fbpx

Es procedente la acción de repetición deducida por la aseguradora contra el supermercado en el que fue hurtado el vehículo del asegurado

0224Partes: Caja de seguros S.A. C/ Village CInema S.A. s/ cobro de pesos

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, de Paz y Tributaria de Mendoza

Sala/Juzgado: quinta

Fecha: 2-jun-2014

Cita: MJ-JU-M-86163-AR | MJJ86163

Procedencia de la acción de repetición deducida por la aseguradora contra el supermercado en el que fue hurtado el vehículo del asegurado.

Sumario:

1.-Cabe confirmar la sentencia que hizo lugar a la acción de repetición deducida por la aseguradora contra el supermercado en el que se le hurtó el vehículo al asegurado, ya que existen indicio de que el siniestro se produjo, ya que además del ticket de cine, el afectado dio inmediato aviso al personal de guardia, en ese momento mostró las llaves del rodado, luego en sede civil su declaración no fue impugnada, a lo que se agrega la inmediata denuncia policial y el informe de la empresa de seguridad quien dice que en esa zona no hay cámaras filmadoras.

2.-Las consecuencias de la omisión de establecer controles al ingreso y egreso -irrestricto y gratuito- de vehículos en el estacionamiento del hipermercado que ha sido demandado por una compañía de seguros que indemnizó al damnificado por el robo de un automotor ocurrido dentro del predio, deben jugar en contra de la demandada, pues sólo a ella les son imputables.

Fallo:

En la Ciudad de Mendoza, a los dos días del mes de junio de dos mil catorce, se reúnen en la Sala de Acuerdos de la Excma. Quinta Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, Paz y Tributario, los Sres. Jueces Dres. Adolfo M. Rodríguez, Oscar A. Martinez Ferreyra y Beatriz Moureu y trajeron a deliberación la causa n° 50.450/143.340 «CAJA DE SEGUROS SA C VILLAGE CINEMA SA P COBRO DE PESOS» originaria del Séptimo Juzgado de Paz Letrado, venida a esta instancia en virtud del recurso de apelación interpuesto por la parte demandada en contra de la sentencia dictada a fs.225/230.- Llegados los autos al Tribunal a fs. 245 el apelante expresa agravios los que no son contestados por la parte actora. A fs. 266 dictamina el Señor Fiscal de Cámara quedando la causa en estado de dictar sentencia a fs. 269.

Practicado el sorteo de ley quedó establecido el siguiente orden de estudio: Dres. Beatriz Moureu, Dr. Oscar Martínez Ferreyra y Dr. Adolfo Rodríguez Saa .En cumplimiento de lo dispuesto por los artículos 160 de la Constitución Provincial y 141 del C.P.C. se plantearon las siguientes cuestiones:

PRIMERA CUESTIÓN: Es justa la sentencia apelada?

SEGUNDA CUESTIÓN: Costas SOBRE LA PRIMERA CUESTIÓN LA DRA. BEATRIZ MOUREU DIJO:

I- La presente causa fue iniciada por la aseguradora con el fin de recuperar la suma de dinero que oportunamente le habría abonado a su asegurado por el robo de su rodado el día 25 de abril de 2.008 – dominio TEI 042- en la playa de estacionamiento del Mendoza Playa Shopping SA

Al momento de dictar sentencia, la Señora Juez analiza profundamente todos los puntos jurídicos relacionados con el tema y culmina condenando a la demandada.Entre los fundamentos más relevantes sostuvo que la acción que ejerce el asegurador para obtener el reembolso de la indemnización abonada al asegurado es la misma que posee el asegurado contra el autor del daño; destacó la relevancia que ostenta la obligación de seguridad objetiva que asiste al empresario unida a la publicidad que realiza respecto del servicio de playa de estacionamiento que ofrece; la importancia que reviste ésta prestación accesoria y la protección constitucional que asiste a los consumidores.

Para condenar a la empresa de cines, la resolución otorga relevancia a la publicidad que la misma realiza en su página web oficial respecto de la posibilidad de contar con un lugar de estacionamiento gratuito.

Luego, en cuanto a la prueba del expediente merita la denuncia inmediata del afectado, quién habría ingresado al cine a las 22.40 hs (conforme entrada acompañada) y a la salida no encuentra el vehículo efectuando en forma inmediata la denuncia al personal de seguridad y la denuncia policial. A ello se suma la testimonial del damnificado en sede civil.

Respecto de la vinculación entre la empresa de cines y la sociedad que administra el Shopping refiere que aquella desde el año 1.996 mantiene un contrato de locación mediante el cual lleva a cabo la explotación de sus salas de cine, que no cobra por estacionar en la playa del complejo, siendo el propietario y responsable de la misma Mendoza Plaza Shopping SA.

II- El apelante al expresar agravios refiere que la actora no ha probado el hecho que alega, en especial el ingreso a la playa de estacionamiento y el hurto del rodado tildando de imprecisas las denuncias del afectado.

También señala que ni el personal de vigilancia ni el personal policial pudo constatar la denuncia, la sentencia se basa en pruebas rechazadas por su parte para acreditar el ingreso del señor Borgi al cine para lo cual no sería suficiente el comprobante de entrada.

Si bien admite que no puede exigirse una prueba acabada del hecho por las circunstancias del mismo,descarta que la rendida sea suficiente para sostener el fallo, poniendo especial énfasis en su insuficiencia para probar el ingreso del rodado al predio y para ello se remite a los principios de la carga de la prueba que asiste a la actora respecto de los hechos afirmados por su parte.

En tercer lugar indica que la actora es quién cobra al asegurado por la posibilidad de robo de su bien y por tanto resulta inviable que ahora se reclame la restitución del monto supuestamente abonado a aquel.

Considera que el hecho del robo es imposible de evitar aún contratando seguridad y que se ha evaluado la responsabilidad de la empresa de modo laxo.

Corrido traslado a fs. 257 la actora contesta restando entidad al planteo. A fs. 266 el Ministerio Fiscal se refiere al carácter de la acción que ejerce la actora al pedir el reintegro de lo abonado, la cual se subroga en el lugar del damnificado y por tanto rigen las disposiciones de la ley de Defensa al Consumidor para concluir diciendo que en la causa se han respectado las disposiciones relativas a la ley vigente. III- Tal como ha dicho este Tribunal en su anterior composición .» la expresión de agravios, para merecer el nombre de tal, debe consistir en una crítica concreta y razonada de los fundamentos de la sentencia, en la que se demuestre punto por punto la existencia de errores de hecho o de derecho en que pudiera haber incurrido el juzgador, o las omisiones, defectos, vicios o excesos que pueda contener, no pudiendo calificarse como agravios las simples expresiones reiterativas de argumentaciones antes vertidas en similares términos en la primera instancia del proceso y que han sido desechadas por el juez con fundamentos no contradichos por el recurrente. La instancia de Alzada requiere el enjuiciamiento del fallo por parte del recurrente, quien es quien tiene la disponibilidad y medida del recurso.Por ello, el simple disentir con el pronunciamiento dictado, discrepando con la interpretación dada y sin fundamentar la oposición o sin dar bases jurídicas a un distinto punto de vista no es expresar agravios…»(5°CC 6-11-2012 causa Nº 151.701/13.027, caratulada «LEGUIZA ALVAREZ JOSÉ ANTONIO C/ SOSA ALEJANDRO Y OTS. P/ DAÑOS Y PERJUICIOS)En el caso de autos, el resumen de la sentencia dictada puntualiza una serie de fundamentos claves que no han sido desvirtuados por el escrito de expresión de agravios, en especial no se ha descartado la publicidad que realiza la demandada respecto del ofrecimiento de estacionamiento gratuito.

Asimismo, la demandada tampoco se hace cargo de los criterios reinantes en esta materia respecto de la carga probatoria y que han dado lugar a numerosos pronunciamientos.

El Superior Tribunal ya se ha expresado sobre la dificultad probatoria que existe, cuando se trata de acreditar el estacionamiento del vehículo en la playa del supermercado. En tal sentido ha afirmado que resulta suficiente acreditar hechos conducentes y relevantes que conformen indicios graves, precisos y concordantes suficientes por sí mismos para presumir que efectivamente el rodado fue sustraído en ese lugar; en otras palabras, los jueces se conforman con una prueba aproximativamente convincente… la prueba del hecho es muy dificultosa, porque se supone que quien hurta una cosa no lo hace en presencia de testigos, tal situación no puede ir en desmedro de la víctima. No se puede exigir prueba diabólica de que dejó el auto en el supermercado. Es suficiente que los elementos probatorios (en el caso indicios y presunciones) permitan reconstruir lógica y sostener verosímilmente el relato de los hechos que fundan el reclamo. En función de tales principios se ha considerado probado el hurto a través del siguiente conjunto probatorio:tickets de compras realizadas en el supermercado, denuncia formulada al sector de seguridad del comercio, coincidiendo el día y la hora; omisión del supermercado de toda actividad administrativa para delimitar qué había pasado con el personal de seguridad tercerizado como respuesta al telegrama enviado por la víctima (Cám. Nac. Civ. Sala I, 4/11/2004, Doc. Jud. 2005-1-596 y Rev. Respons. Civil y segu-ros, año VII, Febrero 2005, pág. 977); testimonial confiable y demás ( SCJM 07-05- 2014 N° 109.335, caratulada: «AVEIRO JOSE SANTIAGO EN J° 191.105/44.470 «AVEIRO JOSE SANTIAGO C/ HIPERMERCADO LI-BERTAD P/ D. Y P. s/ INC. CAS.»)

También corresponde adelantar que la falta de prueba del ingreso del rodado no puede imputarse sólo al afectado ya que no podría tener comprobantes si la empresa no los emite. Es así que respecto de la falta de controles de ingreso y egreso de la playa de estacionamiento, la jurisprudencia ha resuelto: «las consecuencias de la omisión de establecer controles al ingreso y egreso -irrestricto y gratuito- de vehículos en el estacionamiento del hipermercado que ha sido demandado por una compañía de Seguros que indemnizó al damnificado por el robo de un automotor ocurrido dentro del predio, deben jugar en contra de la demandada, pues sólo a ella les son imputables (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Sala A, 25/08/2004, «Omega, Coop. de Seg. Ltda. c/ Supermercado Mayorista Makro S.A.», La Ley 02/12/2004, 7).

En base a los principios expuestos, en el caso examen, la prueba rendida apreciada conforme los principios de la sana crítica, permite concluir que existen indicios suficientes para tener por acreditado que el robo del automotor y por tanto quién pagó el seguro, tiene derecho a reclamar al responsable del hecho ilícito, su devolución.

En efecto, además del ticket de cine el afectado dio inmediato aviso al personal de guardia, en ese momento mostró las llaves del rodado, luego en sede civil su declaración no fue impugnada ( fs.180) a lo que se agrega la inmediata denuncia policial y el informe de la empresa de seguridad quien dice que en esa zona no cámaras filmadoras.

Siendo así, conforme los parámetros seguidos por la jurisprudencia en otros casos la prueba no resulta imprecisa ni insuficiente. La demandada ofrece un entretenimiento que necesariamente impone al espectador estar un tiempo considerable apartado de su vehículo sin posibilidad de controlarlo y según se dijo el estacionamiento ha sido parte de la propuesta efectuada al consumidor, independientemente de que la playa esté directamente a su cargo o en la cadena de contratos que o relaciona con el centro comercial.

Por último, tampoco se han incorporado argumentos jurídicos para descartar el reclamo que hace la aseguradora ya que conforme lo prevé a ley de seguros los derechos del asegurado se transfieren al asegurador (art. 80 de la LS) y así lo dictamina también el señor Fiscal de Cámara.

Siendo así corresponde rechazar el recurso y confirmar el fallo en crisis.

Así voto

Sobre la misma cuestión, los Dres. Martínez Ferreyra y Rodríguez Saa manifiestan que adhieren, por las razones dadas, al voto precedente.

SOBRE LA SEGUNDA CUESTION LA DRA. MOUREU DIJO:

Que respecto de las costas se imponen a la demandada en tanto se rechaza el recurso de apelación (arts.35 y 36 del C.P.C.) Así voto Sobre la misma cuestión, los Dres. Martínez Ferreyra y Rodríguez Saa manifiestan que adhieren, por las razones dadas, al voto precedente.

Con lo que se dio por terminado el acto, procediéndose a dictar la sentencia que a continuación se inserta:

SENTENCIA:

Mendoza, 2 de junio de 2014

Y VISTOS:

El acuerdo que antecede, el Tribunal

RESUELVE:

I- Rechazar el recurso de apelación planteado por la parte demandada a fs. 235 y confirmar la resolución de fs.225/229 , con costas a la demandada vencida.

II- Regular honorarios profesionales a los Dres. JOSE VERGARA LUQUE y JUAN GUILLERMO VILA en las sumas de ($.) y ($.) respectivamente, sin perjuicio de los honorarios complementarios e IVA según corresponda (arts. 15 y 31 LA)

NOTIFIQUESE Y BAJEN.

Dra. Beatriz

MOUREU JUEZ DE CÁMARA

Dr Oscar Alberto

MARTÍNEZ FERREYERA JUEZ DE CÁMARA

Dr. Adolfo RODRÍGUEZ SÁA

JUEZ DE CÁMARA

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: