Interrupción del nexo causal al circular el chofer del colectivo embestido por el tren con auriculares y sin cinturón

Colect.Partes: S. P. C. c/ Ferroc S.A. s/ daños y perjuicios

Tribunal: Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de Rosario

Sala/Juzgado: 1

Fecha: 17-ago-2012

Cita: MJ-JU-M-77603-AR | MJJ77603 | MJJ77603

Es responsable en un 70 % el conductor del colectivo que resultó embestido por un tren y el 30 % restante es responsabilidad del demandado, pues el chofer del colectivo circulaba con auriculares y sin cinturón, contribuyendo con su conducta a la interrupción del nexo causal. Cuadro de rubros indemnizatorios.

Sumario:

1.-Corresponde hacer lugar parcialmente a la demanda intentada por la esposa e hija del conductor del colectivo que falleció al ser embestido por una locomotora de la demandada, toda vez que el hecho en cuestión se subsume en lo prescripto por el art. 1113, 2º párr. , del CCiv., ya que el daño ha sido atribuido al riesgo del ferrocarril, actividad que configura una actuación riesgosa de manera tal que la cuestión debe resolverse a la luz de la previsión del art. 1113 p.2 final del CCiv. en la medida que al damnificado le basta con acreditar el perjuicio sufrido y la intervención de la cosa que lo produjera o el contacto con ello, debiendo la parte contraria probar al culpa de la víctima o de un tercero por quien no deba responder para fracturar el nexo causal en forma concreta y precisa.

2.-Cabe acoger la demanda distribuyendo la responsabilidad por el accidente ferroviario en orden del 70 % a la demandada y el 30 % a la víctima si ésta conducía un colectivo que fue embestido por el tren luego de trasponer dos vías secundarias hasta llegar a la principal por donde circulaba el tren, sin cinturón y con auriculares puestos, toda vez que con su accionar resulta acreditada la interrupción parcial del nexo causal ante el riesgo constituido por el tren en movimiento, actuando preponderantemente en el iter causal por su conducta imprudente dado que no advirtió la presencia de la formación ferroviaria, traspuso el cruce violando la prioridad de paso indiscutida del ferrocarril por la vía (art. 41 ley 24449) y agravó el hecho al no llevar cinturón de seguridad resultando eyectado del colectivo y terminó falleciendo (art. 1113, 2do Párr. CCiv.).

3.-Tratándose de un accidente ferroviario ocasionado en un cruce a nivel sin barreras, la señalización debe guardar consonancia con las circunstancias del lugar y no referirse solo a un cumplimiento formal de una normativa que por delegación de funciones no resulta precisa, resultando responsabilidad de la guardiana de las vías y el cruce y la de la formación ferroviaria deben -por la profesionalidad de la actividad que desarrollan, art. 902 CCiv.- contribuir a alertar a los eventuales vehículos y peatones que circulan por los pasos a nivel habilitados, del alto riesgo que suponen los ferrocarriles en su paso por localidades pobladas con el reducidísimo margen de maniobrabilidad que su gran masa supone.

4.-A los fines del resarcimiento a la hija y viuda de la víctima fallecida en un accidente ferroviaria, cabe considerar al concepto de lucro cesante en sentido amplio supliendo el concepto difuso de valor vida pues se configura una genérica privación de asistencia económica por la pérdida de las ventajas que podrían haberse seguido gozando y a los fines de su prudencial cuantificación se debe atender a las especiales circunstancias del caso y condiciones personales de la víctima y existiendo pruebas de los ingresos del fallecido a la fecha del hecho en autos, la que constituyen un elemento objetivo a tener en cuenta a los fines de la cuantificación del resarcimiento desde que la cónyuge sobreviniente y la hija tienen derecho a conservar-en el caso de la primera- y gozar-en el caso de la segunda- de la situación económica que existía antes del hecho (art. 1083 CCiv.).

5.-Es procedente el rubro daño moral por tratarse de un daño in re ipsa, y por su intermedio se trata de indemnizar las consecuencias que no tienen repercusión económica y afectan la integridad de la persona, y evaluar el perjuicio que sufrió la cónyuge por el fallecimiento de su marido encontrándose cursando un embarazo avanzado debe ser apreciado y ponderado prudencialmente.

6.-Debe resarcirse el daño moral causado a un bebe por el fallecimiento de su padre pues cabe considerar que fue privado de su padre por toda la vida, y ese dolor, irreparable, merece una distinción tomando en cuenta todas las proyecciones obvias de ese sufrimiento básico, afectando el crecimiento, la crianza, la formación del aparato psíquico, la adolescencia y el futuro, ponderándose el monto prudencialmente en uso de las facultades del art. 245 CPCC.

7.-A los fines del rechazo del rubro daño psíquico, debe considerarse que cuando coinciden una lesión psíquica y el daño moral, dicha lesión es el presupuesto material de dicho perjuicio espiritual resarcible no cabe resarcir la misma alteración por ambos conceptos, es decir resulta improcedente una acumulación de dos títulos resarcitorios por razón de esa idéntica situación lesiva como daño psíquico y como moral, imponiéndose en cambio, la valoración de la enfermedad psíquica como un factor de intensificación del daño moral resarcible que de otro moro hubiese correspondido y en el caso, la perito psicóloga manifiesta que un tratamiento psicológico puede contribuir a un progreso y ello indica el carácter no permanente de la dolencia, resulta el daño psíquico subsumido en el daño moral no correspondiendo su resarcimiento como rubro autónomo.

Fallo:

En la ciudad de Rosario, a los 17 días del mes de agosto de 2012, siendo día y hora de Audiencia de Vista de Causa designada en los autos caratulados “S, P C c/Ferroc S.A. s/ Daños y Perjuicios”, EXPTE. N° / 2007 que se tramitan por ante este Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual N° 1, siendo juez de trámite la Dra. Mariana Varela, comparecen por la parte actora el Dr. Sergio Runjevac y por la parte demandada “N C A S.A.”, R O T y M P M, el Dr. Quintín Ricardo Munuce y el Dr. Jorge Alberto Marcón, quien comparece en éste acto a tenor de Poder General que acompaña, manteniendo el domicilio legal constituido; por la demandada Ferroc S.A comparece el Dr. Quintín Ricardo Munuce y el Dr. Jorge Alberto Marcón conforme sustitución parcial de Poder Judicial y Administrativo que se acompaña; por la citada en garantía LA MERIDIONAL CIA. ARG. DE SEG. S.A. comparece el Dr. Gonzalo Maderna, por la citada en garantía ALLIANZ ARGENTINA compañía DE SEGUROS S.A., el Dr. Lisandro González y por la Comuna de Alvear comparece en éste acto la Dra. Stefanía Panero y la Dra. Marisabel Gladys Gutierrez, conforme Poder General que acompañan, solicitando se les otorgue la participación legal correspondiente, constituyendo domicilio legal en Pasaje Dr. Juan Álvarez 1576 P.B. Se integra el Tribunal con la Dra. Paula Sansó y el Dr. Alejandro Pedro Martín, Juez de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial de la 17° Nominación de Rosario, por haber intervenido la Dra. Susana Igarzabal, Jueza de éste Tribunal, como apoderada de la Comuna de Alvear, consintiendo las partes expresamente su integración. Seguidamente el Dr. Munuce reconoce la Póliza de Seguros acompañada en copia por las dos aseguradoras. Se encuentra presente en el acto la Perito Psicóloga Ps. Mirta Patricia Alonso, D.N.I.N° 13.580.813 a los fines de aclarar la Pericia Picológica realizada en autos conforme las aclaraciones solicitadas por el Dr. Lisandro Gonzalez y responde a la Primera, R: nunca fueron pedidas las copias y es mi modalidad tenerlo a disposición; a lo cual el Dr. Gonzáles no tiene observación, Segunda: R: la incapacidad como dice la pericia tiene un período que es cronificado, es parcial pero es permanente; Tercera: se puede atenuar, aliviar esta situación, pero acá hay dos el trauma sufrido por la señora en el momento de estar embarazada a punto de dar a luz, una segunda parte que la nena que hoy tiene cinco años, ha crecido y desconoce esta situación que ha pasado la madre en este momento, la madre pierde su pareja, se le adelanta el parto, ésto queda como núcleo y queda cronificado, cada cosa que toca vuelve a generar una serie de síntomas, queda como una cicatriz una marca. Seguidamente el Dr. González pregunta P: cuánto podría atenuarse esa incapacidad; R: depende del tipo de tratamiento, de las técnicas que se utilizan, están plasmada en la pericia y en los test. Utilizados, ella está con problema de concentración, se le tomó un test para ver si hay alteración a nivel de la memoria. Cuarta: R: Si se ve la metodología de investigación, se tiene claro por los test que se están utilizando en forma universal en los Tribunales, que se va hacia todo, no solo los test proyectivos, sino las respuestas que los test están rubricados por la señora. A lo que el Dr. González dice que está aclarado. Se encuentra presente en el acto el Perito Ingeniero Eduardo David Klausky; a quien el Dr. Munuce le pregunta, Ud. en su dictamen que la locomotora iba a 81,37 por hora, ¿si la locomotora hubiera ido a 70 Kms por hora, el accidente se hubiera producido igual? R:Probablemente sí.

Seguidamente la parte demandada desiste de la confesional del actor.

Seguidamente comparece a fin de absolver posiciones el Sr. R O T D.N.I. N° 14.139.403, quien responde a tenor del pliego de posiciones reservado en Secretaria, a la PRIMERA: si, SEGUNDA: si, TERCERA: si CUARTA: Si, QUINTA: si, SEXTA: si, SEPTIMA: si aproximadamente; OCTAVA: no, lo desconozco, NOVENA: No es cierto, DECIMA. Depende de muchos factores, de los frenos del tren, los metros pueden variar de acuerdo al peso del tren, la cantidad de pasajeros, podes parar en 150 metros, como en 200 ó 300 metros, no es como un auto, no puedo saber justo, DECIMOPRIMERA: no es cierto.

Seguidamente se le solicita al absolvente que explique dentro del ámbito ferroviario que es “cuadrar”; R: no es cuadrar sino pasar, si ud. aplica los frenos de emergencia y los frenos se clavan a tener contra-riel, pierde adherencia al clavarse y se arrastra, la rueda se empieza a comer, la circunferencia de la rueda se come, pero no es así, DECIMOSEGUNDA; no sé, DECIMOTERCERA: no, DECIMOCUARTA: ayudarme a mí, ya sea lo que sea a la vista del lado de él, a tocar bocina, en caso de emergencia el tiene freno de emergencia, acopiar las AUB, que es la autorización que nos permite circular entre un tramo de vías, vamos con autorización, de ello se encarga él, DECIMOQUINTA; si correcto.

DECIMOSEXTA: si es cierto. Seguidamente el Dr. Runjevac amplía: P: cual era su función: R: yo era conductor en ese momento, iba conduciendo la locomotora, es un habitáculo con dos asientos, del lado del comando donde están los frenos, la aceleración, es el lugar del conductor y del otro lado el jefe, P: grafique al Tribunal como es la visión de la locomotora que ve cada uno; R: yo tengo la ventanilla de adelante, la del costado izquierdo, hacia adelante tengo el motor y veo lo que me permite ver la derecha, lo mismo mi compañero. P:que longitud se extiende el motor delante suyo; R. calculo que cuatro o cinco metros. P:para que diga como es cierto que conoce que la Empresa N C A y Ferroc S.A. se rige por un reglamento operativo: R: porque la empresa a nosotros nos da un curso y nosotros tenemos conocimiento de ese reglamento que existe. P: como es cierto que en ese reglamento se da una recomendación de la velocidad en que deber circular en zonas urbanas y en villa de emergencias; R: sí, pero no con Ferroc, éste diagrama una velocidad preestablecida, yo no puedo adelantar, depende de la velocidad del tren, yo no puedo pasarme de ese horario; al no pasarme de ese horario, la velocidad está limitada a la hora que tengo que cumplir; P: Puede atrasarse? R: sí, si no cumplo con esa velocidad me atraso, P: cúal es la velocidad que recomendó Ferroc S.A.para circular? R: no es que me recomienda la velocidad, tengo establecida la velocidad de sector a otro sector, cambia los boletines; ejemplo hay sectores que tengo otro boletín de precauciones, que por estado de vía me exigen determinada velocidad para ese sector, tengo todo establecido como andar. P: quiero saber quien tiene la decisión que tiene que pasar el tren a ese paso a nivel? R: lo que dije anteriormente, no es que paso por el paso a nivel a la velocidad que yo quiero, hay boletín preestablecido de velocidades; el jefe queda excluido, Runjevac dice, si pero la velocidad no se acelera sola, porque no va a 40 Km u 80 Km? R: yo de Arroyo Seco a Fighiera tengo un horario a cumplir, de Fighiera a Alver otro; P: de Alvear donde empieza, de que estación a estación? R: de Alvear a General Lagos, se llama permitido; P: cuantos km hay? R:no recuerdo. Seguidamente el Dr. Runjevac desiste de las posiciones del Sr. M P M y del pliego de posiciones de Ferroc S.A. Seguidamente comparece a fin de absolver posiciones el Dr. Juan Pablo Copes, D.N.I. N° 24.148.533, en su carácter de apoderado de Ferroc S.A. Y responde, a la PRIMERA:es cierto, es concesionaria de la red, SEGUNDA: es cierto pero se encontraban debidamente señalizados, TERCERA: es cierto, CUARTA: es cierto pero tenía buena visibilidad y señalización pasiva, QUINTA: es cierto, me remito a lo anterior, estaba reglamentado, SEXTA. Es cierto; me remito, SEPTIMA: es cierto lo que sucede que con el fundamento de la prioridad de paso es al revés, los vehículos tienen que detenerse antes, no existe obligación de que el agente no lo transponga, OCTAVA: es una situación diferente al caso de autos, es distinto en donde hay muchos trenes internamente, donde ha mucho tráfico y personas en esa zona de operación, si. P: para que diga que en algunos lugares existe banderilleros, R: es cierto, pero no es el caso de autos; NOVENA: no es cierto porque del otro lado había un cartel que indicaba la proximidad de la existencia de un paso a nivel, de ambos lados había señalización; DECIMA: es cierto, pero era perfectamente visible y la visibilidad era plena a ambos lados, cumplía su función; DECIMOPRIMERA: No es cierto, aparte quiero aclarar que la responsabilidad a la señalización pasiva le corresponde a la Comuna no a la empresa.

DECIMOSEGUNDA: No me consta, puede ser, he visto recortes periodísticos pero no me consta fehacientemente respecto al departamento legal.

DECIMOTERCERA: Me remito a la anterior, no se en que estado se encuentran las gestiones ante los organismos públicos. DECIMOCUARTA: No lo sé, DECIMOQUINTA; me remito, DECIMOSEXTA: eso había que preguntárselo al Perito, no soy el personal técnico adecuado para contestar; Seguidamente el Dr.

Runjevac expresa si se refiere a la la mitad clavada en el poste o a la otra mitad que estaba clavada en el piso: R: cualquier persona que hubiera obrado con precaución, hubiera evitado el tren. El colectivero tuvo que atravesar dos vías, cualquier persona se da cuenta que eso es un paso a nivel y que estaba cerca un tren. Seguidamente el Dr. Runjevac desiste de la prueba testimonial ofrecida oportunamente.Seguidamente comparece a fin de prestar declaración testimonial la Sra. Graciela Ramona Mattos D.N.I. N° 12.404.425 quien bajo juramento de decir la verdad, responde a tenor del pliego abierto obrante a fs.91; . PRIMERA: no tengo interés, no me comprenden. SEGUNDA:: no se el nombre de la mujer que me estaba haciendo las preguntas. Seguidamente el Dr. Runjevac amplía:

Ud. vive a 70 metros del accidente, y de la comisaría? R: dos cuadras y media P:

Ud. fue a la comisaría a dar su testimonio? R: no nunca, fue así, mi marid o estaba juntando leña, cuando entramos, sentimos el tren que tocaba bocina, siento una explosión, mi marido vio el tren y las chapas que rodaban, me imaginé que fue un accidente yo y mi marido fuimos los primeros que llegamos al lugar, mi marido se acercó al conductor y pensaba que estaba vivo, estábamos mi marido y yo, P: vino la policía? R: A los 15 o 20 minutos; P: ud. le dijo a la policía que vió el accidente: R: No me preguntó; P: La escribana le preguntó a Ud. R: cuando se amontonó gente escuchamos, ver no vimos, P: Ud. firmó algo? R: no recuerdo, S.S. Exhibe al testigo el acta que está firmado, P: No firmó? No recuerdo. P: recuerda haber visto la Escribana en el lugar del hecho? R: si, yo me acuerdo de haber visto al abogado en el lugar del hecho; la señora no me acuerdo si me dijo que era Escribana, no recuerdo haber firmado, me acuerdo del abogado que está afuera, que estaba en el lugar. Seguidamente comparece a prestar declaración testimonial el Sr. Sergio Luis D’amico D.N.I. N° 14.205.908, quien bajo juramento de decir la verdad, responde a tenor del pliego de preguntas obrante a fs. 112 y responde a la PRIMERA: : No me comprenden, soy empleado de N C A.

SEGUNDA: se exhibe pericia obrante a continuación del acta de la Escribana y la reconoce. TERCERA: si.Seguidamente comparece a fin de prestar declaración testimonial el Sr. Adrián Faccio, D.N.I. N° 6.076.281, quien bajo juramento de decir la verdad, responde a tenor del pliego obrante a fs. 112, a la PRIMERA: empleado de N C, no tengo interés. SEGUNDA. Se exhibe pericia que está a continuación del acta de la Escribana, y la reconoce. TERCERA: ratifico. Seguidamente comparece a fin de prestar declaración testimonial el Sr. R Renato Canteli, D.N.I.

N° 8.291.418, quien bajo juramento de decir la verdad responde a tenor del pliego obrante a fs. 91, a la Primera: no me comprenden, trabajo con el N Centra A, SEGUNDA: Si, TERCERA: si observé el cadáver del conductor del colectivo, particularmente me sorprendió que tenía colocado auriculares, tipo a los que entran dentro de la auriculas. Seguidamente el Dr. Runjevac pregunta; los tenía colocados en el oído? R. sí colocados. S.S. Pregunta qué función cumple? R: Jefe de Operaciones, Inspector de Tren y Locomotora; S.S, es habitual que los llamen para este tipo de suceso? Sí. El Dr. Runjevac pregunta; a que estaba conectado el auricular? R: No vi porque entraba a la campera, P: Pudo advertir la presencia de testigos? R. había mucho gente, estimo que toda esa gente se congregó por el accidente, no se si fueron testigo presenciales; P: Pudo advertir la presencia de la Escribana Bianchi? R: si conmigo, la Sra. Escribana hizo la constatación conmigo después del accidente, P: cuanto tardó en llegar? R: yo estoy en el Viaducto Avellaneda, voy en mi auto particular por Avellaneda, tomo Uriburu, Circunvalación, autopista, bajo por el camino a Cargil, tardé 20 o 25 minutos.

Seguidamente el apoderado de la demandada desiste del resto de los testigos ofrecidos en autos. Se agrega documental. A continuación se abre un CD identificado como “locomotora 9095 impacta c/ colectivo 29/06/07”, oportunamente acompañado por la parte demandada y se procede a su exhibición delante de todos los presentes en un aparato suministrado a sus efectos.Seguidamente las partes alegan, por su orden. A continuación el Tribunal pasó a deliberar, y luego dijo:

Y CONSIDERANDO: 1º) Que por el mismo hecho de autos tramitó ante el Juzgado Correccional N° 10 de Rosario la causa “T R O s/ HOMICIDIO CULPOSO EN ACCIDENTE” (expte. Nº /07), en la que por Auto Nº4133 del 2/12/08 se dictó la falta de mérito a favor del imputado, disponiéndose por Resolución N°1834 del 3/6/08 el sobreseimiento definitivo de R O T por aplicación del art.84 CP y 356 del CPP.

Al haberse franqueado el presupuesto establecido por el art. 1101 del Código Civil, se encuentra expedita la facultad para dictar sentencia en este juicio.

2) La legitimación de la actora P C S surge de su calidad de cónyuge de C W T, fallecido en el hecho de marras todo ello debidamente acreditado en el suM penal referido todo ello debidamente acreditado con la partida de matrimonio agregada en el expediente “S P c/ Ferroc SA s/ POBREZA”, E. N° 1776/07 (fs.14) que obra por cuerda.

La legitimación de A C T surge de su calidad de hija de C T, conforme se acredita en la partida de nacimiento obrante a fs. 15 de los autos referidos.

Asimismo se ha acompañado declaratoria de herederos N° 800 del 11/4/08 dictada por el Juzgado de Distrito en lo Civil y Comercial N°8 de Rosario, declarando que por fallecimiento de C W T le suceden como únicas herederas su cónyuge supérstite – P S- y su hija- A C T- 3) La legitimación pasiva de la demandada Ferroc S.A. y N C A SA (N.C.A.) surge de su carácter de responsable de la formación ferroviaria en razón de la concesión de la explotación otorgada por el Estado Nacional y de concesionaria de la vía férrea donde ocurrió el hecho, respectivamente.Son hechos admitidos por las demandadas que la primera explotaba la línea de ferrocarril y la segunda, la vía férrea por donde circulaba dicha formación el día del hecho. Se encuentra agregada la copia certificada de la concesión a N.C.A. en el suM penal (fs. 45/66) La legitimación pasiva de R O T ha sido atribuida en su calidad de conductor del ferrocarril y la de M P M en calidad de jefe de tren de dicha formación de ferrocarril en función del art. 1109 CC.

Ha comparecido LA MERIDIONAL COMPAÑÍA ARGENTINA DE SEGUROS SA acatando la citación en garantía por encontrarse vigente la póliza N° 172.097 con Ferroc SA, invocando una franquicia de U$S 125.000, que no ha sido cuestionada por ninguna de las partes del proceso.

Asimismo ha comparecido ALLIANZ ARGENTINA COMPAÑÍA DE SEGUROS SA acatando la citación en garantía por encontrarse vigente la póliza N°716759 con N C A SA, invocando una franquicia de U$S 125.000, que no ha sido cuestionada por ninguna de las partes del proceso.

Ha sido citada como tercera por NCA -por vía de la denuncia de litis- la Comuna de Alvear, invocando defensas de fondo y atribuyendo la omisión en la señalización activa a la empresa concesionaria del ferrocarril.

4º) Que el hecho causa del proceso consiste en el accidente ocurrido el día 29 de junio de 2007 aproximadamente a las 15:00 hs, en las vías del ferrocarril concesionado a la empresa NCA en el paso a nivel con calle Rivadavia de la localidad de Alvear.

En dicha oportunidad C W T conducía un colectivo Mercedes Benz dominio FUU 180 de color amarillo y perteneciente a la empresa de la línea Alvear cuando fue embestido por una formación de tren compuesta por 10 vagones de pasajeros y una locomotora N° 9095 perteneciente a Ferroc SA que se dirigía a la Provincia de Tucumán en un paso a nivel habilitado.

5.- Elhecho en cuestión se subsume en lo prescripto por el art. 1113, 2º párrafo , del Código Civil, ya que el daño ha sido atribuido al riesgo del ferrocarril.

En ese sentido la jurisprudencia ha sostenido que la actividad ferroviaria configura una actuación riesgosa de manera tal que la cuestión debe resolverse a la luz de la previsión del art. 1113 p.2 final del CC en la medida que al damnificado le basta con acreditar el perjuicio sufrido y la intervención de la cosa que lo produjera o el contacto con ello, debiendo la parte contraria probar al culpa de la víctima o de un tercero por quien no deba responder para fracturar el nexo causal en forma concreta y precisa1 La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha sentado el criterio de la aplicación del art. 1113 2párrafo final del CC a los accidentes ferroviarios2. En esa interpretación corresponde al dueño o guardián acreditar la culpa de la víctima a los fines de que se liberen total o parcialmente.

Será entonces la ausencia de relación causal entre el hecho y el daño lo que destruya el presupuesto de la autoría produciéndose la ausencia total o parcial de responsabilidad del demandado. Desde este punto de vista, dentro de un contexto de causalidad adecuada, tanto el hecho culpable de la víctima como el no culpable, deben asumir idénticas consecuencias.

En ese entendimiento se ha fallado que “La empresa ferroviaria deberá responder por la muerte de un menor al ser embestido por un tren, toda vez que, si bien el mismo estaba cruzando las vías por un lugar no habilitado y al escuchar la bocina cruzó la vía quedando frente al paso del convoy, ese era un lugar de uso corriente -según testimonios aportados a la causa- por no existir barrera ni paso peatonal cercano, y el hecho ocurrió mientras el tren se encontraba en movimiento, por lo que el caso debe quedar comprendido en el supuesto del art.

1113 párr.2º, CCiv”3 La Corte Suprema de Justicia de la Nación viene sosteniendo que “la teoría 1 CSJN fallo40.602ED 126-548; ED 122-234 fallo 39.331 2 Según autos SAVARRO DE CALDERA y/o c/ EMPRESA FERROCARRILES AS”, Fallos: 320:536 3 C. Nac. Com., sala E, el 28/7/2005, en autos “Verón, Eduardo v. Ferrovías S.A. s/ordinario” del riesgo o de la responsabilidad objetiva que rige en supuestos con el sub examine, supone que el dueño de la cosa peligrosa sólo puede eximirse total o parcialmente de responsabilidad acreditando la culpa de la víctima”4 Por ello corresponde tener presente en el caso que es aplicable el art. 1113 CC “Resulta evidente que el sustento de la sentencia radica en la arbitraria aplicación de la regla del art. 1113 CC que impone la inversión de la carga de la prueba respecto a los eximentes de responsabilidad objetiva que ella consagra”5 Y en esa línea, al damnificado le basta con acreditar el perjuicio sufrido y la intervención de la cosa que lo produjo o el contacto con ella, debiendo la parte contraria probar la culpa de la víctima o la de un tercero por quien no deba responder para fracturar el nexo causal, la que debe quedar probada en forma concreta y precisa ( conf.Mosset Iturraspe, Jorge, Responsabilidad p or daños, T II B, p. 40) y revestir a los fines, las características de imprevisibilidad e inevitabilidad propias del caso fortuito.

“La actuación de la cosa riesgosa importa un factor objetivo e atribución de responsabilidad en cabeza del dueño o guardián salvo que pruebe la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder, lo que excluiría el nexo causal en que se funda tal responsabilidad.Claro está que en este caso las eximentes legalmente previstas exigen que el demandado pruebe la interrupción del nexo causal por la incidencia de una causa extraña que sea ajena al riesgo propio de la cosa”6 Claramente, el tránsito de los trenes por las vías constituye una zona de paso exclusivo de los mismos, por cuanto las posibilidades de maniobra del maquinista son limitados frente al conductor de un automóvil. Por eso la zona donde se desarrolla la actividad ferroviaria debe ser considerada zona de peligro. 4 Fallos 322:2241. Romero Beatriz c/ Ferrocarriles As 5 Fallos 322:2241 6 CSJSFE, Steeman Oscar c/Frigorífico Paladini SA s/ Daños y Perjuicios” 19/9/07 A y S T 222 p 76/83

“Quien intenta cruzar un paso a nivel, debe adoptar todas las precauciones necesarias para prevenir el riesgo, desde que la sola presencia indica el peligro del cruce. Se trata de una norma de prudencia que comprende tanto a los vehículos como a los peatones, que debe respetar la preeminencia del ferrocarril7” El cruce de un paso a nivel, está signado por el riesgo que implica atravesar la zona de paso exclusivo del ferrocarril, razón por la cual se sostiene que “La inexistencia de barreras obliga a quien traspone las vías a asumir mayores precauciones ya que debe cerciorarse por sí mismo si se aproxima alguna locomotora y detenerse para darle el paso.Ello, porque justamente, la falta de barreras implica la ausencia de señales que autoricen el paso, lo que obliga al conductor a extremar los cuidados antes de llevarlo a cabo” 8 Así determinado el marco jurídico aplicable al caso, corresponde analizar la controversia y las pruebas de producidas en autos.

6.- En primer término cabe considerar la excepción de falta de legitimación pasiva interpuesta por el codemandado M P M en calidad de jefe de tren, quien adujo que no estaba a cargo de la conducción de la formación ferroviaria y por ello resultaba ajeno a cualquier atribución de responsabilidad derivada del factor subjetivo.

Surge de la prueba confesional de T, que el jefe de tren era M y no conducía la locomotora, cuya conducción estaba exclusivamente bajo el mando de T. En el mismo sentido la pericial del ing. Kalusky da cuenta que el jefe de tren no puede aplicar los frenos “no está autorizado a aplicar frenos” (fs. 358) y “la conducción de la locomotora es responsabilidad exclusiva del conductor/ maquinista” (fs. 358) M debía colaborar con el conductor en divisar la ruta por la cual circulaba de 7 C.NCiv. Sala A, 27/4/1998- DL 1999-1-365- Casero Daniel c/ Ferrocarriles Metropolitanos SA 8 CSJN Fallos 311:1018, consid. 10 la formación ferroviaria y en el caso, el colectivo ingresó al cruce a nivel desde el ángulo visual del maquinista T, quien lo vió. M no tenía a su cargo la responsabilidad de la conducción del tren. Este estaba a cargo del conductor/maquinista T. Careciendo por ende de la posibilidad de conducir la locomotora o accionar los frenos, no se presenta en el caso el factor de atribución de responsabilidad fundado en el art.1109 CC.

En consecuencia cabe hacer lugar a la defensa de falta de legitimación pasiva articulada por el codemandado M por carecer de responsabilidad en el acaecimiento del hecho de autos.

7.- A los fines de la eximición de su responsabilidad, las demandadas excepcionaron alegando la fractura del nexo causal por la conducta de la víctima.

Corresponde por tanto, valorar la prueba producida.

Ha declarado en la audiencia de vista de causa la testigo Graciela Mattos quien afirma que vive (en la época del hecho) a 70m del lugar del accidente y dice haber escuchado la bocina del tren en la oportunidad del hecho; su marido estaba juntando leña afuera de la casa y cuando entraron escucharon la bocina del tren y luego sintieron la colisión del tren y el colectivo, describiéndolo como una “explosión” y “mi marido vio el tren y las chapas que rodaban” suponiendo que había ocurrido un accidente, se acercaron al lugar del hecho y allí una escribana le preguntó qué había presenciado.

La demandada N.C.A. acompañó una constatación practicada por la escribana Edith Bianchi en fecha 29/6/07, efectuada por encargo de NCA.En dicha medida, se constataron circunstancias de tiempo y lugar de acaecimiento del hecho, se recabaron declaraciones de gente presente en el lugar, se tomaron fotografías y se retiró un disco rígido del sistema de filmación instalado en la locomotora N° 9095 “para procesarlo y entregarme los dos CD para su guarda en escribanía” (fs.58 vta) La actora ha cuestionado la pertinencia probatoria y el valor convictivo de esta prueba pues ha sido preconstituida por la demandada paralelamente con la investigación practicada por la prevención.

La intervención de la demandada recabando prueba en el momento y lugar del hecho a través de la participación de una escribana, conduce a que se valore la prueba de manera estricta en el marco de la sana crítica, y deben diferenciarse los medios de prueba que han sido preconstituidos.

En ese sentido la declaración testimonial prestada ante un escribano en esas circunstancias no reúne los presupuestos de admisibilidad de dicho medio de prueba (ofrecimiento y producción con control de partes) y carece del valor convictivo de la prueba testimonial -que ha de prestarse ante un magistrado y con el contralor de las partes-. Se ha exhibido ante este tribunal un CD acompañado por la demandada con la filmación del hecho. Más allá de las observaciones que la actora ha efectuado, la testimonial prestada ante esta sede por Graciela Mattos, indica que la locomotora N° 9095 que conducía la formación ferroviaria que colisionó con el colectivo conducido por T, venía anunciando su paso haciendo sonar la bocina.

En el caso de autos, la declaración de Graciela Mattos fue receptada en la actuación por la escribana Bianchi, pero prestó declaración testimonial ante estos magistrados y debe valorarse su declaración conforme las circunstancias de tiempo y lugar -era una vecina del lugar del hecho-, teniendo por acreditado que se trata de una testigo presencial e imparcial.

El perito mecánico ha dictaminado que el sonido de dicha bocina equivale a 91db a 100m de distancia, llegando hasta 108 db a los 12m.Asimismo que el ruido base o de fondo en el lugar de la medición es de 80,2 db.

El perito da cuenta que la locomotora tenía un encendido automático de luces de cabecera sin que estas pudieran accionarse manualmente, resultando de ello que en la oportunidad del hecho circulaba con las luces de cabecera encendidas. “Se pueden divisar a más de trescientos metros las luces de cabecera de la locomotora, pero si no se las mira directamente, podrían mimetizarse con las luces del día” (fs. 359) Afirma que por las características del lugar (vía recta en ese tramo; la locomotora se hace visible a partir de las construcciones ferroviarias (Estación) y de una arboleda que dificulta ver más allá. La distancia mayor es de 260 m) el colectivero pudo haber advertido el tren si “hubiera mirado hacia su derecha durante el tiempo en que la locomotora recorrió la distancia entre el fin del andén de la estación de Alvear y proximidades del paso a nivel (menos de 10 s)” (fs.361) y que no resultaba verosímil que una locomotora apareciera en forma sorpresiva porque “es demasiado grande” (fs. 361), pero que ello depende de “fundamentalmente de las velocidades involucradas” (fs. 361) Estima el perito, que la locomotora N° 9095 circulaba a unos 81,36 km/h al momento del accidente, demorando 10 s en recorrer la distancia (226 m) desde el fin de la estación -de Alvear- y el punto de impacto (fs.358). Le llevó unos 320 m hasta detenerse luego de aplicar los frenos, que a criterio del experto, funcionaban “satisfactoriamente para este tipo de trenes” (fs. 358).

Según declaración testimonial y reconocimiento de documental en audiencia de vista de causa, de Sergio Luis D´Amico y Adrián Faccio, quienes peritaron la locomotora N° 9095, en el momento del hecho, esta tenía frenos de 100% de efectividad, bocinas audibles en cercanía y a distancia y luces automáticas (fs.55) 8.- El colectivo conducido por el fallecido T, traspuso dos vías secundarias hasta llegar a la principal por donde circulaba el tren en oportunidad del hecho. Lo hizo a unos 25 km/h (según la pericia mecánica, fs. 359).

Según declaración testimonial en la audiencia de vista de causa, de R Canteli, quien trabaja para NCA, observó que el cadáver de T “tenía colocado auriculares, tipo los que entran dentro de las aurículas desconociendo a qué estaba conectados porque entraban a su campera” La declaración testimonial en sede penal de M M, coincide con que el fallecido tenía “colocados auriculares en los oídos, no sé si sería una radio o MP3” (fs.109 del suM penal) En el mismo sentido en la declaración indagatoria R T declaró que T “cuando bajo a verlo, veo que tenía los cables de un MP3 uno en el oído y uno colgando, eran blancos” (fs. 108 del suM penal) Ha quedado acreditado que el colectivo circulaba con su puerta delantera cerrada y estaba en marcha lo que torna menos audible el sonido de la bocina del tren desde la cabina del colectivo (según el dictamen pericial del Ing.); así también que llevaba auriculares (secuestrados en la prevención “procede al secuestro de unos auriculares de color blancos” fs. 21 suM penal) probablemente conectados al celular (según acta de entrega del suM penal ” un teléfono celular marca Motorola de color gris con tapa modelo W375 con cámara con sus correspondientes auriculares de color blanco” fs.76) y que T no llevaba el correaje de seguridad al conducir.

9.- El hecho ocurrió de día; que el conductor de la locomotora accionó la bocina al divisar el colectivo cuando este se encontraba por trasponer el cruce de las vías que corrían de norte a sur y de sur a norte; que no obstante ello, T cruzó las vías férreas por calle Rivadavia en sentido oeste/este; sobre calle Rivadavia en el tramo comprendido entre Av.América y el cruce del paso a nivel, en el cardinal sur de esta calle a 1m aproximadamente del cordón sobre lo que sería la vereda la cual tiene pastizales a unos 2m del paso a nivel (inspección ocular en suM penal al momento del hecho); la locomotora enganchó el colectivo, impactándolo en el lateral medio derecho y detuvo su marcha 43,80 m después sin descarrilar (inspección ocular en el suM penal) Que la locomotora acarreaba 10 vagones de pasajeros e iba con trompa larga, vale decir que primero iba el motor y detrás la cabina de conducción.

Según el perito, la cabina de conducción adelante proporciona mayor seguridad “es y parece más seguro” su importancia aumenta con la velocidad” (fs.

356) y la formación ferroviaria pesaba alrededor de 600tn y ello supone una maniobrabilidad reducida por su tamaño y por el lugar por donde transita-por las vías férreas- y una única dirección posible.

Que la formación ferroviaria circulaba a 81,36 km/h en el momento del hecho al trasponer un paso a nivel urbano -calle Rivadavia era asfaltada y de doble circulación de oeste a este y de este a oeste con 6,80m de ancho, según la inspección ocular del suM penal- de varias vías (5 vías-croquis prevencional) y sin barreras, cuya única señalización era pasiva -Cruz de San Andrés- que le faltaba la parte inferior del lado del cruce que inició el fallecido T (hecho admitido en la contestación de demanda). “Delante de la cruz a unos 3 ms aproximadamente varios palos pintados de color blanco formando un cuadrado clavados en la tierra del terraplén de las vías, sobre el otro lateral norte de la calle también se observan varios palos clavados sobre el terraplén de las vías formando un cuadrado pintados de color blanco”(inspección ocular referida) El cartel con la leyenda “Pare por favor mire paso a nivel sin barreras” está colocado sobre el cardinal norte en elotro extremo del cruce a nivel, visible desde el acceso hacia el este para los vehículos que circulan hacia el oeste.

Según la preventora “la visibilidad es normal,, el pavimento está seco, los pastorales están bajos y la zona es semi descampada” (fs. 3 vta. suM penal), en el croquis de la prevención sobre calle Almirante Brown que corre paralela a las vías del tren hay edificaciones correspondientes a la localidad de Alvear.

Ha quedado acreditado que T circulaba a 25km/h -velocidad superior a la permitida en el cruce de pasos a nivel (art. 51 Ley 24.449)-, no llevaba puesto el cinturón de seguridad, fue eyectado del colectivo (pericial mecánica) y murió por traumatismo cráneo encefálico con herida cortante de cuello y pérdida de masa encefálica (suM penal) No se encuentra a cargo de la empresa ferroviaria ni de la concesionaria de las vías férreas el mantenimiento de la Cruz de San Andrés, obligación a cargo de las entidades viales responsables de los caminos (decreto 747/88) El art. 9.12 de la SETOP 7/81 (norma traída al proceso por las demandadas y por ende integrativa de la litis), regula la obligación de implantar y mantener la señalización activa de los pasos a nivel a cargo de las empresas ferroviarias.

Dicha norma se compatibiliza con el art.10.3.1 “Para el correcto estado y funcionamiento de la señalización en los cruces a nivel, el ferrocarril será el encargado de efectuar la inspección periódica de la señalización activa y el organismo vial o comuna, verificará la señalización pasiva”.

Claramente, el mantenimiento de la Cruz de San Andrés -señal pasivaestaba a cargo de la comuna de Alvear, citada como tercera por denuncia de litis en este proceso.

En otras palabras la empresa concesionaria de la vía férrea tiene – conjuntamente con el organismo vial o comuna- la obligación de efectuar el señalamiento que corresponda en función de las normas que dicte el Poder Ejecutivo Nacional para ese efecto o el organismo en que el mismo delegue esa facultad (art. 5, inc. 8 ley2873, mod. por ley 22.647 ).

Así también el art. 10.3.2 de la SETOP 7/81 impone a cargo del ferrocarril y el ente vial o comuna, el mantenimiento de las condiciones de visibilidad en los cruces.

Se ha sostenido que “Es una obligación ínsita en la actividad que desarrolla la demandada, la de dotar a los lugares destinados al paso peatonal o vehicular de los elementos de prevención necesarios, siendo su omisión una de las causas susceptibles de generar daños a las personas que crucen por los pasos a nivel, todo ello sujeto a las circunstancias del caso”9 En el presente caso no puede soslayarse que la formación Ferroviaria desarrollaba una velocidad de 81,36 km/h en el lugar del cruce de un paso a nivel 9 CFed de LPlata, 28/6/05, autos “VM c/Ferrocarriles Metropolitanos SA”, Abeledo Perrot N° 1/1007732 sin barreras, lo que acarrea que desde que se torna visible la formación haya DIEZ ESCASOS SEGUNDOS para eludirla, conforme lo dictaminado por el perito ingeniero pues la locomotora se hace visible a la altura de las construcciones de la estación de Alvear y por ello “el tiempo en que la locomotora recorrió la distancia entre el fin del andén de la estación de Alvear y proximidades del paso a nivel (menos de 10 s)” .

El paso a nivel cruzaba calle Rivadavia, una calle de doble mano en la localidad de Alvear. Y ello no es un tema menor. Claramente, la velocidad de un tren de tamaño porte (600tn) debe guardar una velocidad adecuada a los fines de no aumentar el riesgo propio de la cosa en un lugar que no tenía una adecuada señalización por cuanto solo contaba con señalización pasiva -una cruz de San Andrés parcialmente destruida-.

La locomotora recorrió la distancia entre el fin del andén de la estación de Alvear y proximidades del paso a nivel en menos de 10 segundos y ese reducidísimo tiempo se debió a la velocidad inadecuada y excesiva que llevaba la formación ferroviaria en el momento del hecho. El art. 5.2.3.2 inc. I de la SETOP norma que los trenes en los cruces (el punto 5.2 refiere a los cruces urbanos) no pueden superar los 60 km/h. El informe de la CNRT (Comisión Nacional de regulación del Transporte) obrante a s. 289, indica que según el Boletín de Via 4747 A de fecha 24/8/11 la velocidad máxima para trenes de pasajeros era de 80km/h en ese lugar.

El art. 12.3 de la SETOP dispone la revisión de las velocidades máximas permitidas a los vehículos ferroviarios en caso “que se emitiera sentencia judicial que fuera opuesta a estas normas o que las declarara nulas o insuficientes para discernir responsabilidades”.

Huelga decir que las velocidades máximas responden a un patrón general y que han siempre de adecuarse a las condiciones de tiempo y lugar. No es lo mismo circular de día que de noche, o, como el caso de esta formación ferroviaria, por un cruce a nivel de una localidad y sin barreras.La velocidad de la formación en ese contexto es, justamente, el elemento que permite la reducción del riesgo.

En los cruces a nivel sin barreras, la señalización debe guardar consonancia con las circunstancias del lugar y no referirse solo a un cumplimiento formal de una normativa que por delegación de funciones no resulta precisa. La guardiana de las vías y el cruce y la de la formación ferroviaria deben -por la profesionalidad de la actividad que desarrollan, art. 902 CC- contribuir a alertar a los eventuales vehículos y peatones que circulan por los pasos a nivel habilitados, del alto riesgo que suponen los ferrocarriles en su paso por localidades pobladas con el reducidísimo margen de maniobrabilidad que su gran masa supone.

Ha dicho la SCJN “la sola inexistencia de barreras en un paso a nivel no determina automáticamente la responsabilidad de la empresa ferroviaria si no se advierte, además, su omisión de instalar señales de alarma luminosas y sonoras que por las características del paso resulten indispensables para proporcionar seguridad al cruce” 10 La conjunción de velocidad inadecuada por la visibilidad de la formación ferroviaria desde unos escasos 200m y el escaso tiempo (10s) para trasponer un cruce a nivel sin barreras de cinco vías ha sido un factor causal en el presente hecho, que no puede soslayar la conducta imprudente de la víctima que no guardó la prudencia necesaria a los fines de efectuar el cruce de las vías férreas a 25 km/h, con auriculares en sus oídos, sin usar el cinturón de seguridad -según el perito mecánico, es probable que C W T no hubiera sido despedido del colectivo impactando contra la columna y golpeando su cabeza y falleciendo, de haber tenido colocado el cinturón de seguridad (fs.362)- e intentando trasponer el cruce en momentos en que se avecinaba el tren cuya prioridad de paso era indiscutible, aún cuando el tren tocó la bocina indicando su proximidad. Todo ello en violación de los art.41 y 51 de la ley 24.449.

10 CSJN (Empresa Ferrocarriles As c/Galvez Orlando, 17/9/96, LL, 1997-B-431″ El paso a nivel sin barreras requería por parte del conductor del colectivo de un mayor cuidado que al trasponer un cruce con barreras “La falta de barreras conlleva a la ausencia de autorización para continuar la marcha y obliga a quien intente trasponer a cerciorarse si se aproxima alguna formación, cediendo el paso a esta”11 La víctima interrumpió parcialmente el nexo causal ante el riesgo constituido por el tren en movimiento, actuando preponderantemente en el iter causal por su conducta imprudente dado que no advirtió la presencia de la formación ferroviaria, traspuso el cruce violando la prioridad de paso indiscutida del ferrocarril por la vía (art. 41 ley 24.449) y agravó el hecho al no llevar cinturón de seguridad resultando eyectado del colectivo y terminando contra un poste ferroviario, muriendo como consecuencia del aplastamiento de cráneo, atribuyendo en consecuencia la responsabilidad en el hecho acontecido, a la víctima en un 70% y a la demandada en un 30% ( art. 1113, 2do Párr.CC).

10.- En orden a los reclamos formulados en la demanda, pérdida de asistencia y cooperación económica, pretendidos por P S y A T, cabe considerar que se encuadra en un concepto de lucro cesante en sentido amplio supliendo el concepto difuso de “valor vida” pues se configura una genérica privación de asistencia económica por la pérdida de las ventajas que podrían haberse seguido gozando.

En ese sentido, del suM penal surge la muerte de W T, quien contaba con 41 años a la fecha del deceso, era chofer desempeñándose en AMÉRICA TA SRL, registrando fecha de ingreso el 22/2/06 y cuyos ingresos mensuales a junio de 2007 ascendían a $1930 (recibos remitidos por oficio y obrantes a fs, 284/285).

Vivía con la actora quien se encontraba embarazada de A T, quien nació el 6/7/07.

En correlato con ello una línea jurisprudencial considera que “El resarcimiento no se mide exclusivamente en función de un trabajo determinado, 11 CSJBA, autos Saladin Olga c/ Balcabao Oscar, 11/6/08, LLBA (septiembre 2008) sino atendiendo a las genéricas posibilidades productivas del afectado, pudiendo resultar intrascendente la falta de prueba de la labor desempeñada o que no ejerciera actividad lucrativa alguna”12 El resarcimiento no solo encuentra su respaldo normativo en el art.1084 CC sino que ha sido acreditado que los cónyuges convivían y que el fallecido tenía un trabajo estable como conductor de ómnibus. Además de la cónyuge, P S concurre a este resarcimiento su hija A T.

“Muchas veces y en especial tratándose de la muerte del marido y padre de hijos menores, suele efectuarse una evaluación indemnizatoria en bloque, atendiendo a los valores materiales de sus funciones para el sostén material” Zavala de González, Matilde, Tratado de daños a las personas, Perjuicios económicos por muerte, ed.Astrea, BA 2008, p.302) La actora ha denunciado el cobro de indemnización por fallecimiento pagada por PREVENCIÓN ASEGURADORA DE RIESGOS DEL TRABAJO y solicitado se deduzca la suma efectivamente percibida por la actora del monto resarcitorio en concepto de “pérdida de asistencia económica”. Obra el informe remitido por Prevención ART acompañando el recibo de pago por $35.714,30 percibidos por P S el 13/11/07 suma que se deducirá de la suma resarcitoria.

La privación de lo necesario para la subsistencia de las actoras debe adecuarse a la realidad del perjuicio que se centra en la pérdida del efectivo apoyo económico brindado por el fallecido T.

No se han producido cálculos actuariales y las pruebas de los ingresos del fallecido a la fecha del hecho constan en autos, como se expresara, constituyendo un elemento objetivo a tener en cuenta a los fines de la cuantificación del resarcimiento. La cónyuge sobreviniente y la hija tienen derecho a conservar-en el caso de la primera- y gozar-en el caso de la segunda- de la situación económica que existía antes del hecho (art. 1083 CC) 12 Zeus, rev 29/11/94, “Speranza, Noemí c/ transporte UP, línea 4”, C. Civ. Y Com. Rosa, Sala 1, 14/12/93 Por ello el tribunal en uso de las facultades conferidas por el art. 245 CPCC estima justa y razonable estimar esta pretensión en la suma de cuatrocientos mil pesos, que resulta en la suma de ciento veinte mil pesos en razón de la atribución de responsabilidad del 30% y deducidos los $35.714,30, asciende la suma a OCHENTA Y CUATRO MIL DOSCIENTOS OCHENTA Y CINCO PESOS

($84.285), correspondiendo dicha monto total a ambas actoras en conjunto y por partes iguales.

11.- En referencia a la procedencia del daño pretendido en concepto de daño moral este tribunal considera que debe prosperar por tratarse de un daño in re ipsa.Se trata de indemnizar las consecuencias que no tienen repercusión económica y afectan la integridad de la persona. Evaluar cuánto sufrió la actora P S requiere de un criterio flexible en relación al hecho de la muerte de su cónyuge, encontrándose cursando un embarazo avanzado.

Es un rubro autónomo cuya procedencia no está condicionada a la procedencia del daño material. La pericia psicológica practicada por la psci.

Patricia Alonso indica que P S “padece un duelo prolongado” (fs.346) El trauma vivido afecta a toda la familia (fs. 347) Sufre de una “modificación importante en la forma de estar en la vida, una alteración significativa de la cotidianeidad efectiva, un shock emocional importante, que origina una paulatina estructuración de síntomas fóbicos y depresivos que se han ido modificando u superando en tanto otros perduran aún como sensación de sufrimiento e incapacidad para sostener una vida plena” (fs. 348) En ese sentido se considera razonable estimar el monto de este rubro en la suma de trescientos mil pesos, los que procederán en la suma de NOVENTA MIL PESOS ($90.000) en función de la atribución de responsabilidad a la víctima del 30%y en uso de las facultades del art. 245 CPCC.

12.- En relación al daño moral pretendido por A T, cabe considerar que este bebé, fue privado de su padre por toda la vida, y ese dolor, irreparable, merece una distinción tomando en cuenta todas las proyecciones obvias de ese sufrimiento básico, afectando el crecimiento, la crianza, la formación del aparato psíquico, la adolescencia y el futuro. Por las razones obvias que ello implica, el monto se fija en los $350.000, los que procederán en la suma de CIENTO CINCO MIL PESOS ($105.000) en función de la atribución de responsabilidad y en uso de las facultades del art.245 CPCC.

13.- En relación al daño psíquico pretendido, el Tribunal considera que cuando coinciden una lesión psíquica y el daño moral, dicha lesión es el presupuesto material de dicho perjuicio espiritual resarcible. En todo caso el daño psíquico es un concepto de la ciencia médica cuyo resarcimiento se contempla en el daño moral cuya esencia es el resarcimiento de las dolencias espirituales y la alteración del equilibrio espiritual profundo.

“Dada la íntima relación etiológica (aunque con autonomía ontológica) entre la lesión síquica y daño moral, no cabe resarcir la misma alteración por ambos conceptos, es decir resulta improcedente una acumulación de dos títulos resarcitorios por razón de esa idéntica situación lesiva como daño psíquico y como moral. Lo que sí se impone en cambio, es valorar la enfermedad psíquica como un factor de intensificación del daño moral resarcible que de otro moro hubiese correspondido”13 En el particular caso de autos la perito psicóloga manifiesta que un tratamiento psicológico puede contribuir a un progreso y ello indica el carácter no permanente de la dolencia. Por ende el daño psíquico queda subsumido en el daño moral no correspondiendo su resarcimiento como rubro autónomo.

14.- En referencia a los gastos de sepelio reclamados por la suma de siete mil pesos, resultan procedentes pues el lamentado fallecimiento de C W T acarreó tales erogaciones. No se ha acreditado la suma dineraria pretendida, razón por la cual el tribunal la estima en función del art. 245 CPCC en la suma de $3000, que 13 Zavala de González, Matilde “Resarcimiento de daños”,Daños a las personas, T 2, a, ed.Hammurabi, p.

223

procederá en la suma de NOVECIENTOS PESOS ($900) por la atribución de responsabilidad del 30%.

15.- Dichas sumas proceden con más intereses según la tasa de interés equivalente a la tasa mixta promedio activa y pasiva (índice diario) vencida sumada del N Banco de Santa Fe S.A. desde el día del hecho y hasta los diez días de notificada la sentencia. A partir del vencimiento de dicho plazo y hasta su efectivo pago, devengará un interés equivalente al doble de la tasa referida.

16.- En relación a las costas estas han de imponerse en proporción a sus vencimientos resultando por ende el 70% a cargo de la actora y el 30% a cargo de la demandada todo ello atento lo normado por el art. 252 CPCC.

17.- En lo atinente a la extensión de responsabilidad en razón de la citación en garantía de la ley 17418 , corresponde hacer extensivos los efectos de la presente a ALLIANZ ARGENTINA COMPAÑÍA DE SEGUROS S.A. y LA MERIDIONAL CIA. ARG. DE SEG. S.A. en la medida del seguro.

Por lo tanto y de conformidad con lo prescripto por las leyes 2873 (y modificatorias) 17.418, 24.449, los arts. 1078 , 1083, 1084, 1085 , 1086, 1101, 1109, 1113 y concordantes del Código Civil; arts. 245, 250, 252 , 541 y siguientes del C.P.C. y C.; ley 2873; el TRIBUNAL COLEGIADO DE RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL Nº 1;

RESUELVE: 1) Hacer lugar parcialmente a la demanda y, en consecuencia, condenar a las demandadas Ferroc S.A N C A SA (N.C.A.) y R O T a abonar a P C S y A C T, en el plazo de diez días hábiles la suma de DOSCIENTOS OCHENTA MIL CIENTO OCHENTA Y CINCO PESOS ($280.185) conforme lo establecido en los considerandos, con más los intereses determinados en la sentencia. Rechazar la demanda incoada contra M P M. Tener presente la aplicación del art.505 CC para su oportunidad. Establecer que los honorarios devengarán el mismo interés que el capital.

2) Regular los honorarios del Dr. Sergio Runjevac en la suma de pesos . PESOS (. IUS) ; de los Dres. Dr. Quintín Ricardo Munuce, María Eugenia Munuce, Jorge Alberto Marcón, Dr. Gonzalo Maderna, Dr. Lisandro González en la suma de . PESOS (. IUS), en proporción de ley.

3) Regular los honorarios del perito mecánico Ing.Eduardo Kalusky y de la psic. Patricia Alonso en la suma de . pesos ($.) a cada uno 4) Establecer que a partir de los diez días de notificada la sentencia y hasta su efectivo pago el capital y los honorarios devengarán un interés equivalente al doble de la tasa de interés establecida en la sentencia.

No encontrándose presentes las partes para la lectura de la sentencia, notifíquesela por cédula. Con lo q ue se dio por terminado el acto.

Autos: “S, P C c/Ferroc S.A. s/ Daños y Perjuicios”, EXPTE. N° /2007

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s