fbpx

Ilegitimidad del despido directo por falta de acreditación de la causal invocada (trabajo para otra compañía)

Despido22Partes: Cams José Marciano y Del Carlo Esther María c/ Barrios De Tardini Mirta S. s/ demanda laboral

Tribunal: Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Venado Tuerto

Fecha: 29-may-2014

Cita: MJ-JU-M-86694-AR | MJJ86694

No corresponde el despido del trabajador por no probarse que realizaba con contemporaneidad tareas para otra empresa.

Sumario:

1.-No se ajustó a derecho el despido directo decidido por la empleadora, pues no fue acreditada la causal invocada por la empleadora para el distracto, esto es, que la actora levantaba pedidos para otra empresa y en la misma época en que laboraba en relación de dependencia con la demandada.

2.-Para que se dé por cumplida la carga procesal de expresar agravios es menester que la crítica a la sentencia sea razonada y refute seriamente punto por punto cada una de las consideraciones del a.quo indicando su disconformidad y desarrollarlos críticamente con su correspondiente individualización.

Fallo:

En la Ciudad de Venado Tuerto, a los29 días del mes de mayo del año 2014 se reunieron en Acuerdo los Señores Vocales Doctores Héctor Matías López, Carlos Alberto Chasco y Juan Ignacio Prola, de la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral, para resolver en los autos: CAMS JOSE MARCIANO Y DEL CARLO ESTHER MARIA C. BARRIOS DE TARDINI, MIRTA S. DEMANDA LABORAL Expte Nro. 317-2011, venidos en apelación del Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Civil, Comercial y Laboral. Hecho el estudio del juicio,se procedió a plantear las siguientes cuestiones:

1°) ¿ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

2°) ¿QUE PRONUNCIAMIENTO SE DEBE DICTAR?

Practicado el sorteo de ley, resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: Dres. Chasco, Prola y López.

A la primera cuestión el Dr. Chasco, dijo:

1. La Sra. Jueza de Primera Instancia de Distrito en lo Civil, Comercial y Laboral de Melincué, decidió la cuestión debatida mediante la sentencia N° 598-11 (fs. 416-422), resolviendo: I. Hacer lugar parcialmente a la demanda, condenando a la demandada a abonar a la actora los siguientes rubros: 1. Indemnización por antigüedad; 2. Indemnización sustitutiva de preaviso; 3- Indemnización artículos 1 y 2 Ley 25323; 4. Diferencias salariales últimos dos años de la relación laboral; II. Rechazar los rubros horas suplementarias y art. 30 C.C.T.; III. Aplicar a la suma objeto de condena los intereses establecidos en los considerandos; IV. Imponer las costas a la demandada.

Contra la misma se alzó en apelación parcial la perdidosa (fs. 425), siéndole concedido el recurso por la a.quo (fs. 426). Elevados los autos (fs. 431-432) y corrido traslado (fs.435), expresó sus quejas la recurrente (fs.438-439), las que fueron respondidas por la apelada (fs.441-444). Se llamaron los autos a la Sala (fs.458), proveído notificado y firme (v.fs.459-460), quedando los presentes en estado de ser analizados por este Cuerpo.

En este estado expreso que, en lo atinente a la relación de causa detallada por la a.quo, al no haber sido cuestionada y/o impugnada por las partes del recurso, por razones de brevedad hago la pertinente remisión, dándola por reproducidas en este acto.

2. Los agravios vertidos por la actora apelante, son los siguientes: a. Porque la a.quo ha tenido en cuenta en el distracto y sus causas, exponiendo que los mismos existieron previo a la litis, aunque no en todos sus requerimientos, demostrando una incongruencia en el distracto. La sentenciante da por cierto que la demandada no ha inscripto a la accionante en la verdadera categoría laboral de «vendedora B», basándose para ello en las testimoniales, especialmente la de la Sra. Gabriela Guidi (fs.327), quien dice que la actora levantaba pedidos para otra empresa en la misma época que laboraba en relación de dependencia con la accionada, circunstancia no tenida en cuenta por la sentenciante, habiendo tenido que establecerse en la decisión final que mientras duró la relación laboral con Barrios de Tardini, laboraba tambien con otra empresa, competencia de la demandada, levantando pedidos en los comercios. Tampoco se han tenido en cuenta las declaraciones de otros testigos, tales como Fernandez y Salinas. Se queja tambien porla decisión de hacer lugar al distracto por los haberes y sueldos no complementarios no justifica la adopción de una medida tan extrema como es la ruptura del vínculo laboral. Cita jurisprudencia sobre el particular; b. Porque se hace lugar a diferencias salariales por haberse tenido por demostrado el horario invocado por la actora, haciendose efectivos los apercibimientos del art. 55 CPL y que, párrafo seguido la jueza manifiesta que ello no implica tener por demostadas horas extras alegadas en la demanda debido a que las mismas requieren de prueba específica, las que no obran en autos.A criterio del recurrente eso constituye una incongruencia en la sentencia ya que la jueza de grado aplica apercibimientos por un supuesto horario de trabajo, el cual párrafo abajo manifiesta que no obra en autos prueba que lo demuestre; c.Por la imposición de costas, las que debieron ser en proporción a la condena.

Tales quejas fueron respondidas por la actora apelada, quien sostiene que los agravios no cumplen con los requisitos del art. 118 CPL, y asi debe declararse, debiendo tenerse al apelante por conforme con las afirmaciones contenidas en la sentencia.

3. A fin de dar respuesta al recurso en ciernes, anticipo que el mismo no será acogido habida cuenta que las críticas expuestas no resultan superadoras del criterio y análisis jurídico de la sentenciante.

Coincido con la apelada en que el escrito de expresión de agravios no cumple con la carga procesal que establece el art. 118 CPL, el que, específicamente dice: «En la expresión de agravios deberá fundarse concretamente la disconformidad con los puntos de la sentencia que fueron objeto de recurso. La omisión de este requisito podra ser tomada por el tribunal, al decidir la causa, como conformidad con las afirmaciones contenidas en aquella».

Tal como siempre lo sostenemos, al litigantes le corresponde la libre disponibilidad del recurso y la de su misma extensión, tanto que es libre de deducirlo o no, luego de lograda la concesión, de sostenerlo o desistirlo, pero, claro, para que se dé por cumplida la carga procesal de expresar agravios es menester que la crítica a la sentencia sea razonada y refute seriamente punto por punto cada una de las consideraciones del a.quo indicando su disconformidad y desarrollarlos críticamente con su correspondiente individualización. Tal crítica no se verifica en los presentes.

4. A todo evento señalo que uno de los reclamos de la recurrente se basa en que María José Cams levantaba pedidos para otra empresa, y en la misma época en que laboraba en relación de dependencia con la demandada. Tal expresión resulta falaz.En autos consta que María José Cams trabajó un mes para Distribuidora «Sidney», pero luego que habia concluido su vinculación laboral con la aquí demandada. Que dicha situación acaeció en el mes de enero del 2007, por lo tanto, reitero, la expresión de la apelante resulta infundada y no asentada en los elementos confirmatorios del proceso.

Tambien subraya deposiciones de testigos, tales como Fernandez y Salinas, pretendiendo con ellas arrumbar el cúmulo de los restantes testimonios que, efectivamente, afirman que Cams levantaba pedidos en su moto.

Mirta Fernandez dice que ella no la vio, expresión que no se compadece con una negativa de la existencia del hecho.

Paulino Salinas, si bien dice que Cams facturaba y que a él le enseño tal tarea, en sus restantes respuestas afirma que María José tambien levantaba pedidos a los clientes, detallando la actividad que realizaba.

Por todo ello la crítica del recurrente es totalmente inconsistente.

Por lo demás, en lo que hace a diferencias salariales, ha sido bien resuelto por la a.quo, habiendo aplicado para la jornada ordinaria de trabajo el apercibimiento del art. 55 LCT, y para las horas suplementarias, al tratarse de horas extraordinarias, exigió prueba asertiva, la que, al no haberse producido en autos no hace lugar al rubro.

Dicha decisión está en consonancia con los precedentes de este Cuerpo y con la doctrina y jurisprudencia unánime existente sobre el tópico.

En cuanto a las costas, no resulta de aplicación el art. 252 CPC, sino la normativa del Código Procesal Laboral (arts. 101 y 102, principalmente, de este digesto).

Entonces, al resultar mayoritariamente perdidosa la demandada, conforme a lo dispuesto por la disposición del art.102 CPL, si la reducción de las pretensiones de una de las partes no superare el 20% o dependiere legalmente del arbitrio judicial o dictámen de perito, procederá la condenación total en costas al vencido.

Como siempre lo hemos dicho, dicha apreciación debe ser hecha con criterio juridico y no aritmético y que, además, no deben parcelarse los reclamos sino que es menester efectuar un enfoque global del resultado de la contienda.

Por todo ello se rechaza la apelación.

Ala misma cuestión los Dres. Prola y Lopez, dijeron:

Adherimos al voto precedente.

A la segunda cuestión el Dr. Chasco, dijo:

Atento al resultado de la votación que antecede, corresponde: a. Rechazar el recurso de apelación de la demandada, confirmándose la sentencia recurrida; b. Costas de alzada a la apelante perdidosa; c. Se deberan regular honorarios a los profesionales actuantes en el 50% de los que correspondan por las tareas de primera instancia; d. Ordenando se practique por Secretaria de primera instancia la liquidación del art. 20 CPL, la que deberá abonar la demandada en la proporción en que fuera condenada.

A la misma cuestión los Dres. Prola y López, dijeron:

Votamos en igual sentido que el Dr. Chasco.

Por todo ello la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Venado Tuerto,

RESUELVE:

I. Rechazar el recurso de apelación que interpusiera la demandada, confirmándose la sentencia recurrida.

II. Costas de alzada a la apelante perdidosa.

III. Se deberan regular honorarios a los profesionales actuantes en esta sede en el 50% de los que correspondan por las tareas de primera instancia.

IV. Ordenar se practique por secretaria de primera instancia la liquidación del art. 20 CPL, la que deberá abonar la demandada en la proporción que fuera condenada.

Insértese, hágase saber y bajen.

Carlos Alberto Chasco

Juan Ignacio Prola

Héctor Matías López

Andrea Verrone – Secretaria

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: