#Fallos Narcodelivery: Comercializaban estupefacientes bajo la modalidad de ‘delivery’, y los condenaron por tenencia con fines de comercialización

Partes: M. F. A. y otros s/ infracción Ley 23.737 (art. 5 c y 11 c)

Tribunal: Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Fe

Fecha: 5-may-2020

Cita: MJ-JU-M-125752-AR | MJJ125752 | MJJ125752

Se condena a los encartados por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, actividad que desplegarían bajo la modalidad de ‘delivery’.

Sumario:

1.-Corresponde condenar a los encartados por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización a la pena de cinco años de prisión, pues se acreditó el carácter de estupefaciente del material secuestrado en los allanamientos, así como la participación de cada uno de los investigados y los puntos de venta en el que desplegarían la actividad bajo la modalidad de ‘delivery’.

Fallo:

Santa Fe, 05 de mayo de 2020.-

AUTOS Y VISTOS:

Estos caratulados «M. F. A. Y OTROS S/ INFRACCION LEY 23.737 (art. 5 c y 11 c)», Expte. Nº FRO 28239/2017/TO1 y su acumulado Nº FRO 28239/2017/TO2 «P. O. M. A. S/INFRACCION LEY 23.737», de trámite unipersonal ante este Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Fe; incoados contra M. F. A., D.N.I. Nº ., argentino, nacido el 10 de mayo de 1992 en la ciudad de Esperanza, pcia. de Santa Fe, soltero, comerciante, instruido, hijo de A. F .I. y F. J., domiciliado en calle Mitre Nº 3559 de la mencionada y detenido en el Instituto Correccional Modelo U.1 de Coronda; W. A. A., D.N.I. Nº ., argentino, instruido, nacido el 22 de octubre de 1991 en la ciudad de Esperanza, soltero, comerciante y empleado metalúrgico, hijo de O. O. y M. B. T. R., domiciliado en calle Sarmiento N° 3943 de esa ciudad y detenido en el Instituto Correccional Modelo U.1; E. A. A., D.N.I. Nº ., argentino, instruido, albañil, nacido el 06 de febrero del año 1990 en la ciudad de Esperanza, hijo de O. O. y M. B. T. R., domiciliado en calle Donnet N° 1996 de la mencionada ciudad y detenido en el Instituto Correccional Modelo U.1; O. O. A., D.N.I. N° ., argentino, casado, instruido, comerciante, nacido el 21 de diciembre de 1968 en la ciudad de Esperanza, hijo de B. R. E. A. y domiciliado en calle Sarmiento N° 3943 de dicha ciudad; M. B. T. R., D.N.I. N° ., argentina, casada, comerciante, instruida, nacida el 20 de octubre del año 1972 en la ciudad de Esperanza, hija de N. A. R. y M. M. y domiciliada en calle Sarmiento Nº 3943 de la mencionada ciudad; M. E. R., D.N.I. Nº ., argentino, soltero, instruido, empleado, nacido el 19 de octubre de 1990 en la ciudad de Esperanza, hijo de F. J. R. y M. A.domiciliado en calle Pittier N° 1452 de la mencionada ciudad y detenido en el Instituto Correccional Modelo U.1; y P. O. M. A., D.N.I. Nº ., argentino, soltero, instruido, comerciante, nacido el 19 de mayo de 1989 en la ciudad de Santo Tomé, provincia de Santa Fe, hijo de S. R. P. O. y M. A. S., domiciliado en calle Federico Meiners N° 1434 -Barrio Centro- de la ciudad Esperanza y detenido en el Instituto Correccional Modelo U.1; en los que intervienen el fiscal general Dr. Martín Suárez Faisal, el defensor oficial Dr. Julio Agnoli y los defensores particulares Dres. Hilda Knaeblein, María de los Ángeles Zelada, Néstor Pereyra y Natalia Giordano, en representación de los imputados; de los que, RESULTA:

I.- Se inicia la presente causa en fecha 30 de mayo del año 2017, a raíz de una denuncia presentada ante la Fiscalía Federal N° 2 de Santa Fe, por el Ministerio Público Fiscal de la Provincia de Santa Fe, que da cuenta que Hugo Ayunta y su hijo Hugo Adrián, domiciliados en la localidad de Pujato Norte, Departamento Las Colonias, se dedicarían al acopio, traslado y venta de estupefacientes y estarían radicados en un campo donde guardarían el material ilícito, que sería adquirido en las ciudad de Santa Fe y Paraná, provincia de Entre Ríos, siendo transportada al establecimiento en un vehículo negro con vidrios polarizados marca Renault Megane; y que luego sería entregado para su posterior comercialización en la ciudad de Esperanza (fs. 1 y vta.).

Delegada la dirección de la investigación al Ministerio Público Fiscal en los términos del art. 196 del C.P.P.N. (fs. 3), se requiere a la Policía Federal Argentina que realice las tareas pertinentes a los fines de constatar la verosimilitud del suceso anoticiado.De las primeras pesquisas se informan los datos de identidad de los presuntos involucrados y sus domicilios, además se identifica el campo donde trabajarían y -de entrevistas realizadas a diferentes vecinos- se pone en conocimiento que se dedicarían al robo de armas de fuego y a la comercialización de estupefacientes, actividad que también sería desplegada por una persona apodada «Gringo» (fs. 7/62).

El fiscal promueve acción penal en relación a posibles involucrados, todos ellos de la ciudad de Esperanza, por actividades vinculadas a la comercialización de estupefacientes y solicita que se continúe profundizando las tareas investigativas (fs. 63 y vta.).

La prevención informa que uno de los investigados -Ezequiel David Gherardi- sería empleado de una persona apodada «Tuca Álamo», el cual realizaría presuntas transacciones de estupefaciente bajo la modalidad de «delivery», quien a su vez al finalizar las ventas se dirigiría a un local comercial tipo kiosco, ubicado en la intersección de las calles San Martín y Donnet de esa ciudad que sería propiedad del llamado P. O. M. A., domiciliado en la ciudad de Santo Tomé, y aportan nros. telefónicos que el referido Álamo utilizaría (fs. 65/67).

Se recibe declaración al Sargento Hugo Fabián Rubolotta de la Policía Federal (fs. 80/81vta.) y se peticiona la intervención telefónica de los abonados de «Tuca Á.» por el término de treinta días (30), lo que es autorizado por resolución de fs. 85/86 vta.

Se sindica a P. O. M. A. como el principal responsable de la actividad ilícita (fs. 89/117) y respecto al «kiosco» situado en calle San Martín N° 2585 de Esperanza, se verifica la presencia de personas en moto vehículos, que ingresan y egresan del mismo (fs. 177 y vta.). En consecuencia, la fiscalía amplía el ejercicio de la acción penal y solicita prórroga de la intervención telefónica del abonado N° 3496- 15577965, a lo que se hace lugar (fs.180/181vta.).

Asimismo, se pone en conocimiento la participación que cada uno de los investigados tendría en el tráfico de estupefacientes, sus respectivos domicilios y los puntos de venta en el que desplegarían la actividad bajo la modalidad de «delivery», valiéndose del abonado telefónico N° 3496-15548363 (fs. 219/233), el cual es intervenido.

Durante el transcurso de la investigación se determina que el hermano de Á., apodado «Chuky» -posteriormente identificado como W. A. A.-, realizaría el delivery en la zona, y sería usuario del abonado telefónico N° 3469-1542004 (fs. 251 y vta.); disponiéndose su intervención (fs. 259/260).

Atento al resultado de las escuchas telefónicas ordenadas y de las tareas investigativas llevadas a cabo, se logró determinar que Emanuel Abel («Tuca»), utilizaría el abonado N° (3496) 15548122 (fs. 279), motivo por el cual también se ordena que sea intervenida y nuevas prórrogas.

En la continuidad del trámite, se requiere la realización de pesquisas a la Brigada Operativa Antinarcóticos I (fs. 295), surgiendo de las mismas que P. O. M. A., residiría en la ciudad de Esperanza y el kiosco investigado «Friendly» sería de su propiedad. Además, se establece que tanto el nombrado como los hermanos Á. y M. F. A., comercializarían estupefaciente; aportando sus datos filiatorios y sus lugares de residencia.

De las observaciones realizadas en las cercanías del domicilio de E. A., se captan fotográficamente a dos personas a bordo de una moto que habrían realizado una maniobra de intercambio con el nombrado. También de observaciones en relación a M. F. A., se obtienen filmaciones que dan cuenta de que vendería estupefaciente bajo la modalidad de «delivery» junto al llamado M. E. R., también con domicilio en Esperanza.

Siguiendo con la investigación, la prevención aporta nuevos números telefónicos utilizados por los investigados (N° 3496-15545195 y 3496- 15521145 -P. O.-, 3496-15517843 -E. A.- y 3496-15556595 -M. F. A.- (conf. informe de fs.350/392); sobre los cuales se ordenan las respectivas intervenciones y prórrogas y cuyos resultados son agregados en los legajos formados en cuerpos aparte.

Del resultado de las conversaciones y de las tareas de campo, se verifica con las filmaciones que en el domicilio de calle General Paz al 3900 de Esperanza (residencia de M. F. A.) se observa al investigado y habiendo realizado un intercambio con otro sujeto.

También se pone en conocimiento que en la vivienda de calle Sarmiento N° 3949, perteneciente a O. A. y M. T. R., W. A. A. guardaría elementos vinculados a la venta ilícita, no siendo los nombrados ajenos a la actividad desplegada; y que P. O. M. A. proveería del material estupefaciente a los demás (fs. 409/443).

Finalmente, en virtud a los elementos probatorios reunidos, el fiscal de primera instancia solicita allanamientos simultáneos, además de órdenes de requisa sobre distintos vehículos de titularidad de algunos de los investigados, que son autorizados mediante resolución de fs. 531/539 vta.

En cumplimento de ello, el día 25 de agosto del año 2018 se procede a la requisa domiciliaria de los inmuebles sitos en: Rafaela N° 1273, donde residiría P. O. M. A.; San Martín N° 2585 (local comercial tipo kiosco denominado «Friendly», perteneciente al nombrado); Sarmiento N° 3943, residencia de O. O. A. y M. B. T. R.; Donnet N° 1996 (E. A. A.); General Paz N° 3968, Dpto. 2, en la que residiría M. F. A.; Güemes N° 459, Depto. 2, vivienda de la pareja de M., Jaquelina Riberi, a la cual éste concurriría asiduamente; Pittier N°145 (M. E. R.) -todos de la ciudad de Esperanza; y Moreno N° 2073 de la localidad de Humboldt, vivienda de W. A. A.; produciéndose el secuestro -entre otros efectos- de material estupefaciente y la detención de M. F. A., W. A. A., E. A. A., O. O. A., M. E. R., M. B. T. R. y J. V. R. -pareja de M.- (conf. actas de fs.560/566, 580/584, 592/595, 602/613, 636/639, 662/665, 690/694, 711/720, 777/782 y 811/815).

Además, en la misma fecha desde el automóvil marca Peugeot modelo 206, dominio FJA 860, que era conducido por W. A., se incauta estupefaciente.

Se confecciona el correspondiente sumario, agregándose croquis de los domicilios, formularios médicos legales y planillas prontuariales de los encausados.

II.- Elevadas las actuaciones al Juzgado Federal Nº 2 de Santa Fe con los efectos secuestrados, se les recibe declaración indagatoria a los detenidos (fs. 839/846, 847/855, 856/858vta., 859/863vta., 864/866, 867/870vta. y 871/874) y se libra orden de captura respecto a P. O. M. A. (fs. 836 y vta.). Se agregan informes de reinci dencias (fs. 901/902, 904/905, 907/908, 910/911, 913/914, 916/917, 919/920, 991/992, 994/995 y 997/998), informes socioambientales y familiares (fs. 930 a 974 vta.) y más trascripciones de escuchas telefónicas, que se reservan en Secretaría (v. fs. 975).

Por último, se incorporan informes de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial de la Nación y nuevas transcripciones telefónicas a los legajos respectivos (fs. 1019).

Mediante resolución obrante a fs. 1032/1064 vta. el juez instructor dicta el procesamiento, con prisión preventiva, de M. F. A., W. A. A., E. A., O. A., M. R., M. R., como presuntos autores del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención de tres personas en forma organizada (arts. 5 inciso «c» y 11 inciso «c» de la ley 23.737), trabando embargo de $140.000 para cada uno de ellos. Mientras que respecto de Jaquelina Riberi ordena su inmediata libertad, por falta de mérito, la que se hace efectiva a fs. 1079. En fecha 3 de diciembre del 2018 la Cámara de Apelaciones de Rosario confirma los procesamientos de O. A., M. R. y M. R., que habían sido oportunamente apelados por las defensas (copia del acuerdo a fs.1220/1225).

En la continuidad del trámite a fs. 1158 y vta. se declara la rebeldía de P. O. M. A. y a fs. 1195/1205 y fs. 1254/1295 se agregan los informes técnicos sobre los celulares y los estupefacientes incautados, respectivamente.

Corrida vista en los términos del art. 346 del C.P.P.N., el fiscal de primera instancia a fs. 1334/1341 requiere la elevación de la causa a juicio de los nombrados por la misma calificación seleccionada en el auto de procesamiento y solicita el sobreseimiento de Jaquelina Riberi; el que es dispuesto por resolución de fs. 1344/1345. Además, atento a la orden de detención que pesa sobre P. O. M. A., peticiona que se extraigan copias del expediente y se forme causa por separado a su respecto, lo que así se hace.

Puesto en conocimiento a las defensas en los términos del art. 349 del código de rito, por auto de fs. 1363/1366 se clausura la instrucción, elevando la causa a juicio.

III.- Radicados los autos en esta sede y verificadas las prescripciones de la instrucción, se cita a las partes a juicio (fs. 1410), se dispone la práctica del examen médico del art. 78 del C.P.P.N., cuyos resultados obran a fs. 1429, 1430, 1431, 1432, 1433, 1434 y 1451. Siguiendo la causa su curso, se presenta las Dras. Knaeblein y Zelada en representación de M. (fs. 1440/1441) y ofrecen pruebas, haciendo lo propio el fiscal general a fs. 1456/1457 vta. y el defensor público oficial por sus representados a fs. 1458 y vta., las que son admitidas mediante providencia de fs. 1459/1460 y vta.

Asimismo, habiéndose radicado en esta sede la causa Nº FRO 28239/2017/TO2 incoada contra P. O. M. A. y atento a que la misma es un desprendimiento de los presentes, se ordena su acumulación en el marco de dicha causa, dejando debida constancia (fs.1498 del acumulado).

IV.- Respecto de la causa acumulada (N° FRO 28239/2017/TO2), la misma se forma en virtud de encontrarse rebelde el investigado P. O. M. A., sobre quien pesaba pedido de captura y quien en fecha 3 de abril del 2019 fue detenido en la ciudad de Esperanza por personal de la B.O.A. XI (conf. acta de fs. 1381).

Se agrega su planilla prontuarial (fs. 1386 y vta.), se le recibe declaración indagatoria (fs.

1391/1397) y se glosa informe de reincidencias a su respecto (fs. 1413/1414).

Así las cosas, mediante resolución obrante a fs. 1421/1445 vta. se dicta el procesamiento del nombrado como autor del delito previsto en el art. 7 de ley 23.737 en función del art. 5º de dicho cuerpo legal -en su carácter de organizador-, en concurso real con el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por la intervención de tres o más personas organizadas para cometerlo (arts. 5º «c» y 11 «c» de la ley 23.737), convirtiendo en prisión preventiva su detención y trabando embargo sobre sus bienes.

Corrida vista de conformidad con el art. 346 del C.P.P.N., el fiscal requiere la elevación de la causa a juicio por las calificaciones descriptas precedentemente (fs. 1480/1488) y puesto en conocimiento de la defensa particular del imputado, sin haber interpuesto excepciones y oposición al mismo, se clausura la instrucción y se remite a este tribunal (fs. 1492).

V.- A continuación, en estos autos principales se presenta por escrito el fiscal general solicitando se imprima a la causa el trámite del juicio abreviado (art. 431 bis del C.P.P.N.), acompañando la conformidad de todos los encausados, asistidos por sus respectivos defensores técnicos (fs. 1491/1492 y vta.).

Ante ello y a los fines previstos en el art.

431 bis del C.P.P.N., introducido por la ley 24.825, se integra en forma unipersonal la presente causa – conforme art.32 del código de rito, texto según ley 27.307, y acordada Nº 08/18 de este tribunal- y se lleva a cabo la audiencia para tomar conocimiento de visu de los procesados, quienes ratifican los términos del acta-acuerdo, reconociendo sus firmas en la misma y seguidamente la suscripta acepta el juicio abreviado y llama a autos para sentencia (fs. 1494/1495).

En razón de todo lo expuesto, la causa se encuentra en condiciones de ser definitivamente resuelta; y, CONSIDERANDO:

Primero: Se encuentra probado en autos que con motivo de los allanamientos simultáneos efectuados el día 25 de agosto de 2018, personal policial procedió al hallazgo y secuestro desde el domicilio de calle Moreno N° 2073 de la localidad de Humboldt: 72,33 gramos de marihuana; como así también en la ciudad de Esperanza, en las viviendas sitas en General Paz N° 3968, dpto. 2:

429,09 gramos de dicha sustancia y 119,87 gramos de cocaína; Sarmiento N° 3943: 59,89 gramos de marihuana y 764,77 gramos de cocaína; Rafaela N° 1273: 656,98 gramos marihuana; Donnet N° 1996: 55,79 gramos de dicha sustancia y Pittier N° 1452: 12,69 gramos de la misma sustancia, junto a otros elementos de interés.

El plexo probatorio que conduce a tal aseveración se encuentra conformado por las actas de allanamiento glosadas a fs. 560/566, 602/613, 636/639, 662/665, 690/694, 711/720 y 812/815, las cuales documentan las circunstancias en que fueron halladas las sustancias estupefacientes y han sido firmadas por los testigos convocados y el personal policial actuante -de conformidad con lo dispuesto por los arts. 138, 139 y cc. del C.P.P.N.-; además se cuenta con el resultado del informe técnico sobre las mismas (fs. 1254/1296,), vistas fotográficas (fs. 625/630, 701/702 y 758/761) y croquis de las viviendas allanadas (fs. 569, 624, 666, 700, 756 y 818) y las sustancias ilícitas reservadas en Secretaría y que en su materialidad he tenido a la vista.

Segundo:Respecto del carácter de estupefaciente del material secuestrado en los allanamientos referidos, se ha acreditado acorde lo preceptuado por el artículo 77 del Código Penal. Ello aparece claro de las comprobaciones técnicas llevadas a cabo con las pruebas orientativas efectuadas y fundamentalmente del informe técnico Nº 189/18 de fs.

1254/1296, el que da cuenta que se tratan de: 656,98 gramos marihuana (Rafaela Nº 1273); 59,89 gramos de marihuana y 764,77 gramos de cocaína (Sarmiento Nº 3943); 55,79 gramos de igual sustancia (Donnet Nº 1996); 72,33 gramos de marihuana (Moreno Nº 2073 de Humboldt); 429,09 gramos de dicha sustancia y 119,87 gramos de cocaína (Gral. Paz Nº 3968, dpto. 2); 12,69 gramos de marihuana (Pittier Nº 1452) y del automóvil marca Peugeot modelo 206: 5,87 gramos de marihuana.

Habiéndose detectado la presencia del principio activo T.H.C. en relación a la marihuana incautada.

Ambas sustancias referidas se encuentran incluidas en el Anexo I del Decreto N° 560/2019 del Poder Ejecutivo Nacional que enumera aquellas consideradas estupefacientes a los fines de la ley 23.737.

Todo ello otorga fuerza probatoria eficaz a la plataforma fáctica enunciada y conduce a tener por probada la materialidad de los hechos imputados.

Tercero: Demostrada la existencia de las conductas ilícitas y de los elementos prohibidos he de analizar la responsabilidad que les cabe a los encausados en el ilícito que se les reprocha, la que no me queda duda se ha comprobado.

Arribo a esta conclusión luego de examinar los elementos probatorios enunciados en los considerandos precedentes, que establecen una indubitable relación entre los encartados y el estupefaciente incautado en sus domicilios.Tal relación se evidencia en el contenido de las actas de procedimiento, de las que surge que tanto la marihuana como la cocaína (en las cantidades antes referenciadas), fueron hallados en el interior de las viviendas habitadas por los imputados, en las cuales ejercían su vida cotidiana y -aún más- habiéndose encontrado presentes la mayoría de ellos en las mismas.

Su calidad de moradores de las viviendas referidas ha sido confirmada tanto con los partes preventivos agregados a la causa -de los cuales se desprende su presencia en los domicilios allanados-, como de sus propios dichos al aportar sus datos personales.

Así, tanto O. A. y M. R. como su hijo W. A. declararon como lugar de residencia el de calle Sarmiento N° 3943 de la ciudadde Esperanza, siendo que éste último también habitaba -junto a su pareja- en la vivienda de calle Moreno N° 2073 de Humboldt; M. E. R., residía en el domicilio sito en Pittier N° 1452, E. A., refirió como su lugar de residencia el inmueble de calle Donnet N° 1996, y M. F. A., la vivienda de Gral. Paz N° 3968, depto. 2, de la ciudad de Esperanza.

Finalmente, el encausado P. O. M. A. residía en el domicilio de Rafaela N° 1273, todos de la ciudad de Esperanza.

Se corrobora lo expuesto con el resultado de los informes socio ambientales practicados sobre dichos inmuebles (conf. fs. 670/674, 751/754, 819/822, 930/967, 959/967). Ello resulta suficiente para afirmar que el material prohibido estaba dentro d e sus esferas de custodia, dominio y alcance.

Asimismo de las tareas investigativas surgió que en varios de los domicilios se registraron movimientos compatibles con comercialización de droga, como así de las respectivas intervenciones telefónicas se logró corroborar la intervención de éstos en la actividad ilícita.

Por lo que P. O. M. A., M. F. A., M. R., E. A., W. A.aparecen con un protagonismo en el acontecer delictivo que los señala como autores del delito reprochado.

Para llegar a esta conclusión, además de ponderar las circunstancias antes referidas, cabe destacar que desde el inicio de las actuaciones prevencionales P. O. M. A., junto a W. A. y M. F. A. fueron sindicados como principales responsables de la actividad ilícita, y los encausados E. A. y M. R., surgieron de la investigación realizando presuntas maniobras de intercambio de estupefaciente, siendo entonces indispensables sus intervenciones para la concreción del delito que se les reprocha y -conforme las pruebas colectadas: observaciones, filmaciones, partes informastivos y trasncripciones de escuchas telefónicas de los abonados de los imputados- ha quedado debidamente acreditada la existencia del material prohibido secuestrado en las viviendas -en las que ejercían su vida cotidiana- y, además, el conocimiento, poder de hecho y disposición que tenían sobre el mismo; lo que demuestra el vínculo sujetoobjeto entre la droga y sus detentores.

No obstante ello, y en el caso de los imputados O. A. y M. R., he ponderar en base a las tareas investigativas y observaciones encubiertas, la intervención que han tenido los nombrados en el hecho, tal como ha sido reconocida en el acuerdo de juicio abreviado, para la concreción del ilícito perpetrado por su hijo y consorte de causa W. A. Sin perjuicio y pese a que se ha probado que participaban de la actividad llevada a cabo por el nombrado y que conocían la existencia del material ilícito -por haberse secuestrado en su vivienda-, no se han evidenciado a su respecto conductas que permitan atribuirle un grado de autoría, por lo que el accionar de los mismos se ajusta a las previsiones del art. 46 del C.P.; debiendo responder en consecuencia en calidad de partícipes secundarios (art.46 del C.P.).

Lo expuesto precedentemente conforma un panorama convictivo que otorga credibilidad a la admisión de responsabilidad penal -con distintos grados de intervención- en los hechos que efectuaran todos los imputados ante la fiscalía en el acta pertinente (fs.

1491), y que luego fuera ratificada por éstos en la audiencia de visu prevista en el art. 431 bis apartado 3º del C.P.P.N. (fs. 1494/1495).

Cuarto: En relación a la calificación legal que corresponde asignar a los hechos de la causa, coincido con la propuesta por el Ministerio Público Fiscal en su presentación (fs. 1492 y vta.), la que ha sido admitida por los encausados mediando asistencia de sus defensas.

Así, respecto de las conductas atribuidas a A. P. O., M. F. A., W. A., E. A., O. A., M. R. y M. R., las mismas encuadran en la figura prevista por el art. 5º inc. «c» de la ley 23.737, en su modalidad de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización.

Como es sabido, el tipo penal seleccionado requiere para su configuración no sólo la relación posesoria del tenedor de la droga, sino que a ello se sume el elemento subjetivo: la ultraintención, que implica que esa posesión tenga como fin la comercialización, el cual debe probarse como cualquier hecho de la causa.

Dicho requisito ha quedado acreditado con los elementos probatorios que surgen de la causa y que consisten fundamentalmente en la cantidad y forma en que se hallaba acondicionada la marihuana y cocaína halladas:envoltorios, trozos compactos, picaduras y cogollos -en el caso del cannabis sativa- y tubos plásticos, de lo que se deduce que se encontraban dispuestas para su venta; y junto a dichas sustancias se secuestraron elementos frecuentemente utilizados para fraccionamiento gran cantidad de tubos eppendorf vacíos y balanzas digitales para pesar pequeñas cantidades.

También he de ponderar que de las observaciones y filmaciones realizadas durante la investigación pudo verificarse en los inmuebles habitados por los encausados el arribo de personas que luego de un corto lapso se retiraban del lugar.

A dichas circunstancias objetivas deben sumarse, principalmente, el resultado de las intervenciones telefónicas de los abonados utilizados por los investigados (conf. legajos de escuchas telefónicas reservados en Secretaría) y los distintos informes preventivos (fs. 65/77, 89/117, 129/173, 185/198, 219/233, 245/254, entre otros), de los que se infiere claramente el objetivo de comercialización que se perseguía, entre ellas, las de los abonados utilizados por W. A. (nro. 3496542004), E. A. (nro. 3496577965, 3496571843 y 3496548122) y M. F. A. (nro. 3496556595), pudiéndose obtener llamadas y mensajes que acreditan la actividad ilícita.

A modo de ejemplo se transcribe los siguientes mensajes recibidos en una de las línea utilizada por E. A. (3496577965): «viejo quiero dos de 300.puede ser?», «tenes fa»; en la línea de M. una conversación en la que el nombrado manifestia a su interlocutor:»escucha, me quedan, te hago mil pesos.esas flores», agregando «siete gramos de balanza hay, yo llevo la balancita la pesamos ahí» y desde el abonado de W.A.: mje NN «.pinta dos gramos?», a lo que contesta «si, pero esperame un cachito».

Todos estos hechos y circunstancias permiten inferir a la luz de la sana crítica racional que el estupefaciente incautado desde los domicilios allanados tenía como objeto su comercialización futura; ello así toda vez que la conclusión expresada resulta consecuencia lógica de un cúmulo de indicios unívocos y concordantes, los que me conducen a un juicio de certeza respecto de la finalidad de la tenencia desplegada por los nombrados.

El tipo penal seleccionado no exige que los agentes lleven a cabo actos concretos de comercio sino sólo que sus conductas estén dirigidas a un fin de comercialización, lo que en el presente caso se ha probado.

En consecuencia, cabe concluir que los encausados M. F. A., W. A. A., E. A. A., M. E. R. y M. A. P. O. deberán responder en calidad de autores, mientras O. O. A. y M. T. R., como partícipes secundarios, del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización (arts. 5° inc. «c» de la ley 23.737 y 45 y 46 del Código Penal).

Quinto: En razón de lo hasta aquí expuesto, resta señalar las sanciones penales a las que se han hecho pasibles los encartados, en función de las pautas mensurativas de los arts. 40 y 41 del Código Penal.

Previamente y siguiendo el criterio utilizado en casos similares por el tribunal, he de destacar que el monto de las penas propiciadas por el representante del Ministerio Público Fiscal forma parte del acuerdo al que ha arribado con los imputados por lo que, conforme a lo previsto por el art. 431 bis inc.5° del C.P.P.N., me veo imposibilitada de imponer penas superiores o más graves que las peticionadas, toda vez que ello implicaría exceder el marco del mencionado acuerdo.

Según los informes actualizados del Registro Nacional de Reincidencia ninguno de los encausados registra antecedentes penales condenatorios (v. fs. 1471/1472, 1473/1474, 1475/1476, 1477/1478, 1479/1480, 1481/1482 y 1483/1484), lo que deberá ponderarse como atenuante.

Por otro lado, no encuentro disminución del reproche por mérito a sus edades ni educación, toda vez que se trata de personas adultas e instruidas y con plenas capacidades de decisión, conforme los resultados del examen médico obligatorio previsto en el art. 78 del C.P.P.N. practicado sobre los nombrados (fs. 1429, 1430, 1431, 1432, 1433, 1434 y 1451). Ello indica que podían haber evitado el delito y optado por la realización de actividades lícitas para su sustento. A todo ello cabe agregar el peligro que con su accionar han ocasionado al bien jurídico protegido por la norma.

Así las cosas y resultando adecuadas a las pautas expuestas, se impondrán las sanciones auspiciadas en el acuerdo celebrado por las partes.

Para el encausado P. O. M. A., la pena de cinco (5) años de prisión y multa de sesenta (60) unidades fijas, y para M. F. A. y W. A. A., cuatro (4) años y seis (6) meses de prisión y multa de cincuenta y cuatro (54) unidades fijas, montos conforme la ley 27.302, y para todos los nombrados las accesorias del art. 12 del C.P.

A E. A. A. y M. E. R. la pena de cuatro (4) años de prisión y multa de cuarenta y cinco (45) unidades fijas, conforme la ley referida, con más las accesorias del art. 12 del C.P.

Finalmente, a O. O. A. y M. T.R., se les simpondrá la pena de dos (2) años y tres (3) meses de prisión de cumplimiento efectivo y multa de veintisiete (27) unidades fijas -ley 27.302- a cada uno.

Sexto: De acuerdo a lo dispuesto por el art. 530 del C.P.P.N. se impondrá a los condenados las costas del proceso, y en consecuencia el pago de la tasa de justicia que asciende a la suma de mil quinientos pesos ($1.500); se practicará por Secretaría el cómputo de las penas y se ordenará la destrucción del estupefaciente secuestrado en acto público, cuya fecha de realización será oportunamente establecida (art. 30 de la ley 23.737).

Del mismo modo se procederá a la devolución del dinero incautado, el que mientras tanto quedará retenido en garantía, de conformidad con dispuesto por el art. 523 3º párrafo del C.P.P.N., y respecto de los elementos que no tengan relación con la causa y que se encuentran detallados en las respectivas actas de allanamiento, se procederá a su devolución, sin perjuicio de lo cual una vez trascurrido el lapso de tres meses de efectuadas las notificaciones del presente decisorio sin que los interesados hayan realizado el pertinente retiro, deberá procederse a su destrucción, conforme acordada Nº 25/19 emanada de este tribunal.

Por último, se diferirá la regulación de los honorarios profesionales de los Dres. Natalia Giordano, Hilda K naeblein, María de los Ángeles Zelada y Néstor Darío Pereyra, hasta tanto den cumplimiento a lo dispuesto en el art. 2° de la ley 17.250.

Por todo ello, RESUELVO:

I.-CONDENAR a P. O. M. A., cuyos demás datos de identidad obran precedentemente, como autor responsable del delito de TENENCIA DE ESTUPEFACIENTES CON FINES DE COMERCIALIZACIÓN (arts. 5 inciso «c» de la ley 23.737 y 45 del C.P.) a la pena de CINCO (5) AÑOS DE PRISIÓN y multa de SESENTA (60) UNIDADES FIJAS -monto conforme ley 27.302-, dentro del término previsto en el art.501 del C.P.P.N., bajo apercibimientos de ley (art. 21 del Código Penal), con más las accesorias del art. 12 del C.P.

II.-CONDENAR a M. F. A. y W. A. A., cuyos demás datos de identidad obran precedentemente, como autores responsables del delito de TENENCIA DE ESTUPEFACIENTES CON FINES DE COMERCIALIZACIÓN (arts. 5 inciso «c» de la ley 23.737 y 45 del C.P.) a la pena de CUATRO (4) AÑOS Y SEIS MESES (6) DE PRISIÓN y multa de CINCUENTA Y CUATRO (54) UNIDADES FIJAS -monto conforme ley 27.302-, dentro del término previsto en el art. 501 del C.P.P.N., bajo apercibimientos de ley (art. 21 del Código Penal), con más las accesorias del art. 12 del C.P; para cada uno de ellos.

III.-CONDENAR a E. A. A. y M. E. R., cuyos demás datos de identidad obran precedentemente, como autores responsables del delito de TENENCIA DE ESTUPEFACIENTES CON FINES DE COMERCIALIZACIÓN (arts. 5 inciso «c» de la ley 23.737 y 45 del C.P.) a la pena de CUATRO (4) AÑOS DE PRISIÓN y multa de CUARENTA Y CINCO (45) UNIDADES FIJAS -monto conforme ley 27.302-, dentro del término previsto en el art. 501 del C.P.P.N., bajo apercibimientos de ley (art. 21 del Código Penal), con más las accesorias del art. 12 del C.P.; para cada uno de ellos.

IV.-CONDENAR a O. O. A. y M. B. T. R., cuyos demás datos de identidad obran precedentemente, como partícipes secundarios del delito de TENENCIA DE ESTUPEFACIENTES CON FINES DE COMERCIALIZACIÓN (arts. 5 inciso «c» de la ley 23.737 y 46 del C.P.) a la pena de DOS (2) AÑOS Y TRES (3) MESES DE PRISIÓN de cumplimiento efectivo y multa de VEINTISIETE (27) UNIDADES FIJAS a cada uno -monto conforme ley 27.302-, dentro del término previsto en el art. 501 del C.P.P.N., bajo apercibimientos de ley (art.21 del Código Penal), para cada uno de ellos.

V.-IMPONER las costas del juicio a los condenados y en consecuencia el pago de la tasa de justicia que asciende a la suma de mil quinientos pesos ($1.500), intimándolos a hacerlo efectivo en el término de cinco (5) días, bajo apercibimiento de multa del cincuenta por ciento (50%) del referido valor, si no se realizare en dicho término.

VI.-ORDENAR que por Secretaría se practique el cómputo legal de las penas impuestas, con notificación a las partes (art. 493 del C.P.P.N.).

VII.-DISPONER la destrucción del material estupefaciente secuestrado en acto público, cuya fecha de realización será oportunamente establecida (art. 30 de la ley 23.737).

VIII.-PROCEDER oportunamente a la devolución de del dinero incautado, el que mientras tanto quedará retenido en garantía de conformidad con dispuesto por el art. 523 3º párrafo del C.P.P.N., y de los demás elementos que no tengan relación con la causa, sin perjuicio de lo cual una vez trascurrido el lapso de tres meses de efectuadas las notificaciones del presente decisorio sin que los interesados hayan realizado el pertinente retiro, deberá procederse a su destrucción, conforme acordada Nº 25/19 emanada de este tribunal.

IX.-DIFERIR la regulación de los honorarios profesionales de los Dres. Natalia Giordano, Hilda Knaeblein, María de los Ángeles Zelada y Néstor Darío Pereyra, hasta tanto den cumplimiento a lo dispuesto en el art. 2° de la ley 17.250.

Agréguese el original al expediente, protocolícese la copia, hágase saber a las partes y a la Dirección de Comunicación Pública de la Corte Suprema de Justicia de la Nación conforme Acordada N° 15/13, y oportunamente archívese.-

A %d blogueros les gusta esto: