fbpx

#Fallos Sin daños: Rechazo de la demanda por accidente in itinere y el daño psíquico derivado de aquel pues no surgen acreditadas secuelas o síntomas que permitan concluir en la existencia de dicho daño

Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.


Partes: Gonzalez Estefanía Giselle c/ Provincia ART S.A. s/ accidente – ley especial

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala / Juzgado / Circunscripción / Nominación: IX

Fecha: 29 de septiembre de 2023

Colección: Fallos

Cita: MJ-JU-M-146345-AR|MJJ146345|MJJ146345

Rechazo de la demanda por accidente in itinere y el daño psíquico derivado de aquel pues no surgen acreditadas secuelas o síntomas que permitan concluir en la existencia de dicho daño.

Sumario:
1.-Corresponde hacer lugar al reclamo de la demandada y rechazar el reclamo por accidente in itinere, en cuanto al carácter indemnizable de la patología psíquica determinada y su relación causal con el accidente denunciado, pues si bien en el peritaje médico se dictaminó que la actora es portadora de un daño psíquico, lo cierto es que no se advierte la existencia de elementos objetivos basados en razones de índole científica que permita considerar demostrado que la afección se hubiera originado causalmente con motivo del evento dañoso (art. 386 CPCCN y 477 del CPCCN).

2.-En el informe psicodiagnóstico la actora relaciona su estado psíquico exclusivamente con las dolencias físicas denunciadas en autos, -las cuales no le producen incapacidad física alguna-, sin alegar ni fundar un ‘daño psíquico autónomo’, es decir, independiente del daño físico, producido por el accidente in itinere de autos; y puesto que tampoco surgen de las constancias de autos, los síntomas y/o secuelas que padece, ni las repercusiones de los accidentes sobre su vida social, laboral etc., no se puede concluir en la existencia del daño que reclama.

3.-Teniendo en cuenta que la valoración del nexo de causalidad corresponde a la órbita jurídica a partir de la información colectada y considerando, asimismo, la inexistencia de secuela física como consecuencia del siniestro por el cual se reclama, se juzga que, dadas las particularidades del presente caso y los términos del reclamo, la incapacidad psíquica constatada en el informe pericial médico no se encuentra relacionada con el accidente de autos, por lo que corresponde revocar la sentencia de primera instancia y a rechazar la acción en todas sus partes.

Fallo:
En la ciudad de Buenos Aires, en la fecha que figura al pie de la presente, para dictar sentencia en los autos caratulados:

‘GONZALEZ, STEFANIA GISELLE C/ PROVINCIA ART S.A. S/ ACCIDENTE – LEY ESPECIAL’, se procede a votar en el siguiente orden:

El Dr. Mario S. Fera dijo:

I- Contra la sentencia de primera instancia -y su respectiva aclaratoria- que hizo lugar a la demanda, recurre la parte demandada de conformidad con su presentación digital agregada el SGJ Lex 100, la cual recibió réplica de su contraria.

La perito médica apela los honorarios regulados a su favor por considerarlos reducidos.

II- La parte demandada cuestiona la valoración de la prueba pericial médica efectuada por la magistrada que me precede.

Asimismo, hace hincapié en el carácter indemnizable de la patología psíquica determinada y su relación causal con el accidente denunciado.

Estimo que el agravio debe prosperar.

En primer lugar, destaco que llega firme a esta alzada que la actora no padece incapacidad física alguna como consecuencia del accidente ‘in itinere’ que sufrió mientras se dirigía a su puesto de trabajo. En esa ocasión, refirió que al bajar del colectivo sigue caminando y se choca con la baldosa que se encontraba fuera de lugar e impacta los dedos del pie derecho sintiendo un fuerte dolor, que no le permitió seguir caminando normal (v. Relato de inicio y sentencia de primera instancia, punto 1) -AUTOS Y VISTOS-).

Sentado ello, cabe examinar el peritaje médico. De allí surge que la experta, luego de analizar los antecedentes del caso, estudios y exámenes complementarios, sobre los que da debida cuenta, constató que la actora no padece secuelas físicas generadoras de incapacidad, relativas al hecho denunciado.Que por el contrario, surge del psicodiagnóstico realizado que en su esfera psíquica presenta una reacción vivencia anormal neurótica en grado II, que le genera una incapacidad del 10% de la TO.

El citado informe fue consentido por la parte actora e impugnado sólo por la demandada; impugnación que se tuvo presente por lo que no fue contestada por la experta.

Al respecto, es importante señalar que la valoración del nexo de causalidad corresponde a la órbita jurídica, aun cuando se requiera el conocimiento científico-técnico de la medicina por el cual se convoca a los médicos como auxiliares de justicia. Pero es atribución de los jueces, evaluadas las circunstancias de cada caso concreto, la determinación y alcance de dicho nexo para otorgarle a las dolencias origen laboral.

En este marco, si bien en el peritaje médico se dictaminó que la actora es portadora de un daño psíquico, lo cierto es que no advierto la existencia de elementos objetivos basados en razones de índole científica que permita considerar demostrado que la afección se hubiera originado causalmente con motivo del evento dañoso (art. 386 CPCCN y 477 del CPCCN). Concluyo de esta manera, atento que no puede soslayarse que las circunstancias en las que se produjo el accidente del caso -chocarse con una baldosa que se encontraba fuera de lugar- no permiten razonablemente concluir que sea portadora de una secuela incapacitante psíquica en nexo de causalidad adecuado en el marco de la ley 24.557 como la informada (cfr. ya citados arts. 386 y 477).

Tengo en cuenta, además, que en el informe psicodiagnóstico la actora relaciona su estado psíquico exclusivamente con las dolencias físicas denunciadas en autos -las cuales no le producen incapacidad física alguna, según llega firme a esta alzada-, sin alegar ni fundar un ‘daño psíquico autónomo’ (independiente del daño físico), producido por el accidente de autos.Tampoco surgen de las constancias de autos -ni del escrito de demanda ni del informe psicodiagnóstico-, los síntomas y/o secuelas que padece, ni las repercusiones de los accidentes sobre su vida social, laboral etc., que permitan concluir en la existencia de un daño psíquico autónomo (v. Escrito de demanda a fs. 5/45).

En este orden de ideas, teniendo en cuenta que la valoración del nexo de causalidad corresponde a la órbita jurídica a partir de la información colectada y considerando, asimismo, la inexistencia de secuela física como consecuencia del siniestro por el cual se reclama, estimo que, dadas las particularidades del presente caso y los términos del reclamo, la incapacidad psíquica constatada en el informe pericial médico no se encuentra relacionada con el accidente de autos.

En razón de ello, los argumentos que en su momento planteó la demandada frente al dictamen pericial y lo afirmado en su recurso de apelación ante esta alzada conducen -a la vista de las afirmaciones de dicho informe y su falta de especifica correspondencia porcentual con pautas objetivables- a revocar la sentencia de primera instancia y a rechazar la acción en todas sus partes.

III- El nuevo resultado del litigio impone dejar sin efecto la imposición de costas y regulación de honorarios practicada en la anterior instancia, debiéndose efectuar nuevamente en esta alzada en forma originaria (conf. art. 279 del CPCCN), tornándose abstracto el tratamiento de las quejas dirigidas contra dichos accesorios.

Costas de ambas instancias en el orden causado y las comunes por mitades, toda vez que las circunstancias de la causa y la naturaleza de la cuestión jurídica debatida en las presentes actuaciones, pudieron válidamente convencer a la demandante de encontrarse asistida de mejor derecho para litigar -toda vez que el accidente se encuentra reconocido y la demandada reconoció haberle otorgado prestaciones médicas derivadas del siniestro invocado- lo cual viabiliza el encuadre de la litis en las previsiones de la segunda parte del citado art.68 del CPCCN.

En atención al monto del proceso, la naturaleza y complejidad del litigio, el resultado obtenido y la calidad, la eficacia y la extensión de los trabajos profesionales realizados, propongo las siguientes regulaciones de honorarios por lo actuado en primera instancia: a la representación y patrocinio letrado de la parte actora, a la representación y patrocinio letrado de la parte demandada y a la perito médica en la suma de $205.950 (equivalente 10 UMAs), $267.735 (equivalente 13 UMAs) y $144.165 (equivalente 7 UMAs) respectivamente, a valores actuales (cfr. arts. 16, 21, 22 y cctes. de la ley 27.423 y art. 1255 del Código Civil y Comercial de la Nación y cfr. Acordada CSJN 29/2023, $20.595 a partir del 1/7/2023).

Finalmente, sugiero regular los honorarios de la representación y patrocinio letrado de la parte actora y demandada en el 30%, a cada una de ellas, de lo que le corresponda percibir por su actuación en la anterior instancia (art. 30 ley 27.423).

El Dr. Á lvaro E. Balestrini dijo: Por compartir los fundamentos, adhiero al voto que antecede.

A mérito del acuerdo que antecede, el TRIBUNAL RESUELVE: 1) Revocar la sentencia dictada en la anterior instancia y rechazar la demanda en todas sus partes; 2) Dejar sin efecto la imposición de costas y regulación de honorarios practicada en la anterior instancia; 3) Costas de ambas instancias en el orden causado y las comunes por mitades; 4) Por la actuación en primera instancia, regular los honorarios de la representación letrada de la parte actora, de la parte demandada y a la perito médica en la suma de $. (equivalente . UMAs), $. (equivalente . UMAs) y $. (equivalente . UMAs) respectivamente, a valores actuales (cfr. arts. 16, 21, 22 y cctes. de la ley 27.423 y art. 1255 del Código Civil y Comercial de la Nación y cfr. Acordada CSJN 29/2023, $20.595 a partir del 1/7/2023);5) Regular los honorarios por la representación y patrocinio letrado de las partes actora y demandada, por su actuación en esta instancia, en el 30%, para cada una de ellas, sobre la totalidad de lo que les corresponda percibir por su actuación en la sede de origen; y 6) Hágase saber a las partes y peritos que rige lo dispuesto por la Ley 26.685 y Ac. C.S.J.N. Nro. 38/13, Nro. 11/14 y Nro. 3/15 a los fines de notificaciones, traslados y presentaciones que se efectúen.

Regístrese, notifíquese y oportunamente devuélvase.

Suscribete
A %d blogueros les gusta esto: