fbpx

Indemnizan a empleado de quiniela que, fuera del horario laboral, se dirigía a entregar una boleta y resultó accidentado

DineroPartes: Rey Andrea Beatriz c/ Instituto Autártico Provincial del Seguro de Entre Ríos s/ accidente de trabajo

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Laboral de Gualeguaychú

Fecha: 28-feb-2014

Cita: MJ-JU-M-86839-AR | MJJ86839

Se indemniza a trabajador que se accidentó fuera del horario laboral pues habiendo finalizado su jornada se dirigió por pedido de su empleador a entregar una boleta de quiniela gestionada anteriormente.

Sumario:

1.-Cabe confirmar la sentencia que hizo lugar a la demanda deducida, pues surge probado que la actora se accidentó cuando terminando la jornada laboral por la noche, por indicación de su patrón se dirigió a un club para llevar una boleta de apuesta telefónica realizada por un cliente que trabajaba en aquél lugar, momento que al bajarse de su moto, se cayó y con ella el vehículo encima suyo, provocándole la lesión en la que se sustenta el reclamo.

2.-La versión defensiva de la aseguradora, consistente en que la actora no se accidentó al llevar la apuesta al cliente, sino al buscar uno de sus hijos, no fue respaldada por prueba directa ni indirecta de ningún tipo.

3.-Cabe considerar inatacada la conceptualización del accidente que se tuvo por probado como ocurrido en ocasión del trabajo y por ello contemplado como contingencia indemnizable por la Ley de Riesgo de Trabajo, pues al limitarse la apelante a insistir con que la actividad declarada para la actora fue de vendedora de mostrador, ignoró el marco teórico expuesto al respecto en la sentencia.

4.-Cuando el capital de condena ha sido calculado en valores de la fecha de sentencia mediante la aplicación de algún mecanismo indexatorio permitido -como ocurre con esta ley 26773 -, queda exento de deterioro a causa de la depreciación monetaria, debiendo evitarse que la aplicación de los accesorios exceda su fin, que no es otro que resarcir acreedor por la lesión patrimonial generada por la imposibilidad de contar con su capital.

5.-Dada la aplicación del RIPTE desde la fecha en que ocurrió el siniestro se deberá adicionar el 6% anual, dejando determinado que para el caso de mora en el pago de la condena, sí se aplicará a partir de allí la tasa activa de interés que percibe el Banco de la Nación Argentina para préstamos a treinta días.

Fallo:

ACUERDO:

En la ciudad de Gualeguaychú, Provincia de Entre Ríos, a los veintiocho días del mes de febrero de dos mil catorce, se reúnen los Señores Miembros de la Excma. Cámara de Apelaciones Civil Comercial y Laboral de Gualeguaychú, Dres. Guillermo Oscar Delrieux, Ana Clara Pauletti y Gustavo A. Britos, para conocer del recurso interpuesto en los autos caratulados: «REY ANDREA BEATRIZ C/ INSTITUTO AUTÁRQUICO PROVINCIAL DEL SEGURO DE ENTRE RÍOS S/ ACCIDENTE DE TRABAJO» respecto de la sentencia de fs. 160/171 y vta. De conformidad al sorteo oportunamente realizado la votación tendrá lugar en el siguiente orden: PAULETTI, BRITOS y DELRIEUX

Estudiados los autos la Cámara propuso las siguientes cuestiones a resolver:

¿Es justa la sentencia apelada? y ¿Qué resolución corresponde dictar?

A LAS CUESTIONES PROPUESTAS LA SRA. VOCAL DRA. ANA CLARA PAULETTI, DIJO:

I.- Apeló el demandado INSTITUTO AUTÁRQUICO PROVINCIAL DEL SEGURO DE ENTRE RÍOS la sentencia de fs. 160/171 y vta. que hizo lugar a la acción promovida por la Sra. ANDREA BEATRIZ REY, y la condenó al pago de la indemnización por accidente de trabajo reclamada con costas.

En sus fundamentos, el juez estableció en primer lugar que la fractura en la pierna de la actora derivada de la caída en su motocicleta había sido causada en ocasión del trabajo, al tener por probado que aquello aconteció cuando Rey se dirigía a entregar a domicilio una boleta de quiniela a un cliente de la tómbola que había hecho su apuesta telefónicamente. Estableció a continuación que la incapacidad que el siniestro provocó a la actora, fue del 17% de la TO, contemplando para ello la pericia médica, y fijó la indemnización declarando la inconstitucionalidad del art. 12 de la LRT y del art. 17.5 de la ley 26.773, aplicando en consecuencia los arts. 3 y 8 de esa norma, con más los intereses desde el acaecimiento del hecho.

II.- Obra fs. 177/183 y vta.el memorial de la ART accionada, quien cuestiona centralmente que se hubiera dado por cierta la versión de lo acontecido brindada por la actora, cuando el relato en torno a la denuncia y como ocurrió el hecho dañoso resultó inverosímil, tanto como los testimonios del empleador y del apostador a quien Rey dijo llevarle la boleta cuando ocurrió el accidente. Se consideró que la accionante fue beneficiada con presunciones legales a pesar de la negativa del IAPSER sobre la ocurrencia del siniestro, y que se le otorgó un excesivo valor a testimonios que resultaron imprecisos. Asegura que se pasó por alto que el empleador denunció que su empleada se accidentó realizando «trámites comerciales», y que de todos modos llevar boletas de juego a domicilio excedían los términos de la póliza. Fue destacada la declaración del testigo Zapata, en cuanto respalda la interpretación de esa parte de las pruebas documentales e informativas producidas. Por otra parte, se agravia de la tasa activa aplicada alegando que habiendo hecho el juez operativa para el caso la ley 26.773 para aplicar el índice RIPTE, debió contemplarse para el ítem el precedente de esta Sala «Reyes». Reserva caso federal, y postula se haga lugar a sus agravios, y en subsidio se reduzcan los intereses aplicados.

III.- A fs. 186/194 y vta. contestó agravios el actor, denunciando que el escrito en responde no constituye una crítica concreta y razonada de la sentencia. Sin perjuicio de ello, aclara que la demora en la denuncia del siniestro se debió a la falta de colaboración del IAPSER para con el empleador, y que las tareas desarrolladas por la trabajadora excedieran la cobertura, no fue probado. Se repasó el testimonio del Sr. Secchi, recalcando su verosimilitud y se señalaron las contradicciones del testigo Zapata. En cuanto a la entidad de la lesión, remite al informe pericial médico y a la prueba informativa relativa a las historias clínicas que no fueron impugnados.Considera que la aplicación de «Reyes», conduce al mismo resultado de condena, ya que en el caso citado esta Alzada actualizó el IBM del actor y a ello le aplicó el 6% de interés anual. Mociona la confirmación del fallo, con costas.

IV.- Sintetizadas de ese modo los antecedentes del caso sometido a revisión, cuadra comenzar su estudio analizando la queja destinada a que se haya admitido la demanda en base a un falso escenario accidental.

Aprecio que a pesar del tenaz esfuerzo argumental de la recurrente, no logró demostrar el desacierto del juzgador al basarse como lo hizo en las declaraciones testimoniales de los Sres. Pedro Pablo Secchi, Alejandra Romina González y Marcelo Melgar para tener por probado que la actora Rey se accidentó cuando terminando la jornada laboral el 07/06/2012 por la noche, por indicación de su patrón, se dirigió al Club Juventud Unida para llevar una boleta de apuesta telefónica realizada por un cliente que trabajaba en aquél lugar, momento que al bajarse de su moto, se cayó, y con ella el vehículo encima suyo, provocándole la lesión en la que se sustenta el reclamo.

No encuentro contradicción en tales narraciones, ni que se haya buscado mostrar a través de prueba de otro tipo, la ausencia de veracidad en sus testimonios, lo cuales además se encuentran avalados en su secuencia fáctica, por las atenciones médicas posteriormente recibidas por la actora y que surgen de las constancias obrantes a fs. 3, 88/89, 126/127.

