Edesur no debe resarcir a padres de menor fallecido por descarga eléctrica en el patio, la instalación interna debe mantenerla el usuario

Partes: B. E. y otro c/ EDESUR S.A. s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: II

Fecha: 18-abr-2012

Cita: MJ-JU-M-74419-AR | MJJ74419 | MJJ74419

Se rechazó la demanda por la que los padres de un menor pretendieron se los indemnice por el fallecimiento de su hijo producido a causa de haber recibido una descarga eléctrica fatal proveniente de un alambre en el patio de su casa, pues se entendió que al provenir el flujo eléctrico del “lado carga” el mantenimiento y cuidado de la instalación corresponde al usuario, y no a la distribuidora eléctrica demandada, razón por la cual se quebró el nexo de causalidad.

Sumario:

1.-Corresponde rechazar la demanda incoada por los padres de un menor que falleció a causa de recibir una descarga eléctrica proveniente de un alambre en el patio de su casa, pues, no existe relación de causalidad entre la conducta obrada por la distribuidora eléctrica demandada, o, si se quiere, el riesgo de la cosa y el desenlace fatal (arts. 499 , 520  y 1068  del CCiv.), pues en virtud de la legislación aplicable el mantenimiento y cuidado de la parte de la instalación hacia el lado fuente en el sentido del flujo de la energía corresponde a la Distribuidora; y el mantenimiento y cuidado a la parte de la instalación hacia el lado carga corresponde al usuario.

2.-Según lo sostenido por la Corte Suprema de Justicia (Fallos: 326:1673 ) a la energía eléctrica le son aplicables las disposiciones referentes a las cosas (art. 2311, segundo párr.  del CCiv., según la ley 17711 y está fuera de toda duda su carácter riesgoso, lo que hace que la distribuidora responda a tenor de lo previsto en el segundo párrafo, segunda parte, del art. 1113  del CCiv. y del art. 40  de la ley 24240 (texto según la ley 24999 ), ya que el nivel de la tensión que ella provee -que el consumidor no puede alterar lícitamente- es el que la convierte en un elemento potencialmente mortal.

3.-La Distribuidora debe enfrentar las derivaciones del riesgo propio de la electricidad que suministra, sin embargo, las circunstancias que rodean al caso, operan como interruptor del nexo causal del daño (ver art. 1111  del CCiv.).

4.-Las reglas establecidas por la A.E.A. señalan criterios de seguridad a seguir, más no necesariamente obligaciones en cabeza de la prestataria de la electricidad, el mantenimiento y cuidado de la parte de la instalación hacia el lado fuente en el sentido del flujo de la energía corresponde a la Distribuidora; y el mantenimiento y cuidado a la parte de la instalación hacia el lado carga corresponde al usuario, estando éste a cargo del mantenimiento, instalación y control de la instalación eléctrica interna del inmueble, asimismo, el mantenimiento del tablero principal y el resto de la instalación hacia el interior de la vivienda es de incumbencia del usuario de la misma.

5.-En el caso, la causa del daño fue provocada por las deficientes condiciones de seguridad ubicado en el patio de la vivienda, de la pericia realizada por el experto es claro al señalar que la irregularidad en la instalación domiciliaria era detectable, asimismo, el Reglamento de Suministro responsabiliza a las Distribuidoras por el estado de las instalaciones pero sólo hasta los terminales de entrada del tablero ubicado en la parte posterior del pilar, eximiéndola de supervisar el estado de las instalaciones aguas abajo de dicho tablero, es decir, el mantenimiento y cuidado de la instalación hacia el lado carga o aguas abajo , o sea desde los bornes de entrada al primer seccionamiento posterior a la medición hacia el lado carga de la instalación corresponde al usuario.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 18 días del mes de abril de dos mil doce reunidos en acuerdo los señores Jueces de la Sala 2 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, para conocer en los recursos interpuestos en autos: “B. E. Y OTRO C/ EDESUR S.A. S/DAÑOS Y PERJUICIOS”, respecto de la sentencia de fs. 175/178, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía ser efectuada en el siguiente orden: señores Jueces de Cámara doctores Santiago Bernardo Kiernan, Alfredo Silverio Gusman y Ricardo Víctor Guarinoni.

A la cuestión planteada, el señor Juez de Cámara doctor SANTIAGO BERNARDO KIERNAN dijo:

I. Mientras se encontraba jugando en el patio delantero de su casa, D. C. B. -de 13 años de edad- se tomó involuntariamente de un alambre electrificado que sobresalía del techo de su vivienda, causándole la muerte en forma instantánea.

Ante el trágico desenlace la señora A. D. R. y el señor E. B. -padres de la víctima- promovieron por derecho propio este juicio demandando a Edesur S.A, a efectos de obtener la justa reparación de los daños derivados del deceso de su hijo, los cuales estimaron en $ 481.200 para ambos: valor vida -pérdida de la chance- $180.000, daño moral $120.000, daño psicológico $144.000, tratamiento psicológico $35.200; gastos de sepelio $2.000, o lo que en definitiva surgiese de la prueba a producirse, con más los intereses y costas (fs.42/53).

Edesur contestó demanda a fs.136/162vta. Después de la negativa de estilo sobre los hechos alegados por su contraria, arguyó que el accidente se había producido dentro de la vivienda del usuario lo que ilustraba que eran las instalaciones eléctricas internas de éste las involucradas en el hecho y en ese sentido es deber del usuario instalar los elementos de protección, pero no las suyas.Por otra parte, negó la existencia del nexo causal que permita imputarle su responsabilidad, invocando la culpa de la víctima.

II. Abierto el juicio a prueba, aportadas las que las partes estimaron convenientes y agregados los respectivos alegatos (fs.773/787 y fs. 788/795), el señor magistrado de primera instancia estimó que el desenlace fatal de D. C. B. obedeció al obrar claramente imprudente del joven y en esas condiciones consideró que no medió conducta en -la prestadora Edesur S.A- que merezca reproche alguno por lo que falló: “Rechazando la demanda”; en consecuencia absolvió a la Empresa Distribuidora Sur S.A. y a la citada en garantía “Generali Argentina Compañía de Seguros S.A.” de la pretensión deducida por E. B. y doña A. D. R., a quienes condeno a pagar las costas del juicio (art. 68, 1era. parte  del Cod. Proc.).

Apelaron a fs. 808 los actores vencidos y a fs. 828 “Generali Argentina Cia. de Seguros S.A.”. compañía aseguradora citada en garantía por Edesur S.A. Dichas partes expresaron agravios a fs.843/854vta. y a fs. 856/857 respectivamente. Contestados a fs. 859/863vta. por la empresa accionada y a fs. 865/867 por la Cia. Aseguradora, citada en garantía. Median, además, impugnaciones que se vinculan con las regulaciones de honorarios las cuales serán objeto de estudio por la Sala en conjunto a la finalización del presente acuerdo.

En la expresión de agravios de fs. 843/854vta. sostienen los señores B., como queja principal, que el a quo -al fallar como lo hizo- no tuvo en cuenta que Edesur había incurrido en una conducta antijurídica al suministrar el fluido eléctrico sin exigir al usuario la “declaración de conformidad de la instalación” (DCI) suscripta por un electricista matriculado, ello de acuerdo a lo establecido la resolución nº 207/95 del ENRE el IHA y el APSE. Edesur S.A.no ejerció el poder de policía que es propio de su actividad que se fundan en normas concretas creadas precisamente para evitar accidentes. Argumenta que el juez erradamente consideró que la inspección de las instalaciones no es una carga que pesa sobre Edesur, sino responsabilidad de los usuarios.

III. Antes de examinar en el voto las constancias de la causa, formularé una aclaración previa: solo examinaré aquellos puntos “conducentes” para la correcta decisión del diferendo, sin seguir a los recurrentes en todos y cada uno de sus planteamientos. Me atengo a la doctrina de la Corte Suprema que ha juzgado adecuada esa metodología de fundamentación y por tanto, constitucional (Fallos 265:301; 278:271; 294:466 entre otros). Criterio que es concordé con el que rige en lo referente a la selección y valoración de las pruebas de la causa, de conformidad con lo establecido en el art. 386, segunda parte del Código Procesal.

Anotado lo que antecede, trataré en primer lugar el tema de la responsabilidad, junto con aquellos aspectos que se relacionan con él.

Es por eso que viene bien recordar, según lo sostenido por la Corte Suprema de Justicia (Fallos: 326:1673  y sus citas de Fallos: 284:279 y 310:2103) que a la energía eléctrica le son aplicables las disposiciones referentes a las cosas (art. 2311, segundo párrafo  del Código Civil, según la ley 17.711 y Borda, Guillermo A; “La reforma del código civil. bienes y cosas” en ED 31-1019). Y está fuera de toda duda su carácter riesgoso, lo que hace que la distribuidora responda a tenor de lo previsto en el segundo párrafo, segunda parte, del artículo 1113 del Código Civil y del art. 40  de la ley 24.240 (texto según la ley 24.999 ), ya que el nivel de la tensión que ella provee -que el consumidor no puede alterar lícitamente- es el que la convierte en un elemento potencialmente mortal.Por ende, la Distribuidora debe enfrentar las derivaciones del riesgo propio de la electricidad que suministra. Sin embargo, las circunstancias que rodean al caso, operan como interruptor del nexo causal del daño (ver art. 1111  del Código Civil) por las consideraciones que paso a exponer.

IV. En el precedente “Díaz Diego Hernán y otro c/ Edesur S.A. s/ daños y perjuicios”, del 18.10.10 consideramos -por unanimidad- que resultan aplicables a la construcción y mantenimiento de las instalaciones eléctricas en inmuebles la reglamentación dictada por la Asociación Electrotécnica Argentina -A.E.A.-, más precisamente el capítulo 771.23 referente a la “inspección y mantenimiento de instalaciones”. Las reglas establecidas por la A.E.A. señalan criterios de seguridad a seguir, más no necesariamente obligaciones en cabeza de la prestataria de la electricidad. El mantenimiento y cuidado de la parte de la instalación hacia el “lado fuente” en el sentido del flujo de la energía corresponde a la Distribuidora; y el mantenimiento y cuidado a la parte de la instalación hacia el “lado carga” corresponde al usuario, estando éste a cargo del mantenimiento, instalación y control de la instalación eléctrica interna del inmueble. Asimismo, el mantenimiento del tablero principal y el resto de la instalación hacia el interior de la vivienda es de incumbencia del usuario de la misma.

En el numeral 771.21.1 establece que “Las inspecciones deberán ser realizadas por personal con incumbencias y/o competencia específicas”, disposición ciertamente superflua si se considera que se está frente a obligaciones que corresponden a la concesionaria. En el apartado 771.23.6 dice que “Todas las anormalidades constatadas o potenciales de la instalación, detectables en el material eléctrico y sus accesorios deber ser corregidas mediante su reemplazo o reparación por personal competente”.

En ese orden de ideas, me interesa agregar -por lo que aquí interesa- que el art. 2°, inc.”d”, del Reglamento de Suministro Eléctrico aplicable a las concesionarias del Estado Nacional, aprobado por Resolución ENRE 207/95 establece que la transmisión del fluido energético compete exclusivamente a Edesur S.A. hasta ingresar al pilar del inmueble que es servido (toma), y desde allí interesa al propietario de la vivienda. Dicha resolución 207/95 (B.O. del 26.10.1995) exige una cantidad de requisitos en materia de seguridad a verificarse en la instalación eléctrica del usuario para que la distribuidora de energía eléctrica habilite el servicio.

La Resolución 82/02  -reglamento de suministro- el art. 2 incs. “c” y “d” establece las obligaciones que les corresponden a los usuarios. El inc. “c” señala: “DISPOSITIVOS DE PROTECCION Y MANIOBRA Colocar y mantener en condiciones de eficiencia a la salida de la medición y en el tablero principal los dispositivos de protección y maniobra adecuados a la capacidad y/o características del suministro, conforme a los requisitos establecidos en la Reglamentación para la Ejecución de Instalaciones Eléctricas de inmuebles emitida por la Asociación Electrotécnica Argentina, o la norma que lo reemplace en el futuro. d) INSTALACION PROPIA – RESPONSABILIDADES Mantener las instalaciones propias en perfecto estado de conservación. Mantener los gabinetes y/o locales donde se encuentran instalados los medidores y/o equipos de medición limpios, iluminados y libres de obstáculos que dificulten la lectura de los instrumentos …”. Incluso el inc. “e” de esa norma, bajo el título “COMUNICACIONES A LA DISTRIBUIDORA”, establece que “Cuando el USUARIO advierta que las instalaciones de LA DISTRIBUIDORA (incluyendo el medidor), comprendidas entre la conexión domiciliaria y el primer seccionamiento posterior (tablero del USUARIO) a la salida del medidor, no presentan el estado habitual, y/o normal deberá comunicarlo a LA DISTRIBUIDORA en el más breve plazo posible, no pudiendo manipular, reparar, remover ni modificar las mismas por sí o por intermedio de terceros.En cualquier oportunidad en que el USUARIO advierta la violación o alteración de algunos de los precintos deberá poner el hecho en conocimiento de LA DISTRIBUIDORA”.

Ello sentado, y de acuerdo con las reglamentaciones del Ente Nacional Regulador de la Electricidad, no encuentro elemento alguno que permita imputar re sponsabilidad a la demandada por el evento dañoso.

V. Creo importante destacar que de las pruebas arrimadas al expediente -normativa aplicable y peritación- son claros e ilustran suficientemente sobre determinados puntos cuestionados, pruebas ésas que, configuran un conjunto que me llevan a la conclusión que la causa del daño fue provocada por las deficientes condiciones de seguridad ubicado en el patio de la vivienda. Puntualizo al respecto que algunos de los problemas sustanciales a resolver son de naturaleza estrictamente técnica y aunque es claro que el dictamen no es obligatorio para el juzgador, -que debe meritar su eficacia conforme con las reglas de la “sana crítica” (art. 476 del Cod. de rito), de él solo es prudente apartarse cuando muestra incoherencias, errores o contradicciones que desmerezcan su valor (conf. Fassi, S.C. “Código Procesal Civil y Comercial. Comentado Anotado y Concordado”, 2da. Ed. T. II, n° 2600, p.359).

Desde ese enfoque, de la pericia realizada por el experto -Perito Ingeniero Electricista- Luís Alberto Chavarría es claro al señalar que la irregularidad en la instalación domiciliaria era detectable. Asimismo, el Reglamento de Suministro responsabiliza a las Distribuidoras por el estado de las instalaciones pero sólo hasta los terminales de entrada del tablero ubicado en la parte posterior del pilar, eximiéndola de supervisar el estado de las instalaciones “aguas abajo” de dicho tablero.Es decir, el mantenimiento y cuidado de la instalación hacia el “lado carga” o “aguas abajo”, o sea desde los bornes de entrada al primer seccionamiento posterior a la medición hacia el lado “carga de la instalación” corresponde al usuario.

En este orden de ideas, y tal como lo interpretó el señor Juez de primera instancia, no existe relación de causalidad entre la conducta obrada por Edesur, o, si se quiere, el riesgo de la cosa y el desenlace fatal de D. C. B. (arts. 499 , 520  y 1068  del Código Civil).

VI. Con relación al memorial presentado por la citada en garantía (ver. fs. 856/857), en atención al modo en que se decide -que no hubo por parte de la empresa distribuidora eléctrica negligencia alguna, toda vez que de las pruebas rendidas en autos se desprende que la vivienda no contaba con las protecciones de seguridad adecuadas como lo establece las normas de seguridad eléctrica, lo que constituye de exclusiva responsabilidad de los propietarios- veo innecesario tratar los agravios propuestos en virtud de que no existe gravamen alguno.

Asimismo, en el hipotético caso que se hubiese declarado la responsabilidad de Edesur, la citada en garantía Generali Argentina Cia. de Seguros S.A. hubiese tenido que responder hasta la franquicia pactada que surge del contrato de seguro.

VII. Por los fundamentos expuestos, voto por confirmar la sentencia apelada. Con costas en atención al principio de la derrota (art. 68  del Código Procesal).

Los señores Jueces de Cámara doctores Ricardo Víctor Guarinoni y Alfredo Silverio Gusman, por razones análogas a las aducidas por el doctor Santiago Bernardo Kiernan, adhieren a las conclusiones de su voto.

Con lo que terminó el acto.SANTIAGO BERNARDO KIERNAN.

ALFREDO SILVERIO GUSMAN.

RICARDO VÍCTOR GUARINONI.-

Es copia fiel del acuerdo original que obra en las páginas n° 347 folio n° 392 tomo n° 4 del Libro de Acuerdos de la Sala 2 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal.

Buenos Aires, 18 de abril de 2012.

Y VISTOS: Por lo que resulta del acuerdo que antecede, téngase por resolución de la Sala lo propuesto en el punto VII del primer voto.

En los casos de rechazo total de la demanda el Tribunal tiene decidido como regla general que, a los fines arancelatorios, corresponde computar la totalidad de la suma reclamada con más los intereses apreciados prudencialmente hasta el presente (conf. esta Cámara en pleno, “Ford Motors S.A. c/ Gobierno Nacional” del 7.9.76 y causa 21.961/96, “La Territorial de Seguros S.A. c/ Staf s/ incidente”  del 11.9.97).

Empero, esta doctrina no es de aplicación a los juicios por daños a las personas por cuanto los rubros indemnizatorios pretendidos son unilateralmente estimados por la propia víctima y sujetos generalmente a la fórmula “en lo que en más o menos resulte de las pruebas ofrecidas”.

Por lo tanto, para una adecuada regulación en este tipo de procesos que carecen de condena cabe atender a la cifra que razonablemente hubiera podido corresponder a la víctima de haber prosperado la acción, sobre la base de los hechos invocados (conf. esta Cámara, Sala 1 causas 3078 del 16.11.84, 1110 del 29.5.85, 3487 del 21.6.85, 1263.90; esta Sala causa 8395/06 del 10.6.11, 10531/03 del 28.2.12, entre muchas otras). El mismo estándar, aunque para un supuesto diferente, ha sido consagrado en el art. 20 de la ley 21.839, texto según la reforma del art. 12, inc.g , de la ley 24.432).

Cabe recordar, por lo demás, que el monto reclamado no es ni puede ser la única base computable para efectuar una regulación de honorarios (Corte Suprema, Fallos: 241:202, 257:143, entre otros), puesto que debe también adecuarse al mérito, a la extensión, a la naturaleza y a la importancia de la labor profesional realizada, como lo pone de manifiesto el precepto del art. 6 del arancel, inciso b, c, d y f.

Por consiguiente, meritando las particularidades enunciadas, las etapas cumplidas, se reducen los honorarios de los doctores Gustavo Cristian REGIS, Héctor F. ABINET, Pablo Javier FUDIM, Cristina Carmen CIANCIO, Guillermo O. LASALA, Hernán LÓPEZ SAAVEDRA, Carolina ARELLANO MEDINA, María Alejandra CEJAS y Pablo PIROVANO en las sumas de ($.), ($.), ($.), ($.), ($.), ($.), ($.), ($.) y ($.), respectivamente (arts. 7, 9 , 10 , 13 , 19 , 38 , 47  y cit. del arancel de honorarios de abogados y procuradores).

Atendiendo a análogas razones, en lo pertinente y a la adecuada proporción que los honorarios de los peritos deben guardar con los profesionales de las partes (Corte Suprema, Fallos: 300:70, 303:1569, entre otros), se reducen los emolumentos de Luís A. CHAVARRÍA y Alejandra S. DADA en la suma de ($.) cada uno.

Por las tareas en alzada, ponderando el mérito de los escritos presentados, la naturaleza de la causa y el resultado final del recurso, fijase los honorarios del doctor Guillermo LASALA (conf. fs. 859/63 vta. y fs. 865/867vta.) en la suma de ($.) y establécese la retribución del letrado apoderado de la citada en garantía Hernán LÓPEZ SAAVEDRA (conf. fs. 856/857 y fs. 869/70vta.) en la cantidad de ($.). Establécese la retribución del letrado patrocinante de la parte actora doctor Héctor F. ABINET en la suma de ($.) (art. 14  y citados del arancel).

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

SANTIAGO BERNARDO KIERNAN

ALFREDO SILVERIO GUSMAN

RICARDO VÍCTOR GUARINONI

  1. Una de las frases identificatorias en la publicidad de Edesur ha sido “energía en movimiento”, que como sabemos corresponde al tipo de energía denominado energía cinética. Cabe una pregunta: ¿Pudieron haberse equivocado en esa publicidad y lo que en realidad debieron poner no es energía cinética, sino ENERGÍA SIN ÉTICA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s