Exclusión de la sanción de inhabilitación para conducir ya que generaría un alto costo laboral y familiar al condenado

DemandaPartes: Z. H. G. s/ lesiones graves culposas

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario

Sala/Juzgado: Primera

Fecha: 19-feb-2014

Cita: MJ-JU-M-85943-AR | MJJ85943 | MJJ85943

Se excluye de la condena por el delito de lesiones la sanción de inhabilitación para conducir ya que generaría un alto costo al condenado al impedirle desenvolverse en sus tareas de viajante de comercio y obstruiría la asistencia a sus ancianas madre y tía que se encuentran a su cargo.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el fallo condenatorio apelado en lo principal, excluyendo la pena impuesta de inhabilitación especial para conducir automotores cuando el ofendido ha explicitado ante el tribunal que carece de interés que su ofensor sea condenado especialmente respecto a la sanción de inhabilitación para conducir ya que de aplicarse generaría un alto costo laboral y familiar al condenado por impedírsele desenvolver sus tareas específicas y obstruiría la asistencia a sus ancianas madre y tía que se encuentran a cargo del mismo.

2.-Tratándose de una sentencia condenatoria por el delito de lesiones donde transcurrieron más de cinco años desde el día del hecho y careciendo el condenado de algún antecedente judicial, en especial, ninguno vinculado con delitos imprudentes en el ámbito del tráfico automotor y habiendo cubierto su compañía de seguro con integral satisfacción para la víctima la indemnización y todo los gastos del tratamiento y rehabilitación que le demandó el accidente -hospitalización, traslados interurbanos en remises y ambulancias-, recibiendo incluso visitas domiciliarias del encartado cuando estaba postrado el ofendido su vivienda, cabe confirmar la sentencia excluyendo la pena de inhabilitación para conducir, debido a que se desempeña como viajante de comercio y colabora en el sustento de sus ancianas madre y tía.

Fallo:

En la ciudad de Rosario, a los 19 días del mes de febrero de dos mil catorce, se reúnen en Acuerdo los Sres. Jueces de la Sala Primera de la Cámara de Apelación en lo Penal, a fin de dictar sentencia definitiva en la causa seguida a Z., H. G., soltero, argentino, instruído, comerciante, con domicioio en . de Sancti Spiritu, nacido en Sancti Spiritu el . , hijo de H. Luis y de Teresa Rosa Angela V., DNI N° . por el delito de lesiones graves culposas;- Expte. Nro. 155/13 del Juzgado de origen, registrado por ante la Mesa General de Entradas y Movimiento de la Excma. Cámara de Apelación en lo Penal bajo el Nro. 1788/13 y en trámite por ante esta Sala Primera-; y estudiados los autos, se plantearon las siguientes cuestiones a resolver:

I.- ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

II.- QUE PRONUNCIAMIENTO CORRESPONDE DICTAR EN CONSECUENCIA?

Practicado el sorteo dispuesto por la ley, resultó el siguiente orden de votación: Jueces de Cámara, Dres. Ivaldi Artacho, Pangia y Lurati.

A LA PRIMERA CUESTION EL DR. IVALDI ARTACHO DIJO:

La sentencia nro. 848 del 6 de agosto de 2013 dictada por el Sr. Juez en lo Penal Correccional y Faltas de la 2da Nominación de Venado Tuerto, Dr. Jorge R. Gastonjauregui, declara a H. G. Z., autor penalmente responsable del delito de lesiones graves culposas, condenándolo a la pena de tres mil pesos de multa e inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por el termino de dieciocho meses de cumplimiento efectivo y costas.

Contra dicho pronunciamiento interpone recurso de apelación la defensa del condenado y, concedido que fuera el mismo, queda abierta la instancia de alzada y expresa agravios a través de su abogado defensor Dr.Díaz Velez.

Se imputa al encartado el hecho consistente en que conduciendo una camioneta marca Toyota Hilux dominio GVB087 con dirección de Oeste a Este por calle Lisandro de la Torre la cual tiene doble sentido de circulación en la localidad de Sancti Spíritu, y al llegar a la intersección de dicha con la calle Sarmiento, haber intentado un giro hacia la izquierda con su vehículo para tomar por ésta arteria, no divisando que en sentido contrario por calle Lisandro de la Torre, circulaba el llamado Facundo Martín Vázquez conduciendo una moto Honda Guerrero Queen 125, ya a consecuencia de esta maniobra imprudente o negligente, haber colisionado con ésta, producto de lo cual resultó con lesiones graves el llamado Facundo Martín Vázquez. Hecho ocurrido en fecha 13 de agosto de 2008 a las 19:45 horas aproximadamente.

I.- La defensa expresa que la interpretación hecha por el a quo es errónea porque su defendido transitaba a baja velocidad por calle Lisandro de la Torre de Sancti Spiritu, cuando al llegar a la intersección con calle Sarmiento detuvo su marcha, colocó las luces de giro hacia su izquierda y una vez seguro de que ningún vehículo se desplazaba por el lugar emprendió la maniobra de giro. Continúa relatando que en esas circunstancias aparece una moto marca Honda a toda velocidad, la cual impacta directamente con la parte delantera izquierda de la camioneta. Aduce que la aparición imprevista de la moto fue la que introdujo el elemento determinante del siniestro. Refiere que ha quedado debidamente probado que la mecánica del accidente evidencia que su defendido fue impactado, pues fue embestido por el motociclista el cual se movilizaba al margen de la legalidad siendo que no puede exigirse a su pupilo que prevea que un desaprensivo motociclista se lo va a llevar por delante. Agrega que nadie puede ser culpable de las consecuencias sufridas por quien actuó al margen de la legalidad en tanto y en cuanto no incurra también en transgresiones a la normativa vigente.Hace incapié en que su defendido en ningún momento produjo la acción ni adoptó conducta contraria al mandato de seguridad o del deber de cuidado capaz de generar el resultado dañoso.

Realiza reserva constitucional.

II.- Corrido que le fuera el traslado para contestar los agravios precedentes, el titular de la acción penal aduce que se remite a lo expuesto al momento de contestar los agravios al procesamiento del condenado. Agrega que la declaración prestada por la víctima, luce coherente y a su vez se ve avalada por el croquis realizado por la preventora y las actas de las pericias de fs. 15 y 16 donde se informa que la camioneta colisionó a la moto con la parte delantera izquierda y a ella en el costado de la misma y que a su vez el punto de impacto fué en el carril por donde venía circulando la víctima de autos, por lo cual queda demostrado que Z. al pretender realizar el giro a la izquierda no tomó las precauciones necesarias para una maniobra tan riesgosa sobre todo teniendo en cuenta que lo hacía en una vía de doble circulación. Afirma que el imputado violó el deber de cuidado porque tenía la obligación de verificar que por la mano contraria no circulara ningún otro vehículo. Agrega que surge el informe de la pericia mecánica de fs. 121/122 que el accidente se produjo sobre el carril de calle Lisandro de la Torre, o sea, por el carril en el que circulaba la motocicleta, que deduce que las velocidades aproximadas de cada uno de los rodados no excedían de 309 km/h al momento de la colisión y que considera a la camioneta como embistente.Solicita la confirmación íntegra de la sentencia apelada.

III.- Analizados los agravios de la apelante, el escrito de responde, el fallo impugnado y todas las constancias de autos estimo que es ajustado confirmar el pronunciamiento, salvo en lo atinente a la pena impuesta de inhabilitación especial por 18 meses para conducir automotores, cuya exclusión postulo por las razones que señalo más adelante.

De acuerdo a las constancias de autos (en especial la pericia mecánica de fs. 121/3, inspección ocular y croquis de fs. 11/2, localización de daños en la moto constatados a fs. 16), al momento del hecho el acusado Z. conducía por calle Lisandro de la Torre (de doble mano) hacia el este, gira hacia la izquierda para tomar hacia el norte por calle Saavedra (también de doble mano) e impacta a la moto 125 cc. que conducía la víctima Vázquez, la que se dirigía por el carril contrario de L. de la Torre de este a oeste. El punto de colisión acaece sobre la vía de circulación de la moto y el vehículo embistente es la camioneta que manejaba el procesado. Ninguno de los automotores circulaba a excesiva velocidad (no más de 30 kms./h.: fs. 121vta.). La superficie del piso estaba seca y limpia y el clima al instante del siniestro era óptimo. Ningún extremo que se desprenda del caso permite sostener que Z. no estaba en condiciones de chequear con tiempo suficiente que una moto venía de frente por el sitio sobre el que se procuraba doblar.

El escenario apuntado verifica una posición dominante empleada imprudentemente por Z. y una gama de circunstancias que lo sindican como penalmente responsable del accionar endilgado:el mismo debió intensificar su diligencia al realizar el giro con el que se avanza sobre la senda contraria; él es quien manejaba el rodado embistente -una unidad de gran porte a comparación con el motovehículo del ofendido-; la prioridad de paso la poseía el damnificado, dado quien giraba para cruzar por su mano era el encausado con su Toyota; y surge evidente que el impacto se produce en la línea de marcha que seguía la víctima cuando es invadida por el imputado.

Que conforme cita el aquo a fs. 157 la LNT en su art. 39 establece como regla esencial que el conductor de “.circular con cuidado y prevención, conservando en todo momento el dominio efectivo del vehículo o animal, teniendo en cuenta los riesgos propios de la circulación y demás circunstancias del tránsito”

El giro para tomar hacia otra vía es una delicada y riesgosa maniobra que incluso normativamente vence a la regla absoluta de la prioridad de paso para el que cruza desde su derecha (art. 41 de la LNT 24.449). Esta normativa establece además que “cualquier maniobra deben advertirla previamente y realizarla con precaución, sin crear riesgo ni afectar la fluidez del tránsito”, algo que no se advierte respecto a Z., aún cuando él mismo hacia empleado el guiño para anunciar su giro, esto así dado la calidad de embiste que exhibe aquél, la naturaleza de la maniobra y el punto de la entrecrucijada en donde colisiona los rodados. Aún dando por cierto que el encartado expuso la luz de giro tal como lo exige la ley de tránsito, esto se relativiza -sin significar una lectura parcializada o tendenciosa como se asegura a fs. 171vta.- frente al contexto total del hecho al tiempo del accidente:supondría una lectura fraccionada de lo ocurrido excluir automáticamente de consecuencias legales a quien pone el guiño para girar, pero sin evaluar integralmente cuál ha sido el resto de su proceder durante el subrepticio episodio, lo cual brindaría irrazonablemente un virtual autorización para proceder sin seguir el resto de deberes atinentes a la circulación.

De este modo, y en la misma línea postulada por la fiscalía y a contrario de lo que se agravia la defensa, verifica esta alzada que la sentencia concluye adecuadamente que las lesiones sufridas por la víctima son producto indudable y directo de la violación a sus deberes de cuidado por parte del encartado en las condiciones de tiempo, lugar, dinámica y personas examinadas en el caso.

Cuestión relativa a la pena de inhabilitación especial impuesta:

IV.- El fallo fija contra el acusado, además de la pena multa de 3.000 $, la de inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por el término de 18 meses.

A la hora del visu ante esta Alzada (fs. 187), Z. instó y fundamentó que, en su caso, no se le aplique la sanción de inhabilitación determinada por el tribunal aquo. Así expuso que “. vive en su domicilio con mi madre de 85 años, estando a cargo del cuidado del mi tía que viven en el pueblo frente a mi -ella tiene 99 años-, que me dedico a intermediar en la venta de maquinaria agrícola contando con el comercio “H. Z.Impl ementos Agrícolas”; . que en razón de la edad de su tía a cuyo cargo se encuentra y por el trabajo que desempeña, me traería muy graves perjuicios que por este hecho que se me juzga me quitaran el carnet de conducir , en primer lugar por la salud de mi gente (vivo en un pueblo que carece de servicios médicos de mediana o alta complejidad, como resonancias, etc., lo que me obliga a viajar a Venado Tuerto, a 50 km.s de mi pueblo, cada vez que la situación de mi madre o mi tía lo exige, todo ello sin perjuicio además de las urgencias cardiológicas, etc.), además para mi trabajo tengo que viajar a las distintas localidades yo mismo dado que no tengo empleados”. Además señaló en relación a la víctima Facundo Martín Vázquez que “. yo tengo una relación tan buena con él que se me ofreció para interceder ante este proceso. El vive también en el pueblo y su madre es el personal del servicio de la escuela especial Santa Germana Cousin -ubicada también en el pueblo-, la cual es una escuela para chicos con capacidades especiales, escuela con la cual soy colaborador externo (monetariamente y ayudando a veces pintando, etc., he estado en otras ocasiones en la comisión de dicha institución).; la Cía. de seguros mía (yo tenía seguro contra todo riesgo en la Cía. Cooperación Mutual Patronal de Venado Tuerto) le cubrió todo lo ocurrido, incluso hasta los viajes de rehabilitación hasta Venado Tuerto. Que yo lo que quiero nuevamente expresar que en su caso no tendría problemas en hacer tareas comunitarias o lo que se me diga, lo que me mataría es que ahora me sacaran el carnet, me traería unos perjuicios familiares y laborales tremendos”.

Que ante las manifestaciones del procesado, el tribunal citó y tomó conocimiento personal de la víctima Facundo Martín Vazquez Ojeda (fs.191). El mismo cuenta con 23 años, se domicilia en la misma comuna de Sancti Spiritu (Sta.Fe) en la que vive el inculpado, cuenta con estudios secundarios completos, es viajante y tiene una distribuidora de lácteos por la zona junto a padre. Este joven corroboró plenamente todo lo dicho por Z. ante esta instancia. En lo que es de interés para el punto bajo examen señaló que “.a raíz del hecho yo tuve fractura expuesta de tibia y peroné; el hecho fue un accidente como puede ser cualquier accidente, Z. no me vió cuando quiso doblar hacia la esquina donde está ubicado su local venta de maquinaria y me dio con la trompa de su Toyota Hilux; estuve un año para recuperarme, 4 o 5 meses en cama, más la rehabilitación; la compañía de seguro Cooperación Seguro que tenía Z. -muy buena Cía.- me cubrió todo, la verdad que se portó muy bien, me cubrieron todo: hospital, viajes en remisses, ambulancia, todo, todo; me dieron además una indemnización que para mi estuvo bien; ahora estoy totalmente recuperado de eso, me jode un poco la rodilla pero está bastante bien; con Z. tengo muy buena relación, lo conozco del pueblo desde antes del accidente; él, más allá de la Cía. , me iba a visitar personalmente siempre cuando estaba en cama; mi madre además trabaja en una Escuela Especial -yo incluso tengo una hermana con discapacidad especial-, en esta Escuela colabora Z.”.

En cuento al extremo punitivo bajo análisis sostuvo que si al acusado Z. “.le sacan el carnet de conducir lo matan, dado que él se dedica a eso, viaja a vender y comprar maquinaria, le cortás los brazos si pasa eso, además por el tema de su familia también, tiene la madre y la tía muy viejitas y él está a cargo de ellas”.

Reveló asimismo que él no tiene interés alguno que Z.reciba un castigo condenatorio por el suceso sufrido.

V.- Que a más de cinco años desde el día del hecho, surge de las constancias de autos que el condenado carece de algún antecedente judicial, en especial, ninguno vinculado con delitos imprudentes en el ámbito del tráfico automotor. Así se desprende también que su compañía de seguro cubrió con integral satisfacción para la víctima la indemnización y todo los gastos del tratamiento y rehabilitación que le demandó el accidente (hospitalización, traslados interurbanos en remises y ambulancias), recibiendo incluso visitas domiciliarias de Z. cuando estaba postrado en su vivienda.

El ofendido ha explicitado ante el tribunal que carece de interés que su ofensor sea condenado; especialmente enfatizó acerca del aspecto de la sanción de inhabilitación para conducir en danza, coincidiendo que la misma, de aplicarse, generaría un alto costo laboral y familiar a Z., dado que le impediría desenvolver sus tareas específicas y obstruiría la asistencia a sus ancianas madre y tía.

Que los tratados del bloque de constitucionalidad fijan que la pena tiene como finalidad esencial la reforma y readaptación social del condenado (10.3 PIDCP y 5.6 CADH). Los tribunales penales, al determinar el castigo, además de los límites y criterios de cuantificación previstos por la ley ordinaria (vgr., los mínimos y máximos legales, las pautas de medición establecidas en el art. 41 del CP, etc.) deben controlar la no afectación de normas o principios de fuentes con jerarquía superior, como la concurrencia de las razones de prevención especial establecidas por la normativa suprema, aún en defecto de invocación de parte (414 apart.3° CPPT a contrario y ccs.).

El objetivo panorama descripto precedentemente y avalado por las coincidencias entre víctima y victimario, señalan que el acusado no sólo no ha persistido en su impericia vehicular sino que ha reflexionado sobre lo acaecido, remediando con su injerencia y la cobertura indemnizatoria adecuada los daños y la asistencia de los percances sufridos por el damnificado. A ello debe sumarse el tiempo transcurrido desde el hecho y la la concurrencia en el sublite de un supuesto de imprudencia que no reviste de la mayor gravedad.

En la misma línea a la seguida por la jurisprudencia local se verifica que todo esto “.pone en evidencia la innecesariedad de una pena dirigida, ya a no resocializar o reinsertar socialmente a su destinatario en este caso, sino, por el contrario, a infligir un mero castigo, que se ha vuelto contraproducente respecto a los fines de la pena establecidos por la Constitución Nacional y los Pactos Internacionales de Derechos Humanos.”, por lo cual “si la sanción no cumple fines de prevención, sino que en lugar de ello mortifica inútilmente al sancionado privándolo de su trabajo y del aporte alimentario a su familia, ha de suprimirse su aplicación de la consecuencia tardía y disvaliosa” .

Ya decía Creus que se debe negar la imposición de la pena, pese a la afirmación de responsabilidad por el hecho, cuando el tiempo transcurrido en el proceso haya diluido su eficacia preventiva . En el mismo sentido (minimizar la reacción punitiva hasta su cancelamiento) apuntan Zaffaroni-Alagia-Slokar, a fin de evitar un contenido punitivo puramente retributivo cuando, como en las inhabilitaciones especiales, se demuestra que el sindicado ha remediado su incompetencia, no es de temer nuevos hechos, ha reparado los daños en la medida de lo posible y ello acaece en casos de poca o mediana gravedad , ya que la Constitución permite “en casos en que se detecte tal incongruencia, desproporción e injusticia, no aplicar una pena que no tiene que cumplir con los fines que la justifiquen” .

Por ende , voto por la confirmación delfallo apelado, con la salvedad de la supresión de la pena de inhabilitación especial para conducir, la que se debe dejar de efecto por los motivos aludidos.

A LA MISMA CUESTIÓN LOS DRES. PANGIA Y LURATI DIJERON: Compartimos la conclusión a la que arriba el colega preopinante Dr. Ivaldi Artacho y, por iguales fundamentos y a fin de evitar inútiles repeticiones, votamos en el mismo sentido.

A LA SEGUNDA CUESTIÓN LOS DRES. IVALDI ARTACHO, LURATI E IVALDI ARTACHO DIJERON: que conforme al resultado de la votación corresponde confirmar íntegramente la sentencia apelada en lo que fuera materia de recurso.

Por tanto, la Sala I de la Cámara de Apelación en lo Penal de Rosario;

FALLA: Confirmando la condena apelada, excluyendo la pena de inhabilitación especial para conducir impuesta en el fallo, la que se deja sin efecto por las razones expuestas.

Regulándose los honorarios profesionales del Dr.Díaz Velez por su trabajo en esta alzada en la mitad de la estimación que se hiciere de los mismos en primera instancia.

Insértese, agréguese copia, hágase saber y bajen.-

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s