fbpx

Se aprobó la Ley del Digesto Jurídico Argentino

diputados.jpg_88717827Fecha: 12-jun-2014

Cita: MJ-MJN-79966-AR

Por Dra. Eugenia Pruzzo (*)

La minuciosa tarea realizada para la confección del Digesto Jurídico Argentino finalmente se convirtió en ley. Así, todas las normas dictadas desde 1853 quedarán depuradas y ordenadas.

El Poder Ejecutivo nacional, en el año 2011, tras un acto en la Casa de Gobierno envió el proyecto de ley al Congreso de la Nación. Este tardó en darle tratamiento, pero dos años después (27 de noviembre de 2013), la Cámara de Diputados, con 168 votos afirmativos, lo aprobó y giró a la Cámara de Senadores.

En el Senado, el debate fue un poco más arduo, pero finalmente con 41 votos favorables se convirtió en ley. Solo falta que se cumplan cuestiones formales, como la publicación en el Boletín Oficial y consecuentemente la entrada en vigencia.

Se está coronando una muy larga tarea que demoró en ser elaborada, enviada y aprobada por el Parlamento debido a la magnitud del trabajo. En el año 1994, al reformarse la Constitución nacional, se establece como obligación del Congreso la de promover la reforma de la legislación en todos sus ramos, pero recién en el año 2008, con la sanción de la Ley 24.967 , se aprobaron los principios y procedimientos que rigieron la elaboración del Digesto Jurídico Argentino.

La ardua tarea comenzó con profesionales de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y culminó con la intervención de un seleccionado grupo de juristas, especialistas en distintas ramas del derecho que fueron asistidos por una Comisión Bicameral de Seguimiento y Coordinación y por la Dirección de Información Parlamentaria.

Como corolario, se depuró la legislativa, y tan solo el 10% de las normas de carácter general existentes en la República Argentina continuarán vigentes.

Prontamente, entrará en vigencia la ley y por ello se creó una Comisión Bicameral Permanente del Digesto Jurídico Argentino. Esta actuará en el ámbito del Congreso de la Nación y evitará que la tarea de la Comisión Bicameral de Seguimiento y Coordinación para la Confección del Digesto Jurídico Argentino haya sido en vano.

Dentro de las tareas de la Comisión Bicameral, se propuso un período de observación y publicidad del Digesto, a fin de recibir consultas u objeciones en relación al encuadramiento en una categoría, la consolidación del texto o la vigencia de una ley. Con ello, se pretenden extremar las medidas de contralor sobre el contenido del texto final.

Una vez que entre en vigencia la ley, la tarea más espinosa va a ser mantenerla actualizada. Con acierto, la mencionada Comisión Bicameral quedó a cargo de esta tarea y deberá hacer el seguimiento de la nueva legislación que se dicte. También quedó encargada de la aprobación de las actualizaciones, para las que se estableció un procedimiento específico de tratamiento y aprobación.

Asimismo, se dispuso que transcurridos cinco días desde la publicación de una ley en el Boletín Oficial, será agregada en el sitio web del Digesto Jurídico Argentino, encuadrándola en la categoría correspondiente.

De este modo, con la creación de un sitio web, habilitado especialmente para el Digesto, la edición electrónica cobra fuerza y tendrá el mismo valor jurídico que su publicación en la versión impresa del Boletín Oficial. La edición digital deberá garantizar la integridad, autenticidad e inalterabilidad de lo publicado, así como su más amplia disponibilidad.

Podemos concluir, entonces, que no solo se ha agilizado y facilitado el acceso al texto del Digesto, sino que sobre todo, se está contribuyendo a la modernización del sistema legislativo.

Además, debe informarse que, cuando la ley esté vigente, las normas incluidas en el Digesto se identificarán y ordenarán conforme la letra relativa a la rama del derecho a la que corresponden: ADM) administrativo; ACU) cultura, ciencia y tecnología; AED) educación; ASA) salud pública; ASE) seguridad; ASO) acción y desarrollo social; B) aduanero; C) aeronáutico-espacial; D) bancario, monetario y financiero; E) civil; F) comercial; G) comunitario; H) constitucional; I) de la comunicación; J) diplomático y consular; K) económico; L) impositivo; M) industrial; N) internacional privado; O) internacional público; P) laboral; Q) medio ambiente; R) militar; S) penal; T) político; U) procesal civil y comercial: V) procesal penal; W) público provincial y municipal; X) recursos naturales; Y) seguridad social; Z) transporte y seguros.

Sentado lo anterior, podemos decir que el objeto del Digesto se encuentra consolidado, habiéndose ordenado y depurado el sistema legal, pero el aspecto más sustancial de la reforma es el avance producido en lo atinente a la seguridad jurídica.

La cantidad de normas dictadas desde 1853 (leyes, decretos leyes y decretos de necesidad y urgencia) hacen que ni los aplicadores e intérpretes de las normas podamos conocer todo el derecho. Así la exigencia del art. 20 del Código Civil (la ignorancia de las leyes no sirve de excusa si la excepción no está expresamente autorizada por la ley) es una mera ficción que lo único que permite es aplicar la ley y hacerla ejecutiva.

La proliferación de normas afecta de manera directa e inaceptable la seguridad jurídica de toda la sociedad y el principio constitucional según el cual «nadie está obligado a hacer lo que la ley no manda ni privado de lo que ella no prohíbe» (cfr. art. 19 ). Ante ello, lo que consolida el Digesto es la certeza sobre el derecho.

Como corolario, debo decir que resulta por demás alentador visualizar que la labor realizada va a ser actualizada e informatizada, en forma constante, y que dicha obligación fue adjudicada en forma concreta a entidades creadas al efecto.

En resumidas cuentas, y que tal como lo definió el ministro Dr. Julio ALAK, estamos ante una obra histórica que democratiza el derecho, lo ordena, depura y sistematiza, por lo que no me cansaré de agradecer al profesor Roland ARAZI por su convocatoria para que participe como su colaboradora, en este proyecto, que hoy ya es ley.

———-

 Acceda al texto de la Ley 26939 y sus Anexos

———-

(*) Profesora de Patrocinio Jurídico, UBA. Profesora invitada en cursos de posgrado, UBA. Profesora auxiliar de Régimen Jurídico de la Información, UP. Disertante en congresos y jornadas de CAPIF (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas) y de APDIF (Asociación para la Protección de Derechos Intelectuales de Fonogramas) sobre derecho procesal, derecho marcario y derechos intelectuales. Ha colaborado en las obras Recursos ordinarios y extraordinarios del Dr. Roland Arazi y Código Procesal Civil y Comercial comentado de los Dres. Roland Arazi y Jorge Rojas.

———–

Documentos relacionados:

– Pruzzo, Eugenia, El Digesto Jurídico Argentino, MJD5718 .

– Suárez, Enrique L., Herramientas para lograr una verdadera dinámica republicana y una mejor calidad institucional (la importancia de la consolidación normativa y la elaboración de los digestos jurídicos), MJD4192 .

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: