fbpx

Es legítimo el despido del trabajador que realiza gastos en beneficio propio y los hace pasar como atinentes a su labor

cálculoPartes: Inzirillo Giorgiutti Sergio en J° 41.281 Inzirillo Giorgiutti, Sergio c/HSBC New York Life Seguros de Vida S.A. s/ despido s/Inc. Cas

Tribunal: Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Mendoza

Sala/Juzgado: II

Fecha: 26-ago-2013

Cita: MJ-JU-M-81307-AR | MJJ81307 | MJJ81307

Corresponde confirmar la legitimidad del despido del trabajador, pues se tuvo por probado que hizo pasar como gastos atinentes a su labor algunos que fueron efectuados en beneficio propio.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el rechazo de la demanda deducida, pues el actor no logró acreditar que los comprobantes de los gastos realizados en la provincia de San Juan hubieran sido efectuados en el cumplimiento de sus tareas, reiterando en el recurso la legitimidad de la documentación, pero no pudiendo probar el hecho básico, esto es, que las pólizas a que hace referencia pertenecieran efectivamente a clientes con domicilio en dicha provincia, de modo tal que se juzga a la queja como una discrepancia valorativa del recurrente, quien no logra demostrar la arbitrariedad denunciada.

2.-Los argumentos vertidos por la quejosa carecen en sí mismos de fuerza suficiente para abrir la instancia de casación, que sólo está reservada para los planteos censurantes completos, es decir, para los recursos que se autoabastecen al impugnar acabadamente los elementos que sustentan la decisión recurrida, explicando de qué modo el juzgador ha cometido la infracción legal, cuál es la incidencia del error en el dispositivo y por qué causa el resultado final debe modificarse, máxime cuando es en este caso indispensable que exista la necesaria concordancia entre la causal citada y su fundamento de modo tal que en autos no se ha producido la situación contemplada en el art.159 del C.P.C., o sea que no se trata de un caso en que la errónea interpretación o aplicación haya determinado que el pronunciamiento sea adverso a las pretensiones del recurrente.

Fallo:

En Mendoza, a los veintiséis días del mes de agosto del año dos mil trece, reunida la Sala Segunda de la Excelentísima Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario, tomó en consideración para dictar sentencia definitiva la causa N° 103.953, caratulada: «Inzirillo Giorgiutti, Sergio en J° 41.281 Inzirillo Giorgiutti, Sergio c/HSBC New York Life Seguros de Vida S.A. p/despido s/Inc. Cas.»

De conformidad con lo establecido en los arts. 140 y 141 del C.P.C. y Acordada N° 5845, quedó establecido el siguiente orden de votación de la causa por parte de los Señores Ministros del Tribunal: primero Dr. Mario D. ADARO, segundo Dr. Herman SALVINI y tercero Dr. Carlos BÖHM.

A N T E C E D E N T E S:

A fs. 20/41, el Señor Sergio Inzirillo Giorgiutti, por medio de representante, interpone recursos extraordinarios de inconstitucionalidad y casación contra la sentencia dictada a fs. 1046/1063 de los autos N° 41.281, caratulados: «Inzirillo Giorgiutti, Sergio Clemente c/HSBC New York Life Seguros de Vida S.A. p/despido», originarios de la Excma. Cámara Primera de la Primera Circunscripción Judicial.

A fs. 48 se admiten formalmente los recursos interpuestos y se ordena correr traslado de la demanda a la contraria, quien a fs. 62/67 y vta., contesta solicitando su rechazo con costas.

A fs. 71/72 corre agregado el dictamen del Sr. Procurador General, quien por las razones que expone aconseja el rechazo del recurso de inconstitucionalidad.

A fs. 75 se llama al Acuerdo para sentencia y a fs. 80 se deja constancia del orden de estudio en la causa por parte de los Señores Ministros del Tribunal.

De conformidad con lo establecido por el art. 160 de la Constitución de la Provincia, esta Sala se plantea las siguientes cuestiones a resolver:

P R I M E R A: ¿Son procedentes los recursos interpuestos?

S E G U N D A: En su caso, qué solución corresponde?

T E R C E R A:Pronunciamiento sobre costas.

SOBRE LA PRIMERA CUESTION EL DR. ADARO, dijo:

I- A fs 20/41 la actora INZIRILLO GIORGIUTI SERGIO interpone por medio de apoderado recursos de inconstitucionalidad y casación en contra de la sentencia glosada a fs. 1046/1063 de los autos n° 41.284 INZIRILLO GIORGIUTTI SERGIO C/HSBC NEW YORK LIFESEGUROS DE VIDA S.A. P/DESP.», originarios de la PRIMERA CÁMARA LABORAL DE LA PRIMERA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL.

II- Funda la queja de inconstitucionalidad en el art. 150 inc.3 y 4 del CPC, argumentando la violación de sus derechos constitucionales de defensa y debido proceso. Sostiene que el material probatorio ha sido interpretado en forma absurda despojándolo de su real significación. Tacha de arbitraria la resolución.

III- El recurso de casación lo sustenta en el art. 159 del C.P.C. inc 1, denunciando que el a-quo interpretó y aplicó erróneamente los arts. 78, 106, 242 y 246 de la LCT. y se dictó en contradicción a los principios protectorios del trabajo. Persigue como finalidad en ambas quejas, la anulación de la resolución impugnada, y que se disponga en su lugar la admisión de la acción en su totalidad.

IV- Es útil señalar que en caso de permitirlo las circunstancias de cada caso, la Corte puede dar tratamiento conjunto a ambas quejas por razones de celeridad, razón por la cual se resolverán en esta misma sentencia.

El diferente planteo del recurso de inconstitucionalidad y el de casación, está dado por la distinción doctrinaria de vicios in procedendo o de vicios in iudicando.Mientras la inconstitucionalidad tiene por objeto observar y hacer observar las garantías constitucionales, y por ende los vicios cometidos en el procedimiento; la casación tiene por finalidad el control de legalidad, del vicio en la interpretación o aplicación de la ley, es decir del vicio in iudicando, o sea en el juicio mismo del propio magistrado al decidir la controversia.-

Son, en principio compartimientos estancos, dentro del orden procesal mendocino y no pueden confundirse los fundamentos de ambos so pena de un reparo formal serio.-

El recurso de inconstitucionalidad es el apto para plantear los problemas procesales, los errores en la apreciación de la prueba, la verificación de la violación del derecho de propiedad o el de la defensa en juicio o el principio del debido proceso.

La casación sirve para señalar los errores en el juicio de interpretación o aplicación de la ley.-

Por las consideraciones expuestas y en razón de la celeridad procesal y a los fines de evitar desgaste jurisdiccional serán abordados ambos recursos en forma conjunta.

V- ANTECEDENTES DE LA CAUSA

En la causa principal el actor INZIRILLO GIORGIUTTI SERGIO demanda a su empleadora por el cobro de las indemnizaciones derivadas del despido, con más las especiales de la ley 25323 arts.1 y 2 y la del art. 80 de la LCT. y costas.

Relata que ingresó a trabajar para LA BUENOS AIRES NEW YORK LIFE S.A. en el año 1999 hasta que en el año 2001 la empresa fue adquirida por la HSBC NEW YORK LIFE SEGUROS DE VIDA SA . Que realizaba tareas como productor y vendedor de seguros de vida, que su sueldo estaba compuesto por un mínimo, no acumulable con las comisiones .

Relata que desde noviembre de 2005 comienza a desempeñarse en San Juan porque la empresa necesitaba esa plaza.Que a pesar de pasar el mayor tiempo del mes en dicha provincia, no se le reintegraban los gastos de viáticos, a pesar de sus reclamos.

Que recién en el año 2004 tuvo lugar la registración.

Que con fecha 14/3/2008 emplazó a su empleador por el pago de los gastos desde noviembre de 2005 a marzo del 2008, bajo apercibimiento de despido.

Atento que tal comunicación no fue respondida hizo efectivo el apercibimiento el 3/4/2008.

Recién con fecha 18/4/2008, la empresa contesta negando adeudar ningún viático.

La demandada contesta la acción negando en general los hechos alegados en la demanda. Sostiene que no hubo ninguna transferencia de comercio sino un cambio de denominación, niega la fecha de inicio de actividades del actor, niega la existencia de relación laboral antes del año 2004, fecha en que el actor se incorporó como consultor de seguros de vida.

Sostiene que en tal fecha suscribió un convenio en el que acordaba que su remuneración solo estaría constituida por las comisiones por ventas y donde constaba que antes de esa fecha no había existido contrato de trabajo entre las partes.

La sentencia de la Cámara, luego de analizadas las pruebas producidas, llega a la conclusión que existió entre las partes un contrato de trabajo – por el cual el actor prestó servicios de promoción, comercialización y venta de seguros de vida, encuadrado en los arts. 22, 23 y cc. de la LCT y CCT 283/97 desde el año 1999 hasta la fecha del distracto fijada el 3/4/2008.

Al analizar los rubros reclamados concluye que el actor no logró acreditar que los comprobantes de los gastos realizados en la provincia de San Juan, hubieran sido efectuados en el cumplimiento de sus tareas.

Por lo que la única causal subsistente como justificante del autodespido, esto es la falta de registración, carece de entidad suficiente por sí sola para desplazar al principio de conservación del empleo consagrado en el art.10 de la LCT.En suma entiende que los rubros indemnizatorios deben ser rechazados, admitiendo la demanda solo en lo referente al art. 80 de la LCT.

Ante este resultado se alza la recurrente.

VI- MI OPINION

Funda la queja de inconstitucionalidad en el art. 150 inc.3 y 4 del CPC, argumentando la violación de sus derechos constitucionales de defensa y debido proceso. Sostiene que el material probatorio ha sido interpretado en forma absurda despojándolo de su real significación. Tacha de arbitraria la resolución.

El recurso de casación lo sustenta en el art. 159 del C.P.C. inc 1, denunciando que el a-quo interpretó y aplicó erróneamente los arts. 78, 106, 242 y 246 de la LCT. y se dictó en contradicción a los principios protectorios del trabajo. Persigue como finalidad en ambas quejas, la anulación de la resolución impugnada, y que se disponga en su lugar la admisión de la acción en su totalidad.

Persigue como finalidad en ambas quejas, la anulación de la resolución impugnada, y que se disponga en su lugar la admisión de la acción.

Entrando en el análisis de las quejas, que como se dijo serán tratadas en forma conjunta, advierto que el quejoso le imputa al sentenciante que ha omitido valorar prueba esencial, esto es los comprobantes de gastos adjuntados por él, así como los comprobantes de las operaciones realizadas en la provincia de San Juan por el actor. Al respecto cita la prueba ofrecida en el escrito de demanda en los puntos i, j, n, o, p, q, r s del cap. VI.

Luego de una detenida lectura de la sentencia impugnada, surge sin duda que la misma no adolece de los vicios apuntados por el recurrente.

En efecto, el Tribunal ha merituado los hechos y la pruebas rendidas en la causa y en virtud de ello ha considerado que no se acreditó la existencia de injuria suficiente para justificar el autodespido producido.Es decir, el fundamento de la sentencia referido a esta causal fue que «el actor no logró acreditar que los comprobantes de los gastos realizados en la provincia de San Juan, hubieran sido efectuados en el cumplimiento de sus tareas», esta afirmación no logró ser destruida en el recurso, ya que el quejoso vuelve sobre la legitimidad de la documentación, pero no acredita el hecho básico, esto es que las pólizas a que hace referencia en el punto j) pertenecieran efectivamente a clientes con domicilio en la Provincia de San Juan, tampoco se le plantea tal interrogatorio al perito, de modo que debe quedar firme lo afirmado por el a quo como primer fundamento de la sentencia.

Si bien es cierto que dos testigos hicieron alguna referencia a que el actor trabajó en San Juan, la sentencia no los omite sino que manifiesta que no le resultaron convincentes, y en este punto cabe recordar que el juez de grado es soberano en la apreciación de las pruebas.

De lo expuesto concluyo que la queja no es otra cosa que la discrepancia v alorativa del recurrente, quien no logra demostrar la arbitrariedad denunciada.

Se ha sostenido reiteradamente con respecto a la entidad de la injuria para justificar el distracto, que : «. La ponderación de los hechos o situaciones calificadas de injuriosas que autorizan la extinción del contrato, queda librada a la discrecionalidad y a la prudencia de los jueces, por lo que tratándose de la apreciación de situaciones de hecho están sustraídas de los recursos extraordinarios, salvo el supuesto de arbitrariedad.»(L.S.262-158).

Dentro del criterio sostenido reiteradamente por esta Sala II de la amplitud de poderes discrecionales del Juez Laboral, no se advierte que el a-quo en este caso concreto se haya excedido de tales atribuciones.Antes bien, merituó aquellas pruebas que formaron su convencimiento, dando razón de su decisión fundada en las constancias de la causa y en derecho.-

Acorde a este razonamiento la queja recursiva aparece más bien como un diferente criterio de valoración, lo que de ninguna manera justifica la invalidación del acto sentencial, el cual goza de presunción de legitimidad, y luego, para caer necesita de una cabal demostración de su arbitrariedad, lo que no se ha dado en el presente.

Esta postura conviccional, acorde a derecho, descarta absolutamente la tacha de arbitrariedad por voluntarismo, la cual se configura únicamente cuando el razonamiento del juzgador aparece como caprichoso, ilógico o absurdo. La mera discrepancia, que es en realidad lo que sucede en la presente queja, o el acierto o error en la ponderación probatoria, no autorizan de ninguna manera a activar los medios anulatorios propios de un recurso de inconstitucionalidad.

Las pruebas han sido analizadas en la sentencia impugnada. El juzgador ha realizado un minucioso análisis de cada una de ellas, arribando a la conclusión apuntada precedentemente.

Es inadmisible la tacha de inconstitucionalidad que se apoya en evidente contradicción con los resultados de la prueba rendida o con prescindencia de elementos probatorios y fehacientes de tal fuerza que hagan aparecer el fallo como arbitrario, si las críticas del recurrente están dirigidas al alcance que el tribunal ha atribuido a ciertas pruebas. (L.S.131-299, 197-295)

Por lo que considero que la solución dada por el inferior al caso debe mantenerse.

No puede correr mejor suerte el recurso de casación planteado. En efecto, el quejoso lo sustenta en el art 159 del C.P.C. inc 1, denunciando que el a-quo interpretó y aplicó erróneamente los arts. 78, 106, 242 y 246 de la LCT.y se dictó en contradicción a los principios protectorios del trabajo.

Sin embargo, a pesar de plantearse una errónea interpretación y aplicación normativa, se advierte que el recurrente pone de manifiesto solo su disconformidad con el resultado del pleito y los argumentos que esgrime no alcanzan a conmover los fundamentos dados por el inferior en su sentencia.

Bajo la apariencia de un error iuris, el suplicante pretende la modificación de la plataforma fáctica fijada en forma definitiva por el Tribunal, quien concluyó que no existía injuria suficiente para justificar el auto despido producido por el actor.

El recurso de casación tiene como límite insoslayable el respeto por el factum predeterminado por el Tribunal de mérito. En consecuencia, sobre los mismos hechos que surgen de la sentencia debe ensayarse una interpretación jurídica o judicial del caso, en el que no se pueden introducir cuestiones fácticas o de hechos, propios de los tribunales ordinarios, (LS 336 fs 245; LS 238 48; LA 154 382; LS 280 181; 274 147).

Esta Corte ha sostenido que para la procedencia de la casación, es necesario que se desvirtúen todos los fundamentos del pronunciamiento atacado, lo que no ocurre en el sub lite donde el quejoso se abroquela en su propia tesis sin atacar en forma acabada los argumentos que fundamentaron la decisión del inferior. Los argumentos dados por la quejosa carecen en si mismos de fuerza suficiente para abrir la instancia de casación, que como es sabido, sólo está reservada para los planteos censurantes completos, es decir para los recursos que se autoabastecen al impugnar acabadamente los elementos que sustentan la decisión recurrida, explicando de qué modo el juzgador ha cometido la infracción legal, cuál es la incidencia del error en el dispositivo y por qué causa el resultado final debe modificarse.Es indispensable para la procedencia del recurso que exista la necesaria concordancia entre la causal citada y su fundamento.

Vale decir que en autos no se ha producido la situación contemplada en el art.159 del C.P.C., o sea que no se trata de un caso en que la errónea interpretación o aplicación haya determinado que el pronunciamiento sea adverso a las pretensiones del recurrente.

Por los motivos expuestos, me pronuncio por el rechazo de ambas quejas en estudio.

SOBRE LA SEGUNDA CUESTIÓN EL DR. ADARO, dijo:

Corresponde omitir pronunciamiento sobre este punto, puesto que se ha planteado para el eventual caso de resolverse afirmativa la cuestión anterior.

ASÍ VOTO.

Sobre la misma cuestión los Dres. Salvini y Böhm adhieren al voto que antecede.

SOBRE LA TERCERA CUESTIÓN EL DR. ADARO, dijo:

Atento el resultado a que se arriba en el tratamiento de las cuestiones que anteceden, y en virtud de haber existido en el caso concreto razón probable para litigar y buena fe, corresponde imponer las costas de ambos recursos en el orden causado. (arts. 148 y 36 inc.V del C.P.C.).-

ASI VOTO.

Sobre la misma cuestión los Dres. Salvini y Böhm adhieren al voto que antecede.

Con lo que terminó el acto, procediéndose a dictar la sentencia que a continuación se inserta:

S E N T E N C I A:

Mendoza, 26 de agosto de 2013.

Y VISTOS:

Por el mérito que resulta del acuerdo precedente la Sala Segunda de la Excma. Suprema Corte de Justicia fallando en definitiva,

R E S U E L V E:

1) Rechazar los recursos de inconstitucionalidad y casación interpuestos a fs. 20/41 de estos autos.

2) Imponer las costas por su orden.

3) Diferir la regulación de honorarios para su oportunidad

NOTIFÍQUESE.

Herman Amilton Salvini

Carlos Böhm

Mario Daniel Adaro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: