fbpx

No procede la indemnización por las lesiones físicas recibidas por el actor en el momento en que había concurrido a una manifestación.

Partes: Jabif de Sousa David Néstor c/ Estado Nacional- Ministerio del Interior- Policía Federal Argentina y/o responsable s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal

Sala/Juzgado: III

Fecha: 31-jul-2012

Cita: MJ-JU-M-75198-AR | MJJ75198 | MJJ75198

Se rechazó la demanda interpuesta contra la Policía Federal Argentina tendiente a obtener una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados al actor con motivo de las lesiones físicas recibidas en el momento en que había concurrido a una manifestación.

Sumario:

1.-Corresponde rechazar la demanda interpuesta contra la Policía Federal Argentina tendiente a obtener una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados al actor con motivo de las lesiones físicas recibidas en el momento en que había concurrido a una manifestación, toda vez que no se logra acreditar la relación de causalidad entre el obrar de los agentes policiales y el daño que el actor sostiene haber sufrido en ocasión de su detención. Solo se encuentra demostrado la fractura de su muñeca y que efectivamente ingreso a la guardia del Hospital Durand el 4/01/2005; circunstancia que por si sola no logra demostrar que las lesiones sufridas efectivamente han sido inflingidas por los agentes policiales. Refuerza lo anterior, las conclusiones a las que arribo el Juez de Instrucción, en tanto que no se pudo verificar que la materialidad del hecho denunciado por el actor; ya que no existen ni imágenes, ni testimonios que logren dar cuenta de que le asiste razón al actor en su pretensión.

2.-Cabe rechazar la demanda interpuesta contra la Policía Federal Argentina tendiente a obtener una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados al actor con motivo de las lesiones físicas recibidas en el momento en que había concurrido a una manifestación, toda vez que las únicas imágenes obtenidas que dan cuenta del momento en que el actor fue detenido surge que el mismo que cuando se produjo la introducción al vehículo de traslado, no fue golpeado; circunstancia que no resulta coincidente con lo relatado por el actor en la denuncia efectuada en sede penal ni eh la presente demanda.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 31 días del mes de julio de 2012, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, para resolver los recursos interpuestos contra la sentencia de primera instancia dictada en los autos «Jabif de Sousa David Néstor c/ E.N.- M° Interior- PFA y/o responsable s/ daños y perjuicios» y planteados al efecto como tema para decidir si se ajusta a derecho el fallo apelado, el Dr. Jorge Esteban Argento dijo:

I.- La señora juez de primera instancia hizo lugar a la demanda interpuesta por el Sr. David Néstor Jabif de Sousa contra la Policía Federal Argentina por los danos y perjuicios ocasionados con motivo de las lesiones físicas recibidas por parte de agentes policiales, en ocasión de haber sido detenido sin fundamento en el momento en que había concurrido a una manifestación. En consecuencia, condeno a la demandada a pagarle al actor la suma de $ 6.000 en concepto resarcimiento por daños físico y moral. Impuso las costas en el orden causado.

Para arribar a dicha conclusión hizo alusión a las siguientes cuestiones: (i) la lesión sufrida por el actor (politraumatismo y fractura de escafoides) se encuentra debidamente acreditada y la relación de causalidad razonablemente puede tenerse por configurada a través de varios indicios, a saber: a) el testimonio del Sr. Matijas -quien fue;detenido con el actor- que señalo que el Sr.Jabif de Souza tenia la mano hinchada y se tomaba constantemente la muñeca,; b) no resulta razonable sostener que el actor concurrió a la marcha con la muñeca fracturada; y c) el actor fue reducido por la fuerza al ser detenido; (ii) toda vez que el accionar policial produjo un daño, que excede lo normalmente tolerable, la responsabilidad del Estado I resulta comprometida y engendra la necesidad de indemnizar al actor; (iii) corresponde reconocer la suma de $ 2.000 por las lesiones sufridas en la espalda, la cabeza y la muñeca y la suma de $ 4.000 en concepto de daño moral; y (iv) con relación al resto de los rubros pretendidos no se encuentran debidamente acreditados los danos sufridos.

II.- A fs. 161 apeló la sentencia la parte actora, memorial de fs. 171/176 vta., y a fs. 164 la demandada, memorial de fs. 178/182, replicado a fs. 184/186.

Los agravios de la actora han versado sobre las siguientes cuestiones: (i) se encuentra debidamente probado que las lesiones han sido ocasionadas por agentes de la Policía Federal en el momento en que lo detuvieron arbitrariamente; (ii) la suma otorgada por la Sra. Juez resulta exigua en atención a la humillación la que fue sometido y la alteración psíquica y física que le ocasiono; y (iii) las costas deben ser impuestas a la demanda ya que ha sido la vencida en las presentes actuaciones.

Los furidamentos del recurso de la demandada han sido:(i) no se puede ‘responsabilizar al Estado por danos que no son ‘consecuencia de su comportamiento, ya que ello seria extender sin limite el deber de indemnizar todo daño injusto que el Estado no pudiera evitar; (ii) no existe ningún hecho o actor de funcionario publico al cual pueda adjudicársele entidad causal suficiente como generador del daño que el actor dice haber sufrido; (iii) la detención del actor se produjo como consecuencia de los desmanes ocasionados por los manifestantes en la marcha de las victimas de «Cromañon», lo que motivo que se labraran actuaciones judiciales caratuladas «Atentado y resistencia a la autoridad y lesiones», lo que desecha -de plano la existencia de responsabilidad por parte de la Policia Federal.

III.- De las constancias de la causa surge que el Sr. David Néstor Jabif de Souza fue detenido el 03/01/2005 durante la desconcentración de una marcha organizada por fallecidos y victimas del incendio ocurrido en el local «Cromañon», por considerarlo participe de los incidentes que se produjeron entre varios de los asistentes y agentes de la Policía Federal.

Al otro día fue liberado y como consecuencia de lo ocurrido, se le inició una causa penal por lesiones, daño, atentado y resistencia a la autoridad (cfr. fs. 1/3 y 6 de las fotocopia de la causa penal acompañada).

Por otro lado, el 17/01/2005, el actor inicio una denuncia ante la Fiscalía Criminal de Instrucción N° 32, por vejaciones y apremios ilegales cometidos por los agentes de la Policía Federal contra su persona, lo que trajo aparejada la fractura de su muñeca y lesiones en todo su cuerpo (cfr. fs. 16/17 de la causa penal citada).

Del informe enviado por el Hospital General de Agudos Dr. Durand, agregado en sobre a esta causa, se desprende que el actor ingreso el 4/01/2005 a la guardia de dicho hospital y presentaba «traumatismo de mano derecha y cráneo.Se realiza interconsulta con clínica medica, indica radiografía, la que presente fractura de escafoides.»

Finalmente el 18 de mayo de 2007 mediante el pronunciamiento dictado en la causa: «Galarza Luis Francisco y otros1 s/ danos» expte. N° 140/06 perteneciente al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional de Instrucción N° 2, Secretaria n° 148, se resolvió sobreseer del delito de resistencia a la autoridad al aquí actor y se rechazo la denuncia por el efectuada contra la dependencia policial por apremios ilegales.

De los fundamentos expuestos en ell fallo citado se desprenden las siguientes conclusiones: a) con relación al delito que pesaba sobre el actor, el Tribunal sostuvo: «El momento principal del incidente que transcurre frente a Bolivar 1, fue íntegramente filmado en al menos dos de los videos aportados y pese a que todos esos registros fueran vistos reiteradamente por el suscripto, en ningún momento se advierte que .David Néstor Jabif de Souza hubiera participado en las agresiones pese a que claramente se puede identificar físicamente a los individuos que la llevaron adelante.»; y b) con respecto a la denuncia efectuada por el actor por las lesiones sufridas, se dijo que: «Lo que no se verifica es que el corolario lesivo tuviera su génesis en una situación de apremios ilegales o ejercicio ilegitimo de la fuerza por parte de las autoridades policiales. Obsérvese que el personal policial debió actuar como ha quedado plasmado en los antecedentes fílmicos y fotográficos traídos al proceso, ello frente a la acción violenta de los agresores.»

Agrega, en relación al ultimo punto, que «.las imágenes se inician cuando ya es llevado [el actor] por cinco o seis policías que lo tenían tornado por los brazos y piernas» y lo introducen al vehículo de traslado sin golpearlo.’

Por ultimo, concluye que:»no se puede afirmar que el ejercicio de la fuerza por el que se produjeran las lesiones de Jabif deba necesariamente caer en el encuadre legal típico de los apremios que se denuncia, máxime cuando el resto de los detenidos no hizo referencia alguna a haber sido golpeado durante o tras su detención» (cfr. fs. 57/74 de la causa citada).

IV.- Como principio se debe recordar que la responsabilidad del Estado por los actos u omisiones de sus órganos es directa y se encuentra fundada en la idea objetiva de la falta de servicio (art. 1112  C. Civil), toda vez que, la actividad de los órganos o funcionarios del Estado realizada para el desenvolvimiento de los fines de las entidades dejas que dependen ha de ser considerada propia de estas, que deben responder de modo principal y directo por sus consecuencias dañosas (Fallos: 306:2030; 316:2136; 318:1800; 324:492; 325:2949; 326:4003, etc.). Factor de atribución dentro del cual quedan subsumidos todos los elementos de la responsabilidad civil y en particular, lo atinente a la ilicitud del acto de la administración pública por no ejecutar el acto a que estaba obligada por medio de sus agentes (confr. esta Sala, Causa 12579/99? in re-: «Carballo de Pochat Violeta» , sentencia del 8/5/07).

Por su parte, la Corte Suprema de justicia de la Nación ha resuelto desde antaño que «quien contrae la obligación de prestar el servicio de policía de seguridad, lo debe hacer en condiciones adecuadas para llenar el fin para el que ha sido establecido y es responsable de los perjuicios que causare su incumplimiento o ejecución irregular» (Fallos: 328:4175; 322:2002; 307:821 y 182:5).

Además debe precisarse que en el marco de la responsabilidad estatal: extracontractual se exige para su procedencia el cumplimiento de los siguientes requisitos:a) la existencia de un daño cierto; b) la relación de causalidad entre la conducta de la demandada y el perjuicio ocasionado y c) la posibilidad de imputar jurídicamente esos danos al Estado Nacional (Fallos: 306:2030; 307:821; 321:2144, entre otros).

I V.- De las constancias de la causa, si como también de las pruebas agregadas y producidas no se logra acreditar la relación de causalidad entre el obrar de los agentes policiales y el daño que el actor sostiene haber sufrido en ocasión de su detención. Solo se encuentra demostrado la fractura de su muñeca y que efectivamente ingreso a la guardia del Hospital Durand el 4/01/2005; circunstancia que por si sola no logra demostrar que las lesiones sufridas efectivamente han sido inflingidas por los agentes policiales.

Refuerza lo anterior, las conclusiones ,a las que arribo el Juez de Instrucción en el pronuciamiento citado, en tanto que -a pesar de todas las pericias técnicas que se llevaron a cabo en dicha causa- no se pudo verificar que la materialidad del hecho denunciado por el Sr. Jabif de Souza; ya que no existen ni imágenes, ni testimonios que logren dar cuenta de que le asiste razón al actor en su pretensión.

Además, de las únicas imágenes obtenidas que dan cuenta del momento en que el actor fue detenido surge que el mismo fue introducción al vehículo de traslado sin golpearlo»; circunstancia que no resulta coincidente con lo relatado por el actor en la denuncia efectuada en sede penal ni eh la presente demanda.

VI.- Por otro lado, debe recordarse que cada parte debe probar los hechos a los que atribuye la prod ucción del efecto, jurídico que pretende, ya que la actividad probatoria constituye, como toda carga procesal, un imperativo del propio interés y de esa actividad procesal depende producir el convencimiento o certeza sobre los hechos controvertidos, pudiendo el litigante llegar a obtener una decisión desfavorable en el caso de adoptar una conducta omisiva (conf. CSJN Fallos:318:2555, entre otros).

En sentido similar, se ha señalado que el onus probandi deviene imperativo del propio interés del particular interviniente. Es una circunstancia de riesgo que consiste en que quien no prueba los hechos que alega, pierde el pleito, si de ello depende la, suerte de la litis (confr. Esta Cámara, Sala II, in re: «Ministerio de Salud y Acción Social c/ Prats de Archubi, Elsa Elena s/ proceso de conocimiento», del 5/03/1998 y Sala IV, in lei «Kossakoff, Mario José TF 8499-A- c/ A.N.A.», del 30/04/1998, entre muchos otros).

Es por ello, q/ue la responsabilidad de la demandada por una prestación irregular del servicio no se encuentra configurada, toda vez que el actor no ha logrado acreditar la relación de causalidad existente entre el hecho dañoso y el actuar estatal.

VI.-Con relación a las costas propongo que se impongan en el orden causado en atención a que el actor pudo creerse que le asistía un mejor derecho (art. 68, segundo párrafo del CPCCN).-

En merito de los antecedentes individualizados y de aquellos, que en lo pertinente, muestra la sentencia apelada, voto porque se la revoque y en consecuencia se rechace la demanda interpuesta, con costas en el orden causado de , conformidad con lo dispuesto en el Considerando VI del presente pronunciamiento.

Los Dres. Carlos Manuel Grecco y Sergio G. Fernandez adhieren al voto precedente.

Por lo que resulta del acuerdo que antecede, SE RESUELVE: Hace lugar al recurso interpuesto por la demandada y en consecuencia, se revoca la sentencia apelada y se rechaza la demanda. Las costas se imponen en el orden causado en atención a lo dispuesto en el Considerando VI del presente pronunciamiento (art. 68,. segundo párrafo  del CPCCN).

Rsgístress, notifíquese y devuélvase.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: