fbpx

Cristina recibió a los sindicatos y avaló los aumentos salariales

cfk-2011Cristina Kirchner recibió anoche a las cúpulas de seis sindicatos que ya cerraron sus paritarias y destacó que en la Argentina se «discutan salarios» mientras que en otros países crecen los índices de desocupación.

A la Presidenta le hubiera gustado escenificar los acuerdos salariales ante una tropa de sindicalistas más numerosa. Pero las negociaciones paritarias de un puñado de gremios no se cerraron a tiempo para la audiencia que la jefa del Estado encabezó anoche en la Casa Rosada.

Hubo presencias llamativas, como la del bancario Sergio Palazzo, un jerárquico de la CGT de Hugo Moyano y afiliado al radicalismo. Pero también hubo ausencias que sorprendieron: no asistieron Gerardo Martínez (Uocra) ni el tándem de gremialistas ferroviarios, todos enrolados en la CGT oficialista. Todos ellos estaban invitados, pero como aún continúan con sus paritarias abiertas optaron por el faltazo.

Como lo hacían los camioneros de Moyano en sus épocas de aliados del kirchnerismo, el metalúrgico Antonio Caló, referente de la CGT oficialista, trazó el aumento de referencia con la paritaria de la UOM, que cerró anteanoche en un 24% tras 45 días de tensos debates con las cámaras industriales. Inicialmente, el sindicato había reclamado un alza del 32 por ciento.

«Creemos que el porcentaje que sacamos es el de la inflación del changuito [del supermercado]», dijo ayer públicamente Caló. Pero puertas adentro, sentado frente a frente con Cristina, evitó referirse a la incertidumbre inflacionaria y se mantuvo siempre disciplinado.

Según los gremialistas, la jefa del Estado reivindicó las paritarias como una de las banderas centrales del kirchnerismo y destacó que en el país «se discutan salarios» mientras que en Europa los índices de desocupación se disparan día a día.

Caló devolvió el gesto y manifestó que los sindicatos le reconocen al Gobierno que a partir de 2004 se retomaron las negociaciones salariales por convenio, tras una década de ajustes y parálisis.

La tropa sindical que visitó a Cristina Kirchner en el Salón Blanco estuvo integrada por Caló y los metalúrgicos Juan Belén y Francisco «Barba» Gutiérrez. También asistieron José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Armando Cavalieri (Comercio), Víctor Santa María (porteros de edificio) y Andrés Rodríguez (UPCN). Todos ellos acordaron aumentos de un 24 por ciento.

UN MOYANISTA EN LA ROSADA

Palazzo fue el único gremialista presente que está hoy en la vereda opositora. Es afiliado a la UCR y secretario de Relaciones Institucionales de la CGT moyanista. «Me invitaron y vine. Fue un gesto. Con Moyano no comparto la partidización de la CGT, por eso no fui al lanzamiento de su partido», se atajó al ser consultado por LA NACION.

Los bancarios sellaron ayer su paritaria con un alza de casi el 30% en el sueldo inicial, si se contemplan las compensaciones extras. La presencia de Palazzo en la Casa Rosada abrió ayer interrogantes sobre su continuidad en la central que encabeza el jefe de los camioneros.

La ausencia más significativa fue la de Gerardo Martínez. El líder de la Uocra está en plena puja por una suba salarial. La negociación seguirá hoy, pero hasta ayer estaba empantanada en el porcentaje y en la forma de pago. Desde la Cámara Argentina de la Construcción, conducida por Gustavo Weiss, pronostican «una pésima perspectiva para el sector» y «un año económico turbulento», según el planteo que hicieron delante de los gremialistas. Existe otro condimento, y es netamente político: Weiss está al frente de la constructora Eleprint, que es prestadora de servicios del gobierno de Santa Cruz, cuyo mandatario, Daniel Peralta, está enfrentado hoy al kirchnerismo.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, valoró «el diálogo» con los sindicatos y destacó que «se sigan llevando adelante las paritarias libres». Eso sí, evitó referirse a las reivindicaciones salariales e impositivas que la CGT considera aún pendientes..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: