe de la misma manera que el BoNY, que mantiene congelados en Buenos Aires US$ 539 millones que no llegaron a manos de bonistas.

Los jueces quisieron saber cómo reaccionarían Citibank y la Argentina ante un fallo adverso. Raggi aportó un poco de dramatismo cuando le dijo a Boccuzzi que la Argentina tenía «un revólver apuntando a la cabeza de Citibank». El abogado le replicó que no hablaría de un revólver, sino de leyes y regulaciones.

Además, la jueza recordó la famosa frase de Jonathan Blackman, en esa misma sala, a principios de 2013, cuando dijo que la Argentina no acataría «voluntariamente» un fallo en contra. Blackman estuvo en la audiencia de ayer, pero nunca se levantó de su silla. También estuvo el Special Master, Daniel Pollack, cuyas gestiones en busca de un acuerdo han sido infructuosas.

«No tengo una bola de cristal», fue una de las respuestas de Boccuzzi.

«Obedeceremos las órdenes del tribunal», fue la respuesta de Wagner. «No vamos a estar en desacato.»

Boccuzzi insistió ante el tribunal en que el Gobierno quiere alcanzar un acuerdo voluntario con todos los acreedores, pero también reiteró que la Argentina es un Estado soberano, una forma de sugerir que no podía predecir los próximos pasos de la Casa Rosada. «No creo que sumar estos bonos al mix ayude a que esto se resuelva», dijo.

Los jueces mostraron cierto escepticismo ante las explicaciones de los abogados, pero no ofrecieron indicios sobre su respuesta final, que se conocería en los próximos días, antes de fin de mes..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: