La presencia de un escribano en las asamblea no importa una intromisión indebida en la sociedad por partes del accionista

Foto03_Asamblea_17_03_2010(1)Partes: Multicanal S.A. c/ Supercanal S.A. y otros s/ medida precautoria, Incidente del artículo 250 del Código Procesal

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial

Sala/Juzgado: A

Fecha: 27-mar-2014

Cita: MJ-JU-M-85981-AR | MJJ85981

La empresa actora tiene la facultad de concurrir a toda asamblea que se celebre acompañada por un escribano, quien debe mantener el secreto profesional de los actos en los que intervenga, no importando esto una intromisión indebida en la entidad.

Sumario:

1.-La presencia de un escribano mientras se realizan las asambleas de accionistas no importa una intromisión indebida en la entidad.

2.-Conforme lo dispone el art. 11, inc. c) de la ley 12.990, es deber esencial del escribano, mantener el secreto profesional sobre los actos en que intervenga en ejercicio de su función, a lo que debe añadirse que la exhibición de los protocolos sólo podrá hacerla a requerimiento de los otorgantes o sus sucesores respecto de los actos en que hubieran intervenido y por otros escribanos en los casos y formas que establezca el reglamento, o por orden judicial.

3.-El temor manifestado por la apelante en cuanto a que cualquier tercero ajeno a la sociedad podría tener acceso a la información que contenga el acta labrada por el escribano, carece de asidero, ya que legalmente dicho notario no se encuentra facultado a exhibir sus protocolos a personas extrañas al acto celebrado.

4.-En tanto la medida cautelar decretada, consistente en hasta tanto se dicte sentencia definitiva, la sociedad accionista de la demandada, tenía facultad de concurrir a toda asamblea que se celebre en lo sucesivo acompañado de un escribano, requerido para dar fe de todo cuanto acontezca en su desarrollo, quedando a cargo de la actora el costo de dicha labor profesional, no importaría un perjuicio para la sociedad, presunción que no ha sido desvirtuada por la recurrente, no se advierte procedente agravar la caución juratoria dispuesta y exigir a la accionante que otorgue una real. N.R.: Sumarios elaborados por Ricardo A. Nissen.

Fallo:

Buenos Aires, 27 de Marzo de 2014.- Y VISTOS:

1.) Apeló la demandada la resolución copiada a fs. 45/50 en cuanto el juez de grado dispuso como medida precautoria que, hasta tanto se dicte sentencia definitiva en el proceso principal, Multicanal SA tenía facultad de concurrir a toda asamblea que se celebre en lo sucesivo acompañado por escribano requerido para dar fe de todo cuanto acontezca en su desarrollo, quedando a cargo de la actora el costo de dicha labor profesional.

Los fundamentos obran desarrollados a fs. 134/37, los que fueron contestados a fs. 139/41.- 2.) Se quejó la accionada porque la medida dispuesta no fue requerida por la actora y no guardaría relación alguna con el objeto de la demanda, por lo que no sería efectiva a los fines de solucionar la ausencia de affectio societatis por parte de aquélla. Añadió que la accionante habría sido acompañada por un escribano público en otra asamblea sin que hubiera agregado el acta en el proceso, por lo que no se entendía la finalidad de la medida decretada. Señaló que la cautelar dispuesta importaba transformar el carácter privado de las actas de la sociedad, convirtiéndolas en instrumentos públicos, con acceso por parte de cualquier tercero que no guarde relación con la sociedad a lo allí decidido, al acceder al registro del escribano interviniente.

Finalmente se agravió de que se dispusiera solamente caución juratoria y no una real.

3.) En autos la actora, Multicanal SA, promovió la presente demanda de remoción de directores contra Supercanal SA, Daniel Eduardo Vila, Alfredo Luis Vila Santander, Jose Luis Manzano, Agustín Daniel Vila, Mariano Cruz Lucero, además de la remoción de los integrantes de la Comisión Fiscalizadora, Sres. Alberto Anta, Cesar Ricardo Etchepare y Diego Fernando Madero.

Fundó su demanda en que:i) los accionados habrían avalado un proceso de modificación del capital social resuelto en la asamblea del 25/1/00, aceptando y convalidando todos los actos previos y posteriores a ese acto que finalmente fue declarado parcialmente nulo mediante sentencia dictada el 23/4/12 en los autos “Multicanal SA y otros c/ Supercanal Holding SA s/medida precautoria” (expte N° 41964, Reg. de Cámara N° 71891/2000), la que se encuentra apelada; ii) se habría permitido la conculcación de los derechos de Multicanal SA, provocando la promoción de innumerables acciones judiciales tendientes a reencauzar la situación de la sociedad demandada; iii) se habrían ignorado e incumplido dos sentencias judiciales que declararon la nulidad de decisiones asamblearias adoptadas con su consentimiento y jamás impugnadas por directores y síndicos; iv) se habrían incumplido las normas que impiden a los directores actuar con interés contrario al de la sociedad; v) se llevó adelante un proceso concursal en el que se encontrarían afectados derechos de accionistas y acreedores como consecuencia de lo decidido en la asamblea del 25/1/00; vi) se habría ejecutado un aumento de capital cuando aún no se encontraba firme la resolución homologatoria del proceso concursal de la sociedad; vii) habrían violado el derecho de información de la actora, evitando contestar requerimientos y/o entregar documentación indispensable para conocer la situación de la sociedad; viii) habría impedido ilegítimamente el ingreso del mandante de la actora en actos asamblearios en compañía de un escribano, pues en la asamblea celebrada el 1/2/12 se dispuso que la escribana que acompañó al representante de la actora, se retirara del lugar en donde se llevaba a cabo dicha asamblea; ix) se habría impedido ilegítimamente la notificación de una medida cautelar que no permitía tratar ciertos puntos del orden del día de la asamblea del 1/2/12, pues al intentar entrar un abogado de la actora notificando dicha medida, no se le permitió el acceso al recinto, cerrándose la puerta de la oficinaen donde se estaba celebrando la asamblea en cuestión; x) se habría burlado el art. 252 LSC, cuando sabiendo de dicha medida judicial siguieron adelante con un proceso de modificación de capital social cuestionado judicialmente; xi) habrían percibido remuneraciones en exceso en contra de lo dispuesto por el art. 261 LCS y sentencias dictadas en otros autos.

En ese marco, solicitó la intervención de Supercanal SA, con desplazamiento del órgano de administración, medida que fue desestimada por el juez de grado, con fundamento en que las cuestiones atinentes a la desatención de sentencias dictadas en otros procesos, ya se encuentra judicializada, así como también, el hecho referido a la obstrucción de la notificación y efectivización de la resolución cautelar dictada en relación a la asamblea celebrada el 1/2/12. Indicó que, además, ya se encontraba firme la resolución de homologación del concurso preventivo. Añadió que la sentencia dictada en los autos “Multicanal SA y otros c/ Supercanal Holding SA s/medida precautoria” (expte N° 41964, Reg. de Cámara N° 71891/2000) se encontraba apelada, por lo que no era factible dictar una medida cautelar con fundamento en dicha decisión. Apuntó que no se había demostrado debidamente que se hubiera conculcado su derecho a la información.Sin embargo, tomando en consideración que en el acta de la asamblea llevada a cabo el 1/2/12 no se habría reflejado una situación ocurrida en relación a la notificación de una cautelar dispuesta, la que no pudo ser notificada pues no se admitió el ingreso del notificador a dicho acto y que no entendía la negativa del presidente de la sociedad para que estuviera presente un escribano, dispuso como medida preventiva que la actora tenía facultad para concurrir a toda asamblea que se celebre en lo sucesivo acompañada por un escribano para dar fe de todo cuanto acontezca en su desarrollo.

4.) En este marco, cabe señalar que no se advierte que la medida dictada por el juez de grado dentro de las facultades que le otorga el art. 204 CPCC, produzca a la recurrente un perjuicio irreparable que amerite dejarla sin efecto.

Ello así, por cuanto el único agravio esbozado por la demandada al respecto, radica en que al labrarse actas notariales de las asambleas que realice la sociedad, la información allí discutida quedaría expuesta y podría ser visualizada por cualquier persona.

Sin embargo, la recurrente no se hace cargo que, conforme lo dispone el art. 11, inc. c) de la ley 12.990, es deber esencial del escribano, mantener el secreto profesional sobre los actos en que intervenga en ejercicio de su función.Añadiéndose que la exhibición de los protocolos sólo podrá hacerla a requerimiento de los otorgantes o sus sucesores respecto de los actos en que hubieran intervenido y por otros escribanos en los casos y formas que establezca el reglamento, o por orden judicial.

Por ende, el temor manifestado por la apelante en cuanto a que cualquier tercero ajeno a la sociedad podría tener acceso a la información que contenga el acta labrada por el escribano, carece de asidero, ya que legalmente dicho notario no se encuentra facultado a exhibir sus protocolos a personas extrañas al acto celebrado.

En ese contexto, apreciándose que la medida ordenada no ocasionaría perjuicio alguno a la sociedad, pues la presencia de un escribano mientras se realizan las asambleas de accionistas no importa una intromisión indebida en la entidad, y visto que, por otro lado, la recurrente no ha desvirtuado las razones que llevaron al juez a disponer dicha cautelar, no cabe más que desestimar el presente recurso.

5.) En cuanto a la contracautela exigida, visto que, como ya se señalara en párrafos anteriores, la cautelar decretada no importaría un perjuicio para la sociedad, presunción que no ha sido desvirtuada por la recurrente, no se advierte procedente agravar la caución juratoria dispuesta y exigir a la accionante que otorgue una real. Máxime, atendiendo a la naturaleza de la actora, cuya falta de solvencia no ha sido invocada por la apelante.

6.) Por lo expuesto, esta Sala RESUELVE: a) Rechazar el presente recurso, y en consecuencia, confirmar la resolución apelada en todo lo que decide y fue materia de agravio. b) Imponer las costas devengadas en Alzada, a cargo de la recurrente quien ha resultado vencida en esta instancia (art. 68 CPCC).- A fin de cumplir con la publicidad prevista por el art. 1 de la ley 25.856, según el Punto I.3 del Protocolo anexado a la Acordada 24/13 CSJN y con el objeto de implementar esa medida evitando obstaculizar la normal circulación de la causa, hágase saber a las partes que la publicidad de la sentencia dada en autos se efectuará, mediante la pertinente notificación al CIJ, una vez transcurridos treinta (30) días desde su dictado, plazo durante el cual razonablemente cabe presumir que las partes ya habrán sido notificadas.

Devuélvase a primera instancia, encomendándose al Sr. Juez a quo disponer las notificaciones del caso con copia de la presente resolución.

Alfredo Arturo Kölliker Frers.

Isabel Míguez.

María Elsa Uzal.

Ante mí: María Verónica Balbi.

Es copia del original que corre a fs. 150/152 de los autos de la materia.

María Verónica Balbi – Secretaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s