Despido con causa de trabajador de estación de servicio que se negó a cargar combustible a un cliente porque llovía

shutterstock_141348466Partes: Murua Silvio Armando c/ Estación De Servicio Panamericana SRL y otro s/ ordinario – despido

Tribunal: Cámara del Trabajo de Córdoba

Sala/Juzgado: XI

Fecha: 10-dic-2013

Cita: MJ-JU-M-85400-AR | MJJ85400 | MJJ85400

Despido por pérdida de confianza del empleado de estación de servicio que se negó a cargar combustible a un cliente porque llovía.

Sumario:

1.-Se ajustó a derecho el despido por pérdida de confianza decidido por la empleadora, pues fueron acreditadas las causales invocadas, esto es, mal trato y falta de atención a los clientes en forma reiterada, lo que fuera motivo de queja por parte de éstos, los reiterados faltantes de dinero de caja y los reiterados incumplimientos del horario de salida y de las directivas emanadas del encargado de personal.

2.-Debe rechazarse el pago de la indemnización que prevé el art. 80 L.C.T., pues la demandada puso a su disposición la certificación de servicios y el actor no acreditó haber concurrido a recepcionarla, por lo que, en la primera oportunidad procesal, que fue la audiencia de conciliación, la demandada la acompañó y puso a su disposición, razón por la cual cabe tener por cumplimentada la obligación que la norma bajo análisis le impone.

3.-Desde el punto de vista extracontractual el daño moral sólo procede en aquellos casos en los que la causa que lo determina es producida por un hecho doloso del empleador, por lo que la indemnización civil procede en casos excepcionales, en el que el despido va acompañado de una conducta adicional que resulta civilmente resarcible, aún en ausencia de vínculo laboral.

Fallo:

En la Ciudad de Córdoba, a diez días del mes de diciembre del año dos mil trece, concluido el debate se reúne en sesión secreta el Tribunal de la Sala Undécima de la Excma. Cámara del Trabajo integrada en forma unipersonal por la Sra. Vocal de Cámara, Dra. Eladia Garnero de Fazio, bajo su presidencia y con la presencia de Secretario autorizante, a los fines de dictar sentencia definitiva en estos autos caratulados: “MURUA SILVIO ARMANDO C/ ESTACION DE SERVICIO PANAMERICANA SRL Y OTRO – ORDINARIO – DESPIDO ” EXPTE. 163061/37, de los que resulta que a fs. 2/6 entabla formal demanda laboral el Sr. Silvio Armando Murua, DNI: 23.461.651, en contra de Estación de Servicios Panamericana SRL y del señor Héctor Guillermo Bianciotto, persiguiendo el cobro de rubros y montos que detalla en la planilla obrante en autos, con más intereses y costas, todo en función de los hechos y derecho que invoca. Relata los siguientes hechos: que desarrolló sus tareas laborales de manera continua e ininterrumpida desde el 18/08/05 hasta el día 22/12/09, cumpliendo tareas como Encargado de Turno (según CCT Petroleros Privados), en horarios rotativos (de 06.00 a 14.00hs o de 14.00 a 22.00hs, o de 22.00 a 06.00hs) de lunes a domingos con un franco semanal, percibiendo como mejor remuneración la del mes de noviembre de 2009, de $2.478. Narra que con fecha 22/12/09 fue notificado del despido mediante Escritura Pública N° 266-SECC B, invocando causales genéricas y atribuyéndole supuestos hechos que, según manifiesta, derivaron en quejas de clientes. Que estas supuestas quejas dieron origen a una “investigación” por parte de la empresa que arrojó como resultado malos tratos y falta de atención de su parte respecto a los clientes. Que con fecha 22/12/09 rechazó las manifestaciones de la demandada y que pese a ello, el 28/12/09 el representante legal de la demandada le remitió CD ratificando la inexistente causal de despido.Que mediante TCL rechazó tanto la causal invocada como los hechos que le imputaban. Narra que lo cierto es que el socio gerente, Sr. Héctor Guillermo Bianciotto, incurrió en permanente actitud de violación al deber de buena fe establecido en el art. 63 LCT, al observar una conducta persecutoria y discriminatoria hacia su persona, razón por la que reclama la indemnización agravada establecida al respecto. Refiere que en procura del cobro de sus indemnizaciones por despido incausado y de la entrega de certificaciones de servicios, remuneraciones y afectación de haberes, intimó a la demandada por el término de ley y bajo apercibimiento de iniciar acciones judiciales pertinentes con más la sanción establecida en el art 2. Ley 25.323 y art. 45 ley 25.345. Atento a no haber recibido respuesta alguna es que interpuso demanda. Reclama daño moral.

Cita jurisprudencia avalando su postura. A fs. 23 corre agregada el acta que da cuenta de la celebración de la audiencia de conciliación, oportunidad en la que comparecieron el actor Sr. Silvio Armando Murua acompañado de su letrada patrocinante Dra. María Elena Demarchi, por la demandada ESTACION DE SERVICIO PANAMERICANA SRL lo hace el Dr. Mario Mangiante en su carácter de apoderado y empleado superior y por el codemandado Sr. Héctor Guillermo Bianciotto lo hace su apoderado el Dr. Mario Mangiante. Invitadas que fueran las partes a conciliar, no se avinieron y concedida la palabra a la parte actora dijo que se ratificaba de la demanda en todos y cada uno de sus términos, con intereses y costas, más actualización monetaria. A su turno, la demandada ESTACION DE SERVICIO PANAMERICANA SRL dijo que solicitaba el rechazo de la demanda, con costas, en virtud de las razones de hecho y de derecho que expone en el memorial obrante a fs. 15/18, que son: niega en particular y en general todos y cada uno de los hechos y el derecho invocados en la demanda, salvo los que fueren objeto de una expresa manifestación de asentimiento.Reconoce como cierta la fecha de ingreso pero niega que el actor hubiere trabajado “a plena satisfacción de la empleadora”. Niega la mejor remuneración denunciada por el actor y niega que hubiere tenido un franco semanal. Niega que en la comunicación de despido se hubieren invocado causales genéricas y niega que al actor jamás hubiere sido notificado, apercibido ni sancionado por las causales descriptas. Niega que la empresa y sus integrantes hubieran incurrido en violación al deber de buena fe, como así también que hubieren tenido una actitud persecutoria y/o discriminatoria hacia el actor. Rechaza la pretensión de denunciar ante el INADI. Niega que el actor hubiere realizado gestión tendiente al cobro de supuestas indemnizaciones. Refiere que al actor le abonó en tiempo y forma las liquidaciones y se puso a su disposición la documentación a la que se refiere el art. 80 LCT, la cual nunca fue retirada. Niega por ello adeudarle suma alguna. Niega por absolutamente improcedente el daño moral. Niega asimismo que sean de aplicación las leyes 20.744, 25.323 y 25.345. Narra que lo cierto es que el actor ingresó a trabajar a la orden de su mandante el 18/08/05, con una categoría de “Operario de Playa”, realizando sus tareas en turnos de 8 horas y con la remuneración establecida en el CCT y Escalas Salariales del Sector (Petroleros de Cba).

Que con posterioridad se lo ascendió a la categoría de “Encargado de Turno” en la que perduró hasta la rescisión contractual. Como una particularidad de la contratación, refiere que el actor presentó oportunamente una nota en la que exigía a la empresa el pago de sus remuneraciones en dinero en efectivo en el lugar de trabajo, conforme lo prevé el art. 124 de la LCT, situación que se mantuvo inalterada hasta la finalización del vínculo laboral.Narra que una vez efectivizado el vínculo laboral debieron apercibir al actor en reiteradas oportunidades, debido a la cantidad y variedad de transgresiones que empezó a cometer en el desarrollo de sus tareas, tales como faltantes de dinero en caja, faltantes de mercadería del stock, no dar aviso al encargado de ciertas novedades, faltas y llegadas tardes reiteradas y sin aviso, permanentes discusiones con sus compañeros, clientes y superiores, etc. Que la situación llegó a su punto límite el día 19/12/09, cuando el actor tuvo una fuerte discusión con un cliente, lo que derivó en la intervención del encargado, con quien el actor también discutió. Que ello concluyó en el despido del actor con justa causa, en los términos del art. 242 de la LCT y por los motivos descriptos a fs. 17, a los cuales me remito brevitatis causae. Cita jurisprudencia avalando su postura. Respecto al reclamo por daño moral refiere que el mismo resulta improcedente a cuyos argumentos me remito brevitatis causae. Cita jurisrpudencia avalando su postura. Para el supuesto de que fuera admitido alguno de los rubros, deja impugnados todos y cada uno de los montos demandados por cada rubro, por no ajustarse a derecho.

Finalmente hace reserva del caso federal. Concedida la palabra al codemandado Sr. Héctor Guillermo Bianciotto, dijo que solicitaba el rechazo de la demanda, con costas, a mérito de las razones de hecho y de derecho que invoca en el memorial que obra glosado a fs. 19/20, que son: niega todos y cada uno de los hechos y el derecho invocados por el actor, excepto los que fueran materia de expreso y total reconocimiento en su contestación. En primer lugar opone al progreso de la acción la excepción de falta de acción, atento a que jamás realizó actividad comercial alguna en forma personal, sino siempre en su carácter de socio gerente de la firma Estación de Servicio Panamericana SRL. Agrega que jamás existió entre el actor y su mandante relación laboral alguna.Que el actor interpone demanda en su contra, pero sin fundamentar jurídicamente su postura, ante lo cual resulta imposible esgrimir una defensa adecuada. Cita jurisprudencia avalando su postura. Refiere que el planteo de inoponibilidad de la persona jurídica realizado por el actor sin fundamento alguno, ni fáctico ni jurídico, debe ser rechazado con expresa imposición de costas en forma solidaria, conforme lo disponen los arts. 20 y c.c. de la LCT y art. 83 del CPCC de aplicación supletoria en autos. Cita jurisprudencia avalando su postura. Reitera y ratifica en todas sus partes el memorial de contestación de demanda efectuado por la firma Estación de Servicios Panamericana SRL, al cual se remite brevitatis causae, solicitando que sus fundamentos sean tenidos como parte del presente. Para el supuesto de que fuera admitido alguno de los rubros, deja impugnados todos y cada uno de los montos demandados por cada rubro, por no ajustarse a derecho. Finalmente hace reserva del caso federal. A fs.73/74 ofrece sus pruebas la parte actora, consistentes en: confesional, instrumental informativa, testimonial y documental. A fs. 71/72 hacen lo propio las demandadas, consistiendo la misma en: confesional, testimonial, documental, informativa documental, instrumental. Diligenciadas las pruebas, los autos son elevados a esta Sala Undécima de la Excma. Cámara del Trabajo en donde se recepciona la audiencia de vista de la causa conforme dan cuenta las actas de fs. 197, 205 y 214 (alegatos de bien probado), quedando los presentes autos en estado de dictar sentencia.

El Tribunal se planteó las siguientes cuestiones a resolver:

PRIMERA CUESTION: ¿Es procedente el reclamo formulado por el actor en cuanto pretende el pago de diferencia de haberes por días trabajados en Diciembre 2010, indemnizaciones por antigüedad y sustitutiva de preaviso, integración del mes de despido, indemnizaciones art. 2 ley 25.323 y art. 45 ley 25.345 y daño moral?.

SEGUNDA CUESTION: ¿De prosperar total o parcialmente la demanda, corresponde responsabilizar solidariamente a ambos demandados?. TERCERA CUESTION:¿Qué resolución corresponde dictar?.

A LA PRIMERA CUESTION PLANTEADA LA SEÑORA JUEZA DE CÁMARA ELADIA GARNERO DE FAZIO DIJO: Acciona el actor en contra de Estación de Servicio Panamericana S .R.L. y de Héctor Guillermo Bianciotto, en forma solidaria. Dice haber ingresado a laborar en la mencionada empresa el 18 de Agosto 2005 hasta el 22 de Diciembre 2009 en que fue despedido con invasión de causales genéricas, que lo hizo como encargado de turno según el C.C.T. 58/89 de aplicación a los petroleros privados, que su horario de trabajo era rotativo de 06,00 a 14,00 hs. o de 14,00 a 22,00 hs. o de 22,00 a 06,00 hs. con un franco semanal, percibiendo, al mes de Noviembre 2009 un haber de pesos dos mil cuatrocientos setenta y ocho ($ 2.478.-). La empresa demandada reconoció como ciertas la fecha de ingreso y la categoría denunciadas por el trabajador, negando las restantes afirmaciones contenidas en la demanda que no hayan sido objeto de expreso reconocimiento por su parte, en especial el haber mensual y que las causales invocadas a los fines del despido fueran genéricas, detallando pormenorizadamente aquéllas que la motivaron a disponer la desvinculación del actor. Héctor Guillermo Bianciotto desconoció la existencia de relación laboral en forma directa con Murúa, negó las afirmaciones contenidas en la demanda y destacó la falta de fundamentación de la acción dirigida en su contra. Habiendo quedado planteada la litis en los términos expresados, corresponde efectuar un análisis de las pruebas aportadas por las partes a los fines de dilucidar la controversia existente entre ellas. a) A fs. 88 corre agregada el acta que da cuenta de la audiencia en la que la demandada Estación de Servicio Panamericana S.R.L. manifestó que ponía a disposición del Tribunal de Sentencia el libro art. 52 L.C.T. y las planillas de horarios y descansos y que los recibos de sueldo se encontraban reservados en Secretaría.Ante la falta de exhibición de la documentación requerida la parte actora peticionó la aplicación de los apercibimientos de ley al tiempo que impugnó los recibos de haberes por no reflejar los datos verosímiles. Peticionó idéntico apercibimiento respecto del codemandado Bianciotto ante la falta de exhibición por parte de éste. A fs. 89 vta. consta el acta correspondiente a la audiencia en la que los demandados, a propuesta de ellos mismos, debían exhibir el libro de quejas, manifestando estos que lo ponían a disposición del Tribunal de Sentencia en razón de no contener firmas de ninguna de las partes intervinientes en el presente juicio y no ser documentación laboral. El actor dejó impugnada la eventual exhibición del mencionado libro. b) A fs. 88 vta. consta el acta correspondiente a la audiencia en la cual la empresa demandada reconoció la recepción de los telegramas aportados por el actor, la emisión de las cartas documento y la firma inserta en los recibos de haberes.

c) A fs. 89 obra el acta labrada en oportunidad de la audiencia en la que el actor reconociera su firma inserta en las copias del memorandum interno con instrucciones al personal, exceptuando las individualizadas con fecha 27/09/2008 por no constar su firma e impugna el contenido de todas ellas. Reconoció asimismo su firma inserta en las observaciones y sanciones disciplinarias, comprobantes de entrega de ropa de trabajo, comunicaciones de vacaciones anuales, notificación de pago de asignaciones familiares por ANSES, recibo de tarjeta emitida por Banco Santander Río S.A. y constancia de alta emitida por AFIP, impugnando su contenido, en especial las observaciones y sanciones disciplinarias por haber sido suscriptas en blanco y con posterioridad agregado su contenido, manifestación ésta que fuera rechazada por los demandados. d) Esta última acompañó Escritura Pública No. 266, Sección B, labrada por la Esc. Brito de Auchterlonie con fecha 22/12/2009 mediante la cual Estación de Servicio Panamericana S.R.L.notificaba a su dependiente la rescisión del contrato de trabajo y la causal que motivaba la ruptura. e) Obran en autos, remitidas por Correo Oficial de la República Argentina, las piezas postales que se cursaran las partes consistentes en el telegrama fechado el 22/12/2009 (fs. 159) mediante el cual el actor rechazaba las causales invocadas por su empleadora para dar por extinguido el contrato de trabajo, negando haber incurrido en las mismas, por lo que intimaba a rectificar la causal invocada, a abonarle las indemnizaciones correspondientes y a hacer entrega de certificaciones de servicios. El mismo fue rechazado por la demandada por carta documento fechada el 28/12/2009, la que fuera aportada por esta última y su recepción reconocida por el actor, mediante la cual también ponía a disposición de este último, los haberes devengados y la certificación de servicios y afectación de haberes.

El 12/02/2010 (fs. 160) el dependiente remitió telegrama a su empleadora reiterando el rechazo de la causal invocada a los fines de la extinción del contrato de trabajo, intimando al pago de indemnizaciones y entrega de certificaciones de servicios y remuneraciones y de afectación de haberes y denunciando conducta persecutoria y discriminatoria hacia su persona. El mismo fue rechazado por la empresa demandada por carta documento de fecha 17/02/2010 (fs. 161) ratificando las causales del despido. f) A fs. 98/150 se incorpora el expediente administrativo No. 0472-123027/2007 dando cuenta de inspecciones realizadas por la Secretaría de Trabajo a la empresa demandada y documentación presentada por esta última g) A fs. 91/96 se incorpora documentación remitida por AFIP consistente en planilla dando cuenta de los aportes y contribuciones realizados en beneficio del actor, con destino a los organismos de la seguridad social y constancias de baja correspondientes a este último, referidas a su desempeño en la empresa demandada. h) Obra a fs.153 de autos constancia de servicios remitidas por la Policía de Córdoba correspondientes a Murúa, dando cuenta de las calificaciones y sanciones disciplinarias correspondientes al mismo y a fs. 155 informan sobre sus antecedentes penales. i) En oportunidad de la audiencia de vista de la causa y ante la ausencia injustificada del actor, la parte demandada peticionó se lo tuviera por confeso a tenor del pliego obrante a fs. 196 de autos, lo cual es procedente según lo dispuesto por el art. 225 del C. de P.C., no obstante ello este Tribunal sostiene el criterio que el valor de la confesión ficta se encuentra condicionado a lo que surja de las circunstancias de la causa y, a los efectos de su eficacia, deberá ser convalidada por otros elementos del proceso. En esa misma oportunidad se procedió a recepcionar la declaración de los testigos propuestos por la demandada, haciéndolo en primer término Juan Carlos Negrete quien dijo ser policía retirado, que hace seguridad en la estación de servicios desde hace veinticuatro años, su jornada generalmente es de 19,00 a 23,00 hs., Murúa ha sido chofer suyo cuando estuvo en la Policía, sabe que tuvo un problema, estuvo detenido y cuando salió en libertad él habló con Bianciotto para que ingresara a trabajar en la estación de servicio, cree que lo hizo desde el 2005 hasta el 2009, Murúa era policía, estaba de guardia, cuando fue a retirar el arma de la armería se le escapó un disparo y mató al armero, fue dado de baja de la Policía, como no encontraba trabajo le pidió a él si podía hablar con Bianciotto para entrar a trabajar en la estación de servicios, el testigo habló con Bianciotto, éste sabía lo que había pasado con Murúa y no hizo reparo para que aquél ingresara a trabajar, el personal tiene turno rotativo, al primer tiempo Murúa andaba bien, después empezó a contestar mal a los clientes, Murúa tenía uniforme, al primer tiempo estánal lado del personal de mayor antigüedad para aprender, el dueño de la estación actúa con todos de la misma forma, no hay diferencia de trato para nadie, Murúa tenía mala atención, malos gestos, con el testigo la relación era buena, los compañeros le decían que era nervioso y trataba mal a la gente, Murúa le comentó que lo habían despedido por llegadas tardes y reiteradas observaciones laborales, el testigo no presenció mal trato, lo que sabe es por comentario de los clientes. Seguidamente rindió idéntica prueba Eleuterio Fernández quien dijo ser jubilado, que trabajó desde el 2003 al 2010 en la estación de servicio, fue compañero de Murúa, éste era encargado de playa, siempre lo fue, Bianciotto era el jefe, su trato era normal, tenían turnos rotativos de ocho horas cada uno, la relación de Murúa con ellos era buena, el testigo no tuvo problemas personales con él, era frecuente que cuando Murúa entregaba la caja faltara plata, el testigo presenció muchas veces que su trato con los clientes era prepotente, los clientes les decían a ellos o a las chicas del minishop, Saligoi trabajaba en el Sindicato e iba a cobrar la cuota sindical, les daban recibos de sueldo, todos cobraban en término, Murúa tenía uniforme igual que todos, no presenció actos persecutorios en contra de él, a veces coincidían en el turno, después pasaban treinta o treinta y cinco días para que se encontraran de nuevo en el mismo turno, Murúa siempre tuvo mal trato con los clientes, vio que discutía con ellos por mala atención.A continuación rindió idéntica prueba Eduardo Hugo Bottan quien dijo ser mecánico y trabajar por su cuenta, que le hace trabajos a los vehículos de la estación de servicio y de Bianciotto y su familia, va diariamente a la estación, lo vio a Murúa allí, hace muchos años que va, desde que está la estación, su taller está a tres cuadras de allí, puede ir a la mañana o a la tarde, también carga combustible, va mas que nada cuando el playero se equivoca en la carga de combustible, en este caso la estación de servicios se hace cargo del trabajo, Murúa atendía el surtidor, una vez lo llamaron porque Murúa había echado nafta a un diesel, en estos casos el playero se queda a su lado a ayudar, sintió comentarios que Murúa no quiso atender a ese cliente otro día que fue a cargar combustible, le dijeron que hubo una discusión con el cliente, Murúa le dijo que no había comb ustible mientras que todos los otros estaban cargando, Murùa no se daba con nadie, tenía problemas con todos, a Bianciotto a veces lo veía todos los días, otras veces pasaban varios días que no lo veía, si no estaba él en la estación estaba el hijo o la mujer, cree que Murúa trabajó tres o cuatro años, sabe que había sido policía y que había tenido un problema en la Policía, las veces que lo atendió Murúa tuvo buen trato con él porque lo conoce, esta situación de equivocarse en la carga de combustible es mas frecuente cuando los empleados son nuevos, esto puede ocurrir una o dos veces al mes, otros que equivocaron la carga han seguido trabajando, cuando ocurrió la equivocación de Murúa haría dos años que estaba trabajando.En la continuación de la audiencia de vista de la causa se recepcionó el testimonio de Eduardo Jesús Ríos (propuesto por el actor), quien dijo ser chofer de la empresa ERSA, todas las noches o día por medio pasaba a cargar gas por la estación de servicio, era chofer de la línea R1, lo atendía Murúa, estaba también un hombre grande y dos chicas en el kiosco, lo vio a Murúa trabajar desde 2003 ó 2004 hasta el 2008, la atención de él era buena, nunca lo trató mal, lo atendía como se atiende a un cliente, no presenció discusiones de Murúa con nadie, solo una vez presenció una discusión de una de las chicas del kiosco con otra persona que no sabe quien es, su turno terminaba a las 02,30 o podía ser a las 22,30 hs., porque variaba, cree haberlo visto a Murúa en la parte de nafta de la estación de servicios. Hasta aquí el detalle de las pruebas aportadas por las partes y, atento los términos en que se trabó la litis, se encuentra controvertida la legitimidad del despido dispuesto por la demandada, no así la fecha de ingreso, la categoría y el encuadramiento convencional habiendo mediado concordancia de las partes, por lo que corresponde ingresar a dilucidar aquella cuestión controvertida a los fines de determinar si le asiste razón al actor en cuanto peticiona el pago de indemnizaciones por antigüedad, sustitutiva de preaviso e integración del mes de despido. En este cometido me remito al contenido de la escritura No. 266, Sección “B”, labrada por la Esc.Margarita María Brito de Auchterlonie con fecha 22 de Diciembre 2009, mediante la cual se notifica al actor las causales invocadas por su empleadora a los fines de dar por extinguida la relación laboral, consistiendo las mismas en “1º) Que ha concluido la investigación realizada con motivo de la queja – debidamente comprobada – formulada por clientes de la empresa respecto al mal trato y falta de atención a las que fueran sometidos por Ud. conducta reiterada y por la cual ya fuera observado y suspendido; 2º) Que a este hecho se le suman diversos incumplimientos tales como reiteradas llegadas tarde, abandono del lugar de trabajo, inobservancia de normas de seguridad (por ejemplo, cargar GNC en vehículos con la oblea vencida o sin respetar las normas de seguridad vigentes), con lo cual colocó en grave riesgo a las personas y bienes de la empresa, no observar las normas de presentación e higiene fijadas, no completar las planillas de cierre de turnos, pérdida de elementos de trabajo, efectuar cierre de turno con anterioridad a la finalización de los mismos, todos los cuales le fueron oportunamente observados y notificados.

3º) Que estos graves acontecimientos se suman a los reiterados faltantes de dinero en las rendiciones de caja que efectúa a la finalización de sus turnos, tal cual le fuera comunicado oportunamente en forma fehaciente y a sus reiterados incumplimientos del horario de salida, como así también de las directivas emanadas del Encargado de Personal.

4º) Que ni de la investigación aludida, ni de su parte, surge causa ni excusa alguna que justifique su actitud ni el faltante dinerario detectado.

5º) Que lo relacionado constituye una falta grave que resquebraja la base de lealtad y buena fe sobre la que reposa el contrato de trabajo y una grave injuria a los intereses de la empresa, todo lo cual ha lesionado de manera irreparable la confianza en Ud. depositada. Que en consecuencia queda Ud. despedido con justa causa en los términos del art. 242 y cc. L.C.T….”. El actor negó haber incurrido en las causales invocadas por su empleadora a los fines de dar por extinguido el contrato de trabajo, razón por la cual recae en esta última la carga probatoria. La misma aportó documental en la que constan las observaciones y sanciones disciplinarias impuestas a su dependiente. Entre las primeras constan las siguientes: 1) la de fecha 27/06/2009 por encontrarse conversando, fuera del sector de playa, siendo que la misma estaba llena de clientes esperando; 2) la de fecha 21/09/09 por no haber dado aviso al encargado del corte de luz producido en la estación de servicio, poniendo en riesgo los elementos eléctricos e instalaciones. 3) la de fecha 26/09/2009 por entregar el turno en la playa de GNC estando su casilla de trabajo en muy mal estado (sucia y desordenada) lo que causó malestar con sus compañeros, 4) la de fecha 24/10/2009 por abandonar su puesto de trabajo dejando solo a su compañero con la playa llena; 5) la de fecha 19/12/2009 por manifestar a un cliente que no había combustible porque estaba lloviendo, quien a su vez se queja por reiterada mala atención por parte del actor. A mas de ello constan observaciones realizadas en los años 2006 y 2007 y la suspensión por un día que le fuera notificada el 04/08/2008 por haber sido sorprendido dentro de un vehículo, tomando mate, dejando la playa de expendio de combustibles sin control alguno. Acompaña también la accionada comprobantes que dan cuenta del faltante de dinero al cierre de la caja por los meses de Agosto, Octubre a Diciembre 2005, Enero, Marzo a Setiembre, Noviembre y Diciembre 2006, Enero a Marzo, Junio a Agosto y Diciembre 2007, Febrero a Abril, Junio, Agosto a Noviembre 2008, Marzo a Mayo y Octubre 2009 . Debo resaltar que el actor reconoció su firma inserta en toda la documentación descripta precedentemente, no siendo de recibo la impugnación formulada en oportunidad de la audiencia designada a tal efecto (fs.89) referida a que la misma fue suscripta en blanco y con posterioridad agregado su contenido, pues ninguna prueba fue aportada por su parte a los fines de avalar el fundamento de dicha impugnación. Finalmente debo remitirme al testimonio rendido del cual extraigo “era frecuente que cuando Murúa entregaba la caja faltara plata, yo presencié muchas veces que su trato con los clientes era prepotente, los clientes nos decían a nosotros o a las chicas del minishop, … no presencié actos persecutorios en contra de él, … siempre tuvo mal trato con los clientes” (¨Fernández), “Murúa tenía mala atención, malos gestos, conmigo la relación era buena, los compañeros me decían que era nervioso y trataba mal a la gente” (Negrete), .Si bien el conocimiento que tiene este último testigo de hechos relacionados con el actor, le llega por dichos de terceros y considerando que el testimonio debe versar sobre hechos comprobados personalmente, percibidos directamente por el testigo, considero de recibo su testimonio pues el mismo se encuentra corroborado por la declaración rendida por Fernández quien presenciara en forma directa el comportamiento del actor. Corresponde determinar ahora si las causas invocadas a los fines del despido se encuentran avaladas por la prueba rendida. En síntesis la demandada invocó a tal efecto, mal trato y falta de atención a los clientes en forma reiterada, lo que fuera motivo de queja por parte de éstos, los reiterados faltantes de dinero de caja y los reiterados incumplimientos del horario de salida y de las directivas emanadas del Encargado de personal.Debo concluir que el hecho último y desencadenante de la ruptura fue la mala atención por parte del actor a los clientes, hecho éste que se verifica por la testimonial rendida y, cuyo última manifestación se produjo el 19/12/2009, observación que le fuera hecha al actor, ese mismo día mediante nota que obra reservada en Secretaría y cuya firma inserta en ella fuera reconocida por este último.

El mismo consistió en la manifestación hecha por Murúa, ese día a las 22,20 hs., a un cliente, aduciendo faltante de combustible cuando la realidad era que estaba lloviendo, hecho éste que fuera puesto en conocimiento, por parte del cliente, al encargado. Si bien en la comunicación de las causales que se formaliza por escritura pública no surge en forma expresa y precisa el primer hecho invocado, no puede aducir el actor que no tenía conocimiento del mismo porque ello constaba en la observación dirigida a él en la fecha citada supra. Considero asimismo que el lapso transcurrido entre la comisión del hecho, lo que ocurrió el 19/12/2009 a las 22,20 hs. y la notificación del despido instrumentada el 22/12/2009 a las 14,30 hs. no es excesivo pues, como la demandada lo reconoce en el medio utilizado para la notificación al actor, debió realizar la investigación pertinente a los fines de verificar la existencia del incumplimiento que se le imputa.La prueba detallada precedentemente convalida la confesión ficta del actor, por lo que tengo por reconocido, por parte de este último, que el 19 de Diciembre de 2009 se negó a cargarle combustible a un cliente en la estación de servicio (19ª posición). Debo concluir que no solo se verifica la existencia de un hecho desencadenante como es el citado precedentemente sino que a él debemos adicionar otros incumplimientos reiterados y por el cual fuera motivo de observación el trabajador y que fueran invocados por la empleadora al momento de dar por rescindida la relación laboral, ellos son abandono del lugar de trabajo por lo cual fuera observado el 24/10/2009, 27/06/2009 y 04/08/2008 y reiterados faltantes de caja según dan cuenta las planillas aportadas por la demandada y reconocidas por el actor, en las cuales siempre se le hacía saber que de continuar tal situación se le a plicarían sanciones mas severas pudiendo llegar las mismas al despido con justa causa. Por todo ello procede desestimar la demanda en cuanto reclama el pago de indemnizaciones por antigüedad y sustitutiva de preaviso e integración del mes de despido. Peticiona asimismo el actor que se le haga efectiva diferencia de haberes por los días trabajados en Diciembre 2010 pues, dice, le correspondía percibir pesos un mil seiscientos cuarenta con cincuenta centavos ($1.640,50) y le fueron abonados pesos un mil quinientos setenta y siete con cuarenta centavos ($ 1.577,40). Verificado el recibo correspondiente al mes de Diciembre 2009 surge del mismo que le fueron abonados los haberes por veintidós (22) días de trabajo mas los adicionales que constan en el mismo y, no constando en la demanda de donde surge la diferencia pretendida, corresponde desestimar el reclamo. Indemnización art.2 ley 25.323, la que se hará efectiva, según lo dispone la norma bajo análisis, en los casos que el empleador no abonara a su dependiente las indemnizaciones que correspondan por la extinción del contrato de trabajo, obligándolo, de esta manera, a iniciar acciones judiciales o cualquier instancia previa de carácter obligatorio para percibirlas. He concluido precedentemente que no procede el pago de las indemnizaciones previstas en los arts. 232, 233 y 245 L.C.T., por lo que no corresponde mandar a pagar esta indemnización agravada. Indemnización art. 45 ley 25.345. La norma en cuestión agrega el último párrafo al art. 80 L.C.T. el que dispone que ante la falta de entrega de las certificaciones a que hace referencia el mencionado dispositivo legal, obligación que el mismo impone al empleador, dentro de los dos días hábiles computados a partir del día siguiente al de la recepción del requerimiento que al efecto le formulare su dependiente de modo fehaciente, aquél deberá cargar con una sanción pecuniaria a favor de este último, equivalente a tres veces la mejor remuneración mensual, normal y habitual percibida por él. Dicha norma se complementa con el art. 3 del Decreto No. 146/2001 que la reglamenta, disponiendo que el trabajador quedará habilitado para remitir el requerimiento fehaciente al que se hace alusión en el artículo que se reglamenta, cuando el empleador no hubiere hecho entrega de las constancias o del certificado previstos en los apartados segundo y tercero del art. 80 L.C.T. dentro de los treinta días corridos de extinguido, por cualquier causa, el contrato de trabajo.

En oportunidad de notificar a su dependiente la extinción del contrato de trabajo, la demandada puso a su disposición las certificaciones de servicio a partir del 03/01/2010, no obstante ello este último intimó a su entrega por telegrama fechado el 22/12/2009 (fs. 159), es decir, el mismo día que fuera despedido.La accionada respondió, mediante carta documento, el 28/12/2009 reiterando la puesta a disposición de la documentación en cuestión, en la fecha expresada precedentemente. Por telegrama de fecha 12/02/2010 (fs. 160) el actor intima nuevamente a la entrega de la misma y la demandada responde por carta documento fechada el 17/02/2010 (fs. 161) poniéndola a su disposición a partir del 26/02/2010. Por último en oportunidad de la audiencia de conciliación acompaña la certificación de servicios y remuneraciones y certificado de trabajo (fs. 23), la que es recepcionada por el trabajador según constancia a fs. 24. Debo destacar que le asiste razón a este último en cuanto manifiesta que la suscripción de la documentación en cuestión data del 25/02/2010 según surge de la misma (fs. 22 vta.), no obstante ello y, como ya lo expresara, la demandada la puso a su disposición a partir del 26/02/2010 (fs. 161) y el actor no acreditó haber concurrido a recepcionarla por lo que, en la primera oportunidad procesal, que fue la audiencia de conciliación, la demandada la acompañó y puso a su disposición, razón por la cual tengo por cumplimentada la obligación que la norma bajo análisis le impone y me expido por el rechazo del pago de la indemnización que prevé el art. 80 L.C.T. Daño moral. Como fundamento de su reclamo manifiesta el actor que la demandada incurrió en un actuar abusivo y contrario a derecho al lesionar su honorabilidad desacreditándolo al poner en duda su honestidad ante un sinnúmero de clientes y conocidos. Mediando negativa por parte de la demandada respecto del relato hecho por el actor en la demanda, la carga probatoria recae en este último y, debo decir, que ninguna prueba aportó a los fines de avalar las denuncias por él formuladas.

A mas de ello el testigo Fernández manifestó que no presenció actos persecutorios en contra de él.En cuanto al daño que le pudo haber causado el despido adhiero a la jurisprudencia que ha sostenido “Desde el punto de vista extracontractual el daño moral sólo procede en aquellos casos en los que la causa que lo determina es producida por un hecho doloso del empleador, por lo que la indemnización civil procede en casos excepcionales, en el que el despido va acompañado de una conducta adicional que resulta civilmente resarcible, aún en ausencia de vínculo laboral” (C.N.Trab., Sala VII, 04/10/1996, “Hernández, Irma c/Banco Nueva Era Coop. Ltda.”, D.T. 1997 B-1387). En el presente caso no se ha acreditado que la demanda hubiera incurrido en alguna de las conductas descriptas por el actor, ni en actos ilícitos y antijurídicos. A mas de ello el despido de que fuera objeto este último lo fue con invocación de causa la que el Tribunal consideró debidamente acreditada. Todo ello me lleva a concluir que la pretensión de ser resarcido por daño moral debe ser desestimada. Denuncian los demandados que el actor ha incurrido en plus petición inexcusable por lo que peticionan la imposición de costas solidarias según lo determina el art. 20 L.C.T. y 83 del C. de P.C.C. No surge de la demanda que haya existido un accionar consciente, deliberado e intencional, por parte del actor, de peticionar mas de lo debido, a mas de ello y por tratarse de una sanción pecuniaria, debe juzgarse con criterio restringido sin que baste para ello que se invoquen derechos que no sean acogidos sino que se requiere una prueba contundente que demuestre que el peticionante no pudo ignorar la sinrazón de su pedido, razón por la cual la petición formulada por la parte demandada, debe ser desestimada. Así voto a esta cuestión.

A LA SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA LA SEÑORA JUEZ DE CAMARA ELADIA GARNERO DE FAZIO DIJO:Habiéndome expedido por el rechazo de la totalidad de los rubros que integran la demanda, deviene abstracto el planteo de solidaridad de Héctor Guillermo Bianciotto, gerente de la empresa demandada. No obstante ello el planteo formulado por el actor carece totalmente de fundamento pues invoca a tal efecto la falta de cumplimiento de sus legítimos requerimientos. A mayor abundamiento debo decir que el codemandado es socio gerente de Estación de Servicio Panamericana S.R.L., la que se encuentra inscripta en el Registro Público de Comercio según surge de la escritura pública de fecha 22/12/2009, lo cual indica que nos encontramos ante una persona jurídica legalmente constituida. Por todo ello concluyo que corresponde desestimar la demanda en contra de Héctor Guillermo Bianciotto. Así voto a esta cuestión. A LA TERCERA CUESTION PLANTEADA LA SRA. JUEZ DE CAMARA ELADIA GARNERO DE FAZIO DIJO: Atento el sentido del voto dado a las cuestiones anteriores y habiendo analizado la totalidad de la prueba rendida, a la luz de los principios que integran la sana crítica racional, considerando las de valor dirimente y decisivas para la resolución de la presente causa, atento que los jueces no están obligados a ponderar una por una y exhaustivamente todas las probanzas, pues basta que lo hagan respecto de las que estimen pertinentes, concluyo que corresponde desestimar el planteo de plus petición inexcusable opuesto por los demandados, admitir el de falta de acción planteado por estos últimos y desestimar en todas sus partes la demanda incoada por Silvio Armando Murúa, D.N.I. No. 23.461.651, en contra de Estación de Servicio Panamericana S.R.L. y, solidariamente, en contra de Héctor Guillermo Bianciotto en cuanto peticiona el pago de diferencia de haberes por días trabajados en Diciembre 2010, indemnizaciones por antigüedad y sustitutiva de preaviso, integración del mes de despido, indemnizaciones art. 2 ley 25.323 y art. 45 ley 25.345 y daño moral.Las costas deben imponerse por el orden causado por razones de equidad y por considerar que el actor pudo haberse considerado con derecho a reclamar el pago de los rubros que integran la demanda (art. 28, ley 7987).

Los honorarios de los abogados intervinientes deben regularse de acuerdo a lo establecido en los arts. 31, 36, concordantes y correlativos de la ley 9.459, cuando exista base económica definitiva. Así voto a esta cuestión. Por todo lo expuesto en las consideraciones precedentes, el Tribunal RESUELVE:

I) Desestimar el planteo de plus petición inexcusable (art. 20 L.C.T.) y admitir el de falta de acción, ambos opuestos por los demandados y rechazar, en todas sus partes, la demanda incoada por Silvio Armando Murúa, D.N.I. No. 23.461.651, en contra de Estación de Servicio Panamericana S.R.L. y de Héctor Guillermo Bianciotto, en cuanto pretende el pago de diferencia de haberes por días trabajados en Diciembre 2010, indemnizaciones por antigüedad y sustitutiva de preaviso, integración del mes de despido, indemnizaciones art. 2 ley 25.323 y art. 45 ley 25.345 y daño moral.

II). Imponer las costas por el orden causado por las razones dadas al tratar la segunda cuestión.

III) Diferir la regulación de los honorarios de los letrados intervinientes para cuando exista base económica definitiva, la que se hará según las disposiciones de los arts. 31, 36, concordantes y correlativos de la ley 9.459. Protocolícese.

GARNERO DE FAZIO -Juez de Cámara-

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s