fbpx

Boudou debió aclarar al juez que su abuelo no tenía tierras en Paraguay

Amado BoudouTal vez no estaba escrito de la mejor manera posible. Y como no se entendía bien lo que había querido decir, Amado Boudou tuvo que aclarar que su abuelo explotaba 62.000 hectáreas en Paraguay y que nadie de su familia tenía en posesión tamaña cantidad de tierras en el vecino país.

El vicepresidente había presentado el 23 de noviembre pasado un escrito en el que explicó ante el juez Ariel Lijo, cómo fue su evolución patrimonial. Lo mismo hizo para explicar los bienes de sus padres, sus hermanos y su novia, Agustina Kämpfer quienes son investigados como testaferros del vice.

En aquella ocasión dijo que daba las explicaciones “con total humildad, y con la honestidad y simpleza con la que me dirijo en la vida”. Y allí contó cómo fue el origen del buen pasar de su padre, Amado Rubén, de 79 años. Debía explicar cómo hizo su padre, jubilado, para comprar un departamento en 2009 en el lujoso barrio de Puerto Madero . El vice se remontó hasta mediados del siglo pasado para explicar cómo consiguió el dinero su padre, abogado e inversionista en préstamos hipotecarios. Aseguró que su abuelo paterno, Amado Cirilo Federico José Boudou, “explotaba unas 5.000 hectáreas, aproximadamente entre distintos campos de su propiedad en la Provincia de Buenos Aires y alrededor de 62.000 hectáreas ubicadas en la República del Paraguay en sociedad con Richardson y Osinalde”. Debido a la redacción enrevesada no quedaba claro de quién eran los campos. Por eso el juez Lijo, que investiga el enriquecimiento de Boudou, su entorno familiar y de negocios, envió exhortos a Paraguay preguntando si el vicepresidente o sus familiares tenían o tuvieron propiedades en ese país.

Ante ese pedido, Boudou se presentó nuevamente ante el juez. El vicepresidente señaló que probablemente hubo un problema semántico y a mediados de diciembre entregó otro escrito en el que aclaró que se había referido a su abuelo solo de manera anecdótica ya que su antepasado solo “había explotado” allá por 1957 esa extensión de tierras en la zona de La Guairá que actualmente se ha convertido en una reserva natural. El abuelo de Boudou explotaba esas tierras mediante una sociedad llamada Itabó . En su presentación aclaratoria ante Lijo Boudou señaló que si mandaba los pedidos de información a Paraguay no iba a conseguir nada porque ningún Boudou había sido propietario de tierra en ese país. Además Boudou volvió a pedir lo mismo que solicitó en su escrito de noviembre pasado: quiere que Lijo ordene un peritaje contable para demostrar que su evolución patrimonial . En la feria judicial de enero el caso está parado. Pero en febrero próximo comenzará de nuevo la actividad judicial en dos causas acumuladas en las que Boudou está imputado. Se lo investiga por su actuación como ministro de Economía por el Caso Ciccone y por el modo en que creció su patrimonio desde que asumió como funcionario público en ANSES.

Fuente: http://www.clarin.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: