Rechazo de la demanda por el accidente sufrido ya que tuvo lugar por el cruce de otro rodado y se configuro la causa de exoneración por culpa de un tercero.

Colect.Partes: Ferragutti Franca Silvia c/ Nuevo Ideal S.A. y otros s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: G

Fecha: 4-mar-2013

Cita: MJ-JU-M-78303-AR | MJJ78303 | MJJ78303

Corresponde revocar la sentencia apelada y rechazar la demanda interpuesta por la actora, quien sufriera una caída en el colectivo mientras se desplazaba como pasajera pues según los dichos de los pasajeros el accidente había tenido lugar por el cruce imprevisto de otro rodado, se configura la causa de exoneración de responsabilidad por culpa de un tercero.

Sumario:

1.-Corresponde revocar la sentencia apelada y rechazar la demanda interpuesta por la actora, quien sufriera una caída en el colectivo mientras se desplazaba como pasajera pues, al momento de demandar expresó que su caída fue producto de la brusca frenada del colectivo y dijo desconocer los motivos de la maniobra, sin embargo, al momento de efectuar la denuncia en sede policial, dejó constancia que tanto el conductor como los pasajeros habían manifestado que de improviso se había cruzado otro automóvil, no pudiendo en consecuencia admitirse un intento de volver contra sus propios actos.

2.-El art. 184 del CCom. dispone que en caso de muerte o lesión de un viajero, acaecida durante el transporte en ferrocarril – aplicable al transporte público de pasajeros, la empresa estará obligada al pleno resarcimiento de los daños y perjuicios, no obstante cualquier pacto en contrario, a menos que pruebe que el accidente provino de fuerza mayor o sucedió por culpa de la víctima o de un tercero por quien la empresa no sea civilmente responsable.

3.-El factor objetivo de imputación recogido por el art. 184 del CCom. se proyecta en la distribución de la carga probatoria, debiendo el actor acreditar su carácter de pasajero y la lesión padecida durante el viaje, que importa incumplimiento de la obligación de llevarlo sano y salvo a su lugar de destino y debiendo la transportista alegar y probar alguna de las eximentes previstas en dicha normativa, sin que sea suficiente, a tal fin, la demostración de que no hubo culpa en quien conducía la unidad de transporte público.

4.-El vínculo entre el transportador y el pasajero configura una relación de consumo a la cual es aplicable, además el art. 42 de la CN., los arts. 5 y 40 de la ley 24240 que entrañan también una responsabilidad objetiva que solo libera total o parcialmente a quien demuestre que la causa del daño le ha sido ajena.

5.-Si la causa de exoneración es la culpa de un tercero, es necesario probar que medió una acción suya positiva sobre el involuntario autor directo de modo que la voluntad de éste resulte ser extraña a la producción del hecho determinante del daño y que el ejecutor y la víctima son elementos meramente pasivos: son elementos de la acción (autor material) y de la recepción (damnificado) de un perjuicio en calidad de involuntarios partícipes del hecho realizado por un tercero, en quien radica, a la verdad, la causa del daño.

Fallo:

En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 04 días de Marzo de Dos Mil Trece, reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: “FERRAGUTTI, FRANCA SILVIA c/ NUEVO IDEAL S.A. Y OTROS s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, respecto de la sentencia de fs. 400/404, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara Doctores CARLOS CARRANZA CASARES – CARLOS ALFREDO BELLUCCI – BEATRIZ AREÁN.-

A la cuestión planteada el Señor Juez de Cámara Doctor Carranza Casares dijo:

I.- Franca Silvia Ferraguti sufrió una caída dentro del interno 117 de la línea 620 explotado por Nuevo Ideal S. A. mientras se desplazaba como pasajera en la mañana del 8 de julio de 2006 en la localidad de Ramos Mejía, provincia de Buenos Aires.

Con fundamento en lo previsto en el art. 184 del Código de Comercio, la sentencia de fs. 400/404 condenó a la aludida sociedad al pago de $40.200 más interés y costas.

II.- Ambas partes apelaron el fallo.

La actora en su memorial de fs. 458/461 vta. respondido a fs. 472/474 aspira al incremento de lo asignado para daño físico y moral, la admisión de lo pedido como daño psicológico y tratamiento” y la inoponibilidad de la franquicia pactada.

La demandada al fundar su recurso de fs. 465/469 cuyo traslado no fue contestado, cuestiona la responsabilidad atribuida, lo otorgado por incapacidad y daño moral y la tasa de interés fijada.

III.- El art. 184 del Código de Comercio dispone que en caso de muerte o lesión de un viajero, acaecida durante el transporte en ferrocarril – aplicable al transporte público de pasajeros (cf. Rouillon, “Código de Comercio”, Ed. La Ley, Buenos Aires, 2005, p.315) – la empresa estará obligada al pleno resarcimiento de los daños y perjuicios, no obstante cualquier pacto en contrario, a menos que pruebe que el accidente provino de fuerza mayor o sucedió por culpa de la victima o de un tercero por quien la empresa no sea civilmente responsable.

El factor objetivo de imputación recogido por el citado art. 184 se proyecta en la distribución de la carga probatoria. Por un lado, el actor debe acreditar su carácter de pasajero y la lesión padecida durante el viaje, que importa incumplimiento de la obligación de llevarlo sano y salvo a su lugar de destino. Por el otro, incumbe a la transportista alegar y probar alguna de las eximentes previstas en dicha normativa, sin que sea suficiente, a tal fin, la demostración de que no hubo culpa en quien conducía la unidad de transporte público (cf. CNCiv., esta sala L. 192.696 del 21/5/96 y L. 585.949 del 9/2/12).

Asimismo, el vínculo entre el transportador y el pasajero configura una relación de consumo a la cual es aplicable, además el art. 42 de la Constitución Nacional, los arts. 5 y 40 de la ley 24.240 que entrañan también una responsabilidad objetiva que solo libera total o parcialmente a quien demuestre que la causa del daño le ha sido ajena (cf. Fallos 331:319; 333:203 ).

Si la causa de exoneración es la culpa de un tercero, se ha señalado que es necesario probar que medió una acción suya positiva sobre el involuntario autor directo de modo que la voluntad de éste resulte ser extraña a la producción del hecho determinante del daño y que el ejecutor y la víctima son elementos meramente pasivos:son elementos de la acción (autor material) y de la recepción (damnificado) de un perjuicio en calidad de involuntarios partícipes del hecho realizado por un tercero, en quien radica, a la verdad, la causa del daño (cf. Kemelmajer de Carlucci, en Beluscio – Zannoni, “Código Civil.”, Ed. Astrea, Buenos Aires, 1984, T. 5 p.564,).

Es una prueba que puede rendirse pese a que el tercero culpable no sea parte en el juicio (cf. Llambías “Tratado de Derecho Civil, Obligaciones”, Ed. Abeledo Perrot, Buenos Aires, 1976 , T. IV, p.621).

El hecho culposo del tercero ha de interrumpir la concatenación causal proyectando la responsabilidad fuera de la órbita de actuación del demandado y sindicando como único responsable a ese tercero (cf. Trigo Represas – López Mesa, “Tratado de Responsabilidad Civil”, Ed. La Ley, Buenos Aires, 2005, T. I, pág. 870).

Y esto último es lo que, estimo, ha ocurrido en el caso.

La actora, que al demandar por daños sufridos por la brusca frenada del colectivo en el que viajaba expresó desconocer los motivos de la maniobra, al efectuar la denuncia en sede policial, después de destacar que había sido “asistida en forma inmediata” por el chofer del transporte público “quien en forma urgente la condujo al Policlínico Central” de San Justo, quiso dejar constancia que tanto el conductor como el “resto del pasaje” habían manifestado que “al ómnibus se le cruzó de improviso otro automóvil, por lo que debió aplicar los frenos bruscamente para evitar colisionarlo” (fs. 39 y 375).

Vale decir que motu proprio puso de relieve que todos los pasajeros indicaban que el accidente había tenido lugar por el cruce imprevisto de otro rodado.

No puede admitirse, evidentemente, un intento de volver contra sus propios actos. Con arreglo al principio cardinal de la buena fe, nadie puede ponerse en contradicción con sus propios actos, ejerciendo una conducta incompatible con otra anterior deliberada, jurídicamente relevante y plenamente eficaz (cf. Fallos:326:3734 ; 329:755, entre muchos otros).

Ha sido la demandante misma, espontáneamente, quien ha recogido los testimonios de quienes viajaban con ella y los ha volcado sintética pero claramente en su deposición.

Estos testimonios incorporados por el principio procesal de adquisición a través de los dichos de la propia reclamante, resultan elocuentes en cuanto a la intempestiva aparición de un tercero con evidente virtualidad como para seccionar el nexo causal con el perjuicio producido (cf. CNCiv. Sala E, L. 525.376 del 27/4/09 y L. 595.975 del 30/4/09).

Sin perjuicio de recordar que las actas policiales han sido reputadas instrumento público (ver Orelle, en Belluscio, Zannoni, “Código Civil…”, Ed. Astrea, Buenos Aires 1982, t. 4, p. 485; Llambías, “Código Civil…”, Ed. Abeledo Perrot, Buenos Aires, 1979, t.II-B, p. 157; Armella, en Bueres, Highton, “Código Civil…”, Ed. Hammurabi, Buenos Aires1999, t. 2 C, p. 6; CNCiv. Sala A, L. 46.163 del 31/8/89 y L. 134.024 del 5/10/93; Sala B “Guastavino c/ Del Pino” del 23/4/09 en la ley on line AR/JUR/15246/2009, resultan particularmente relevantes cuando, – como en el caso – quien declara aparece formulando manifestaciones en su contra que pueden considerarse un reconocimiento extrajudicial (cf. CNCiv. esta Sal L. 483.044 del 5/10/07 y L. 480.044 del 5/10/07 y L.480.195 del 26/10/07, sala H , L.128.060 del 6/12/93).

Máxime cuando el acta ha sido acompañada por la propia demandante y su autenticidad no se halla controvertida por ningún otro elemento de prueba.

Además, la proximidad en el tiempo con el siniestro – cuatro horas- permite suponer una mayor precisión en el recuerdo de los hechos percibidos y una mayor espontaneidad y franqueza en su exposición.

Parece injusto entonces hacer cargar sobre la parte demandada las consecuencia del obrar de un tercero por el no debe responder, que impidió el cumplimiento del deber inherente al contrato de transporte.

La circunstancia descripta, a mi juicio, conduce necesariamente al rechazo de la pretensión.

IV.- En mérito de lo expuesto, después de haber examinado las argumentaciones y pruebas conducentes, propongo al acuerdo revocar la sentencia apelada y rechazar la demanda interpuesta con costas de ambas instancias a la vencida (art. 68 del Código Procesal).

Los Señores Jueces de Cámara Doctores Carlos Alfredo Bellucci y Beatriz Areán votaron en el mismo sentido por razones análogas a las expresadas en su voto por el Doctor Carranza Casares. Con lo que terminó el acto.

CARLOS A. CARRANZA CASARES

CARLOS A. BELLUCCI

BEATRIZ AREAN

Buenos Aires, 04 de marzo de 2013.-

Y VISTOS:

Por lo que resulta de la votación de que instruye el acuerdo que antecede, SE RESUELVE: I.- Revocar la sentencia apelada y rechazar la demanda interpuesta con costas de ambas instancias a la vencida. II.- En autos correspondería la adecuación de los honorarios regulados en la sentencia de grado al nuevo resultado del proceso (conf. art. 279 del Código Procesal) pero, en el especial caso de autos, no se hará uso tal facultad (Fallos:321:2307 ). En este sentido ya la sala ha decidido (L.450.797, del 13/3/07, entre otros), en concordancia con lo dicho por la Corte Suprema en autos “Martín, Jorge Alberto c/ Shin, Dong Sik” (Fallos 318:558 ); allí el cimero Tribunal señaló que “la circunstancia de haber obtenido la actora el beneficio de litigar sin gastos exige efectuar una interpretación adecuada de la ley 21839 , ya que al amparo de dicho beneficio pudo incluir en su demanda un monto arbitrario”. Para ello, a efectos de regular los honorarios de los letrados y los peritos, respecto de los cuales la carga repercute sobre los demandados vencedores, es necesario apartarse del monto reclamado en la demanda. Por lo dicho, en atención a la calidad, extensión y mérito de la labor profesional desarrollada en este proceso, etapas cumplidas y resultado obtenido; a lo que establecen los arts. 6, 7 , 9 , 14 , 37, 38 y conc. de la ley 21839 y la ley 24432 se elevan los honorarios de los apoderados y letrados de la actora, DRES. FRANCISCO ANTONIO GENTILE, ROLANDO MARTIN REICH, GLADYS MARCELA ANRIQUEZ, ZULEMA SANTAMARINA y ALBERTO MORAMARCO, en conjunto, a la suma de ($.), los de los let rados apoderados de la demandada DRES. LEOPOLDO ANTONIO COZZAINI y CRSITINA M. GARCIA, en conjunto, a la suma de ($.) y los de los letrados apoderados de la citada en garantía DRES. JAVIER CARLOS ZABALLA, hasta su renuncia a fs. 256, y RAUL ALBERTO ABRAHAM, en conjunto, a la suma de ($.). Por los trabajos de alzada se fija la remuneración de los DRES. REICH, SANTAMARINA y MORAMARCO en conjunto, en la suma de ($.) y los de la DRA. GARCIA, en la suma de ($.). En atención a la calidad, mérito y eficacia de la labor pericial desarrollada en autos; a lo normado por los arts. 10 , 13 y conc. de la ley 24432 y a la adecuada proporción que deben guardar los honorarios de los expertos con los de los letrados intervinientes (Fallos: 314:1873; 320:2349 ; 325:2119 , entre otros) se elevan los honorarios del perito médico MIGUEL A. CURCIO a la suma de ($.); los de la perito psicóloga LILIANA RUDMAN a la suma de ($.) y los del consultor técnico ROLANDO M. REICH a la suma de ($.). Se establecen los honorarios de la mediadora DRA. ADRIANA DARRIBA en la suma de ($.)(cf. decreto 1467/11, Anexo III, art. 1, inc. g). Se deja constancia de que la publicación de esta sentencia se encuentra sujeta a lo establecido por el art. 164, segundo párrafo , del Código Procesal. Notifíquese y devuélvase.

CARLOS A. CARRANZA CASARES.

CARLOS A. BELLUCCI.

BEATRÍZ AREÁN. ES COPIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s