fbpx

#Fallos Ejercicio ilegal de la medicina: Procesamiento de quien prestaba servicios médicos utilizando la matrícula de otra profesional, aun cuando hubiera aprobado materias de medicina en dicha época

Partes: A. J. D. y otro s/

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional

Sala/Juzgado: I

Fecha: 24-feb-2021

Cita: MJ-JU-M-131127-AR | MJJ131127 | MJJ131127

El hecho de que la imputada hubiera aprobado materias de medicina en la época en que comenzó a prestar servicios médicos utilizando la matrícula de otra profesional, no torna atípica la conducta.

Sumario:

1.-Es procedente confirmar el procesamiento de la imputada por el delito de ejercicio ilegal de la medicina en concurso ideal con usurpación de título que concurre materialmente con el delito de estafa por abuso de confianza, como partícipe necesaria (arts. 45 , 54 , 55 , 172 , 208 inc.1 y 247 primer párr. del CPPN.) pues, asumiendo falsamente la identidad de una médica y utilizando un sello falsificado con los datos de la nombrada, examinó y prescribió medicación a numerosos pacientes de una empresa que tercerizaba servicios médicos a domicilio para una prepaga, suscribiendo con el nombre de aquella las recetas y las historias clínicas, toda vez que la aprobación de las materias de la carrera de medicina para la época que comenzó a ejercer la actividad como médica bajo otra identidad, es insuficiente para considerar su conducta atípica y no se trata de una mera exigencia formal debido a que no estaba legalmente autorizada para el ejercicio del arte de curar, y ello le impidió contar con la matriculación.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

2.-La falta de acreditación de un daño en la salud de los pacientes no excluye la tipicidad del accionar de quien, asumiendo falsamente la identidad de una médica y utilizando un sello falsificado con los datos de la nombrada, examinó y prescribió medicación a numerosos pacientes de una empresa que tercerizaba servicios médicos a domicilio para una prepaga, suscribiendo con el nombre de aquella las recetas y las historias clínicas, porque se trata de un delito de peligro abstracto que se consuma con la realización de las conductas típicas sin que sea necesario un peligro concreto para alguna persona, y menos aún un daño en su salud.

Fallo:

Buenos Aires, 24 de febrero de 2021.

AUTOS Y VISTOS:

Interviene esta Sala en virtud del recurso interpuesto por Defensora Oficial, Dra. Jessica M. Brizzi, Defensora Coadyuvante de la Defensoría Oficial N° 9 contra el auto del 10 de diciembre pasado mediante el cual se dispuso el procesamiento de J. D. A., en orden al delito de estafa por abuso de confianza, en calidad de autor, en concurso real con el delito de ejercicio ilegal de la medicina en concurso ideal con usurpación de título, éstos dos últimos en calidad de partícipe necesario y de P. A., como autora en orden al delito de ejercicio ilegal de la medicina en concurso ideal con usurpación de título que concurre materialmente con el delito de estafa por abuso de confianza, como partícipe necesaria (arts. 45, 54, 55, 172, 208 inc.1 y 247 primer párrafo del C.P.N.) En el memorial que sustituyó a la audiencia que prescribe el artículo 454 del Código Procesal Penal de la Nación, en razón de la situación de emergencia sanitaria a raíz de la pandemia de coronavirus COVID19, el Dr. Héctor Buscaya, se remitió a los fundamentos de la impugnación, por lo que nos encontramos en condiciones de resolver.

Y CONSIDERANDO:

Hechos:

Conforme se desprende de las declaraciones indagatorias digitalizadas en el Sistema «Lex 100», se les atribuye a J. D. A. y de P. A.; «.su intervención en una maniobra fraudulenta ejecutada en perjuicio de la firma ‘A. S. A.’ dedicada a la prestación de servicios de salud de atención domiciliaria.

La empresa de medicina prepaga denominada ‘G.terceriza dicho servicio a favor de sus afiliados a través de ‘A. S. A.’ y ésta, a su vez, tiene un vínculo contractual con J. D. A.

Así fue que este último, desde el 6 de diciembre de 2017 hasta el 28 de febrero de 2018, envió a los domicilios de distintos pacientes de ‘G.’ a P. A. a sabiendas que no contaba con la matrícula habilitante. Para ello, A.usurpó un título oficial y ejerció ilegalmente la medicina al asumir la identidad de la médica M. A. M. – Matrícula Nacional .- para lo cual utilizaba un sello falso con los datos de la nombrada y firmaba en su nombre tanto las recetas que prescribía como así también las historias clínicas de los pacientes.

De acuerdo a la investigación, P. A. obtuvo su título habilitante el 12 de diciembre de 2017 y se matriculó el 2 de mayo de 2018.

El fraude se concretó porque A., abusando de la confianza que le dispensó J. A. D., Director Médico de «A. S. A.» durante los tres meses que A. ocultó su verdadera identidad y asumió la de otra profesional médica, obtuvo el pago por transferencias bancarias de las prestaciones médicas realizadas por A. bajo la identidad de M. A. M.

En tal sentido, «A. S. A.» transfirió a la cuenta CBU . del Banco., registrada a nombre de J. D. A. (CUIT / CUIL .) las siguientes sumas de dinero, a saber: 1) con fecha 26/1/2018, diecisiete mil seiscientos ochenta y uno ($ 17.681.-) por honorarios correspondientes al mes de diciembre 2017; 2) el 26/2/18, veintidós mil ochocientos cuarenta y siete ($ 22.847.-) en concepto de honorarios de enero de 2018; y 3) con fecha 21/3/2018 veintidós mil trescientos noventa y dos pesos ($ 22.392.-) por honorarios correspondientes al mes de febrero de 2018.

De acuerdo a lo manifestado por J. A. D., hacía un tiempo que A. le hacía llegar a ‘A. S. A.’ facturas a nombre de profesionales que, según el co imputado, conformaban su grupo de prestadores.

Así fue que, por el período comprendido entre diciembre 2017 y febrero 2018, A. le envió tres facturas: dos a nombre de F. B. L. – fechadas el 25 de enero y 12 de febrero de 2018- y la restante a nombre de P.A., de fecha18 de marzo de 2018, por la cantidad de pesos veintidós mil trescientos noventa y dos pesos ($ 22.392).

Los importes de esas facturas correspondían a todos los profesionales enviados por A. a los domicilios de distintos pacientes incluidos los servicios de la supuesta M. A. M., aun cuando ello no esté discriminado en tal documentación.

P. A., bajo la identidad de M. M., brindó atención médica a los siguientes afiliados de «G.»: 1) El 7, 14, 21 y 28 de diciembre de 2017; el 4, 11, 18 y 25 de enero de 2018, y el 1,8, 15 y 26 de febrero de 2018 a J. S. de T. (afiliada .); 2) El 16 y 20 de diciembre de 2017, a M. de D. (afiliada .); 3) el 6 y 20 de diciembre de 2017 a H. D. (afiliado .); 4) el 7, 14 y 21 de diciembre de 2017 a L. S. T. (afiliada .); 5) el 15, 20 y 27 de diciembre de 2017 a J. L. B. (afiliado .); 6) el 7 de diciembre de 2017 a M. G. B. (afiliada .); 7) el 6 y 20 de diciembre de 2017 a M. T. de G. (afiliada .); el 20 de diciembre de 2017 a S. N. S. (afiliada .); el 7, 14, 21 y 28 de diciembre de 2017 a M. F. (afiliado .); el 7 y 21 de diciembre de 2017 a G. E. O. (afiliada .); el 20 de diciembre de 2017 a N. R. C. (afiliada .); el 5 y 19 de diciembre de 2017 a C. F. (afiliada .); el 7, 14, 21 y 28 de diciembre de 2017 a H. R. (afiliado número .; el 10 y 24 de enero de 2018 a la referida M. D.; el 10 y 24 de enero de 2018 al indicado H. D. ; el 4, 11, 18 y 25 de enero de 2018 a la prenombrada L. S. T.; el 3, 10, 17, 26 y 31 de enero de 2018 al nombrado J. L. B.; el 9 de enero de 2018 a la referida M. G.B.; el 3, 17 y 31 de enero de 2018 a la prenombrada M. T. de G.; el 10 de enero de 2018 a la referida S. N. S.; el 4, 15 y 29 de enero de 2018 a la indicada C. F.; el 10 de enero de 2018 a la nombrada N. R. C.; el 4, 11, 18 y 25 de enero de 2018 al prenombrado M. F.; el 4 y el 18 de enero de 2018 a la referida E. D. R.; el 4, 11, 18 y 25 de enero de 2018 al indicado H. R.; el 2, 16 y 30 de enero de 2018 a P. F. S. (afiliada .); el 11 y 25 de enero de 2018 a D. F. (afiliada .); el 5, 12, 19 y 26 de enero de 2018 a F. L. (afiliado .); el 15 y 29 de enero de 2018 a C. T. (afiliada .); el 7 y 22 de febrero de 2018 a la nombrada M. R. de D.; el 7 y 22 de febrero de 2018 al nombrado H. D. ; el 1, 8, 15 y 26 de Febrero de 2018 a la indicada L. S. T.; el 27 de febrero de 2018 a R. B. (afiliada .); el 5 y 19 de febrero de 2018 a P. F. S. (afiliada .); el 15 de febrero de 2018 a la referida D. F.; el 2, 9, 16 y 23 de febrero de 2018 al nombrado F. L. ; el 5 y 19 de febrero de 2018 a la prenombrada C. F.; el 14 de febrero de 2018 a la indicada N. R. C.; el 1,8, 15 y 26 de febrero de 2018 al prenombrado M. F.; el 1 y 15 de febrero de 2018 a la referida E. G. O. De R.; el 1, 8, 15 y 26 de febrero de 2018 al nombrado H. R.; el 24 de febrero de 2018 a la referida S. N. S.; el 14 y 28 de febrero de 2018 a la prenombrada M. T. de G.; el 5 de febrero de 2018 a la indicada M. G.B.; el 7, 14, 21 y 28 de febrero de 2018 al referido J. L. B.; el 7 y 19 de febrero de 2018 a la prenombrada C. T.».

Valoración:

Llegado el momento de resolver, consideramos que los agravios de la defensa que se centraron únicamente en cuestionar la tipicidad de las conductas atribuidas a P. A. y a J. D. A., confrontados con las actas digitalizadas que tenemos a la vista, lucen insuficientes para desvirtuar la resolución recurrida, por lo que habremos de homologarla.

No se encuentra controvertido que P. A. desde el 6 de diciembre de 2017 hasta el 28 de febrero de 2018, asumiendo falsamente la identidad de la médica M. A. M. -Matrícula Nacional .- y mediante la utilización de un sello falsificado con los datos de la nombrada examinó y prescribió medicación a numerosos pacientes de la empresa «A. S. A.» -que tercerizaba servicios médicos a domicilio de la firma «G.»- suscribiendo con el nombre de aquella tanto las recetas que les otorgaba como sus historias clínicas.

En la Dirección General de Habilitación, Fiscalización y Sanidad de Fronteras del Ministerio de Salud de la Nación, surge que el título de médica le fue expedido a P. A. por la Universidad de Buenos Aires, el 12 de diciembre de 2017 y que obtuvo la matricula habilitante para el ejercicio profesional, el 2 de mayo de 2018.

Entonces, se encuentra fuera de discusión que durante el período comprendido del 6 de diciembre de 2017 hasta el día 12 de ese mes y año, la imputada ejerció como médica antes de recibir su título profesional, y posteriormente, pese a que se lo habrían expedido -12 de diciembre de 2017-, continuó desempeñándose como médica utilizando

la matrícula de M. A. M. hasta el 28 de febrero de 2018.

La figura penal del art.208, inciso 1° del Código Penal de la Nación, específicamente reprime; «El que, sin título ni autorización para el ejercicio de un arte de curar, o excediendo los límites de su autorización, anunciare, prescribiere, administrare o aplicare habitualmente medicamentos, aguas, electricidad, hipnotismo, o cualquier medio destinado al tratamiento de las enfermedades de las personas, aún a título gratuito».

En función a ello, y respecto al caso en el análisis, el sujeto activo del tipo objetivo; «es el que carece del título para el ejercicio del arte de curar a las personas. El título es el que acredita la capacitación de una persona en un arte específico de curar, otorgado por instituciones públicas o privadas, nacionales o extranjeras, y reconocido por el Estado» mientras que; «la falta de inscripción en la matrícula profesional puede dar lugar a sanciones administrativas o configurar contravenciones, pero no hace incurrir al agente en el tipo.» (D ? Alessio, Andrés José y Divito, Mauro A., «Código Penal de la Nación, Anotado y Comentado», Versión digital, «T.II-07» página 173).

