No tiene legitimidad la concubina del trabajador para cobrar indemnización por fallecimiento si no demostró que estaba divorciado

Partes: Trenes de Buenos Aires S.A. c/ D. C. M. p/ si en representación de hija menor P. M. V. y otro s/ consignación

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: VI

Fecha: 31-jul-2012

Cita: MJ-JU-M-74543-AR | MJJ74543 | MJJ74543

Se rechaza la legitimidad de la concubina del trabajador causante para cobrar la indemnización por fallecimiento, pues no demostró -en los términos del art. 248, 2do párr., de la LCT.- que el difunto se encontraba divorciado.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar el rechazo de la legitimación de la concubina del causante y, por ende, cabe excluirla del derecho a concurrir a percibir la indemnización por fallecimiento del causante, -en virtud de las circunstancias de la causa, la prueba aportada y la normativa aplicable-, pues no reúne los requisitos exigidos por el art. 248, 2° párr. , de la LCT., y por tanto cabe distribuir la suma total en los restantes derechohabientes (esposa e hijos).

2.-Teniendo en cuenta que la concubina del causante reconoció ante el Juzgado de Paz tener una convivencia con el causante que se extendió por un período de 2 años, para resultar acreedora a los fines del art. 248 de la LCT. debió demostrar que el difunto se encontraba divorciado, circunstancia que no ocurrió.

3.-Toda vez que el requisito exigido por el art. 248 de la LCT. para desplazar a la mujer casada y separada de hecho por su culpa o la de ambos al momento de la muerte del causante, es haber mantenido una convivencia durante los cinco años anteriores al fallecimiento, y estando firme la inexistencia de separación o divorcio vincular, corresponde confirmar que a la concubina no le asiste derecho a concurrir a percibir la indemnización por fallecimiento del causante.

Fallo:

Buenos Aires, 31 de JULIO de 2012

VISTO Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

EL DOCTOR JUAN CARLOS FERNANDEZ MADRID DIJO:

I. Llegan los autos a esta alzada con motivo de los agravios que, contra la sentencia de primera instancia de fs. 49/50, interpusieran las codemandadas.

También apela la defensora de menores a fs. 74 por considerar elevada la regulación de honorarios regulados a la representación letrada de su representado.

II. Atento lo actuado a fs. 31, 54 y 74, se remitieron las actuaciones a la Defensoría Pública de Menores e Incapaces ante esta Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, que se expidió según dictamen obrantes a fs. 80/814vta.

III. La queja de la apelante está dirigida a cuestionar el fallo de grado en cuanto rechazó la legitimación de la concubina del causante y, por ende, la excluyó del derecho a concurrir a percibir la indemnización por fallecimiento del causante. Cuestiona el hecho de que la “a quo” haya puesto a su cargo la prueba de acreditar la supuesta culpabilidad en la separación de hecho de la codemandada D. C. M. y del causante D. A. P. Manifiesta que no corresponde la dilucidación de aquéllas cuestiones en esta sede judicial, toda vez que -a su entender- no es posible que el juez emita un juicio de valor acerca de culpabilidadad en la separación de hecho, más aún cuando no fue solicitada por las partes en vida del causante, ni tramitó en órbita de su competencia. Por tanto, cuestiona el fundamento esgrimido en el supuesto del art.248  de la L.C.T., solicita se invierta la carga del prueba sobre la cónyuge del causante y que se revoque el fallo de grado.

Adelanto que las manifestaciones efectuadas por el apelante en el escrito recursivo no logran en modo alguno modificar las argumentaciones en las que la sentenciante de grado funda su decisión.

Me explico.

Como se puede apreciar, la coaccionada MARIA DE LOS ANGELES VALDERA funda su derecho como concubina del causante y señala que tienen un hijo común (A. R. P.), lo que acredita con copia de la información sumaria nº 39 ante el Juzgado de Paz de la localidad de Moreno de fecha 1/2/2010 (fs. 13) y fotocopia del certificado de nacimiento del menor acaecido el 10/3/2010 (fs. 14), respectivamente. Por su parte, C. M. D. alega su calidad de cónyuge legítima del fallecido (conf. Libreta de familia de la Dirección Provincial del Registro de las Personal, fs. 21), y afirma que jamás se divorció del causante.

La magistrada “a quo” concluyó que en virtud de las circunstancias de la causa, la prueba aportada y la normativa aplicable, corresponde excluir de la presente acción a la conviviente MARIA DE LOS ANGELES VALDERA en tanto no reúne los requisitos exigidos por el art. 248, 2° párrafo, de la LCT, y por tanto distribuyó la suma total $ 25.766,66 en los restantes derechohabientes (C. M. D., M. V. P. y A. R. P.) de acuerdo a los parámetros fijados a fs. 51 vta. Adelanto que concuerdo con la decisión de la justiciante de grado. Me explico.

Dicha norma establece que “en caso de muerte del trabajador, las personas enumeradas en el artículo 38 del Decreto-ley 18.037/69 (t.o. 1974) tendrán derecho, mediante la sola acreditación del vínculo, en el orden y prelación allí establecido, a percibir una indemnización igual a la prevista en el artículo 247 de esta ley.A los efectos indicados, queda equiparada a la viuda, para cuando el trabajador fallecido fuere soltero o viudo, la mujer que hubiese vivido públicamente con el mismo, en aparente matrimonio, durante un mínimo de dos (2) años anteriores al fallecimiento. Tratándose de un trabajador casado y presentándose la situación antes contemplada, igual derecho tendrá la mujer del trabajador cuando la esposa por su culpa o culpa de ambos estuviere divorciada o separada de hecho al momento de la muerte del causante, siempre que esta situación se hubiere mantenido durante los cinco (5) años anteriores al fallecimiento…”.

Teniendo en cuenta que en caso de autos la propia codemandada MARIA DE LOS ANGELES VALDERA reconoció ante el Juzgado de Paz de la localidad de Moreno de fecha 1/2/10 tener una convivencia con el causante que se extendió por un período de 2 años (conf. acredita con copia de la información sumaria nº 39 fs. 13), para resultar acreedora a los fines del art. 248 de la LCT debió demostrar que el difunto se encontraba divorciado, circunstancia que no ocurrió. Recuérdese que el requisito exigido por la norma para desplazar a la mujer casada y separada de hecho por su culpa o la de ambos al momento de la muerte del causante, es haber mantenido una convivencia durante los cinco años anteriores al fallecimiento.

Por tanto, estando firme la inexistencia de separación o divorcio vincular, corresponde confirmar el fallo apelado en todo lo que ha sido materia de recurso y agravio.

Por lo demás, son apelados por altos la totalidad de los honorarios regulados. Por ello, teniendo en cuenta las pautas arancelarias vigentes, la naturaleza, mérito y calidad de las labores desarrolladas por los profesionales intervinientes tendientes a la dilucidación de las cuestionas controvertidas, estimo justos y equitativos los emolumentos cuestionados; razón por la cual propicio su confirmación en esta instancia (cfr. arts.38 , L.O.; ley 21.839 ; ley 24.432 ).

En virtud de los fundamentos precedentemente expuesto, corresponde confirmar la sentencia de primera instancia en todo lo que ha sido materia de recurso y agravios, con costas de alzada a cargo de VALDERA MARIA DE LOS ANGELES (art. 68  del C.P.C.C.N.). A ese fin, corresponde regular los honorarios de las representaciones letradas intervinientes en ésta alzada en el 25% de lo que en definitiva les corresponda por su labor en origen (cfr. Art. 14 , ley 21.839).

EL DOCTOR LUIS A. RAFFAGHELLI DIJO:

Adhiero al voto que antecede.

Por lo que resulta del acuerdo que antecede (art. 125  de la ley 18.345), el Tribunal RESUELVE: I. Confirmar la sentencia de primera instancia en todo lo que ha sido materia de recurso y agravios. II. Imponer las costas de alzada a cargo de VALDERA MARIA DE LOS ANGELES. III. Regular los honorarios de las representaciones letradas intervinientes en ésta alzada en LAS SUMAS DE el 25% de lo que en definitiva les corresponda por su labor en origen.

Regístrese, notifíquese y vuelvan.

JUAN CARLOS FERNANDEZ MADRID

JUEZ DE CAMARA

LUIS A. RAFFAGHELLI

JUEZ DE CAMARA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s