fbpx

La sola cohabitación pública sin otro elemento, no prueba por si misma la convivencia a los efectos previsionales

shutterstock_128959181Partes: Ferreiro Esther Elsa c/ ANSES s/ pensiones

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de la Seguridad Social

Sala/Juzgado: III

Fecha: 13-dic-2013

Cita: MJ-JU-M-84032-AR | MJJ84032 | MJJ84032

Se rechaza la demanda entablada por quien invocó haber convivido con el causante con el fin de acceder a la pensión, por resultar insuficiente la prueba testimonial y documental, habida cuenta que no logra demostrar la cohabitación pública en el último domicilio del causante previo al deceso.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia que rechazó la demanda interpuesta por quien invocó haber convivido con el causante con el fin de acceder a la pensión, si los testimonios glosados en autos no han resultado suficientemente convictivos ni precisos, limitándose a afirmar, en su conjunto, detalles que resultan insuficientes a los fines de la acreditación de la convivencia alegada; en especial porque solamente se avalaría la convivencia durante un período limitado y parcial, sin mencionarse el último domicilio del causante y que fuera anterior a su deceso.

2.-La sola cohabitación pública, sin otro elemento que genere un cuadro probatorio si quiera presuntivo, no prueba la convivencia a los efectos previsionales por el plazo legal en los términos del art. 53 de la ley 24241, que precisa las características que deberá revestir aquella dirigida a acreditar la convivencia en aparente matrimonio y establece los medios de prueba para acreditar el concubinato (partidas, certificados o actas de matrimonio celebrados en el extranjero, pólizas de seguro, contratos de locación de vivienda familiar, constancia de igual domicilio del causante y la conviviente consignados en documentos de identidad, pasaporte, escritura pública, tarjetas de crédito, facturas de servicios públicos, etc.), limitando severamente la eficacia de la prueba testimonial.

Fallo:

BUENOS AIRES, 13 de diciembre de 2013

EL DR. JUAN C. POCLAVA LAFUENTE DIJO:

I. Contra la sentencia mediante la cual el Juzgado Federal n° 2 de Mar del Plata (Pcia de Bs.As.), rechazó la demanda deducida, confirmó la resolución dictada por el organismo administrativo, impuso las costas al accionante y difirió la regulación de honorarios, apeló la actora.

II. La recurrente cuestiona la valoración de las pruebas testimoniales y la supuesta no consideración de la documental aportada.

Enprimer lugar, cuadra señalar que la sola cohabitación pública, sin otro elemento que genere un cuadro probatorio si quiera presuntivo, no prueban la convivencia por el plazo legal en los términos del art. 53 de la ley 24.241, que precisan las características que deberá revestir aquella dirigida a acreditar la convivencia en aparente matrimonio y establecen los medios de prueba para acreditar el concubinato (partidas, certificados o actas de matrimonio celebrados en el extranjero, pólizas de seguro, contratos de locación de vivienda familiar, constancia de igual domicilio del causante y la conviviente consignados en documentos de identidad, pasaporte, escritura pública, tarjetas de crédito, facturas de servicios públicos, etc.), limitando severamente la eficacia de la prueba testimonial.

Respecto a la prueba testimonial entiendo que la misma no puede descalificarse en forma automática. Ante la inexistencia de otros elementos de juicio que le den sustento, las declaraciones deben aparecer como categóricas, amplias, sinceras y quienes deponen deben dar debida razón de sus dichos, de modo tal que analizada dicha prueba en el marco de lo dispuesto por losartículos386 y456del Código de Rito, aparezca como convincente y autosuficientepara crearcerteza en el proveyente sobre los puntos que se quieren acreditar (conf. C.F.S.S., Sala I, in re «Montes, María Angélica c/ ANSeS s/ Dependientes:otras prestaciones»).

En el caso de autos, los testimonios glosados a fs.7/8 y fs.59/63, no han resultado suficientemente convictivos ni precisos, limitándose a afirmar, en su conjunto, detalles que resultan insuficientes a los fines de la acreditación de la convivencia invocada; en especial porque solamente se avalaría la convivencia durante la estadía en el departamento de la calle Alsina N°2365, pero no se menciona el último domicilio del causante en la calle Aragón N° 5312 y que fuera anterior a su deceso. Asimismo coincido con el a quo que resulta extraño el relato de la Sra. Ferreiro en cuanto a la manera en que la misma recibió la noticia del deceso del causante como tampoco indica la razón por la cual no estuvo presente en el crematorio de un ser tan querido (ver fs.97 vta.).

Encuanto a la documental aportada tendienteen su mayoría, a demostrar la unicidad de domicilios, no puedo dejar de observar que se intenta acreditar una convivencia de casi diez años y que en ese lapso la propiaactora noefectuóel cambio de domicilio correspondiente, conforme surge de las constancias de fs. 3 vta. de las actuaciones administrativas, lo que se contradice con la esencia de la vida marital. Finalmente la restante pruebadocumentalque se encuentra en el expediente a fs.28 (las dosúnicas

fotos agregadas),entiendono resulta relevante a los fines requeridos,ya que en realidad debió haber acompañado otras de antigua data dado el tiempo de convivencia presuntamente mantenido por la recurrente con el causante.

En razón de los fundamentos vertidos, de prosperar mi criterio correspondería:declararformalmente admisible el recurso deducido,

disponersu rechazoy confirmarla sentenciarecurrida enlo que decide y ha sido materia de agravios. Costaspor su ordenen la Alzada.(art. 21 de la ley 24.463).

EL DR. MARTIN LACLAU DIJO:

Adhiero a las conclusiones a que arriba el Dr. Juan C. Poclava Lafuente.

Por loque resultadel acuerdoque antecede, el Tribunal

RESUELVE: declarar formalmente admisible elrecurso deducido, disponersu rechazoy confirmarla sentenciarecurrida enlo que decide y ha sido materia de agravios. Costas por su orden en la Alzada. (art. 21 de la ley

24.463).

Cópiese, regístrese, notifíquese y, oportunamente, cúmplase con la comunicación dispuesta por la CSJN en la Acordada 15/13(p.4 y

conc.) y remítase.

MARTIN LACLAU JUEZ DE CAMARA

JUAN C. POCLAVA LAFUENTE JUEZ DE CAMARA

SE DEJA CONSTANCIA QUE NO SUSCRIBRE LA PRESENTE EL DR. NESTOR A. FASCIOLO POR ENCONTRARSE EN USO DE LICENCIA (ART. 109 DEL R.J.N. Y RES. C.F.S.S. N° 80/2013).

ANTE MI:

JAVIER B. PICONE SECRETARIO DE CAMARA

NICOLAS RIZZI PROSECRETARIO DE CAMARA

 

 

  1. Excelente fallo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: