Pasajera cayó al descender del colectivo en un lugar donde había un pozo y debe ser indemnizada

Colect.Partes: Leuze Llaura Mabel c/ Línea 176 Empresa de Transportes Gral. Sarmiento S.A. s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: L

Fecha: 6-ago-2013

Cita: MJ-JU-M-81179-AR | MJJ81179 | MJJ81179

Pasajera que sufrió una caída al intentar descender de un colectivo en un lugar donde había un pozo debe ser indemnizada. Cuadro de rubros indemnizatorios.

Sumario:

1.-Corresponde hacer lugar a la demanda de daños y perjuicios promovida por una pasajera que cayó al asfalto al intentar descender de un colectivo, pues quedó demostrada la calidad de pasajera de la reclamante y el hecho por ella sufrido, y ninguna de las eximentes que prevé el art. 184 del CCom. ha sido acreditada.

2.-Debe declarase la deserción de los agravios deducidos por la demandada y su aseguradora contra la extensión de la condena a esta última, por tratarse de un caso de intereses contrapuestos, dado que el mismo profesional representa a la empresa de transporte y a la citada en garantía, que pretende liberarse de responder.

3.-En tanto no puede afirmarse que la tasa activa supere la inflación que registra la economía nacional, su aplicación no configura de manera alguna un verdadero enriquecimiento del acreedor.

4.-Corresponde aplicar la tasa activa, en tanto la suma de capital más intereses no implica un enriquecimiento indebido de los actores (del voto por su fundamento del Dr. Liberman – mayoría)

5.-Sin perjuicio de la sanción de la ley 26853 , que deroga el art.303 del CPCCN., corresponde aplicar la doctrina del plenario Obarrio c/ Microómnibus , por la cual la franquicia resulta inoponible a la víctima cuando se encuentra comprometido el transporte público de pasajeros, más allá de la existencia de intereses contrapuestos entre la demandada y la citada en garantía (del voto en disidencia parcial de la Dra. Pérez Pardo)

123

Fallo:

En Buenos Aires,a los 6 días del mes de agosto del año dos mil trece, encontrándose reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Sala “L” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil a fin de pronunciarse en el expediente caratulado “Leuze, Laura Mabel c/ Línea 176 Empresa de Transportes Gral. Sarmiento S.A s/ daños y perjuicios”de acuerdo al orden del sorteo la Dra. Flah dijo:

I.-La sentencia de fs. 324/32 hizo lugar a la demanda iniciada por Laura Mabel Leuze respecto del accidente que sufrió el 9 de marzo de 2006 a las 16:38 hs., cuando descendía del colectivo de la línea 176 en la parada ubicada en la intersección de las calles Muñoz y Pedro de Mendoza de la localidad de José C. Paz, y cayó al asfalto dado que el chofer frenó el micro a una distancia de un metro de la vereda y existían grandes grietas.

El Sr. juez condenó a Expreso General Sarmiento a pagar a la actora la suma de $ 30.496,80 con más intereses que los estableció a la tasa activa desde que se produjo la mora hasta el efectivo pago. Dicha condena la hizo extensiva a Protección Mutual de Seguros de Transporte Público de Pasajeros, declarando inoponible a la víctima la franquicia invocada.

Contra dicha decisión se alzaron disconformes la demandada y la citada en garantía expresando agravios a fs. 345/52, que no fueron respondidos.

II.-El magistrado tuvopor acreditada la calidad de pasajera con la copia certificada del boleto que obra a fs. 26/7 y con las declaraciones testimoniales prestadas en autos. En consecuencia, consideró que no se demostró ninguna de las eximentes previstas por el art. 184 del Cód. de Comercio.

Las recurrentes cuestionaron la valoración que realizó el sentenciante respecto de la prueba testimonial. Insisten en que no se demostró la ocurrencia del hecho por ellos negada.

Nada dicen los apelantes en sus agravios respectodel boleto acompañado, que habían negado.Al respecto, sólo a mayor abundamiento diré queel boleto constituye la prueba instrumental del contrato de transporte, de modo tal que si el transportista intenta negarle validez, pesa sobre él la acreditación detal extremo conforme a la carga dinámica de la prueba que emerge del art. 377 del Código Procesal.Es que no sólo no puede hacerse pesar sobre quien lo recibió al pagar, sino que además quien debe contar con los registros pertinentes es el propio transportista el que, por ende, es el que en mejores condiciones se encuentra para arrimar la prueba pertinente y especialmente si hace a su defensa.

Así, el boleto constituye una presunción a favor de la actora que demuestra su calidad de pasajera, y en el caso se corrobora con el resto de las probanzas de autos.

A fs. 93 Martínez declaró que: “Estaba por abrir mi negocio y sentí cuando la señora gritó y se cayó del colectivo. Grito, me doy vuelta y la veo”. Aclaró que el colectivo paró fuera de la parada, donde hay un pozo. A fs. 94 Viera expresó “La señora venía viajando en un colectivo, se bajó en un pozo y sale con la pierna colgando. Eso fue lo que vimos, yo estaba ahí”. Agregó que el hecho ocurrió cinco metros antes de la parada.

Pese a las endebles críticas de las apelantes, concuerdo con la eficacia probatoria que el sentenciante otorgó a las declaraciones. Que el testigo Martínez no hubiera visto el instante de la caída, porque se dio vuelta cuando la actora “ya estaba en el piso”, no le resta valor a la prueba, dado que de todos modos pudo ver de dónde caía Leuze. Tampoco existen contradicciones con los dichos de la actora, pues si bien es cierto que el testigo dijo que “la llevaron a la casa” y la reclamante que fue trasladada a una clínica, noadvierto falsedad en sus dichos, pues no fue el testigo quien la traslado. En cuanto al testigo Veira también juzgo convincente sus dichos.Es cierto que dijo ver a la actora al día siguiente al hecho “enyesada”, cuando ella expresó en la demanda que “pudo movilizarse recién luego de 20 días y para ello debió utilizar muletas.”. Pero si la reclamante concurrió al día siguiente a la comisaría a efectuar la exposición civil (ver fs. 129/31), factible es que el testigo la hubiera visto y esa desafortunadamanifestación de la accionante constituye una contradicción que sólo la desfavorece a ella.

En razón de lo expuesto y de acuerdo a las reglas de la sana crítica tendré en cuenta las conclusiones que de las declaraciones testimoniales se derivan (conf. art. 456 del Cód. Procesal). Además, el juzgador no debe buscar la certeza absoluta sino la certeza moral, la que se refiere al estado de ánimo en virtud el cual el sujeto aprecia. No es la seguridad absoluta sino el grado sumo de probabilidad acercade la verdad (conf. CNEC. y C., Sala IV; 30-7-87, Boletín 4°, Bim/87).

En suma, juzgo demostrada la calidad de pasajera de la reclamante y el hecho por ella sufrido. Por consiguiente, como ninguna de las eximentes que prevé el art. 184 del Cód. de Comercio ha sido acreditada, voto por desestimar estos agravios y confirmar el fallo de grado.

III.-La parte demandada y la citada en garantía se agravian porque la sentencia de grado hizo extensiva la condena a la aseguradora.

El sentenciante ha considerado inoponible la franquicia a la damnificada fundando su decisión en la doctrina que fijara el plenario “Obarrio María Pía c/ Microómnibus Norte c/ La Economía Comercial S.A. de Seguros Genrales y otro s/ Daños y Perjuicios” , doctrina y criterio que comparto. Y ello sin perjuicio de la sanción de la ley 26.853 que deroga el art. 303 del Cód.Procesal.

No obstante, juzgo que debe declarase la deserción de estos agravios por tratarse de un caso de intereses contrapuestos dado que el mismo profesional representa a la empresa de transporte y a la aseguradora, que pretende liberarse de responder.

Al respecto el Dr. Liberman ha señalado en lo autos de esta Sala, “Torres, Jorge Fabián c/ Gramajo, Silvia David y otros s/ daños y perjuicios”, del 10 de mayo de 2013, L 605.361, expte. n° 100.066/08) ´Es que, como pusiera de relieve la Sala H de este tribunal se trata de una seria anomalía, habida cuenta que esta suerte de unificación de personería tiene cauce en el art. 54 del Código Procesal, pero en la medida en “que haya compatibilidad en ella, que el derecho o el fundamento de la demanda sea el mismo o iguales las defensas”.

Siguió recordando esa Sala, con voto de Kiper, que “dispone el Código Civil que el mandatario debe cumplir de manera ventajosa para su mandante (art. 1906), y abstenerse de cumplir cuando la ejecución fuese dañosa para el segundo (art. 1907). Debe preferir los intereses de su mandante a los suyos (art. 1908). Asimismo, se desprende de la ley 10.996 que el procurador está obligado a apelar las resoluciones adversas a su cliente, no las favorables”.

Tras otras consideraciones, concluyó que no hay agravio que atender para la empresa de transportes, beneficiada con la inoponibilidad del descubierto.

Y, en lo referente al recursoen nombre de la aseguradora, al haber intereses contrapuestos, puede también interpretarse que en primer lugar la apelación se hizo en nombre de la empresa transportadora. Y “si la aseguradora ejerce la dirección exclusiva del proceso, no puede hablarse de una actuación concurrente de los litisconsortes sino de una actitud defensiva única (ver Kiper, Claudio, Proceso de daños, I, pág. 421). Si se trata de una única defensa, no puede ser contradictoria”.

“En el caso -terminó explicando la Sala H-la aseguradora tuvo la dirección del proceso.Cuando esto ocurre, la finalidad es que se ejerzan adecuadamente los derechos del asegurado; el asegurador persigue mantener indemne al asegurado (art. 109, ley 17.418; Kiper, ob. cit., p. 427).” (CNCiv., Sala H, 15-8-2008, “Zapata c. Transporte”; L. 504.971).

En sentido similar se ha pronunciado la Sala I de este tribunal. El mismo profesional no puede defender intereses contrapuestos. Esto atenta contra varias normas y principios del Código de Ética del CPACF y del ordenamiento procesal. Por ello, a su entender la actuación del profesional es ineficaz en los términos del art. 953 del Código Civil.Y, con cita de Podetti, resolvió que “el juez tiene el deber de rechazar los actos que objetivamente resulten contrarios a los principios enunciados” (CNCiv., Sala I, 13-12-2010, “Venturi c. Micro Ómnibus Quilmes”; L.L. 2010-F, 521)´.

En sincronía con lo expuesto, voto porque se declare desierto este punto de la apelación.

IV.-Los agravios vinculados con la tasa de interés deben desestimarse, pues comparto el criterio adoptado por el juzgador y considero que no puede afirmarse que la tasa activa supere la inflación que registra la economía nacional, por lo cual no configura de manera alguna un verdadero enriquecimiento del acreedor.

Consecuentemente, estos agravios deben desestimarse.

Por las razones expuestas propongo confirmar la sentencia de grado con las costas de alzada a la vencida.

El Dr. Liberman dijo:

Ya durante la subrogancia del Dr. Galmarini, hemos explicado que la decisión jurisdiccional se integra con un fallo de primera instancia y, en caso de recurso, uno del tribunal de alzada, confirmatorio o no. Es, en palabras de otra Sala de esta Cámara, una unidad lógico -jurídica.

Entonces, si el primer juzgador explícita o tácitamente calcula los montos a una fecha anterior, la alzada no puede desatender la pauta, desintegrando el todo de la decisión, a través de la aplicación ritual de un criterio.

A esto se suma que, integrada la Dra.Lily Flah,han variado las mayorías en lo referente a esta cuestión.

Es así que, sin variar mi criterio general al respecto, como la suma de capital más intereses no implica un enriquecimiento indebido de los actores, por razones análogas voto adhiriendo en un todo a la propuesta de mi colega, incluso en lo referente a tasa de interés.

La Dra. Pérez Pardo dijo:

Sin perjuicio de la sanción de la ley 26.853, que deroga el art.303 del Código Procesal, adhiero a la doctrina que emana del fallo “Obarrio c/ Microómnibus” de esta Cámar a, por la cual la franquicia resulta inoponible a la víctima cuando se encuentra comprometido el transporte público de pasajeros.

Por tal razón entiendo que corresponde confirma, lo resuelto al respecto por el sentenciante, más alláde la existencia de intereses contrapuestos entre el demandado y su citada en garantía.

Con lo que terminó el acto. Firmado: Lily R. Flah, Víctor Fernando Liberman y Pérez Pardo. Es copia fiel del original que obra en el Libro de Acuerdos de esta sala.

Jorge A. Cebeiro

Secretario de Cámara

Buenos Aires, de agosto de 2013

Y VISTOS: lo deliberado y conclusiones establecidas en el Acuerdo precedentemente transcripto el tribunal decide:confirmar la sentencia de grado con lascostas de alzada a la vencida.

Se deja constancia que la publicación de la presente sentencia está sometida a lo dispuesto por el art. 164, 2° párrafo, del Código Procesal y art.64 del Reglamento para la Justicia Nacional.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

LILY R. FLAH (P.A.S.)

VICTOR FERNANDO LIBERMAN

MARCELA PEREZ PARDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s