El coheredero que explota el bien debe indemnizar o abonar el canon locativo de su proporción desde la fecha de fallecimiento del causante

Pesos argentinos 3Partes: C. M. T. c/ C. H. D. s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Rafaela

Fecha: 6-may-2014

Cita: MJ-JU-M-87807-AR | MJJ87807

Obligación del coheredero que explota el bien del acervo hereditario como si se tratara de un bien de su exclusiva propiedad de indemnizar o abonar el canon locativo correspondiente a la proporción de su parte desde la fecha de fallecimiento del causante.

Sumario:
1.-Corresponde confirmar la sentencia que hizo lugar a la demanda de daños y perjuicios intentada por los comuneros contra quien durante el estado de indivisión de la herencia, uso y gozó de las cosas comunes pertenece por igual a todos los comuneros (arg. art. 2684 CCiv.), habiéndose privado unos en beneficio de otros, privación que puede ser compensada en dinero mediante la fijación de un canon locativo en favor de un coheredero por el uso exclusivo que otros sucesores realizan de un bien integrante del acervo hereditario.

2.-El uso exclusivo del inmueble común sólo puede fundarse en la conformidad de todos los condóminos -y en tal supuesto podrá serlo en forma gratuita o mediante la fijación de un precio- o en la preferencia que el art. 2702 del CCiv. acuerda al condómino, cuando se dispone el arrendamiento o alquiler de la cosa, y ello es así, porque el coheredero que ocupa un inmueble de la sucesión durante el período de indivisión hereditario, lo hace a título de dueño y no de locatario, bien que ejerciendo un derecho que corresponde por igual a los otros herederos, de ahí que, sin desconocerse las diferencias entre el estado de indivisión y el condominio, se aplican al primero por analogía, las reglas de este último, de ahí que deba resarcirse el provecho obtenido por el uso del inmueble.

3.-Resulta improcedente la queja del apelante porque la sentencia lo condena a pagar la totalidad de la indemnización por el uso y goce del bien perteneciente al acervo hereditario cuando eran tres los herederos: los hermanos litigantes y su madre, toda vez que en estos autos se probó que sólo el demandado estuvo explotando el inmueble rural y ninguna prueba se trajo -ni se alega en la expresión de agravios- acerca de qué parte de la explotación la hacía por cuenta y orden de su madre como lo afirma en la contestación de la demanda.

Fallo:

En la ciudad de Rafaela, a los 6 días del mes de mayo del año dos mil catorce, se reúnen en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de la Quinta Circunscripción Judicial, Dres. Lorenzo J. M. Macagno, Beatriz A. Abele y Alejandro A.Román, para resolver el recurso de nulidad y apelación interpuesto por la parte demandada, contra la sentencia dictada por la Sra. Jueza del Juzgado de 1a. Instancia de Distrito de la 4a.Nominación en lo Civil, Comercial de esta ciudad, en los autos caratulados: “Expte. 167- Año 2013- C., M. T. c/ C., H. D. s/ Daños y Perjuicios”.- Dispuesto el orden de votación, en coincidencia con el estudio de la causa resulta: primero, Dr. Macagno; segundo, Dr. Román; tercera, Dra. Abele.

Acto seguido el Tribunal se plantea las siguientes cuestiones:

1ra.: ¿Es nula la sentencia apelada? 2da.: En caso contrario ¿es ella justa? 3ra.: ¿Qué pronunciamiento corresponde emitir:? A la primera cuestión, el Dr. Macagno dijo:

El recurso de nulidad no fue sostenido en la alzada y no hallo motivos que hagan procedente la declaración de nulidad de oficio. A esta cuestión voto por la negativa.

A la misma cuestión, el Dr. Román dijo que por similares fundamentos adhería al voto del Dr. Macagno.

A esta misma cuestión, la Dra. Abele dijo que, atento a la existencia de dos votos concordantes, se abstiene de emitir opinión (art. 26, Ley 10.160).

A la segunda cuestión, el Dr. Macagno dijo:

En estos autos no está controvertido que por el fallecimiento de D. C. (01/04/06), fueron declarados herederos su esposa, Iris Navidad Córsico y sus dos hijos, H. D. y M. T., quienes heredaron 66 has., aproximadamente, de campo en la localidad de Susana.La actora afirma que el campo fue explotado por su hermano como si se tratara de un bien de su exclusiva propiedad por lo que reclama se la indemnice o se le pague el canon locativo correspondiente a la proporción de su parte (“las 22 has. propiedad de mi mandante”, fs. 9 vta.) desde la fecha de fallecimiento de su padre. La sentencia admite la demanda por un canon locativo de $ 1.760 mensuales, por la parte indivisa del inmueble que corresponde a la actora, desde el 07/05/2007 hasta la fecha en que se extinga la copropiedad, con costas al demandado (sentencia, fs. 218/222). Contra ella apeló el demandado (fs. 225) y mantuvo el recurso en la expresión de agravios de fs. 265/269, que fue respondida a fs. 284/286.

En la contestación de la demanda se argumentó que al fallecer D. C., su viuda, Iris Córsico y sus hijos H. D. y María T. C. acordaron distribuir el campo de 66 has. en tres parcelas de similares dimensiones “para que cada uno la explotara según su parecer y entender”. Inés Córsico encargó a su hijo H. D. la administración de su porción de tierra en tanto M. T. C. nunca encomendó al accionado la administración de su porción (fs. 30 vta., apartados 2 y 3).

La sentencia desestimó este argumento señalando que no se acreditó la existencia de un convenio de uso y goce del inmueble “por lo que aún cuando el demandado hubiere ocupado parcialmente el inmueble debe afrontar el pago de la parte proporcional del canon locativo pues su derecho se limita a una porción indivisa que a la fecha aún no ha sido determinada” (sentencia de fecha 01/02/2013, fs. 220 vta.).

La pretensión del apelante de que aquel acuerdo -que encuadraría en el marco del art. 3464 del Cód.Civil- quedó probado con la confesión ficta de la actora, alegando que el domicilio real denunciado en la demanda resultó inexistente según las constancias del oficial de justicia (ver notificaciones de fs. 174 y 186), carece de sustento. Ante el fracaso de las notificaciones no se advierte que el inT.do hubiere efectuado diligencia alguna tendiente a la obtención de la producción de su prueba o a peticionar, en el plazo legal, la aplicación de los arts. 40 y concordantes del C.P.C. Consecuentemente cabe tenerlo por desistido de su prueba (arg. art. 148, segundo párrafo, C.P.C.).

Con acierto se ha dicho que durante el estado de indivisión de la herencia, el uso y goce de las cosas comunes pertenece por igual a todos los comuneros (arg. art. 2684, Cód. Civil), y la privación que unos sufren en beneficio de otros puede ser compensada en dinero mediante la fijación de un canon locativo en favor de un coheredero por el uso exclusivo que otros sucesores realizan de un bien integrante del acervo hereditario; cabiendo recordar que “el uso exclusivo del inmueble común sólo puede fundarse en la conformidad de todos los condóminos -y en tal supuesto podrá serlo en forma gratuita o mediante la fijación de un precio- o en la preferencia que el art. 2702 del Cód. Civil acuerda al condómino, cuando se dispone el arrendamiento o alquiler de la cosa, y ello es así, porque el coheredero que ocupa un inmueble de la sucesión durante el período de indivisión hereditario, lo hace a título de dueño y no de locatario, bien que ejerciendo un derecho que corresponde por igual a los otros herederos, de ahí que, sin desconocerse las diferencias entre el estado de indivisión y el condominio, se aplican al primero por analogía, las reglas de este último, de ahí que deba resarcirse el provecho obtenido por el uso del inmueble” (Cám. Nac. Civil, Sala D, “Aolita, José O.c/ Aolita, Osvaldo R.”, 15/05/98, La Ley 1999-D, 441, La Ley Online, Cita Online: AR/JUR/3804/1998; con nota de MURRAY, Cecilia M. y ROLLERRI, Gabriel G., “Fijación de canon locativo por el uso exclusivo de la cosa común de la comunidad hereditaria”, LA LEY 1999-D, 440; ver también Cám. Civ. y Com. de San Isidro, sala I, “Cammisa de Fernández, M. c/ Cammisa, Jorge”, 22/06/88, DJ 1989-1, 389, La Ley Online, Cita Online: AR/JUR/2231/1988; Cám. Civ. y Com. de Junín. “Uribe, Pablo José c/ Uribe, Juan Carlos”, 14/07/09, La Ley Online, Cita Online: AR/JUR/23951/2009; Cám. Civ. y Com. Lomas de Zamora, sala I, “Laszuk, O.D. c/ Laszuk, A.M.”, 19/08/08, LLBA 2008 (octubre) 1001, Cita Online: AR/JUR/6488/2008; Cám. Nac. Civil, sala G, “Brunengo, Virginia s/ Suc.”, 30/06/95, La Ley 1995-E, 174, Cita Online: AR/JUR/1658/1995).

La queja del apelante porque la sentencia lo condena a pagar la totalidad de la indemnización siendo que eran tres los herederos: los hermanos litigantes y su madre, Inés Córsico; no es procedente toda vez que en estos autos se probó que sólo el demandado estuvo explotando el inmueble rural y ninguna prueba se trajo -ni se alega en la expresión de agravios- acerca de qué parte de la explotación la hacía por cuenta y orden de su madre como lo afirma en la contestación de la demanda (ver fs. 30 vta., apartados 1, 2 y 3; y cuaderno de pruebas del demandado, fs. 162 y sig.).

Se agravia también el apelante porque la sentencia no dedujo del canon locativo cuyo pago ordenó, los gastos de mantenimiento y conservación del inmueble rural, tales como impuestos, tasas, alambrados, etc. que durante todo el tiempo de la indivisión afrontó el demandado.Al respecto cabe señalar que el presente juicio se centra únicamente en la fijación del canon locativo del bien hereditario, por lo que no cabe aquí resolver sobre los créditos que el heredero demandado pueda tener contra los otros herederos por los rubros que menciona. Ello no ha sido materia de esta litis -no se reconvino al respecto (art. 243, C.P.C.) – por lo que no corresponde pronunciamiento alguno sobre la cuestión, pudiendo el inT.do, en su caso, hacer valer sus pretensiones por la vía pertinente (Conf. Cám. Nac. Civil, Sala D, “Aolita, José O. c/ Aolita, Osvaldo R.” cit.).

Respecto de la tasa de interés, cabe acoger parcialmente la queja y establecer que la cantidad a cuyo pago fue condenado el demandado devengará desde el 07/05/07 hasta el 31/12/2009, los intereses equivalentes al promedio de las tasas que establece y cobra el Banco de la Nación Argentina en operaciones de descuento de documentos y paga para depósitos a plazo fijo, ambos a treinta días y por importes semejantes al de este juicio; a partir del 01/01/2010 y hasta las fechas indicadas en la sentencia se aplicará la tasa del veintidós por ciento (22 % ) anual (conf. criterio de esta Cámara, en su nueva integración, en “Martínez, Susana Estela c/ Nuevo Banco de Santa Fe S.A. s/ laboral”, 03/09/2013, L. de Resoluciones Tomo Nº 21, Res. Nº 218, Fº 17/25; “Lescano, Emiliano J. c/ Boscarol, Rubèn y otros s/ ordinario”, 22/10/13, L. de Resoluciones Tomo Nº 21, Res. Nº 282/13; “Basano, Susana I. c/ Boyanovsky, Betty B.”, 22/10/2013, L. de Resoluciones Tomo Nº 21, Res. Nº 285/13, entre otros).

Por estas razones propugno admitir parcialmente la apelación y modificar la sentencia en cuanto a la tasa de interés, confirmándola en el resto. Las costas se imponen al demandado puesto que la reducción de las pretensiones de su contraria se muestra relativamente insignificante (art.252, última parte, C.P.C.).

Dejo así formulado mi voto.

A la misma cuestión, el Dr.Román dijo que haciendo suyos los conceptos y conclusiones a que arribara el Juez de Cámara preopinante, vota en el mismo sentido.

A esta misma cuestión, la Dra.Abele dijo que, atento a la existencia de dos votos concordantes, se abstiene de emitir opinión (art. 26, Ley 10.160).

A la tercera cuestión, el Dr.Macagno dijo que, atento al resultado obtenido al tratar las cuestiones anteriores, corresponde: Admitir parcialmente la apelación y modificar la sentencia en cuanto a la tasa de interés, confirmándola en el resto. Las costas se imponen al demandado puesto que la reducción de las pretensiones de su contraria se muestra relativamente insignificante (art. 252, última parte, C.P.C.).Fijar los honorarios de la Alzada en el 50% de los que se regulen en la instancia de origen. A la misma cuestión, el Dr.Román dijo que la resolución que corresponde adoptar era la propuesta por el Dr. Macagno, y en ese sentido emitió su voto.

A esta misma cuestión, la Dra.Abele dijo que, atento a la existencia de dos votos concordantes, se abstiene de emitir opinión (art. 26 , Ley 10.160).

Por las consideraciones del Acuerdo que antecede la CAMARA DE APELACION CIVIL, COMERCIAL Y LABORAL, RESUELVE: Admitir parcialmente la apelación y modificar la sentencia en cuanto a la tasa de interés, confirmándola en el resto. Las costas se imponen al demandado puesto que la reducción de las pretensiones de su contraria se muestra relativamente insignificante (art. 252, última parte, C.P.C.).Fijar los honorarios de la Alzada en el 50% de los que se regulen en la instancia de origen.

Insértese el original, agréguese el duplicado, hágase saber y bajen.

Concluido el Acuerdo, firmaron los Jueces de Cámara por ante mí, doy fe.

Lorenzo J. M. Macagno

Juez de Cámara

Alejandro A.Román

Juez de Cámara

Beatriz A. Abele

Juez de Cámara

SE ABSTIENE

Hector Albrecht

Secretario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s