fbpx

No procede la demanda por cobro de indemnizaciones si la relación se extinguió por mutuo acuerdo, en los términos del art. 241 LCT.

leyes 2Partes: Brondino Luis J. c/ Pero Marina y/u ot. s/ demanda laboral – ley 7945

Tribunal: Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Venado Tuerto

Fecha: 6-feb-2014

Cita: MJ-JU-M-85195-AR | MJJ85195 | MJJ85195

Se rechaza la demanda laboral interpuesta por haberse extinguido la relación por mutuo acuerdo, en los términos del art. 241 LCT.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el rechazo de la demanda, pues la relación que mantuvieron las partes se extinguió por voluntad concurrente de las mismas, en los términos del último párrafo del art. 241 de la L.C.T., lo cual resultó evidenciado por el comportamiento concluyente y recíproco de las partes que se tradujo inequívocamente el abandono de la relación.

2.-Si el trabajador dejó de ejecutar la prestación laboral y de exigir el cumplimiento del pago de la remuneración, y la demandada de abonar las remuneraciones y exigir el débito de la prestación laboral, y ambas partes mantuvieron esos comportamientos omisivos durante un lapso prolongado, esa pasividad encuadra en el comportamiento concluyente y recíproco, inequívocamente significativo de la intención de ambas de abandonar la relación.

Fallo:

En la ciudad de Venado Tuerto, a los 6 días de Febrero de 2014, se reunieron en acuerdo los Sres. Miembros de la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral, de Venado Tuerto, doctores Héctor M. López, Juan Ignacio Prola y Carlos Alberto Chasco, con el fin de dictar sentencia en los caratulados «BRONDINO, LUIS J. c/ PERO, MARINA y/u OT. s/ DEMANDA LABORAL – LEY 7945» (Expte. Nro. 100/09), venidos en apelación del Juzgado de Primera Instancia de Distrito Nro. 9, en lo Civil, Comercial y Laboral, de Rufino, estableciéndose al efecto plantear las siguientes cuestiones:

Primera: ¿Es nula la sentencia recurrida?

Segunda: ¿Es ella justa?

Tercera: ¿Qué resolución corresponde dictar?

Correspondiendo votar en primer término al Sr. Vocal Dr. Héctor M. López., a esta primera cuestión dijo:

El recurso de nulidad interpuesto (fs. 173) no ha sido sustentado en esta instancia. Tampoco se advierte la existencia de vicios o irregularidades procesales declarables de oficio y, a todo evento, las quejas de las recurrentes son canalizables por el recurso de apelación ya que denuncian la existencia de supuestos errores in iudicando y no in procedendo, sumado a ello que la nulidad es estricta y restrictiva.-

Así me expido (art. 112, 128 C.P.L., 360 y 361 del C.P.C.C.)

A la misma cuestión el señor vocal Dr. Juan IgnacioProla, a quien le correspondió votar en segundo lugar dijo: Que adhiere a los fundamentos expuestos por el Sr. Vocal Dr. Héctor M. López, y vota de la misma manera.

Concedida la palabra al señor vocal Dr. Carlos Alberto Chasco, a quien correspondió votar en tercer término, y a esta cuestión dijo: Que habiendo efectuado el estudio de la causa, y advirtiendo la existencia de dos votos coincidentes, invoco la aplicación al caso de lo dispuesto en el art. 26 Ley 10160, no emitiendo opinión.

A la segunda cuestión el Dr. López dijo:

El Sr. Juez de Primera Instancia, mediante la sentencia de Nro.1450, de fecha 19 de Agosto de 2008, obrante a fs. 168/172 y vto., rechazó la demanda en lo que refiere a rubros: Indemnización por Falta de Preaviso y Antigüedad e Indemnización Art. 4to. Ley 25.972, Decreto 1433/04. Hizo lugar a la demanda en lo referente al rubro Indemnización Art. 80 L.C.T., condenando a las demandadas a abonar al actora la suma de Pesos Tres mil treinta y tres con setenta y ocho centavos ($ 3.033,78) dentro del término de diez días de notificada la sentencia, con más un interés igual a la tasa activa y pasiva (sumada) que publica el Bancode la Nación Argentina, des del 10.01.06 hasta su efectivo pago. Le impuso asimismo las costas al actor.-

Contra dicho decisorio interpusieron sendos recursos de apelación el actor a fs. 173, expresando agravios a fs. 188/192 y vto., los que fueron contestados a fs. 194/201 y vto., el demandado 175/176, expresando agravios a fs. 201 vto/202 y vto., contestados a fs. 204/205.-

No hubo cuestionamiento de las partes al relato de los antecedentes de la causa que registra el fallo cuestionado por lo que hago remisión del caso, como parte integrante del acuerdo.-

En su memorial recursivo cuestionó el actor la sentencia sosteniendo se agravia: a) En tanto el a-quo determinó que se trata de una relación laboral extinguida por voluntad concurrente de las partes; b) Porque la extinción se presume del comportamiento concluyente y recíproco de las partes que se traduce al abandono de la relación por el paso del tiempo; c) No interpretó adecuadamente los hechos expuestos, al tipificar que el tiempo transcurrido entre la última prestación de tareas y su requerimiento es una razón contundente para que concluya en una extinción por voluntad concurrente; d) Por apartamiento del Juez de la leyes laborales y los principios generales del derecho del trabajo; e) Por no hacer lugar a los rubros que describe; f) Se agravia por no encuadrar al actor en el art.215 de la L.C.T.; g) Por último, se agravia de la imposición de costas.

Por su parte en su memorial el demandado expresó agravios cuestionando que: a) Se haya hecho lugar a la indemnización del art. 80 de la L.C.T., debió analizarse en forma conjunta y no separada. La cuestión de hecho es que el actor nunca acudió a retirar la certificación de servicios.

Bien, para un mejor enfoque y tratamiento secuencial de los agravios, trataré en primer término los del actor.-

De las constancias alzadas (fs. 104/105), como bien lo señala el a.quo (fs. 170 vto.), surge que en fecha 01 de Agosto de 2002, el Concejo Deliberante remitió a la demanda nota informando la designación del actor como Secretario del mismo, por parte de los integrantes del Concejo. A partir de allí y conforme su confesión judicial formulada en la demanda de fs. 2/7 y vto., no existió ningún tipo de relación, pedido de licencia, reclamo etc. hasta el día 22 de diciembre de 2005, en que notificó el cese de su licencia. Debe recordarse que al actor no le resulta de aplicación la prerrogativa prevista en el art. 215 de la norma laboral.

Desde tal perspectiva, coincido con el Sr. Juez a.quo en que la relación que mantuvieron las partes se extinguió por voluntad concurrente de las mismas, en los términos del último párrafo del art.241 de la L.C.T., evidenciado por el comportamiento concluyente y recíproco de las partes que traduce inequívocamente el abandono de la relación.

Sobre el particular se ha resuelto que si el trabajador dejó de ejecutar la prestación laboral y de exigir el cumplimiento del pago de la remuneración, y la demandada de abonar las remuneraciones y exigir el débito de la prestación laboral, y ambas partes mantuvieron esos comportamientos omisivos durante un lapso prolongado, esa pasividad encuadra en el comportamiento concluyente y recíproco, inequívocamente significativo de la intención de ambas de abandonar la relación (ver CNAT, Sala VIII, en autos «Romero, Juan Carlos c. Lix Klett SA y otro» , del 06/02/2004, DT, 2004-A, 819), sin que corresponda admitir el reclamo indemnizatorio cuando entre los meses de Agosto 2002 y Diciembre de 2005 el trabajador no prestó servicios, ni formuló reclamo alguno, ya que su comportamiento debe ser valorado en el marco de la buena fe que deben observar las partes también durante la extinción de la relación y la contemporaneidad que debe mediar en el reclamo (CNAT, Sala VI, «Ricciardi Lucero Augusto Diego c. Altrui Alejandro y otro s/ Despido», del 30/06/2005, Expte. 36.685/02).

La inejecución de la relación laboral rodeada del silencio de ambas partes en torno a la exigencia de sus recíprocas contraprestaciones básicas, permite presumir su desinterés en la prosecución del contrato. Por supuesto, ha de tratarse de un comportamiento continuo y no intermitente.

El resto de los agravios del actor, quedan subsumidos en esa conclusión resultando además, insuficientes, para conmover el fallo alzado, desde que no cumple con los requisitos que impone el art.118 del C.P.L., al no concretar una crítica razonada del pronunciamiento y acerca de la valoración fáctica y probatoria y aplicación del derecho objetivo por parte del Juez sentenciante (Vide Acuerdo 16-91). En el mismo se dice que toda expresión de agravios impone una pieza procesal mediante la cual se fundamente el recurso de alzada y donde se debe exteriorizar en concreto los errores que a juicio del recurrente ostenta el pronunciamiento recurrido (Zeus T. 14 J. 355; Juris 66-41), con la debida indicación de los puntos de hecho y de derecho o la defectuosa aplicación de la Ley que se hayan concretado en el fallo y en su caso la demostración de la imputada equivocación del proceso mental y lógico del pensamiento del Juez. Los agravios requieren esa crítica razonada contra el pensamiento del sentenciante (juris 43-138; Juris 70-122) y que refute todos y cada uno de los pronunciamientos (juris 52-132) e indicando concretamente los puntos con los cuales el apelante está disconforme debiendo demostrar y resaltar los errores de hecho y de derecho de la sentencia (Juris 101-125; Juris 11-71). En este contexto no es suficiente una crítica generalizada a que pretenda concretar remisiones o repeticiones de otros escritos del pleito, pues se requiere que la expresión de agravios sea autosuficiente (Juris 12-177; Juris 44-33; Juris 70-132 y demás jurisprudencia provincial). Para expresar agravios no basta efectuar teorizaciones, afirmaciones o interrogaciones, sino que es menester realizar un enjuiciamiento razonado y fundado de las afirmaciones hechas por el Juez, demostrando en base a argumentaciones o probanzas individualizadas, cual es el error en el que ha incurrido.-

Los agravios del demandado también deberán ser rechazados.

Al respecto, vale recordar en este estado que la entrega del certificado del trabajo del art.80 LCT es, para la doctrina y jurisprudencia mayoritaria, una obligación contractual (v., entre otros, Ana Inés Feldman en «Efectos de la extinción sobre los derechos y deberes de las partes (del empleador)» en «Extinción de la relación laboral», Mario E. Ackerman, director, Rubinzal-Culzoni Editores, pág. 291 y sigs.).

La certificación de servicios, cuya entrega fuera efectivamente intimada por el trabajador, no fue puesta a disposición del mismo ni siquiera al momento de la audiencia del art. 51, cuya acta luce a fs. 49/50 y vto., no ajustándose, su conducta, a lo establecido en el art. 3 del Decreto 146/01, reglamentario del art. 45 de la Ley 25.345, que impone su entrega dentro de los treinta días corridos de su requerimiento sea cual sea el motivo del distracto. Habiendo intimado el trabajador su entrega en fecha 10 de Enero de 2006, el plazo feneció en fecha 10 de Febrero del mismo año, debiendo en consecuencia efectivizarse la indemnización del art.l 80 de la L.C.T.-

Deben, en consecuencia, sin más también ser rechazados sin más los agravios de la demandada.-

Conforme al resultado del presente pronunciamiento, las costas de alzada se aplican a la demandada recurrente imperando el principio objetivo del vencimiento (art. 101 Primer Párrafo del C.P.L.), correspondiendo mantener la distribución efectuada respecto de la primera instancia, y no haber sido además, perforado el límite establecido en el art. 102 de la ley ritual.-

En consecuencia a esta segunda cuestión, voto pues, por la negativa.-

A la misma cuestión el Dr. Juan Ignacio Prola, dijo: Que coincide con lo propuesto por señor vocal Dr. López, y vota en igual sentido.-

Concedida la palabra al Sr. vocal Dr. Carlos Alberto Chasco dijo:

Me remito a lo expresado en la primera cuestión.

Atento el resultado obtenido al tratar las cuestiones planteadas, el pronunciamiento que corresponde dictar es: Desestimar el recurso de nulidad.Rechazar el recurso de apelación del actor y demandado, confirmando íntegramente la sentencia venida en alzada.- Se imponen las costas a la actora.- Los honorarios de la alzada se regulan en el cincuenta por ciento de los que correspondan a la sede de origen.-

Es mi voto.-

A la mismas cuestión el Dr. Juan Ignacio Prola, dijo: Que coincide con lo propuesto por señor vocal Dr. López, y vota en igual sentido.-

Concedida la palabra al Sr. vocal Dr. Carlos Alberto Chasco dijo:

Me remito a lo expuesto en la primera cuestión.

En mérito a los fundamentos expuestos en el Acuerdo precedente, la Cámara de Apelación, en lo Civil, Comercial y Laboral de Venado Tuerto;

RESUELVE: I.-)Desestimar el recurso de nulidad. II.-) Rechazar el recurso de apelación del actor y demandado, confirmando íntegramente la sentencia venida en alzada.- III.-) Se imponen las costas a la actora.- IV.-) Los honorarios de la alzada se regulan en el cincuenta por ciento de los que correspondan a la sede de origen.-

Insértese, hágase saber y bajen.- (Expte. Nro. 100/09)

Héctor Matías López

Juan Ignacio Prola

Carlos Alberto Chasco -art.26 ley 10160-

Andrea Verrone – Secretaria Subrogante

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: