Se fijó la cuota alimentaria provisoria a favor de la esposa de un embajador en $ 11.000 mensuales y por el plazo de vigencia de un año.

DineroPartes: S. P. M. D. c/ M. A. N. s/ art. 250 CPC – incidente familia

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: B

Fecha: 18-jun-2014

Cita: MJ-JU-M-86799-AR | MJJ86799

Corresponde fijar la cuota alimentaria provisoria a favor de la esposa de un embajador en $ 11.000 mensuales y por el plazo de vigencia de un año.

Sumario:

1.- Teniéndose en cuenta los roles asumidos por los cónyuges durante la unión matrimonial, corresponde elevar la cuota alimentaria provisoria a la suma de $ 11.000 mensuales, pues la peticionante no ha generado ingresos durante la convivencia matrimonial al tener vedada la actividad remunerada por ser esposa de un embajador.

2.-La mensualidad a fijar en el carácter de alimentos provisorios (Art. 198 del CCiv.), debe ser moderada y destinada únicamente a satisfacer los gastos imprescindibles de la alimentada, pues hasta tanto no se concluya con el proceso, no puede precisarse el verdadero alcance de los derechos invocados, las reales necesidades de la solicitante y la situación económica de ambas partes.

3.-Corresponde elevar el plazo de vigencia de la cuota alimentaria provisoria a un año, al término del cual se evaluará si se justifica la continuidad del sostén económico de la actora por parte del demandado, ello así, dado que tal período se considera prudente para desarrollar la actividad probatoria que habilite el dictado de sentencia.

Fallo:

Buenos Aires, 18 de junio de 2014.- SDB

Y VISTOS: CONSIDERANDO:

I. Vienen las actuaciones al Tribunal a raíz del recurso de apelación interpuesto a f. 21 de este incidente por la accionante, contra la resolución de fs. 20/vta.

El memorial corre agregado a fs. 27/30.

En dicha presentación la parte actora se agravia, no sólo por el monto fijado en concepto de alimentos provisorios, sino también por el límite temporal de la medida, fijado en el plazo de ocho meses.

En lo que respecta al primer aspecto, señala que la suma establecida no cubre las mínimas e indispensables necesidades de la recurrente, quien se encuentra habitando en Suecia desde que, según sus dichos, el demandado la abandonó, colocándola en una situación de asfixia económica.

Si bien la apelante dice coincidir con la valoración que se realiza en el decisum con relación a los roles ejercidos por los cónyuges durante el matrimonio, de la resolución recurrida no surgen los parámetros que se han utilizado para la fijación del monto de la cuota provisoria.

Manifiesta que no se ha considerado lo concerniente a su actual lugar de residencia, donde según afirma, ha quedado sola y sin ningún medio económico; efectúa el cálculo la conversión de la moneda nacional a su equivalente en euros para acreditar la insuficiencia del monto asignado, solicitando la elevación hasta alcanzar la cifra que solicitó en el escrito de demanda.

También se agravia por lo que considera una limitación temporal no justificada, pues la cuota ha sido fijada en el marco de un proceso por alimentos y no como medida cautelar autónoma; por lo tanto — señala — debe regir hasta el dictado de la sentencia; estimando en tal sentido que la tramitación del proceso principal demandará un lapso superior.

A fs.35/36 luce el demandado contesta el memorial.

Solicita se lo declare desierto al recurso por falta de fundamentación pues, afirma, no se han expuesto cuáles serían las necesidades; como tampoco se ha manifestado sobre la existencia de otros recursos que demostraría una situación económica distinta a la que proclama.

Por último considera que el plazo de vigencia es el adecuado en función a la duración del proceso principal.

II. Habiéndose expuestos brevemente las posiciones de ambas partes se procederá al análisis de los agravios manifestados por la recurrente.

De manera preliminar corresponde expresar que el art. 375, Cód. Civil, habilita la solicitud de alimentos provisorios al principio del proceso respectivo o durante su transcurso, y el juez se encuentra facultado para concederlos o no de acuerdo a las circunstancias del caso.

Ahora bien, tratándose de alimentos provisorios entre cónyuges, la doctrina señala que resulta necesario acreditar sumariamente el rol desempeñado durante la convivencia matrimonial y el estado de necesidad actual (Belluscio, Claudio “Prestación Alimentaria” , pág. 127 y sus citas, Ed. Universidad, Bs. As., 2006).

En tal sentido, el art. 198 del Código Civil dispone que los cónyuges se deben mutuamente alimentos. Esto significa que marido y mujer -indistintamente y en paridad- adquieren el compromiso de atender a todas las necesidades del hogar (Grosman- Martínez Alcorta, Alimentos entre los cónyuges durante la convivencia, LL. 1988-E-1067).

En ese sentido, la jurisprudencia se ha pronunciado señalando que “El fundamento de los alimentos provisionales reside en que deben cubrir las necesidades imprescindibles de los beneficiarios y su cuantía depende de la valoración de los elementos de juicio incorporados al momento de su determinación, hasta tanto se llegue a la sentencia definitiva, oportunidad en que cesan -o se transforman en definitivos- por haberse cumplido la condición a la que estaban subordinados.Los cónyuges están legitimados, en principio, para accionar tanto mientras conviven como cuando están separados de hecho o con juicio de separación personal o divorcio pendiente, pues el deber de asistencia entre ellos deriva del matrimonio y no de la convivencia” (Sumario N°22097 de la Base de Datos de la Secretaría de Jurisprudencia de la Cámara Civil, Sala C, C422525 T., D.B. c/ M.F., J. s/ Art. 250 C.P.C.C. 28/06/12).

Sin embargo, no es dable una aplicación mecánica de la ley que pueda desnaturalizar el objeto perseguido por el legislador. El art. 198 del Código Civil consagra, en verdad, el imperio de la autonomía en el ámbito conyugal que lleva de la mano a una autodeterminación de roles en el matrimonio. Así lo interpretó la jurisprudencia, al sostener que el precepto normativo debe conjugarse con el desenvolvimiento real de cada núcleo familiar (conf.: CNCiv., Sala A, 27/10/87, ED., 128-337; íd., íd., 21/12/87, ED. 128-138; íd., esta Sala, 6/6/89, ED., 136-314; íd.,íd., 27/12/95, ED, 170-578; íd; Sala C, 23/11/89, ED., 140- 498; íd., 23/4/96, ED, 171-269 ; íd., Sala K, 18/3/96, JA. 1997-II-35, secc. índice, n° 5; íd., Sala M, 10/3/97, LL. 1997-D-881, n°1).

En definitiva, las distintas funciones que los cónyuges se hubiesen atribuido durante la convivencia, serán las que decidirán el modo en que se aplicará el art. 198 del código citado (conf.: CNCiv., Sala C, R. 197.597, del 18/9/96 y sus citas).

Cabe puntualizar que, en este momento inicial del juicio, el juez no puede profundizar el análisis y deberá limitarse a considerar si de la distribución de roles en el hogar surge prima facie que la actora requería, y por consiguiente sigue requiriendo, del aporte monetario del demandado para la atención de sus necesidades (Bossert Gustavo, “Régimen jurídico de los alimentos”, p. 47, Ed. Astrea, Bs.As., 2004).

III. Lo antes manifestado, desde luego, debe necesariamente pasarse por el tamiz del agravio expresado por la quejosa, pues ésta cuestiona sólo la cuantificación de la cuota fijada judicialmente (art. 265, C.P.C.C.)

En el escrito de inicio, más precisamente a fs. 7, Ap. VII, de este incidente, la actora denunció que durante la convivencia matrimonial el demandado se desempeñó como embajador en Turquía e Israel, con toda suntuosidad, viajes y comodidades propias de la función; sin perjuicio de reconocer que actualmente se encuentra jubilado.

La apelante articula que, en su carácter de esposa de embajador, no pudo desempeñarse en tarea remunerada; lo que le estaba vedado. De ahí que sostiene que no ha generado ingresos durante el matrimonio, no obstante que su trabajo en el hogar no debe ser considerado como una mera colaboración, pues es susceptible de valoración pecuniaria.

Así las cosas, se observa que si bien el accionado sostiene al contestar el memorial que la pretensora posee comodidad suficiente en atención a que vive en un inmueble ubicado en una zona exclusiva de Estocolmo, recibe un subsidio estatal de Suecia y, también, ha percibido una importante herencia de su padre, no lo es menos que no ha negado lo que se debe considerar como esencial para este análisis: que la pretensora no ha generado ingresos durante la convivencia matrimonial.

Tal circunstancia permite desentrañar — como reflejo claro — los roles asumidos por los cónyuges durante la unión; lo cual servirá como directriz para determinar la cuota alimentaria provisoria.

Ahora bien, cabe poner de resalto que la mensualidad a fijarse ha de ser moderada, destinada únicamente a satisfacer los gastos imprescindibles de la alimentada; toda vez que en el actual estado de las presentes actuaciones no puede aún precisarse el verdadero alcance de los derechos invocados, las reales necesidades de aquélla y la situación económica de ambas partes.Es que no se trata de la manutención de un hogar común en el marco de la convivencia, sino de la asistencia económica al cónyuge necesitado una vez desaparecida la comunidad de vida.

En función de los mencionados parámetros, valorados con el grado de provisionalidad con que debe atenderse todo lo concerniente al dictado de medidas cautelares, sin que ello importe abrir juicio sobre el importe de la cuota que se establezca en calidad de definitiva, una vez cumplidas todas las probanzas ofrecidas por las partes en el principal, a la luz de los elementos aportados en autos hasta el presente (ver las posiciones asumidas por las partes, la ubicación del domicilio actual de la accionante, la prueba documental aportada y situación previsional informada) ponderando, en fin, los ingresos reconocidos por el propio accionado, conforme surge de f. 15 de este incidente, el Tribunal considera prudente y razonable elevar la cuota establecida en la anterior instancia a la suma de pesos Once Mil ($ 11.000) mensuales. Al respecto, se tendrá presente que lo decidido se mantiene como tal aunque apliquemos al caso las pautas del art. 209 del Código Civil, en su recta interpretación (ver Mizrahi, Mauricio Luis, “Los Alimentos entre Cónyuges Divorciados por Causales Objetivas. Desdoblamiento Interpretativo del Artículo 209 del Código Civil”, La Ley, 2009-B-1104).

IV. El restante agravio se refiere a la limitación temporal de los alimentos provisorios. Si bien se comparte en principio el criterio general de mantener este tipo de medidas durante la totalidad del recorrido del proceso judicial, sin perjuicio del carácter provisional sobre el cual instruye el art. 202, Cód. Proc., no podemos dejar de soslayo la específica tramitación y estructura que, para este tipo de procesos, diseña la normativa ritual, en especial en lo que concierne a la oportunidad en que se propicia el dictado de la sentencia (art.644, C.P.C.C.).

En consecuencia, habida cuenta los principios expuestos en el considerando precedente, se advierte la conveniencia de limitar la vigencia de la cuota que se fija por la presente, a un período determinado, al término del cual deberá evaluarse si, de conformidad a la situación fáctica existente para ese momento y a lo acreditado en autos, se justifica la continuidad del sostén económico de la actora por parte del demandado. En particular se evaluará el grado de impulso que cada una de las partes haya conferido a este proceso.

En tal sentido parece razonable que la cuota alimentaria aquí determinada tenga una vigencia por el plazo de un año a contar desde la fecha del dictado de la resolución recurrida (16 de abril del corriente año). Este período se considera prudente para desarrollar la actividad probatoria que habilite el pedido de dictado de sentencia por parte de la accionante, conforme los términos de la normativa procesal antes indicada.

Corresponde dejar establecido que lo decidido no resulta óbice para que con anterioridad al vencimiento de dicho plazo sea dictada la sentencia de alimentos, si la causa se encontrare en condiciones para ello, ni importa -como quedara dicho- adelantar opinión acerca de la procedencia de fijar una cuota alimentaria con visos de permanencia a favor de la accionante. Es que, en el momento del pronunciamiento definitivo, el Sr. Juez de primera instancia deberá examinar con profundidad y amplitud las prueba producida para resolver con absoluta libertad de criterio acerca de la admisibilidad de la pretensión, que podrá ser admitida -con un plazo de vigencia o sin él- o desestimada, con independencia de lo que aquí se resuelve.

V. Las costas de Alzada se imponen al alimentante sustancialmente vencido (conf. arts. 68 y 69 del Código Procesal.

VI. Por los fundamentos expuestos, el Tribunal RESUELVE: modificar la resolución recurrida estableciendo que el monto de los alimentos provisorios se elevarán a la suma de pesos Once Mil ($ 11.000) mensuales, con retroactividad a la fecha en que la actora dedujera su pretensión de alimentos provisorios. La vigencia de dicha cuota será de un año a contar desde la fecha del dictado de la resolución recurrida (16 de abril del corriente año). Ello, sin perjuicio de que antes de su vencimiento pueda dictarse sentencia definitiva en autos en el sentido que corresponda. Con las costas de Alzada al demandado vencido.

Regístrese y publíquese (Ac. 24/13, CSJN). Oportunamente, devuélvase encomendándose al Sr. Magistrado de la anterior instancia la notificación de la presente junto con la recepción de las actuaciones (art. 135, inc. 7, C.P.C.C.).

CURSO ON DEMAND – Para profundizar aspectos sobre esta temática lo invitamos a conocer detalles sobre nuestro Curso teórico-práctico: Derecho de los Alimentos, ingresando AQUÍ https://aldiaargentina.microjuris.com/2014/04/03/derecho-de-los-alimentos-taller-teorico-practico/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s