Y considero significativo que las declaraciones de los Sres. Secchi, González y Melgar hayan descripto hechos concretos, positivos y claros, vividos por ellos en forma coincidente a la exposición de lo ocurrido efectuada en la demanda.Especial relevancia cuentan las afirmaciones efectuadas por el apostador, quien sin dar lugar a diferentes lecturas, aseguró ver a Rey tirada bajo la moto en forma inmediata a que se cayera de la misma, que la ayudó a levantarse y que le inmobilizó la pierna lastimada con un palo de hockey en la emergencia, y que a pesar de esas circunstancias, la actora le entregó la boleta que le había ido a llevar, la que él pasó a pagar por la agencia el día siguiente, cuando a su vez preguntó por su estado.

La versión defensiva de la aseguradora, consistente en que la Sra. Rey no se accidentó al llevar la apuesta al Sr. Melgar, sino al buscar uno de sus hijos, no fue respaldada por prueba directa ni indirecta de ningún tipo, sino más bien desvirtuada por los dichos de la Sra. González -fs. 102/103 vta.- quien dijo haber estado al cuidado de los hijos de la actora en la casa de ésta, cuando siendo las 21:30 ó 21:45 de un día de mediados de junio de 2012, la llamó la Sra Rey para decirle que se iba a demorar por haber tenido un accidente de trabajo y que se comunicaría con un familiar para que la reemplazara.

El aporte del Sr.Zapata, quien dijo que el empleador ventiló en la agencia al informarse una secuencia fáctica diferente y ajena al trabajo en base al cual se rechazó el siniestro al ser denunciado formalmente, solo trasluce la interpretación del testigo de una charla a la que fue ajeno y que mantuvo Secchi con otros empleados de la aseguradora en la oficina comercial del IAPSER, a cuyo respecto aquél brindó su propia versión en el pleito en forma contrastante.

Los indicios referidos a la tardanza de un mes en concretar esa denuncia y la mención que allí se realizó de que Rey efectuaba trámites comerciales al accidentarse, no son por sí lo suficientemente graves como para debilitar el valor probatorio de los elementos atendidos por el sentenciante para decidir como lo hizo, máxime contemplando que de la declaración de Secchi surgen explicaciones a tales detalles verosímiles a tenor de las reglas de la sana crítica.

Por su parte, la conceptualización del accidente que se tuvo por probado como ocurrido «en ocasión» del trabajo y por ello contemplado como contingencia indemnizable por la Ley de Riesgo de Trabajo, la considero inatacada. Esto pues al limitarse la apelante a insistir con que la actividad declarada para la actora fue de vendedora de mostrador, ignoró el marco teórico expuesto al respecto en la sentencia.

El reparo tratado no puede entonces prosperar.

V.- Distinta suerte merece el agravio destinado a que el fallo haya impuesto el pago de la tasa de interés activa del BNA desde el día del siniestro, cuando a la vez ordenó desde el mismo momento la actualización de las prestaciones conforme al último índice del RIPTE.

En autos «REYES RICARDO DANIEL C/ PREVENCION ART SA S/ INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE TRABAJO», del 18/09/2013, acompañé en ese tema el voto del Dr.Britos quien explicó que frente a una situación como la que se da en este pleito, «la tasa activa mensual que determina el Banco de la Nación Argentina para las operaciones de descuento de documentos, importaría un enriquecimiento indebido al damnificado, pues es sabido que la referida tasa de interés incluye, además de la retribución al capital, la inflación esperada y algún riesgo de que la entidad bancaria no devuelva los fondos».

Apuntó además que «cuando el capital de condena ha sido calculado en valores de la fecha de sentencia mediante la aplicación de algún mecanismo indexatorio permitido -como ocurre con esta ley 26.773- queda exento de deterioro a causa de la depreciación monetaria; debiendo evitarse que la aplicación de los accesorios exceda su fin, que no es otro que resarcir acreedor por la lesión patrimonial generada por la imposibilidad de contar con su capital. Por ello, atendiendo que las tasas de interés utilizadas por la banca oficial para operaciones de descuentos comerciales están compuestas fundamentalmente por dos variables: los factores como el riesgo y la rentabilidad y la depreciación producida por la inflación, es que estimo no corresponde en el caso seguir la doctrina de autos «DEVETAC, SERGIO DANIEL y otro c/AMOBLAMIENTOS SRL -Cobro de Australes -RECURSO DE INAPLICABILIDAD DE LEY», LAS, fallo del 11/07/1994.» y volver en los supuestos como el presente a la tasa de interés puro del 6% anual que tenía fijada la Sala del Trabajo con anterioridad a la l ey 23.928 (autos «Carrizo, B. c/ Confitería Laborde Hnos. s/ Cobro de pesos- Recurso de Inaplicabilidad de Ley» del 22/08/1979; CSJN, autos «Caja Nacional de Ahorro y Seguro c/ Asociación Cooperadora de Permisionarios ¨Congreso¨, Feria Municipal Modelo N° 77 s/ ejec. hipotecaria.»del 02/08/1988 «Cuando se reconoce la actualización del capital, debe admitirse un interés puro a la tasa del 6% anual.», Fallos:311:1249)».

Mutatis mutandi, tales razones son aplicables en la especie, para admitir el reparo puesto por la accionado, por lo que dada la aplicación del RIPTE, desde la fecha en que ocurrió el siniestro se deberá adicionar el 6% anual, dejando determinado que para el caso de mora en el pago de la condena, sí se aplicará a partir de allí la tasa activa de interés que percibe el Banco de la Nación Argentina para préstamos a treinta días.

El cuestionamiento referido al tema debe ser pues acogido.

VI.-Con las respuestas brindadas me encuentro en condiciones de expedirme sobre las cuestiones propuestas, pronunciándome por la negativa. Auspicio asimismo se dicte sentencia haciendo lugar de modo parcial al recurso deducido por la demandada en lo que concierne a la tasa de interés fijada en la condena, modificando en consecuencia el fallo en los términos que expuse al tratar el agravio respectivo.

Opino que no existe mérito para modificar la imposición de costas de la instancia de grado, aunque sí se dejarán sin efecto los honorarios regulados para que se calculen nuevos una vez que se lleve a cabo la liquidación del juicio con los parámetros que surgen de la presente.

Las costas de esta segunda instancia sugiero sean distribuidas en un 85% al demandado y un 15% al actor, conforme a lo que se rechaza del recurso y lo que se recepta, difiriendo la regulación de honorarios hasta tanto sean readecuados los correspondientes a la instancia de grado.

ASI VOTO

A LAS MISMAS CUESTIONES PROPUESTAS EL SR. VOCAL DR. GUSTAVO A. BRITOS, DIJO:

Que adhiere a la solución propiciada en el voto precedente.

ASI VOTO

A LA MISMAS CUESTIONES PROPUESTAS EL SR. VOCAL DR. GUILLERMO O. DELRIEUX, DIJO:

Que existiendo mayoría hace uso de la facultad de abstenerse de emitir su voto, conforme lo autorizado por el art. 47 de la L.O.P.J. (texto según Ley 9234).

Con lo que se dio por terminado el acto, quedando acordada la Sentencia siguiente:

ANA CLARA PAULETTI

SIGUEN LAS FIRMAS

GUSTAVO A.BRITOS

GUILLERMO O. DELRIEUX

(abstención)

Ante mi:

DANIELA A. BADARACCO

Secretaria

SENTENCIA:

Gualeguaychú, 28 de febrero de 2014.

Y VISTO:

Por los fundamentos del Acuerdo que antecede; por mayoría, SE RESUELVE:

1.- HACER LUGAR parcialmente al recurso de apelación deducido por el demandado a fs. 174, modificando la sentencia de fs. 160/171 y vta. (punto VI ap. c) en lo concerniente a la tasa de interés aplicable a la condena que, dada la aplicación del RIPTE desde la fecha del siniestro, se fija en el 6% anual, y para el caso de mora en su cumplimiento, la tasa activa del BNA hasta su efectivo pago.

2.- IMPONER las costas de esta instancia en un 85% al demandado y 15% al actor.

3.- DIFERIR la regulación de honorarios hasta tanto sean readecuados los correspondientes a la instancia de grado.

REGISTRESE, notifíquese y, en estado, bajen.

GUILLERMO OSCAR DELRIEUX

SIGUEN LAS FIRMAS

ANA CLARA PAULETTI

GUSTAVO A. BRITOS

Ante mí:

DANIELA A. BADARACCO

Secretaria

En ././. se registró en soporte informático (Acuerdo S.T.J Nº 20/09 del 23/06/09 Punto 7). Conste.-

DANIELA A. BADARACCO

Secretaria

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: