Una mamá desesperada: Una madre colombiana solicita radicarse en ese país con su hija, luego de perder el contacto con su padre por diversos hechos de violencia

Partes: Á. P. L. J. y otro c/ G. J. E. s/ autorización

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: D

Fecha: 18-sep-2019

Cita: MJ-JU-M-121463-AR | MJJ121463 | MJJ121463

Procedencia del pedido de una madre de nacionalidad Colombiana para radicarse en ese país con su hija menor de edad, que no tiene contacto alguno con su padre luego de diversos hechos de violencia.

Sumario:

1.-Corresponde revocar la decisión de grado que no hizo lugar al pedido de autorización por ella efectuado por la actora para radicarse en la Ciudad de Bogotá, República de Colombia con su hija menor de edad, pues, ha quedado debidamente acreditado que el demandado no tiene contacto alguno con su hija desde que se generaron diversos hechos de violencia, que quien se ha hecho cargo de la manutención de la niña y su cuidado personal y emocional ha sido su madre, quien es de nacionalidad Colombiana y no cuenta con ninguna red de contención que pueda colaborar y asistirla en crianza de su hija.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

2.-El CCivCom. sigue en sus arts. 642 , 645 y ccdtes., los lineamientos ya establecidos en el CC., que en el supuesto de desacuerdos entre los progenitores el juez resolverá lo más conveniente para el interés familiar. Además, adaptándose a las nuevas concepciones de familia y persona humana, la patria potestad se ha transformado responsabilidad parental e incorporó el derecho de los menores de edad a participar en todas aquellas cuestiones que los involucren.

Fallo:

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 18 días del mes de septiembre de dos mil diecinueve, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala “D”, para conocer en los recursos interpuestos en los autos caratulados: “A. P. L. J. C/ G. J. E. S/ AUTORIZACION”, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Es ajustada a derecho la sentencia apelada? Practicado el sorteo resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: señores jueces de Cámara doctores Liliana E. Abreut de Begher- Patricia Barbieri. El doctor Víctor Fernando Liberman no interviene por hallarse en uso de licencia.- A la cuestión propuesta la Dra. Liliana E. Abreut de Begher, dijo:

I) Apelación y Agravios: a) La parte actora y el señor Defensor de Menores e Incapaces de Primera Instancia, apelaron la sentencia de fojas 132/140 a fojas 144 y fojas 143, concediéndose los recursos libremente a fojas 146.

A fojas 154/162, la actora expresó agravios, cuyo traslado conferido a fojas 163, fue contestado a fojas 165/167.

A su turno, la señora Defensora de Menores e Incapaces de Cámara a fojas 170/173, mantuvo el recurso interpuesto a fojas 143 y expresó agravios, cuyo traslado conferido a fojas 176, no fue contestado. b) Con el consentimiento del llamado de autos obrante a fojas 182 las presentes actuaciones quedaron en condiciones de que se dicte un pronunciamiento definitivo. c) La actora esgrime sus quejas por encontrarse disconforme con la decisión de grado que no hizo lugar al pedido de autorización por ella efectuado para radicarse en la Ciudad de Bogotá, República de Colombia con su hija menor de edad D. S.C.

Considera que la señora Juez de grado no ha hecho una correcta valoración de la prueba producida en autos y no ha tenido en cuenta al momento de decidir la cuestión el “interés superior del niño”, principio rector en nuestro ordenamiento jurídico, por lo que solicita se revoque el pronunciamiento apelado y se conceda la autorización requerida.

Manifiesta que como consecuencia de los hechos de violencia que da cuenta el expediente conexo “A. P., L. J. c/ G., J. E. s/ V. F.”, provocados por el señor J. E. G. -padre de D.-, quien con fecha 18 de agosto de 2015, la expulsó a ella junto a su hija del inmueble en el cual residían, debió requerir ayuda en un primer momento a su empleadora y luego fue derivada a un refugio para víctimas de violencia familiar, donde no tenía contacto alguno con allegados que pudieran brindarles apoyo emocional y económico.

La imposibilidad de obtener recursos económicos suficientes para mantener a D., como la falta de interés demostrada por el señor G. por su hija con quien no tiene ningún tipo de contacto y la carencia familiares por parte de la actora que le brinden una contención adecuada para poder afrontar la difícil situación económica y emocional que están atravesando, es que solicitó la autorización para viajar a la ciudad de Bogotá, República de Colombia, país del cual es oriunda y donde tiene a sus padres y hermana quien es abogada y tiene un estudio propio, donde podría realizar un trabajo remunerado que le permitiría mantener a su hija.

Se queja además por lo elevado de los honorarios regulados a la perito interviniente, solicitando su reducción.d) La señora Defensora de Menores e Incapaces de Cámara, por su parte, solicita se revoque el pronunciamiento recurrido por entender que si bien la señora Juez de grado manifiesta haber analizado la cuestión desde la perspectiva del “interés superior del niño” y el “interés familiar”, vulnera los derechos de la niña al haber decidido desestimar la autorización para que se radique junto a su madre en la ciudad de Bogotá, República de Colombia.

Entiende que de las constancias obrantes en este expediente como en el conexo de violencia y los informes allí producidos, y las entrevistas mantenidas, y teniendo especialmente en cuenta la falta de contacto y su padre desde el año 2015, debería hacerse lugar a la autorización solicitada por la actora.

II) La autorización para radicarse en la ciudad de Bogotá, República de Colombia:

1) La prueba: a) De las constancias obrantes en los autos conexos sobre violencia familiar, expediente n° 55.414/2015, se desprende:

A fojas 6/11, con fecha 20 de agosto de 2015, la Oficina de Violencia Doméstica, informa: “.hace que se valore dicha situación como de un riesgo moderado, al momento de la entrevista el cual podría incrementarse de continuar con el contacto”.

“Se considera apropiado acompañar las medidas solicitadas: evitar el contacto entre el señor G. y la señora Á. P. a fin de salvaguardar su integridad psicofísica. Es importante además tener en cuenta que la vasta literatura sobre el tema muestra que los niños testigos de violencia necesitan protección y están en riesgo.

Aunque no sean directamente golpeados, en tanto testigos quedan marcados y victimiados por esas imágenes destructivas. Pueden resultar lastimados si tratan de defender a quien está siendo maltratado o incluso resultar lastimados al encontrarse en medio de un episodio de golpes. Crecen con la idea que la violencia es una forma accesible para resolver los problemas.Sufren las mismas consecuencias emocionales que las que padecen violencia directamente (dificultades en la escuela, en la interacción con pares, en el desarrollo evolutivo/emocional, etc.). Un número alto de niños testigos de violencia repetirán la conducta agresiva cuando sean adultos.”.

A fojas 18 con fecha 24 de agosto de 2015, se presenta ante el Servicio Social del Juzgado de la instancia de grado, el señor J.

E. G., desconociendo los hechos que da cuenta la denuncia e informa que no sabe donde se encuentra la señora Á. P. ni su hija D., agrega que trabaja en negro que percibe un haber mensual de $ 6000, con el que debe pagar el alquiler de la vivienda que habita que asciende a $ 3.500, por lo que no se puede comprometer a pasar alimentos a favor de su hija.

A fojas 19, la Licenciada Adriana Inez Fazzio, Asistente Social del Juzgado 38, “manifiesta que de la entrevista mantenida con el Sr. G. en la audiencia recientemente señalada, se observan severos indicadores de violencia, con denuncias de infidelidad, celopatía, negativa a aportar para la manutención de su hija, manifestando que ni la pude mantener que se la de a él, en un intento de presión a la situación de vulnerabilidad de la actora. La profesional recomienda: I) Prohibir el acercamiento del Sr. G. a la señora y a la niña hasta tanto se ordene jurídicamente un régimen de visitas adecuado; 2) ordenamiento legal de las custiones atinentes a la hija que tienen en común y 3) tratamiento psicológico para ambos.”.

A fojas 25, con fecha 8 de septiembre de 2015, comparece ante la instancia de grado, la señora J. Á. P. manifestando:

“.que se encuentra alojada con su hija en un refugio del GCBA y que se encuentra sin ninguna de sus pertenencias ni la partida de nacimiento de su hija porque el señor G. no ha cumplido con el compromiso asumido de entregarlas. Refiere que siente temor por las represalias y que especialmente temor a que se quieran quedan con su hija.Ella ha tomado contacto con su familia en Colombia y le han dicho que la esperan con la niña. Si situación personal en el país es muy difícil porque no tiene ninguna red familiar na de las formas de violencia que ejerce el señor G. es hacerla depender totalmente de él, por lo que cuando ella consigue trabajo, él la boicotea o perjudica para que lo pierda. Su deseo es volver a Colombia con su hija.”.

“.La Licenciada Fazzio ratifica la evaluación expresada a fojas 19, considerando que la señora A. se encuentra en una situación de riesgo y de vulnerabilidad y que para poder desplazarse y reorganizar su vida resulta aconsejable el otorgamiento de las medidas solicitadas.”.

A fojas 118/119, los profesionales de la Dirección General de la Mujer Casa Juana Manzo con fecha 9 de noviembre de 2016, informan que la actora junto con su hija se encuentran allí alojadas desde noviembre de 2015, que se adaptó prontamente a la dinámica de la casa, se gestionó una vacante para D. en el Centro Primera Infancia “Morroncitos”, se la derivó a terapia psicológica. La señora L. comenzó a estudiar en la UBA y a rendir algunas materias del CBC. A mediados del año 2016, tuvo algunas propuestas laborales de limpieza y cuidado de niños, a partir de las cuales pudo ir organizándose bien con su hija. Continúa trabajando en casas de limpieza cuando su hija concurre al CPI. Desde el área legal se llevaron a cabo cuatro prórrogas de las medidas cautelares y se le gestiónó el botón antipánico. Concluyen que la actora esta realizando un buen proceso. Es una joven autónoma, que estaría en condiciones de iniciar un proceso paulativo de egreso.Es una mamá atenta a los requerimientos de su hija que en ocasiones puede pedir ayuda.

A fojas 125, con fecha 9 de marzo de 2017, ratifica lo informado por los profesionales de la Casa Juana Manzo, que trabaja en limpieza en casas particulares y dicho trabajo no le alcanza para poder alquilar con su hija. Expresa que su mayor deseo es poder irse a vivir a Colombia junto con su hija ya que allí está toda su familia, aquí en Argentina no tiene ningún familiar. Agrega, que el señor G. a la fecha no está cumpliendo con la cuota alimentaria que se dispuso en autos.

A fojas 126, con fecha 9 de marzo de 2017, el señor G. manifiesta que no esta cumpliendo con la cuota alimentaria por no tener ingresos económicos, comprometiéndose a comenzar a cumplir con la pensión fijada.

A fojas 204/205, el equipo técnico de la Dirección General de la Mujer, Casa Juana Manso, informa con fecha 29 de agosto de 2017, que “.desde que ingresó a esta institución la señora ha demostrado una actitud proactiva en cuanto a la búsqueda laboral y su formación académica así como también en cuanto al sostenimiento de la escolarización de su hija y a la adaptación a las normas y pautas de la casa. Actualmente la Trabajadora Social del Hogar se encuentra acompañándola en la gestión del subsidio habitacional como así también en la búsqueda de una vivienda cercana a la zona donde la señora se encuentra cursando sus estudios universitarios.”. b) De las constancias obrantes en estos autos se desprende:

A fojas 58/62, con fecha 30 de marzo de 2017, la Perito Psicóloga designada en autos Laura Dworkin, señala: En el análisis de la menor se notaron recurrencias y convergencias que implican coincidencia y/o contraposición del significado inferido en función de lo los observables. Son articulaciones de significado. Ej. Temor del cuco, gráficos con ojos grandes resaltados, etc. Las defensas de D.resultan ineficaces para el control de la intensa angustia. Asimismo desde el punto de vista estructural encontramos un yo empequeñecido y debilitado”.

“Su madre es empleada doméstica y posee bajos recursos económicos a fin de sustituir las necesidades no integradas por su pareja”.

“La madre manifiesta vivos deseos de irse a vivir con su hija a Bogotá, Colombia, lo cual si permanece en el país es una afirmación de renuncia de viajar solo para estar con su hija”.

“Atento que la madre ha tenido una permanente dedicación hacia su hija y el padre una despreocupación se puede considerar pertinente que se ausente del país junto a su hija ya que desde el punto de vista psicológico no haya ningún inconveniente para que la madre se radique en su país de origen junto a la menor debido a que su trayectoria muestra evidencia que se ha ocupado siempre de la niña y no existe ningún elemento que sugiera que dejaría de hacerlo”.

A fojas 102/103 y fojas 105/106, las partes presentan sus respectivos alegados.

A fojas 120/122 dictamina la señora Defensora de Menores e Incapaces de Primera Instancia, solicitando se haga lugar a la autorización requerida.

A fojas 126 se mantiene una entrevista en la instancia de grado con la niña y su madre, quien ratifica en un todo su pedido de radicarse en la ciudad de Bogotá, República de Colombia.

A fojas 128 la señora Juez de grado mantiene una entrevista una el señor G. quien ratifica su oposición a que su hija viaje a la República de Colombia.

A fojas 132/140 se dicta el pronunciamiento de grado que desestima la acción.

A fojas 170/173, dictamina la señora Defensora de Menores e Incapaces de Cámara solicitando se revoque el pronunciamiento apelado.

A fojas 181 se da cuenta de la audiencia celebrada ante este Tribunal, en la que se mantuvo en primer término una conversación con la niña D.en los términos de los artículos 3 y 12 de la Convención de los Derechos del Niño y posteriormente con sus padres, no siendo posible alcanzar acuerdo alguno.

Quedando a fojas 182, las presentes actuaciones en condiciones de dictar el correspondiente pronunciamiento.

2) La Solución: a) El Código Civil y Comercial vigente a la fecha del pronunciamiento, sigue en sus artículos 642, 645 y concordantes, los lineamientos ya establecidos en el Código Civil, que en el supuesto de desacuerdos entre los progenitores el juez resolverá lo más conveniente para el interés familiar. Además, adaptándose a las nuevas concepciones de familia y persona humana, la patria potestad se ha transformado responsabilidad parental e incorporó el derecho de los menores de edad a participar en todas aquellas cuestiones que los involucren. b) El nuevo ordenamiento legal, pone fin a la familia patriarcal, ya no hay un poder sobre el hijo ni absoluta dependencia de éste respecto de los progenitores, sino justamente una suma de responsabilidades de los progenitores con la finalidad de satisfacer el interés superior de los hijos (conf. Highton, Elena “Los jóvenes y adolescentes en el Código Civil y Comercial”, La Ley, 13/04/2015, AO/DOC/1008/2015).

c) En consonancia, con la legislación vigente, este Tribunal ha venido sosteniendo que en situaciones como la de autos donde se encuentran involucrados los derechos de menores la solución a la que arribe el tribunal debe atender al “interés superior del niño”, por así imponerlo el sentido común y la Convención de los Derechos del Niño. Este concepto representa el reconocimiento del menor como persona, la aceptación de sus necesidades y la defensa de los derechos de quien no puede ejercerlos por sí mismo y, a fin de evitar subjetividades, en procura de superar la relativa indeterminación de la expresión, resulta pertinente y útil asociar dicho “interés del niño” con sus derechos fundamentales.Así, resultará en interés del menor toda acción o medida que tienda a respetar sus derechos y perjudicial la que pueda vulnerarlos. Debe establecerse en cada caso si la voluntad o acción de los padres o guardadores afecta los diversos derechos del niño o adolescente (Grossman, Cecilia, “Significado de la Convención de los Derechos del Niño en las relaciones de familia”, L.L. 1993-B- 1089).

La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha dicho al respecto que “el interés superior del niño proporciona un parámetro objetivo que permite resolver los problemas de los niños en el sentido de que la decisión se define por lo que resulta de mayor beneficio para ellos. De esta manera, frente a un presunto interés del adulto, se prioriza el del niño (conf. Fallos 328:2870 ; 331:2047 , entre otros).

Asimismo, nuestro más alto Tribunal ha señalado que “los tribunales deben ser sumamente cautos en modificar situaciones de hecho respecto de personas menores de edad y mantener, en consecuencia, aquellas condiciones de equilibrio que aparecen como más estables, evitando así nuevos conflictos cuyas consecuencias resultan impredecibles” (conf. Fallos 328:2870 y 331:147 ). También ha destacado que la misión específica de los tribunales especializados en temas de familia resulta sumamente desvirtuada si éstos se limitan a decidir problemas humanos mediante la aplicación de fórmulas o modelos prefijados, desentendiéndose de las circunstancias del caso que la ley les manda concretamente valorar (conf.Fallos 323:91 ; 328:2870; 331:147 y 2047).

No puede soslayarse que un niño resulta el ser más indefenso al carecer de defensa física o emocional frente a los adultos con los que se relaciona de diversas maneras, pudiendo producirse en él daños irreversibles si no se acciona a favor de la integridad de sus derechos.

La actuación de los magistrados en causa donde los niños están involucrados debe orientarse sin hesitación al logro de efectos positivos den sus vidas, coadyuvando a su desarrollo en un marco de contención afectiva y espiritual que les brinde los recursos propios para logar un tránsito en el camino de la vida con la cuota de felicidad que se merecen.

Debe tenerse como meta su salvaguarda, a través de la protección adecuada que les garantice sus derechos en el seno de una familia y por proyección en la sociedad y en el Estado donde se desenvuelve su vida, y de esas premisas no corresponde apartarse un ápite.

En esta inteligencia y teniendo en cuenta el interés superior de D. S. G. es que son evaluados los agravios expuestos por la señora L. J. Á. P., como la decisión que al respecto deba alcanzarse.

Sucede que el intérprete y ejecutor de las leyes debe aplicar siempre el principio tuitivo del incapaz, y en esa dirección debe privilegiar la interpretación legal que más derechos acuerde a una menor de edad frente al poder estatal, o en su defecto acudir a la normativa más amplia o a la interpretación más extensiva, cuando se trata de reconocer derechos de raigambre constitucional. d) De las constancias obrantes tanto en las presentes actuaciones como en los autos conexos que fueran reseñadas en el apartado II.1) ha quedado debidamente acreditado que señor G. no tiene contacto alguno con su hija D. S.desde que se generaron los hechos de violencia oportunamente relatados, que quien se ha hecho cargo de la manutención de la niña y su cuidado personal y emocional ha sido su madre, quien es de nacionalidad Colombiana y no cuenta con ninguna red de contención que pueda colaborar y asistirla en crianza de su hija.

Por su parte el señor G. luego de más de dos años, comenzó a depositar una cuota alimentaria de $ 1.600, sin que ofreciera ninguna solución viable para poder atender las necesidades de su hija D. S., más allá de su constante oposición de que la niña se radique en la República de Colombia donde la señora Á. P. cuenta con un continente familiar dispuesto a recibirla junto con la niña y a brindarle la contención de la que aquí carece.

Si a ello se suma los fundamentos expuestos por la señora Defensora de Menores e Incapaces de Cámara, considero que deberán admitirse los agravios a estudio y revocarse el pronunciamiento apelado, autorizándose a la señora L. J. Á. P. junto con su hija menor de edad D. S. G.a radicarse en la Ciudad de Bogotá, República de Colombia.

Al efecto, la actora deberá: a) informar las direcciones y números de teléfonos de sus padres y hermana en la ciudad de Bogotá, República de Colombia y b) denunciar la dirección y número telefónico del lugar donde residirá con la niña a efectos de posibilitar el contacto con su padre y/o información sobre su estado de salud, escolaridad, etc.

Sin perjuicio de ello y teniendo en cuenta que desde el año 2015 hasta el presente no hay contacto entre la niña y su padre, una vez devuelto el expediente a la instancia de grado, deberá convocarse a las partes a una audiencia a fin de acordar un amplio y adecuado régimen de comunicación, contacto y revinculación entre ambos y de no alcanzarse acuerdo alguno, deberá ser fijado por la señora Juez de grado, teniendo en cuenta para ello las posibilidad de acudir a las comunicaciones vía internet y/o Skype y/o WhatsApp y/o cualquier otro medio digital y/o telefónico que permita el contacto paterno filial.

III) Costas:

El principio rector en materia de costas es que se impongan a la parte que resulta vencida. No obstante esta directriz, el presente cas o puede calificarse como una cuestión de índole familiar no patrimonial y como tal, no corresponde imponer las costas con el fundamento antes expresado, pues la intervención del juez en el caso resultó necesaria para componer las diferencias entre las partes, por ello serán impuestas en el orden causado y los correspondientes a la perito interviniente por mitades.

IV) Honorarios:

Por haber apelado la actora solo la sentencia y no la regulación de honorarios contenida en ella, en virtud de lo dispuesto por el artículo 244 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, la apelación intentada a fojas 161, punto 5°, resulta extemporánea.

V) Colofón:

Por todas las razones que dejo expuestas y si mis distinguidos colegas compartieran mi opinión, propicio:1) Revocar la sentencia de grado y, en consecuencia, autorizar a la señora L. J. Á. P. junto con su hija menor de edad D. S. G. a radicarse en la Ciudad de Bogotá, República de Colombia. Al efecto, la actora deberá: a) informar las direcciones y números de teléfonos de sus padres y hermana en la ciudad de Bogotá, República de Colombia y b) informar las direcciones y números de teléfonos de sus padres y hermana en la ciudad de Bogotá, República de Colombia denunciar dirección y número telefónico del lugar donde residirá con la niña a efectos de posibilitar el contacto con su padre y/o información sobre su estado de salud, escolaridad, etc. Asimismo, teniendo en cuenta que desde el año 2015 hasta el presente no hay contacto entre la niña y su padre, una vez devuelto el expediente a la instancia de grado, deberá convocarse a las partes a una audiencia a fin de acordar un amplio y adecuado régimen de comunicación, contacto y revinculación entre ambos y de no alcanzarse acuerdo alguno, deberá ser fijado por la señora Juez de grado, teniendo en cuenta para ello las posibilidad de acudir a las comunicaciones digitales, vía internet y/o Skype y/o WhatsApp y/o cualquier otro medio digital y/o telefónico que permita el contacto paterno filial; 2) Imponer las costas de ambas instancias en el orden causado (con. artículo 68, último párrafo, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación) y 3) Declarar extemporánea la apelación intentada a fojas 161, punto 5° y 4) Se deja constancia que la publicación de la presente sentencia se encuentra sometida lo dispuesto por el artículo 164 párrafo segundo del ritual y articulo 64 del Reglamento para la Justicia Nacional.

Así mi voto.- La Señora Juez de Cámara doctora Patricia Barbieri, por análogas razones a las aducidas por la señora juez de Cámara doctora Liliana E.Abreut de Begher, votó en el mismo sentido a la cuestión propuesta.

Con lo que terminó el acto. LILIANA E. ABREUT DE BEGHER- PATRICIA BARBIERI.-

Este Acuerdo obra en las páginas n° a n° del Libro de Acuerdos de la Sala “D”, de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.

Buenos Aires, 18 de septiembre de 2019.

Por lo que resulta de la votación que instruye el Acuerdo que antecede, SE RESUELVE:

1) Revocar la sentencia de grado y, en consecuencia, autorizar a la señora L. J. Á. P. junto con su hija menor de edad D. S. G. a radicarse en la Ciudad de Bogotá, República de Colombia. Al efecto, la actora deberá:

a) informar las direcciones y números de teléfonos de sus padres y hermana en la ciudad de Bogotá, República de Colombia y b) informar las direcciones y números de teléfonos de sus padres y hermana en la ciudad de Bogotá, República de Colombia denunciar dirección y número telefónico del lugar donde residirá con la niña a efectos de posibilitar el contacto con su padre y/o información sobre su estado de salud, escolaridad, etc. Asimismo, teniendo en cuenta que desde el año 2015 hasta el presente no hay contacto entre la niña y su padre, una vez devuelto el expediente a la instancia de grado, deberá convocarse a las partes a una audiencia a fin de acordar un amplio y adecuado régimen de comunicación, contacto y revinculación entre ambos y de no alcanzarse acuerdo alguno, deberá ser fijado por la señora Juez de grado, teniendo en cuenta para ello las posibilidad de acudir a las comunicaciones digitales, vía internet y/o Skype y/o WhatsApp y/o cualquier otro medio digital y/o telefónico que permita el contacto paterno filial; 2) Imponer las costas de ambas instancias en el orden causado (con. artículo 68, último párrafo, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación) y 3) Declarar extemporánea la apelación intentada a fojas 161, punto 5° y 4) Se deja constancia que la publicación de la presente sentencia se encuentra sometida lo dispuesto por el artículo 164 párrafo segundo del ritual y articulo 64 del Reglamento para la Justicia Nacional. Notifíquese por Secretaría y a la Sra. Defensora de Menores de Cámara en su despacho. Devuélvase. El doctor Víctor Fernando Liberman no interviene por hallarse en uso de licencia.

LILIANA E. ABREUT DE BEGHER

PATRICIA BARBIERI