Para la Iglesia, la despenalización de las drogas perjudica a los más pobres

La Iglesia advirtió que los proyectos legislativos que favorecen la despenalización de la tenencia de drogas para consumo personal perjudican principalmente a los más pobres. En una declaración, la Comisión de la Pastoral sobre Droga dependencia del Episcopado reclamó que antes de avanzar con esa política es necesario que “el sistema de salud esté preparado para recibir a personas con problemas de consumo”.

El organismo episcopal, que integra la Comisión de Pastoral Social que encabeza el obispo Jorge Lozano, se pronunció sobre los proyectos legislativos que comenzaron a discutirse en al Cámara de Diputados, pese a que su tratamiento quedó frenado la semana última en las comisiones de Legislación Penal y de Adicciones, por no contar un respaldo determinante del Poder Ejecutivo.

“Si se quita la acción del sistema penal, hay que tener otro tipo de respuesta” frente a los consumidores de estupefacientes, señala el documento difundido ayer por la Iglesia, con motivo de celebrarse mañana el día internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas. El equipo del Episcopado añade que se debe ser claro “el mensaje de que consumir hace daño” y que, si bien no se debe criminalizar al adicto ni excluirlo, “si no se le brindan posibilidades concretas de recuperación, el que es pobre termina robando o prostituyéndose o mendigando para comprar la sustancia”.

“Si el mensaje que reciben los jóvenes y la sociedad favorece el consumo y pone más cerca a la droga, el deterioro será mayor”, advirtió la Iglesia.

La declaración añade que “en los últimos 20 años se duplicaron la cantidad de cárceles en la Argentina, pero no hubo la misma inversión en centros de atención de adictos” Y expresa que “si se hubiera hecho al revés, el resultado hubiera sido otro”.

Finalmente, el equipo conducido por monseñor Lozano señaló que “ante la ausencia o la distracción voluntaria del Estado, nosotros -en referencia a la Iglesia- seguimos allí”.

Y concluye: “Pueden poner la mirada en barrios, asentamientos, Villas y preguntar por los organismos del Estado, y muchos dirán que no los conocen. Sin embargo, las capillas y otras instituciones están junto a los pobres, bancando el drama que produce la droga.”

Fuente: http://www.lanacion.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s