En ese sentido, se entendió que; «. ‘por título se alude a un documento que acredita determinada capacitación en el arte de curar, reconocido estatalmente y requerido para el ejercicio de la actividad, resultando indiferente si se ha cumplido con la obtención de matriculaciones que puedan requerirse para poder ejercer la actividad’.» (CCC, Sala VI, causa nro. 9549/17, «Peresan», rta. el 1/07/2015 e n la que se citó: Baigún, David-Zaffaroni, Eugenio, «Código Penal y normas complementarias. Análisis doctrinal y jurisprudencial», Tomo 9, 1° edición, Ed. Hammurabi, Buenos Aires, 2010, páginas 261 y siguientes).

Al respecto, en un caso similar al que nos ocupa, se ha dicho que; «.No debe confundirse la expedición del título con la matrícula que regulan las leyes del ejercicio de la medicina.El primero representa la certificación dada por una Institución pública o privada reconocida por la República Argentina de la capacitación profesional de una persona determinada. La primera parte del art. 42 de la Ley de Educación

Superior (ley n° 24.521) establece ‘Los títulos con reconocimiento oficial certificarán la formación académica recibida y habilitarán para el ejercicio profesional respectivo en todo el territorio nacional, sin perjuicio del poder de policía sobre las profesiones que corresponde a las provincias’. La parte inicial del artículo anterior (41) pone de manifiesto la relevancia de la intervención del Ministerio de Cultura y Educación al señalar: ‘El reconocimiento oficial de los títulos que expidan las instituciones universitarias será otorgado por el Ministerio de Cultura y Educación. Los títulos oficialmente reconocidos tendrán validez nacional’. La certificación de firmas que luce al dorso del diploma no constituye un requisito meramente formal. La matrícula tiene otro fundamento y objeto. Se vincula con las reglas que rigen la práctica profesional. Desde este punto de vista, resulta irrelevante que la imputada hubiera aprobado todas las materias de la carrera de medicina antes del 1° de junio de 2003. Ello no habilita per se a ejercer la profesión. Por los motivos ya explicados, se requiere el otorgamiento del título correspondiente» (Superior Tribunal de Justicia de Tierra del Fuego, Antártida e islas del Atlántico Sur, «Fátima Edith Sacandellari» del 1/4/2008. Cita Online:AR/JUR/3749/2008).

En efecto, contrariamente a lo alegado por la defensa, la aprobación de las materias de la carrera de medicina para la época que comenzó a ejercer la actividad como médica bajo otra identidad, resulta insuficiente para considerar su conducta atípica y no se trata de una mera exigencia formal debido a que no se encontraba legalmente autorizada para el ejercicio del arte de curar, y esa circunstancia le impidió contar con la matriculación específica.

Por lo tanto, no hay lugar a dudas que, al menos en el período del 6 al 12 de diciembre de 2017- ejerció la medicina sin título y, en consecuencia, careciendo de toda habilitación. En ese marco, que hasta el momento no se haya determinado la extensión de la maniobra no neutraliza la significación jurídica de su accionar, máxime cuando la habitualidad exigida, también se encuentra probada por la repetición de su conducta, que durante esos días brindó atención médica a numerosos pacientes sin contar con título.

En consecuencia, con los alcances requeridos en este estadio procesal se encuentra acreditado que P. A. sin poseer título habilitante ejerció la medicina habiéndose arrojado la calidad de profesional de la salud de M. A. M. para lo cual usurpó su identidad y número de matrícula, al menos desde el 6 al 12 de diciembre. Así con la participación indispensable de J. D. A. simuló ser aquella facultativa ante la empresa «A. S. A.» que contrató sus servicios, concretándose definitivamente la maniobra estafatoria con el pago que realizó la firma de las ilegítimas prestaciones que brindó a los pacientes que le derivaba A., a sabiendas de que A.carecía de la calidad de médica por cuanto no había presentado documentación alguna que lo acreditara.

No obstante ello, como se adelantara, resta establecer el período total en que ejecutó ilícitamente el arte de curar para completar la investigación, puesto que aún cuando en los registros de la matriculación figure que el título habilitante fue expedido el 12 de diciembre de 2017, ello por sí solo no es suficiente para conocer si para esa fecha contaba con el título de médica. Es que, una cosa es la fecha de aprobación de la totalidad de las materias, otra la expedición del título y por último su otorgamiento con las respectivas certificaciones y legalizaciones ministeriales que le otorga la idoneidad profesional.

En virtud de ello, deberá requerirse a la Dirección General de Títulos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires que informe si la fecha de expedición del instrumento coincide con la de su otorgamiento y específicamente, la data a partir de la cual se encontraba autorizada al ejercicio del arte de curar para solicitar su matriculación o si más allá de haberse expedido se lo retuvo por alguna situación académica, pues resulta cuanto menos llamativo que de habérsele otorgado el título habilitante a escasos seis días de que comenzó a practicar ilegalmente la medicina, concretara su matriculación cinco meses después y sobre todo que estando facultada como médica continuara actuando irregularmente bajo una identidad falsa.

En idéntico sentido, resulta necesario oficiar al Ministerio de Educación para que informe sobre el particular.

Por otra parte, la falta de acreditación de un daño en la salud de los pacientes no excluye la tipicidad del accionar, como postula la recurrente. Se trata de un delito de peligro abstracto por lo que «se consuma con la realización de las conductas típicas sin que sea necesario un peligro concreto para alguna persona, y menos aún un daño en su salud.La jurisprudencia así lo ha entendido al señalar que la figura en análisis se aplica ‘no siendo necesaria.la existencia de un peligro concreto para nadie ni un resultado dañoso para la salud’. El delito se consuma aunque el tratamiento sea correcto e idóneo para curar o prevenir.» (Ob. Cit. página 179).

Por último, es de destacar que los agravios, centrados en el ejercicio ilegal de la medicina, no conmueven mínimamente el fraude cometido en la toda la extensión del período intimado. Como se adelantara de no se encuentra controvertido que P. A., desde el 6 de diciembre de 2017 hasta el 28 de febrero de 2018, asumió falsamente la identidad de la médica M. A. M. -Matrícula Nacional .- y, bajo dicha simulación, los imputados lograron sucesivos desprendimientos patrimoniales, por supuestos honorarios profesionales, por parte de A. La defensa no ha logrado explicar cómo la existencia o no del título a nombre de A. incide en esta maniobra.

En síntesis, los elementos probatorios reunidos hasta el momento permiten mantener la imputación contra A. y A., con el grado de probabilidad exigido en esta etapa procesal (art. 306) debiéndose practicar las medidas mencionadas para conocer la totalidad de la extensión de la maniobra, en especial, determinarse con las instituciones pertinentes la fecha precisa a partir de la cuál A. se encontraba en condiciones de practicar el arte de curar para completar la investigación, previo a la etapa de debate, donde la defensa podrá canalizar debidamente sus pretensiones en base a los principios de inmediatez y contradicción, y donde en definitiva se decidirá la calificación legal que corresponda y participación de los encartados (art. 401 del CPPN).

Por lo expuesto, el tribunal RESUELVE:

CONFIRMAR, la resolución del 10 de diciembre pasado mediante la cual se dispuso el procesamiento de J. D. A. y P. A. (art. 455 del CPPN), con los alcances expuestos en los considerandos para completar definitivamente la investigación.

Se deja constancia que la jueza Magdalena Laíño subrogante en la vocalía nro.14, no interviene en la presente por hallarse en uso de licencia.

Asimismo, que en función de la emergencia sanitaria dispuesta por el DNU 297/2020 del Poder Ejecutivo Nacional, las prórrogas del aislamiento social obligatorio establecidas por Decretos 325, 355 408, 459, 493,520, 576, 605, 641, 677, 714, 754, 792 y 814/2020 y el distanciamiento social, preventivo y obligatorio por Decretos 875/2020, 956/2020, 1033/2020, 4/2021 y 67/2021, del Poder Ejecutivo y Acordadas 4, 6, 10, 12, 13, 14, 16, 18, 25 y 27/2020 de la CSJN, se registra la presente resolución en el Sistema Lex 100 mediante firma electrónica.

Notifíquese mediante cédulas electrónicas (Acordada 38/13) y comuníquese al juzgado de origen mediante DEO.

Devuélvase con pase digital y sirva la presente nota de envío Jorge Luis Rimondi Pablo Guillermo Lucero Juez de Cámara Ante mí:

Juez de Cámara En la misma fecha se cumplió. Conste.

Sebastián Castrillón

Secretario de Cámara

A %d blogueros les gusta esto: