El Grupo Clarín finalmente presentó su propuesta de adecuación a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

grupo_clarin2_48Contra los anuncios apocalípticos que presagiaban la desaparición de TN, Canal 13 y hasta del diario Clarín, a menos de una semana del fallo de la Corte Suprema que reconoció la constitucionalidad de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LdSCA), el multimedio se avino a presentar un plan para adecuarse a los límites que ella establece.

El plazo para presentar esa propuesta ya estaba vencido desde el 7 de diciembre último, por eso el holding lo que hizo fue acumular una propuesta a la que ya había hecho Fintech Advisory Inc., su socia minoritaria (con el 40 por ciento de acciones) en Cablevisión, que proponía la venta de las acciones de Clarín a terceros no relacionados. La propuesta del grupo empresario consiste en una redistribución de licencias y señales en seis “unidades empresarias diferentes”, que seguramente se repartirán entre sus accionistas actuales. En el Gobierno fue recibida como una victoria política. Ahora su “admisibilidad” será analizada por la autoridad de aplicación de la ley (Afsca), que proyecta poner algunas condiciones, como la renuncia a los pleitos judiciales y al acatamiento de la grilla de canales.

La iniciativa de Clarín no sorprendió tanto al Gobierno como sí la rapidez. La noticia de la presentación escrita llegó en medio de una reunión de directorio de la Afsca, en la que el representante radical Marcelo Stubrin intentaba plantear alternativas para darle algún plazo extra al grupo para adecuarse a la ley de manera voluntaria, en lugar de continuar con un proceso de adecuación forzosa. En rigor, cuando el viernes el titular de la Afsca, Martín Sabbatella, fue a notificar a la empresa que continuaba con la adecuación de oficio, deslizó que había una ventanita que había abierto el socio Fintech, que había elevado su propuesta en el término admitido, a la que se podía sumar. El fallo de la Corte de la semana pasada, que declaró la constitucionalidad de la Ldsca, es taxativo al momento de decir que el plazo de adecuación a los límites establecidos por la norma estaba largamente vencido.

“Me parece importante que se hayan presentado, porque durante estos años parecía que había ciudadanos de primera y de segunda; hoy todas las empresas han presentado su plan. Se acabó la idea de que alguien puede tener coronita, ahora somos todos un poco más iguales”, evaluó ayer Sabbatella. Como ha ocurrido con otras propuestas de desinversión, lo primero que hizo Clarín fue explicar cómo tiene pensado redistribuir sus señales y licencias, pero aún no especificó quién se quedaría con qué. La Afsca tiene ahora un máximo de 120 días para aprobar o bochar el plan, pero después tendrá que poner a sus expertos y los de la Secretaría de Defensa de la Competencia a analizar si no surgen incompatibilidades o trampas en las nuevas composiciones societarias. Será un trabajo fino y crucial. La empresa tendrá 180 días para ejecutar su proyecto.

Según explicó Sabbatella, para adecuarse a la ley de medios y cumplir con la finalidad antimonopólica, evitar las posiciones dominantes con ventajas comparativas y competencia desleal en el mercado, es factible que las empresas dividan su patrimonio, pero deben cortar todo vínculo societario y ser “unidades de negocios distintas”. Todo hace suponer que el reparto anunciado por Clarín en un comunicado se hará entre sus principales accionistas, que son Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto, José Antonio Aranda y Lucio Rafael Pagliaro. También tendrá su parte Fintech y seguramente habrá transferencias a otras firmas.

Las seis empresas o unidades que el multimedio presentó ante la Afsca y en los tribunales para amoldarse a las limitaciones establecidas por el artículo 45 de la LdSCA quedarían, según un comunicado que hizo circular, de esta manera:

◾En la primera incluirá a Canal 13 de Buenos Aires, Canal 12 de Córdoba, Canal 6 de Bariloche y a la señal de noticias TN (Todo Noticias), Radio Mitre, con las frecuencias AM 790 y FM 100 en Buenos Aires, AM 810 y FM 102.9 en Córdoba, y FM 100.3 en Mendoza. El grupo incluye 24 licencias locales de TV por cable de Cablevisión, de ciudades en donde no existe incompatibilidad con la TV abierta.

◾“La segunda unidad mantendrá el grueso de las operaciones de Cablevisión y Fibertel”, dice Clarín. El fondo Fintech mantendrá el 40 por ciento del paquete accionario. Tendrá 24 licencias de cable e incluye la señal Metro.

◾La tercera unidad tendrá 20 licencias de TV por cable de Cablevisión.

◾La cuarta incluye al resto de las señales en las que participa el Grupo: Canal 13 satelital, Magazine, Volver, Quiero Música en mi Idioma, Canal Rural, TyC Sports y TyC Max.

◾En otra unidad se incluirá licencias de FM en las ciudades de Tucumán, Bariloche, Bahía Blanca y Santa Fe.

◾La última tendrá la licencia de TV abierta de Canal 7 de Bahía Blanca y la participación en Canal 9 de Mendoza.

Aunque es paradójico, en el mismo comunicado en que informó su plan voluntario de adecuación, Clarín dijo que lo presentó frente al “avance ilegal y de facto que emprendió el Gobierno en los últimos días para quitarle los medios audiovisuales”. Su propuesta, agrega, “no interrumpe ninguna de las acciones judiciales que lleva adelante el grupo para defender sus derechos” y que, insistió, podrían extenderse a los tribunales internacionales donde, como señaló la abogada especialista Andrea Pochak en este diario, no podrá prosperar porque el sistema interamericano de derechos humanos protege los derechos de personas físicas, no de empresas. Clarín, en el texto que divulgó, vuelve a confrontar con el fallo de la Corte, aludiendo a una supuesta “restricción a la libertad de expresión”, cuando el máximo tribunal ya dijo que no había violación a ese derecho, que además se encuentra garantizado por la LdSCA.

Los dueños del Grupo Clarín no tienen la mejor de las relaciones con David Martínez, el titular del fondo de inversión Fintech. Martínez es un mexicano que está instalado en Nueva York, desde donde intenta hacer buenos negocios. Con ese espíritu fue que cuando faltaban dos días para el 7D, se presentó ante la Afsca diciendo que quería cumplir con la ley y que proponía que Clarín vendiera su parte en Cablevisión. Cierta vez, en una reunión con funcionarios argentinos, Martínez dijo que no le entraba en la cabeza la obsesión que tenía Magnetto por negarse a poner una señal infantil en la grilla, en alusión a Pakapaka. Y contó que los hombres de Clarín solían responderle que admitirlo sería “una derrota política”.

En la Afsca se han mostrado satisfechos con la presentación de Clarín, pero planean poner como condición a esta adecuación voluntaria diferida el acatamiento de la grilla de canales y la renuncia del holding a los conflictos judiciales. No será fácil, se anticipan.

La abogada experta y ex miembro de la Afsca Graciana Peñafort evaluó, consultada por este diario: “No da la sensación de que hayan pensado esta propuesta a las apuradas durante el fin de semana. A priori, parecen adecuarse a los límites establecidos por la ley, pero habrá que analizar en detalle, y me genera dudas que no digan nada sobre cómo serían los esquemas de transferencia y escisión ni las titularidades”. Peñafort señaló que le preocupan también algunas reservas que hace Clarín. Por ejemplo, que se vuelvan abstractas las resoluciones que negaron la fusión de Multicanal y Cablevisión, “con lo que buscarían dejar sin efecto resoluciones que ponen en crisis su teoría de los derechos adquiridos” (ver recuadro).

Hasta ahora presentaron propuestas de adecuación 39 empresas. Entre la decena que ya fue aprobada figuran Cadena 3, Direct Tv y el Grupo Indalo; hubo 15 que no tenían motivos de adecuación; hay 14 para las cuales está pendiente aprobar la admisibilidad de sus propuestas, entre ellas, Telefe, Telecentro, Grupo Uno y Prisa. A ellos se suma Clarín. Los cálculos más optimistas en la Afsca dicen que para mediados del año próximo, los procesos de adecuación deberían estar terminados.

Fuente : Página 12

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: