fbpx

En el juicio de consignación de llaves del inmueble se deben probar los hechos ante la negativa del locador demandado

locadorPartes: Tauriani Oscar c/ Sciapichetti Gladys s/ consignación

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Rosario

Fecha: 12-nov-2013

Cita: MJ-JU-M-85909-AR | MJJ85909 | MJJ85909

Si el locatario alegó que el locador no le recibe el inmueble, en el juicio de consignación de llaves debe probar los hechos ante la negativa del locador demandado.

Sumario:

1.-Corresponde rechazar la demanda sumaria de consignación de llave de inmueble intentada por el locatario desde que si quien debe impulsar la prueba no lo hace, corriendo así con las consecuencias disvaliosas de tal inactividad y habiendo la demandada negado en forma expresa en su escrito de responde los hechos afirmados por la actora, pesaba sobre ésta el esfuerzo probatorio y fue nula la actividad probatoria en tal sentido al no ofrecer prueba, ni realizar actividad probatoria alguna de la actora.

Fallo:

ROSARIO, 12 de noviembre de 2013

Y VISTOS: Los presentes autos caratulados: «TAURIANI OSCAR C. SCIAPICHETTI GLADYS S. CONSIGNACION», EXPTE NRO 1701/12.-

DE LOS QUE RESULTA: Que a fs. 10/11 de autos la parte actora, Oscar Gustavo Tauriani, por intermedio de apoderado, inicia ante el Juzgado de Circuito de Arroyo Seco demanda sumaria de consignación de llave del inmueble sito en calle Galvez 347 de Arroyo Seco, contra Gladys Sciapicheti de Fattore.

Afirma la actora en su escrito inicial que es locatario del inmueble ubicado en calle Galvez 347 de al ciudad de Arroyo Seco, y que la demandada es la locadora. Que ambos celebraros un contrario de locación respecto de dicho inmueble con vencimiento el día 11 de agosto de 2011.

Relata que en reiteradas oportunidades quiso hacer entrega del inmueble pero que el locador se ha negado a recibirlo sin motivo alguno.

Manifiesta que a pesar de los reiterados reclamos extrajudiciales se ve obligado a iniciar la presente demanda de consignación, solicitando las costas sean a cargo del demandado por haber dado lugar a la reclamación.

Citado y emplazado el demandado a estar a derecho según decreto de fs. 12, comparece Gladys Sciapichetti de Fattore a fs. 17 por intermedio de apoderado (Dr. Di Tullio).

Ordenado el traslado de la demanda según decreto de fs. 21 vta., la demandada interpone la excepción de incompetencia como se previo y especial pronunciamiento mediante escrito de fs. 22. Afirma que en la cláusula XVIII del contrato de locación supra mencionado, las partes pactaron una prórroga de la competencia, estableciendo como jurisdicción competente a los tribunales ordinarios de Rosario.

Ordenado el traslado de la excepción mediante decreto de fs. 23, la actora se allana, solicitando la remisión de las actuaciones a los Tribunales Ordinarios de Rosario (escrito de fs. 24).

Celebrada la Audiencia de Vista de Causa (fs. 25) en presencia de las partes, ambas ratifican lo oportunamente expuesto en sendos escritos.

Pasados los autos a despacho, se resuelve la incidencia planteada mediante la providencia Nro. 2013/11 (fs.26), haciendo lugar a la excepción interpuesta y declarándose el Magistrado incompetente, disponiendo la remisión de los presentes al Juzgado que corresponda, con costas a la actora.

Apelada dicha resolución por la actora mediante escrito de fs. 28, la misma es confirmada por deserción del recurso (fs. 64)

En su escrito de fs. 28, el Dr. Vannelli renuncia al mandato oportunamente otorgado por la actora. Citada y emplazada para que comparezca a estar a derecho (decreto de fs. 28 vta), la misma comparece a fs. 35 por derecho propio y con el patrocinio letrado del Dr. Pierucci.

Venidos los autos a los Tribunales de Rosario conforme lo oportunamente ordenado, los mismos son asignados a este Juzgado de Circuito de la 2da Nominación conforme constancias de fs. 67.

Mediante escrito de fs. 71/73 la accionada contesta la demanda, rechazando los hechos afirmados en la misma por las razones que allí expone.

En su escrito de fs. 76, el Dr. Pierucci renuncia al patrocino que ejerce por el actor, por lo que se intima a este última (fs. 76 vta) a constituir nuevo domicilio ad-litem bajo apercibimiento del art. 37 del CPCCSF (decreto de fs. 77).

En el marco de la audiencia del art. 19 del CPCCSF celebrada en fecha 15 de marzo de 2013 (fs. 78) el actor comparece con nuevo patrocinante, la Dra. Toralbo, constituyendo nuevo domicilio ad litem. Dicha profesional renuncia al patrocino en su escrito de fs. 83 por lo que, habiendo sido debidamente intimado el actor para que constituya nuevo domicilio ad-litem (cédulas de fs. 86/7), se hacen efectivos los apercibimientos del artículo 37 del CPCCSF y se lo tiene por constituido domicilio en Secretaría (decreto de fs. 88).

Abierta la causa a prueba con el decreto de fs. 88, ofrece prueba la demandada y no así la actora.

Proveídas las pruebas por este Tribunal según decreto de fs. 90, se producen en autos las siguientes: Testimonial: según Acta de fs. 91.

Clausurado el período de pruebas según decreto de fs.92 y con los autos a disposición de las partes para alegar, cumple con dicha carga procesal la demandada a fs. 93, no así la actora.

Llamados los autos para sentencia con el decreto de fs. 93 vta., notificado, firme y consentido dicho decreto saneador por ambos litigantes, quedan los presentes en estado de ser fallados;

Y CONSIDERANDO: Que trabada la litis en los términos expuestos, corresponde a este Magistrado analizar las constancias de autos y determinar el derecho aplicable al caso en estudio.

Así, debo decir que la demandada ha negado en forma expresa en su escrito de responde (fs. 71/73) los hechos afirmados por la actora en la demanda. En consecuencia, y por aplicación de las reglas que gobiernan la carga de la prueba (onus probandi), la accionada con su negativa cargó el esfuerzo probatorio en la actora, quien debió confirmar en la etapa probatoria correspondiente lo afirmado en su demanda. Y no lo hizo, nula fue la actividad probatoria en tal sentido. Más aun, ni siquiera ofreció prueba. No existió en autos actividad probatoria alguna de la actora. Reitero, ni tan siquiera ofreció prueba.

Y sabido es que en materia probatoria si quien debe impulsar la prueba no lo hace, corre con las consecuencias disvaliosas de tal inactividad.

Destacada doctrina relata que:

«La finalidad de la actividad probatoria, consiste en llevar al órgano judicial la convicción de los hechos afirmados en las alegaciones procesales, actividad que incumbe primordialmente a las partes, sobre las que pesa por tanto, la carga de incorporar al proceso por los medios correspondientes, los datos susceptibles de cotejarse con aquellos hechos». (Palacio Lino, Derecho Procesal Civil, T. IV, pág 361/362).

La Jurisprudencia de nuestros Tribunales en relación a la carga de la prueba tiene dicho que:

«La carga de la prueba es un imperativo del propio interés de cada litigante».(CC y C Sala 3° constituida en Tribunal Integrado de 5 miembros 05/02/91 en autos Semenaro Hugo c. Los Dos Chinos s. Ordinario, T. 56 J-305, Rep Zeus T. 9 pág. 941).

«Cada litigante debe acreditar los hechos y circunstancias en los cuales apoya sus pretensiones o defensas». (Juzgado Civ y Com Rosario 5° Nominación, T. 62, J-37 Rep. Zeus T. 10 pág. 941).

«La carga de la prueba se determina y distribuye a partir de la constitución litigiosa y tanto por ser un hecho constitutivo como en caso de haber sido expresamente negado, la carga probatoria caía ineludiblemente sobre el accionante» (Cciv y Com Santa Fe, Sala 1°, 16/4/91, Rep. Zeus T. 9 pág. 940).

Por lo expuesto, constancias de autor y normas procesales de los artículos 143, 145, 243, 245, 408 y concordantes del CPCCSF;

FALLO: 1) Rechazar la demanda instaurada, con costas a la actora.

Insértese y hágase saber. (Expte. Nro. 1701/12)

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: