Con fundamento en el informe del Cuerpo Médico Forense, se rechaza la acción de mala praxis promovida a raíz de la infección que la actora alega haber sufrido como efecto secundario de la droga prescripta por la médica endocrinóloga demandada.

Partes: H. L. B. c/ Ciudad Autónoma de Buenos Aires y otros s/ daños y perjuicio

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil  Sala/Juzgado: H

Fecha: 28-feb-2012

Cita: MJ-JU-M-71766-AR | MJJ71766 | MJJ71766

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia de primera instancia que rechazó la acción de daños y perjuicios entablada en razón de una presunta mala praxis que habría acontecido con motivo de la deficiente atención médica recibida al tratarse la actora una afección en la tiroides -en el caso, la actora alega haber sufrido una infección aguda llamada agranulocitosis, producto de un efecto colateral del medicamento prescripto por la médica endocrinóloga demandada ( Danantizol ), a quien le achaca no haberle advertido acerca de los efectos del medicamento, haber omitido instrumentar una metodología de control adecuada y no haber previsto ni tratado correctamente a la agranulocitosis-; ello, toda vez que no existió obrar culposo o negligente por parte de la profesional demandada, atento a que el Cuerpo Médico Forense señaló que la actora fue correctamente diagnosticada y tratada, que la droga prescripta es de las más utilizadas y que era imposible aseverar que la actora hubiera padecido agranulocitosis.

 

2.-Cabe desestimar el agravio de la actora en relación con la importancia dada a la prueba pericial médica en desmedro de la testimonial, ya que ninguna de las deponentes presenció las entrevistas entre la actora y la doctora demandada, por lo que, siendo testigos de referencia con un conocimiento indirecto de la atención médica prestada por parte de la médica demandada, no puede tenerse por acreditado el relato de la actora con fundamento en sus manifestaciones.

 

3.-Es inatendible el agravio de la actora relativo a que no se haya considerado que la médica endocrinóloga demandada tenía la obligación de anoticiarla de los efectos secundarios de la medicación prescripta -en el caso, metimazol-, toda vez siendo remota la posibilidad de que ocurriera una complicación -en el 0,1% de los casos-, no pesaba sobre la endocrinóloga la obligación de informar al respecto a la paciente.

 

4.-A los efectos de brindar información al paciente debe sospesarse la probabilidad de que el riesgo se manifieste, aun en caso de que sea una contingencia muy seria, es decir que si la probabilidad de que la contingencia ocurra es muy baja, no es razonable que el galeno la mencione al enfermo.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: