#Doctrina Algunas aproximaciones al contrato de transacción como efecto de la renegociación contractual

Autor: Lovece, Graciela

Fecha: 4-ago-2020

Cita: MJ-DOC-15451-AR | MJD15451

Sumario:

I. Introducción. II. Aspectos generales del contrato de transacción. III. Los requisitos de la Transacción. IV. Especies de Transacción. V. Los derechos transables. VI. La autoridad de cosa juzgada. VII. La transacción extrajudicial y el vicio de lesión con especial referencia a las relaciones de consumo. VII. Las transacciones en los procesos colectivos. IX. Conclusión.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

Doctrina:

Por Graciela Lovece (*)

I. INTRODUCCIÓN

La pandemia producida por el COVID 19 y la necesidad de protección y asilamiento frente al contagio exponencial de la enfermedad a nivel global,modifico abruptamente el contexto económico-social repercutiendo en las relaciones humanas en todas sus dimensiones.

Las medidas de excepción adoptadas por el Estado en la emergencia sanitaria afectaron los contratos vigentes a modo ejemplificativo podemos mencionar a los contrato de locación,en los que suspendieron los desalojos y congelaron los alquileres, los Créditos Hipotecarios de viviendas familiares y los prendarios actualizados por UVA que mediante el Dto. 319/2020 fueron suspendidas las ejecuciones y congeladas la cuotas, la Resolución General 14/20 que suspendió las ejecuciones prendarias y otras medidas en los Planes de Ahorro de Círculos Cerrados, mediante el Dto. 311/2020 se atendió a los Servicios Domiciliarios sensibles, se establecieron disposiciones para los Servicios Bancarios estableciendo tasa mínimas se plazos fijos para ahorristas minoristas y redujeron punitorios (Comunicación «C» 87074 del Banco Central) postergación de vencimientos de Tarjetas de Crédito, medidas relacionadas con el ámbito laboral etc.El nuevo contexto distorsiono los negocios jurídicos repercutiendo en ellos de distinta forma,en algunos casos afectando su causa motivante frustrando su finalidad,en otros su objeto, y en muchos otros el alcance y contenido de las prestaciones asumidas haciéndolas de imposible cumplimiento o excesivamente onerosas y, no pasa inadvertido que muchos serán los conflictos que se presenten al haberse modificado las obligaciones de las partes , y los riesgos económicos previstos y asumidos por cada una de ellas.

Los contratantes gestionan el «riesgo económico del negocio» a partir de su constitución proyectando las consecuencias futuras de ese acuerdo,tratando de limitar su incertidumbre, no obstante tal proyección habrá de variar en función de las cualidades de los contratantes por ejemplo empresas y consumidores en lo relativo a la previsibilidad que cada uno de ellos posee,y también en relación a la estructura contractual de la cual se trate.

El Código Civil y comercial nos brinda distintas soluciones frente a las contingencias contractuales generada por la emergencia sanitaria (arts. 1090 , 1091 etc) (1)

Sin embargo la idea central plasmada en la normativa de fondo es la renegociación de los acuerdos a fin de facilitar la continuidad del negocio económico,de esta negociación habrá de surgir un nuevo acuerdo y es en este punto donde consideramos que resulta importante referir a algunos aspectos del contrato de transacción.

II. ASPECTOS GENERALES DEL CONTRATO DE TRANSACCIÓN

El termino transacción del latín «transactio» es definido por el Diccionario de la Real Academia Española como «la acción o efecto de transigir» lo que implica consentir a efectos de terminar con una diferencia o disputa.El Código Civil y Comercial asume la postura contractualista del instituto al igual que ocurre en la legislación comparada (España, Italia, etc.)y por tal razón le son aplicables todas las disposiciones relativas a los contratos.

Cabe también remarcar que, en la actualidad, con un criterio más moderno podemos decir, que se trata de una fórmula de resolución de conflictos ya que,el objeto de la transacción es establecer derechos dudosos o dar un corte a litigios presentes o futuros tales como los que seguramente van a producirse superada la situación actual,es decir otorgar certeza donde no la hay, y minimizar de esta forma los riesgos de ambas partes. (2)

El concepto de Contrato de Transacción en el Código Civil y Comercial lo encontramos en el art. 1641 (3), para que podamos hablar de ella deben darse 3 condiciones básicas a) la existencia de una relación jurídica incierta, b) vocación de las partes de dar certidumbre a esa situación; c) las «concesiones recíprocas» que perfeccionan el acuerdo y, en razón de su carácter contractual, la transacción crea en principio para las partes una regla a la cual deben someterse como a la ley misma (art. 958 CCyC). (4)

Asimismo debemos tener presenta las disposiciones relativas a los contratos por adhesión y de consumo,cuando las transacciones no surgen de una negociación entre las partes sino de la predisposición de una de ellas, ya que debemos considerar que el instituto así como el resto de los regulados en el CCyC refieren a los contratos paritarios.

Su efecto es relativo a quienes intervinieron (art. 1021 CCyC), sus herederos y sucesores universales (art. 1024 CCyC), siendo inoponible a los terceros (art.1022 CCyC), para quienes también -en principio- la transacción es un acto ajeno que no los puede perjudicar ni pueden invocar en su favor (5)

En la actualidad existe un Proyecto de Reforma al Código Civil y Comercial de la Nación y entre las modificaciones que propone la Comisión se abarcan algunos aspectos del contrato de transacción en principio modificando su actual definición por la siguiente «Definición. Hay contrato de transacción si las partes, para evitar un litigio, o ponerle fin, extinguen derechos mediante concesiones recíprocas.»Se retoma así la definición que contenía el Proyecto de 1998 ampliando el campo de aplicación de la transacción, puesto que se quita el requisito de la res dubia, no resultando necesario entonces que;para arribar a un acuerdo transaccional existan derechos dudosos o litigiosos sino que puede llegarse a él por cualquier otra motivación

Tiene como característica la de ser un contrato de «interpretación restrictiva» (6) (art. 1642 CCyC) (7)por tanto frente a la duda si existe o no transacciónse debe estar por la negativa y, si la incertidumbre refiere al límite cuantitativo de las concesiones, siempre habrá de prevalecer el más acotado. (8)

Asimismo, debemos tener presente que las concesiones reciprocas siempre importan una renuncia por tanto la norma guarda concordancia con lo dispuesto por el art. 948 CCyC en cuanto dispone que «la voluntad de renunciar no se presume»,y que la interpretación de los actos que permiten inducirla es restrictiva.

III. LOS REQUISITOS DE LA TRANSACCIÓN

Al tratarse la transacción de una figura contractual participa de los elementos típicos de todo contrato capacidad, objeto y forma (sin perjuicio de las expresas disposiciones al respecto) además de los requisitos tipificantes de la figura

Tal como se desprende del propio art.1641 CCyC la transacción cuenta con requisitos específicos tales como, a) la existencia de concesiones reciprocas, y b) de obligaciones litigiosas o dudosas y la finalidad de extinguirlas.

a) Las concesiones recíprocas

Una de las características fundamentales es la existencia de concesiones de ambos contratantes, lo que implica que cada una de ellas debe resignar parte de sus pretensiones en favor de la otra, puesto que, si el sacrificio es realizado solo por uno de los contratantes estaríamos en presencia de otra figura extintiva de las obligaciones como puede ser el desistimiento o la renuncia.

Asimismo, las concesiones reciprocas que deben hacerse las partes para perfeccionar el acuerdo, no necesariamente deben ser económicamente equivalentes ya que cada contratante protege su propio interés, no obstante, y más aún a partir de la concepción contractualista del instituto, no caben dudas que será de aplicación el vicio de lesión(art. 332 CCyC) y, la asimetría económica debe ser analizada en cada caso concreto a fin de evitar situaciones abusivas y de injusticia.

b)Extinción de obligaciones litigiosas o dudosas

La esencia de la transacción es dar por finiquitada voluntariamente, o mejor dicho,«dar certidumbre» a cuestiones litigiosas o dudosas, las primeras de ellas se tratan de situaciones que deben ser sometidas a proceso judicial contradictorio para otorgarle certeza o efectividad, por tanto mediante la transacción se pone fin al litigio (judicial).

El concepto de obligación dudosa en cambio, tiene como base la incerteza respecto a la exigibilidad o legitimidad de los derechos de las partes, (extrajudicial) y que posteriormente puede convertirse en un litigio.

IV. ESPECIES DE TRANSACCIÓN

Tal como referimos precedentemente existen dos clases de transacciones las extrajudiciales y las judiciales.

a)Las Transacciones extrajudiciales

En los supuestos en los cuales la transacción recaiga sobre derechos dudosos que aún no se han convertido en litigiosos, la única formalidad impuesta por la norma es que sea otorgada por escrito (art.1015 CCyC)

Así entonces bastará con su instrumentación en un documento privado a excepción que los derechos dudosos versen sobre inmuebles, en cuyo caso deberá realizarse en escritura pública de acuerdo alas disposiciones del art. 1017 CCyC y, en lo relativo a la prueba se debe estar a lo establecido por los arts.1019 y 1020 CCyC que determina que pueden ser probados por todos los medios aptos que permiten llevar a la razonable convicción sobre su celebración según las reglas de la sana crítica y su restrictividad

b) La transacción judicial

El art. 1643 CCyC además de imponer la forma escrita establece:

a) Si recae sobre derechos litigiosos sólo es eficaz a partir de la presentación del instrumento firmado por los interesados ante el juez en que tramita la causa.

b) Mientras el instrumento no sea presentado, las partes pueden desistir de ella.

Iniciado el litigio, la transacción solo adquirirá eficacia luego de su presentación ante el Juez que tramita la causa, la que podrá ser efectuada en instrumento privado o en escritura pública y no se tendrá por concluida hasta su presentación en el expediente, durante ese lapso de t iempo las partes pueden desistir del acuerdo.

Uno de los temas prácticos debatidos era si bastaba con que una de las partes efectuara la presentación del acuerdo transaccional en el expediente,o resultaba necesario que lo hicieran ambas, adoptándose la primera postura mayoritariamente,en este sentido nuestra jurisprudencia ya ha sostenido que una vez agregada al expediente la transacción cumple sus efectos como los de cualquier contrato,aún frente al fallecimiento con anterioridad de una de las partes. (9)

En materia procesal la transacción se encuentra prevista en el art.308 CPCCN, que dispone que una vez presentada la transacción el Juez se limitara a examinar la concurrencia de los requisitos exigidos por la ley para su validez debiendo homologarla o no, en este último supuesto se prevé la continuidad del proceso, no obstante el art. 1642 CCyC expresamente establece que «no resulta necesaria su homologación judicial» para adquirir eficacia y pasar a autoridad de cosa juzgada, mientras que el art. 500 CPCCN le otorga función ejecutoria al convenio homologado.

V. LOS DERECHOS TRANSABLES

En lo referente al objeto del contrato de transacción como mencionamos anteriormentese rige por las disposiciones generales en la materia, tanto en lo referente al objeto del acto jurídico como en relación a los contratos, por tanto de acuerdo con el art. 279 y 1004 CCyC no podrá tratarse de un hecho imposible o prohibido por la ley ni contrario a la moral, las buenas costumbres, al orden público o lesivo de la dignidad humana ni tratarse de un bien que por un motivo especial se haya prohibido que lo sea. (10)

No obstante en esta temática se refuerza la regulación determinando que no se puede transigir sobre derechos en los que se encuentre comprometido el orden público (art. 12 , 279 y cctes CCyC ); cabe mencionar que el orden públicoha sido y es quizás una de las nociones más difíciles de encuadrar por diferentes razones;en principio por su carácter abstracto e indeterminable, y en segundo lugar porque es una figura con contornos flexibles de manera tal que, varía en función de los contextos socio- económicos -jurídicos, y lo que en algún momento podría considerarse contrario a él, en la actualidad no lo es.En la delimitación de su contenido y significación sin dudas los jueces cumplen un rol decisivo en tanto deben meritar en las decisiones concretas las valoraciones imperantes en el entramado social (11)

Tampoco se podrá transigir sobre «derechos irrenunciables»; el principio de irrenunciabilidad de los derechos determina que la persona se encuentra imposibilitada de privarse en ejercicio de la autonomía de su voluntad de las garantías otorgadas por la legislación, lo que adquiere significancia en el ámbito de las renegociaciones de consumo (12)

VI.LA AUTORIDAD DE COSA JUZGADA

El art 1642 CCyC dispone que «La transacción produce los efectos de la cosa juzgada sin necesidad de homologación judicial.»

En principio al tener la transacción los efectos de la cosa juzgada se produce una imposibilidad de las partes de reiterar un reclamo sobre los mismos derechos transados, siendo claro el texto legal en cuanto a que, no resulta necesaria la homologación judicial para brindarle eficacia al acuerdo.

Mientras que si se trata de una transacción judicial tal como aclaráramos anteriormente es necesaria su presentación ante el Juez que tramita la causa para otorgarle eficacia.

El Dr. Alejandro Borda sostiene que aun cuando la transacción tiene efectos de cosa juzgada no debe confundirse en sus efectos con la sentencia definitiva ya que, si bien ambas ponen fin al conflicto las sentencias no pueden ser atacadas por violencia o dolo mientras que las transacciones sí; además que la transacción puede sufrir acción de nulidad mientras que las sentencias solo puede atacarse por los recursos procesales legalmente autorizados. (13)

Asimismo a la transacción se le reconocen dos efectos fundamentales el declarativo y el extintivo

a) El efecto declarativo

En la transacción no se transmiten derechos sino que como mencionamos, se los declara o reconoce en favor de la otra parte, y este era el criterio establecido expresamente por el art.836 del Código Velezano ;- que la actual normativa no contiene-;(14) ello es así por cuanto en la transacción se ventilan derechos litigiosos o dudosos lo que implica que cada parte sostiene la validez de su derecho, por tal razón en el acto de transigirse reconoce el derecho en la otra parte. (15)

b)El efecto extintivo

La transacción tiene por finalidad extinguir los derechos y obligaciones que las partes hubiesen renunciado, y esto es así aun cuando sea regulado como un contrato, por tanto extingue también sus accesorios o garantías (art. 857 CCyC) y adquiere para las partes la calidad de cosa juzgada.

De modo tal que, una vez que la transacción se torne eficaz las partes no podrán efectuar reclamos posteriores sobre los derechos que fueron objeto del contrato, si podrán hacerlo sobre el incumplimiento del acuerdo, por tanto resulta fundamental una delimitación clara en la manifestación de la voluntad efectuada (art. 1063 CCyC)

No obstante puede suceder que al momento de concluir la transacción exista un error en el cálculo respecto de los daños que fueron ignorados por las partes, la jurisprudencia pacíficamente entendía en estos supuestos que procedía la rectificación cuando las partes advirtieran el error.

Idéntica solución ha adoptado el Código Civil y Comercial que en el art. 1648 CCyC habilita a las partes a obtener la rectificación correspondiente cuando han existido errores aritméticos sin restarle valides al acuerdo transaccional, tal solución resulta concordante con las disposiciones del art. 268 CCyC

En lo relativo al Proyecto de Reforma del Código Civil y Comercial siguiendo las recomendaciones de las XXIII Jornadas Nacionales de Derecho Civil realizadas en Tucumán en el año 2011, la comisión propone la incorporación del art. 1642 ter CCyC regulando los efectos de la transacción simple y la compleja, que no se encuentra regulada. (16)

VII.LA TRANSACCIÓN EXTRAJUDICIAL Y EL VICIO DE LESIÓN CON ESPECIAL REFERENCIA A LAS RELACIONES DE CONSUMO

Uno de los temas de profundo debate doctrinario durante mucho tiempo producto de la regulación del Código Velezano,ha sido si resulta aplicable o no el vicio de lesión a los acuerdos transaccionales, existiendo posturas opuestas lo que también se vio relejado en la jurisprudencia.

En la actualidad tal como hemos desarrollado la transacción dejo de regularse como un modo extintivo de las obligaciones para ser regulado como un contrato aun cuando su finalidad sea la misma, por tanto corre idéntica suerte que cualquier otro negocio jurídico en cuanto a sus elementos esenciales, en relación a los vicios, a los efectos, al incumplimiento etc.

De tal suerte que, siéndole aplicable a la transacción aún para establecer su nulidad las disposiciones generales de los contratos coincidimos con los autores que sostienen que la lesión no es más que uno de los supuestos nulificantes y por tanto perfectamente aplicable.

La transacción es un contrato mediante el cual se extinguen obligaciones dudosas o litigiosas que se regula por las disposiciones legales en materia contractual , y luego de la reforma del Código Civil por el Dr. Borda y en virtud del actual Código Unificado,se ampliaron las posibilidades de revisión y de nulificación del negocio cuando existe un aprovechamiento económico (art. 332 CCyC) y, si bien la ley no exige que exista paridad en las concesiones que efectúan las partes al transar, la desproporción económica en el caso concreto (aspecto objetivo) genera una presunción respecto a la existencia de explotación de la necesidad, debilidad síquica o inexperiencia (aspecto subjetivo) (17)

La realidad indica que, los acuerdos transaccionales no siempre se encuentran estructurados bajo la contratación paritaria (art. 957 CCyC) (18) sino que en muchas oportunidades se estructuran bajo la modalidad de adhesión a condiciones predispuestas (art. 984 y sig CCyC) y muy especialmente en el marco de una relación de consumo (art.1092 , 1093 CCyC, 3 LDC); en lasque numerosos fallos dan cuenta de transacciones extrajudiciales practicadas por las empresas cuando se producen daños a los consumidores.

El consumidor de por si se encuentra aun tratándose de una persona instruida en una situación de «ignorancia legitima» que es un presupuesto básico en materia de derecho de consumo receptado en el art. 3 LDCD y los arts. 1094 y 1095 CCyC («in dubio pro consumidor»), que adhiere a los acuerdos extintivos establecidos por las empresas,que contienen clausulas mediante los cuales limitan su responsabilidad por daños, obstaculizan reclamos futuros restringiendo derechos etc.; careciendo de patrocinio letrado y de la información suficiente adecuada y necesaria.

En tales situaciones las empresas ejercen un abuso de su posición contractual dominante (art. 11 CCyC); violan el deber de buena fe (art. 9 y 961 CCyC) y la dignidad de trato (art. 1097 CCyC , 8bis LDC) lo que habilita la declaración de nulidad del acuerdo por enmarcarse en las previsiones del art. 37 LDC (19)

Es decir que, cuando se trate de transacciones efectuadas en el ámbito de las relaciones de consumo en el que se vulneren derechos puede arribarse a la nulidad del acuerdo invocando el vicio de le lesión art. 332 CCyC o bien mediante la normativa del consumo contenida en el Código Civil y Comercial arts. 1118 y 1119 ,o por la ley especifica art. 37 LDC que establece presunciones que no requieren de la p rueba de su existencia (inexperiencia, necesidad, vulnerabilidad etc.)

VIII.LAS TRANSACCIONES EN LOS PROCESOS COLECTIVOS

Una cuestión que nos parece interesante analizar es que sucede con el instituto de la transacción cuando nos encontramos frente a un proceso colectivo en especial en relación a los efectos de cosa juzgada.

Distintos autores sostienen que la transacción es factible tanto en los derechos que recaen sobre los bienes colectivos como sobre los derechos individuales homogéneos siempre que no se vea comprometido del orden público. Es decir que, lo que determina si el proceso es factible de transarse es el derecho comprometido en sí mismo y no el tipo de proceso (individual o colectivo) (20)

En los procesos de consumo el art. 54 LDC luego de la reforma introducida por la Ley 26.361 dispone: «Acciones de incidencia colectiva. Para arribar a un acuerdo conciliatorio o transacción, deberá correrse vista previa al Ministerio Público Fiscal, salvo que éste sea el propio actor de la acción de incidencia colectiva, con el objeto de que se expida respecto de la adecuada consideración de los intereses de los consumidores o usuarios afectados. La homologación requerirá de auto fundado. El acuerdo deberá dejar a salvo la posibilidad de que los consumidores o usuarios individuales que así lo deseen puedan apartarse de la solución general adoptada para el caso. La sentencia que haga lugar a la pretensión hará cosa juzgada para el demandado y para todos los consumidores o usuarios que se encuentren en similares condiciones, excepto de aquellos que manifiesten su voluntad en contrario previo a la sentencia en los términos y condiciones que el magistrado disponga. Si la cuestión tuviese contenido patrimonial establecerá las pautas para la reparación económica o el procedimiento para su determinación sobre la base del principio de reparación integral.Si se trata de la restitución de sumas de dinero se hará por los mismos medios que fueron percibidas; de no ser ello posible, mediante sistemas que permitan que los afectados puedan acceder a la reparación y, si no pudieran ser individualizados, el juez fijará la manera en que el resarcimiento sea instrumentado, en la forma que más beneficie al grupo afectado. Si se trata de daños diferenciados para cada consumidor o usuario, de ser factible se establecerán grupos o clases de cada uno de ellos y, por vía incidental, podrán éstos estimar y demandar la indemnización particular que les corresponda»

En relación a los acuerdos transaccionales en las acciones colectivas de consumo la letra de la Ley es clara determinado que son perfectamente factibles bajo ciertos requisitos, como es el de dar vista previa al Ministerio Público Fiscal a efectos de analizar y expedirse sobre si en el acuerdo se han tomado en consideración de manera adecuada los derechos de los consumidores, no debemos de olvidar que tales derechos son irrenunciables por tratarse de una norma de orden público (art. 65 LDC).

Por tal razón es que el auto de homologación debe ser fundado y deben quedar a salvo el derecho del consumidor individual a apartarse de la solución general.

En cuanto a los efectos de la cosa juzgada de la transacción homologada la norma transcripta lo torna expansivo a todos los consumidores y usuarios que se encuentren en similares condiciones; con excepción de aquellos que manifiesten su voluntad en contrario y siempre que el acuerdo sea beneficioso para los consumidores de lo contrario no adquirirá fuerza vinculante.

IX. CONCLUSIÓN

Regular a la transacción como un contrato sin dudas es un paso adelante en la materia,y,seguramente el aporte de la doctrina y la jurisprudencia ira delineando y mejorando aquellos aspectos que hoy son fuente de cuestionamiento.

Recomponer un negocio y adaptarlo al nuevo contexto económico es una tarea compleja en la que los principios generales de la contratación como la buena fe (art.9 y 961 CCyC) y el ejercicio regular de los derechos (art. 10 CCyC) se tornan aún más relevantes.

———-

(1) Consult. LOVECE, WEINGARTEN, CILIBERTO, NASSO GONZÁLEZ: «Contingencias Contractuales en la Emergencia Sanitaria» Ed. Nov Tesis Rosario 2020

(3) SÁNCHEZ GARCÍA ARNULFO LÓPEZ PELÁEZ, Patricia (Coord.): «Tipología contractual de los mecanismos Alternativos de Solución de Conflictos» EdAranzandi S.A. Pamplona 2016.

(3) Art. 1641 CCyC «La transacción es un contrato por el cual las partes, para evitar un litigio, o ponerle fin, haciéndose concesiones recíprocas, extinguen obligaciones dudosas o litigiosas.»

(4) IPPOLITO, S. y LOVECE, G.: «Práctica y Estrategia Contractual. Contratos Civiles» p. 607. Ed La Ley Buenos Aires2015

(5) «Panorama Sistemas Audiovisuales S.R.L. c/ FEG Entretenimientos S.A. s/ ordinario» CNCom., sala B 14/5/2018«El CCiv. 851 (actualmente 1641 del CCivCom.) prescribe que la transacción hecha por uno de los interesados, ni perjudica ni aprovecha a los terceros ni a los demás interesados. Frente a ello, el acuerdo transaccional celebrado sin participación del o de los profesionales que asistieron a las partes, convierte a éstos en terceros, de conformidad con los directivas contenidas en el CCiv. 1195 y 1199 (actualmente 1021 y 1022 del CCivCom.) y si bien es asimilable a la sentencia por sus efectos, el valor allí establecido para el pleito sólo tiene vigencia a los fines regulatorios con respecto a los profesionales que han intervenido en ese acto. Por el contrario, no puede quedar comprendida la retribución de los letrados que asesoraron a las partes en otras etapas del proceso y que no tuvieron participación en el acto que le puso fin.» MJ-JU-M-111636-AR | MJJ111636

(6) El Proyecto de modificación del Código Civil y Comercial varia la terminología empleada por el art. 1642 que quedaría redactado de la siguiente manera «Interpretación.La transacción es de interpretación estricta.»

(7) WIERZBA, Sandra: «Contrato de Transacción» «La transacción es un contrato bilateral y oneroso, de carácter consensual e interpretación restrictiva, por el cual las partes se hacen concesiones recíprocas para extinguir obligaciones litigiosas o dudosas (conf. arts. 1641, 1642, 966 y 967 CCCN). Es así que este contrato se perfecciona con el mero acuerdo de las partes, sin que al efecto se requiera la entrega de cosas que ellas puedan comprometer» elDial DC228B

(8) CALVO COSTA, Carlos (Dir.): «Código Civil y Comercial de la Nación. Comentado y anotado con jurisprudencia» T. IIIp. 251. Ed La Ley Buenos Aires 2018.

(9) CNCiv, sala B 9/11/1978 ED , 82-337.

(10) El art. 1003 CCyC establece como requisitos para el objeto del negocio que este sea licito, posible, determinado o determinable, susceptible de valoración económica y corresponder a un interés de las partes, aun cuando dicho interés no sea patrimonial.

(11) LOVECE, Graciela: «El orden público en la Teoría del contrato» enAlegria H. Mosset Iturraspe J.(Dir.) Revista Derecho Privado y Comunitario «Contratos Parte General» p 1272016-3Ed. Rubinzal CulzoniSanta Fe 2017

(12) «Vivas Miguel Angel c/ Peugeot Citroen Argentina SA s/ despido» – CNTrab – SALA V – 19/05/2006 «La transacción es un contrato y, por ende, es nula o anulable por las causas previstas para la nulidad o anulación de los contratos; es decir, por error, dolo, miedo, violencia, falsedad de documentos y, a partir de la vigencia de la ley 17.711, por lesión subjetiva. En el presente caso, a mi modo de ver, asiste razón al recurrente en cuanto a que la voluntad del actor al celebrar el acuerdo transaccional cuestionado fue afectada por error de hecho invalidante, inducido por una conducta de dolo directo o eventual de Peugeot Citroën Argentina S.A. En efecto, la demandada adujo que había «formalizado» el procedimiento preventivo de crisis previsto en la ley 24.013.Cabe destacar que formalización no implica acuerdo colectivo en los términos del art. 103 de la ley 24.013.» (Del voto en mayoría del Dr. Zas)

«El acuerdo conciliatorio celebrado por la demandada con el accionante luce afectado por el vicio de lesión subjetiva. Se impone, por ende, declarar la nulidad del acuerdo transaccional celebrado entre las partes, así como del acto homologatorio dictado por el S.E.C.L.O., y concluir que el contrato de trabajo quedó extinguido por despido incausado e intempestivo dispuesto por la demandada concretado el 8 de febrero de 2002.» (Del voto en mayoría del Dr. Zas) elDial.com – AA353F

(13) Borda Alejandro «Contexto Jurisprudencialy Doctrinario del Código Civil y Comercial. Contratos» p. 326. Ed La Ley Buenos Aires2017

(14) COMPIANI, M. Fabiana: «La transacción en el Código Civil y Comercial» La Ley online AR/DOC/1106/2015

(15) LOVECE, G. y GHERSI, C.: «Derecho Económico» p. 299. Ed. Errepar Buenos Aires 2013

(16) Proyecto de Reforma CCyC Art. 1642ter. «Efectos. La transacción simple tiene efecto declarativo. No atribuye a la parte otros derechos que aquellos de los que ya es titular.

La transacción compleja tiene efecto declarativo respecto de los derechos contestados y efecto traslativo con relación a aquellos ajenos a la controversia.La transacción produce los efectos de la cosa juzgada sin necesidad de homologación judicial.»

(17) «Ruarte Ramona Isabel c/ Lano Blanca Esther y Otro/a s/ daños y Perj.» CApelCiv y Com Junín 30/05/2013 «Sería verdaderamente nocivo que el legislador y los jueces abdicaran de la preservación de la justicia conmutativa, de la expansión del concepto de orden público tradicional al de protección o tutela y de la teoría del ejercicio regular de los derechos, como límites de la autonomía de la voluntad, es decir de todo lo que ha dado sustento a la figura de la lesión, respecto de un determinado contrato so pretexto de que p or su propio objeto-fin conlleve pérdidas o sacrificios en aras de la certidumbre y efectivo reconocimiento de un derecho, siendo que cuando el desajuste es grosero entre lo que se resigna y recibe, sin una explicación razonable y se verifica una de las situaciones de debilidad negocial aprehendidas normativamente, en rigor se estaría alentando la desnaturalización del mismo negocio de transacción, ya que lejos de las concesiones mutuas, en su estructura económica de un lado solo habría beneficio y del otro renuncia» elDial.com – AA7F33

(18) «Ruarte Ramona Isabel c/ Lano Blanca Esther y Otro/a s/ daños y Perj.» CApelCivy Com Junín 30/05/2013 «Encontrando afectada por lo antedicho la transacción y consecuente liquidación extrajudicial por el vicio de lesión y habiéndose actoralmente reclamado su nulidad sin ofrecimiento de reajuste por parte de la demandada y su aseguradora citada en garantía corresponde declarar su invalidez con los efectos consiguientes (arts. 954 y 1050 del CCivil).» elDial.com – AA7F33

(19) «Palacios, Betty Melba c/ Argentone S.A.y otros s/ daños y perjuicios» – CApel CivyCom Mercedes sala I 10/12/2009 «En la medida que se reclama en autos por los daños derivados de la magnitud de las consecuencias de las lesiones que se conocieron mucho después, aparece a todas luces inequitativo que apenas una semana después del hecho se pretendiera dar por cerrado todo tipo de reclamo (comprensivo de cualquier daño como pretende el documento). Lo exiguo del pago ($ 500 de mayo de 2001) parece indicar más bien que, como la misma demandada dijo al contestar la acción, se le abonó una «compensación… por las molestias que la misma sufriera al caerse», pero no puede pretenderse que ello pudiera cancelar reclamos por intervenciones quirúrgicas posteriores, lucro cesante o daños generados por incapacidades físicas permanentes. La desproporción es tan evidente que presupone que ha concurrido alguno de los elementos subjetivos del instituto del art. 954 del C.C. (explotación de la necesidad, ligereza, o inexperiencia). Al respecto, parece claro que la actora necesitaba dinero para atender gastos médicos y farmacéuticos urgentes, y, aunque se tratara de una persona instruida, no puedo dejar de advertir que acuerdos de ese tipo (que implican renuncias a todo tipo de reclamos futuros) requieren de un asesoramiento letrado, del que no sólo no gozó sino que la empresa demandada se preocupó por cerciorarse – contra la buena fe que el art. 1198 C.C. exige (por remisión del art. 833 C.C.) – de que no contara con el mismo, como surge de la última parte del documento.» elDial.com – AA5D18

(20) Martínez Medrano Gabriel, «La transacción en el proceso colectivo de consumidores» en «Revista de Derecho Comercial del Consumidor y de la empresa» Año V Nº 5p111 «Si estamos ante una cuestión de medioambiente que implica el saneamiento de un río, entendemos que se trata de una cuestión de orden público y no puede transarse una compensación a cambio de contaminar. Por otro lado si nos encontramos ante un reclamo patrimonial de bagatela, por ejemplo contra un Banco, tarjeta de crédito o empresa de medicina prepaga y se discute el valor de los intereses, de un cargo o de la cuota, el reclamo no involucra cuestiones de orden público y puede ser conciliado tanto a nivel individual como en un pleito colectivo.» Ed La Ley Buenos Aires 2014.

(*) Abogada, UBA. Doctora en Derecho, UBA. Titular Regular Contratos Civiles y Comerciales, UBA. Titular Regular Derecho Económico, FCE, UBA. Adjunta Regular Elementos de Derecho Civil, UBA. Co- Directora Carrera de Especialización en Derecho a la Salud y Responsabilidad Medica, UBA. Coordinadora Seminario de Posgrado, UBA. Profesora de Posgrado y Doctorado, UBA y UCES. Investigadora UBA. Disertante Nacional e Internacional. Autora, Coautora Coordinadora y Directora de diversas obras jurídicas publicados en Argentina y en el exterior.

A %d blogueros les gusta esto: