Fin al «dólar timbero»: habrá que gestionar un permiso para hacer apuestas con tarjeta en el exterior

shutterstock_62989726El uso de tarjetas de crédito y débito locales para la participación en juegos de azar y apuestas en el exterior deberá contar con la conformidad previa del Banco Central, de acuerdo con una comunicación dada a conocer este jueves por la autoridad monetaria.

La comunicación A 5405 dirigida por el BCRA a las entidades del sistema financiero estableció que las emisores de tarjetas locales «deberán contar con la conformidad previa del Banco Central para dar curso a operaciones con el exterior con el uso de tarjetas de crédito y débito emitidas en el país, cuando el destino de los consumos sea, en forma directa o indirecta a través del uso de redes de pagos internacionales, la participación en juegos de azar y apuestas de distinto tipo».

«En estos casos, se deberá contar con la conformidad previa antes de la aplicación de las tarjetas al pago de dichos consumos en el exterior y/o en el país», finalizó la comunicación.
Cabe destacar que lo que muchos particulares hacían era ir, por ejemplo, a un casino, comprar fichas con el plástico, usar unas pocas y luego devolver el sobrante en ventanilla solicitando a cambio billetes verdes en cash.
La medida se enmarca en la serie de decisiones que desde el BCRA y la AFIP vienen aplicando desde noviembre de 2011 para restringir las diferentes opciones para la adquisición de moneda extranjera, informó DyN.
En la práctica, una «picardía» bastante difundida consistía en concurrir a una casa de juego en la que las apuestas fuesen en dólares -algo usual en Uruguay, por ejemplo-, retirar con la tarjeta fondos para supuestamente jugar, pero luego cambiar esas fichas por billetes verdes.

El objetivo era obtener las divisas a un precio muy próximo al oficial, pues la extracción era cubierta al vencimiento al tipo de cambio fijado por el BCRA, lo que en tiempos en que el Gobierno lo mantenía quieto para intentar anclar expectativas inflacionarias significaba conseguirlos a un valor muy similar al que aquí publicitaban las inalcanzables pizarras de las agencias de cambio.

La amplia difusión que la maniobra tuvo por el «boca a boca» y las redes sociales provocó un auge en los meses siguientes a la instauración del cepo, que pocos meses después llevó a los casinos de Uruguay a discontinuar la venta de fichas con tarjetas a argentinos, a quienes detectaban por los dígitos impresos en sus plásticos.
«Observamos que en general las tarjetas emitidas por Visa arrancaban con el número 4508 y las de Mastercard, con el 5123. La instrucción a los cajeros fue no aceptarlas más», reconocieron alguna vez en el Conrad de Punta del Este.
Algo similar ocurría en los casinos de los cruceros que en el verano registraron récord de turistas argentinos. «El casino del barco estaba siempre vacío. Eso daba la pauta que no se podía hacer ninguna bicicleta», afirmó un viajero frecuente en diálogo con iProfesional.com

Paralelamente, también otros descubrieron la manera de cambiar monedas mediante apuestas cursadas por Internet, tales como la austríaca Bwin, ampliamente conocida por su publicidad en la camiseta del Real Madrid.
Según empresarios del juego, la participación de los argentinos en este tipo de apuestas aumentó tras el cepo y eran reconocidos porque, «por lo general, eran apuestas muy conservadoras, como que no buscaban ganancia», describen.

Fuente: http://www.iprofesional.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: