fbpx

#Fallos No es excusa: No procede la excusación de la magistrada respecto de una acción colectiva contra una cooperativa que provee servicio de energía eléctrica, con fundamento en que su cónyuge es usuario de dicho servicio

Partes: Centro de Orientación, Defensa y Educación del Consumidor – C.O.D.E.C. c/ Cooperativa de Electricidad y otros Servicios Públicos de la Paz Ltda. s/ ordinario (acción colectiva de consumo) s/ incidente excusación

Tribunal: Cámara Segunda de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Paraná

Sala/Juzgado: III

Fecha: 4-mar-2022

Cita: MJ-JU-M-136226-AR | MJJ136226 | MJJ136226

No procede la excusación de la magistrada con fundamento en que su cónyuge como usuario del servicio de energía eléctrica, esta comprendido en la clase que se busca tutelar, dirigida contra la cooperativa que provee tal servicio.

Sumario:

1.-Corresponde desestimar la excusación formulada por la magistrada que interviene en una acción colectiva instada contra la cooperativa que provee energía eléctrica a la ciudad en la cual tiene asiento el juzgado actuante, con fundamento en que su cónyuge, como usuario de tal servicio público, integraría la clase a la que se busca dar protección, ya que ello podría conducir al apartamiento sucesivo -recusaciones y excusaciones mediante- por parte de los tribunales, lo cual traería aparejado que las causas demoren injustificadamente o que dejen de ser resueltas, vulnerando el derecho de acceso a la Justicia, en contradicción con las normas constitucionales y los pactos y tratados internacionales vigentes en la República Argentina.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

2.-Los aspectos característicos del proceso colectivo son diferentes al modelo del proceso tradicional: en las acciones de clase, la estructura de quien reviste la calidad de parte es extensa e indeterminada, pudiendo inclusive sufrir variaciones durante el curso del trámite de la causa, de modo que, siendo diversa la noción de ‘parte’ en el proceso colectivo, también lo es la figura del juez y no funciona de idéntica manera el concepto clásico sobre cuya base el CPCC. de la Provincia de Entre Ríos diseña las causales de apartamiento, para resguardar la garantía de imparcialidad del magistrado.

3.-Si bien la imparcialidad del juez se construye a partir de su diferenciación con las partes y con la materia en litigio, en el proceso colectivo es difícil garantizar esto cuando las cuestiones que se debaten -en el caso, vinculadas al proceder de la cooperativa que provee energía eléctrica a la ciudad en la cual tiene su asiento el tribunal de la magistrada actuante- involucran a la sociedad en su conjunto o a un importante sector de ella, existiendo casos colectivos en los que ningún integrante de la comunidad es completamente ajeno a la cuestión debatida.

4.-En los procesos colectivos, la tensión que existe entre asegurar la imparcialidad del juez y garantizar el efectivo acceso a la Justicia, impone armonizar ambos principios para que funcionen en sintonía, asegurando la vigencia efectiva ambos; desde la señalada perspectiva, admitir la excusación de la magistrada que conoce en una acción de clase dirigía contra la cooperativa que provee electricidad a la ciudad donde tiene su asiento el juzgado a su cargo, con fundamento en que su cónyuge quedaría comprendido en la clase afectada por la acción deducida, habilitaría sucesivos e indefinidos planteos excusatorios en una dirección contraria a la garantía del debido proceso y el derecho a la tutela judicial efectiva, en su proyección del acceso a la Justicia -arts. 18 y 75, inc. 22 , CN.; 8.1 y 25.1 , Convención Americana sobre Derechos Humanos; XVIII de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre ; 8º, Declaración Universal de los Derechos Humanos ; y 2º, Punto 3.a), Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos- , lo que no resulta aceptable de modo alguno.

Fallo:

PARANÁ, 04 de marzo de 2022.-

VISTOS Y CONSIDERANDO:

1.- La magistrada del Juzgado Civil y Comercial nº 2 de la ciudad de La Paz, en el marco de un proceso colectivo, concretamente del tipo de los calificados como «acción de clase», formuló su excusación fundada en el art. 14 inc. 2° CPCC, según expuso, en el hecho de figurar su cónyuge en una de las documentales -facturasacompañadas por la demandada, como usuario del servicio de energía eléctrica provisto por la cooperativa demandada.

A dicha excusación se opone el subrogante legal del Juzgado Civil y Comercial nº 1, sosteniendo que la excusación fue extemporánea pues se verificó luego de contestada la demanda, además de inconveniente desde la perspectiva del acceso a justicia, al estar en similar situación que el cónyuge de la jueza todos los ciudadanos de La Paz, por ser la cooperativa proveedora del servicio de luz a todos los usuarios, inclusive al propio poder judicial.

Esta oposición ocasiona la intervención de la Sala, en los términos del art. 16 CPCC.

2.- Es sabido que el proceso contencioso, en su versión tradicional, ha sido considerado como método de debate y como un sistema -adversarial- de resolución de un conflicto existente entre dos partes claramente diferenciadas. Sin embargo, de modo paralelo a esta noción clásica, ha surgido, especialmente a partir de la admisión pretoriana de las acciones de clase (CSJN «Halabi», (Fallos: 332:111 ) un proceso diferente a fin de proteger otro tipo de derechos, cuyos límites y alcances aún se están definiendo.

Los aspectos característicos del proceso colectivo son diferentes al modelo de proceso tradicional.En las acciones de clase, como es la de autos, la estructura de quien reviste la calidad de parte es extensa e indeterminada, pudiendo inclusive sufrir variaciones durante el curso del trámite.

De modo que, siendo diversa la noción de «parte» en el proceso colectivo, también lo será la figura del juez y en lo que aquí interesa, el concepto clásico en base al cual nuestro código procesal vigente diseña las causales de apartamiento para resguardar esta garantía de imparcialidad del magistrado, no funciona de idéntica manera si se trata de un proceso colectivo.

En efecto, la imparcialidad se construye a partir de la diferenciación del juez con las partes y con la materia. Sin embargo en el proceso colectivo es difícil garantizar esto cuando las cuestiones que se debaten involucran a la sociedad en su conjunto o a un importante sector de ella. Existirán casos colectivos en los que ningún integrante de la comunidad será completamente ajeno a la cuestión debatida.

De esto se sigue que será muy probable que por la extensión de los sujetos que conforman la clase, alguna persona de las mencionadas en las causales del art.

14 CPCC, resulte comprendida dentro de aquella: un familiar o amigo íntimo, o enemigo del juez, por ejemplo; inclusive el mismo magistrado.De aplicar en el mismo sentido las causales de excusación previstas para otro supuesto, esto podría conducir al apartamiento sucesivo -recusaciones y excusaciones mediante- por parte de los Tribunales, que traería aparejado que las causas se demoren injustificadamente; o bien que dejen de ser resueltas, vulnerando entonces el derecho de acceso a la justicia, en contradicción con las normas constitucionales y pactos y tratados internacionales vigentes en nuestro país.

Por eso es que la tensión que existe entre asegurar la imparcialidad del juez y garantizar el efectivo acceso a la justicia, impone armonizar ambos principios para que funcionen en sintonía, asegurando la vigencia efectiva ambos.

Desde la señalada perspectiva, admitir la excusación invocada que insinúa el probable interés en el resultado del pleito que podría surgir por ser el cónyuge de la magistrada actuante, quedaría incluido en la clase afectada por la acción colectiva deducida, importaría que en la misma situación estaría la totalidad de los Magistrados de jurisdicción La Paz y con ello, se habilitarían sucesivos e indefinidos planteos excusatorios en una dirección contraria a la garantía del debido proceso y el derecho a la tutela judicial efectiva, en su proyección del acceso a la justicia (arts. 18 y 75 inc. 22,Constitución Nacional, arts. 8.1 y 25.1 del Pacto de San José de Costa Rica; art. XVIII de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre; art. 8º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y, art. 2º, punto 3.a, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) lo que no resulta aceptable de modo alguno (en similar sentido: Cámara de Apelaciones Civil y Comercial, 6ta nominación de Córdoba, Auto interlocutorio N° 332 del 5/12/2018 en:»Fundación Club de Derecho c/ Banco Provincia de Córdoba).

Lo expuesto, lleva a concluir que, el criterio restrictivo con que se deben valorar las excusaciones y recusaciones de los jueces se acentúa cuando hablamos de procesos colectivos, sea que se intente tutelar con ellos derechos indivisibles – como el ambiente- o bien divisibles como son los que se litigan mediante las acciones de clase, pues la noción de parte del proceso colectivo difiere sustancialmente de aquella en base a la cual se pensaron y reglamentaron las causales de apartamiento.

Consecuentemente, se desestima la excusación de la Sra. Magistrada del juzgado civil y comercial nº 2 de La Paz, disponiéndose que la causa continúe tramitando ante el referido juzgado.

Por ello; SE RESUELVE:

Desestimar la excusación de la Sra. Magistrada del Juzgado Civil y Comercial nº 2 de La Paz para intervenir en las presentes, disponiéndose que la causa continúe tramitando ante dicho juzgado.

La presente se suscribe mediante firma digital -Acuerdo General Nº 11/20 del 23-06-20, Punto 4º)-.

Regístrese, líbrese oficio al Juzgado Civil y Comercial Nº 2 de la ciudad de La Paz con copia de la presente, notifíquese conforme arts. 1 y 4 Acordada 15/18 SNE y, en estado, bajen.

Firmado digitalmente por: María Valentina G. Ramírez Amable

Firmado digitalmente por: Andrés Manuel Marfil

A %d blogueros les gusta esto: