La Resolución General de la AFIP 4520.19 respecto del Formulario 8001 y las facturas y notas de crédito tipo A

Autor: Cardoso, Juan C.

Fecha: 12-ago-2019

Cita: MJ-DOC-15004-AR | MJD15004

Sumario:

I. Antecedentes: la derogada R.G.-AFIP N° 3668/2014 y el F.8001. II. ¿Qué dice la R.G.-A.F.I.P. N° 4520/2019? III. Consideraciones finales.

Doctrina:

Por Juan C. Cardoso (*)

En el mes de Julio de 2019, y ya con plena vigencia, la Administración Federal de Ingresos Públicos, dictó la Resolución General N° 4520 , en donde deroga el uso del Formulario 8001, y en consecuencia flexibiliza la emisión de facturas y notas de crédito y débito tipo «A», medida con incidencia directa en el rubro gastronómico y hotelero, como parte del programa de modernización del Estado, y la necesidad de bajar el uso y consumo de papel, frente al avance y seguridad que nos trae la tecnología.

I. ANTECEDENTES: LA DEROGADA R.G.-AFIP N° 3668/2014 Y EL F.8001

Para poder analizar correctamente la actual y vigente R.G.-A.F.I.P. N° 4520/2019, es preciso primero hacer una breve mención a la hoy derogada RG-AFIP N° 3668/14 , que establecía ciertos requisitos bastante engorrosos para los contribuyentes que, estando inscriptos en el Impuesto al Valor Agregado (I.V.A.), emitían comprobantes electrónicos y de información.

En concreto, la derogada Resolución establecía que cuando se solicite la emisión del comprobante clase «A», el emisor deberá requerir al receptor del comprobante que complete y firme el formulario de declaración jurada Nº 8001, entre los que debía aportar datos tales como los siguientes:

a) Del receptor del comprobante clase «A»: 1. Apellido y nombres, razón social o denominación, C.U.I.T.,

b) Del firmante de la declaración jurada se requería: 1. Tipo y número de documento, 2. Carácter en el que firmaba: titular, director o presidente, apoderado, empleado, 3. El motivo de la excepción que permita la emisión de comprobantes clase «A», según se trate de:locación o prestación de servicios, locadores o prestadores de los mismos servicios, realización de conferencias, congresos, convenciones o eventos similares directamente relacionados con la actividad específica del contratante, indumentaria y accesorios, con destino a bienes de cambio, indumentaria y accesorios de utilización exclusiva en los lugares de trabajo, intermediario, etc.

c) Del emisor del comprobante clase «A»: 1. Apellido y nombres, razón social o denominación, 2. C.U.I.T., 3. Punto de venta, 4. Número de comprobante.

Cuando intervengan los intermediarios a que alude la Resolución en comentario, la declaración jurada Nº 8001 deberá ser requerida por el vendedor, locador o prestador original al intermediario, y posteriormente por este último al adquirente, locatario o prestatario final, de corresponder.

Y para complicar un poco más las cosas, A.F.I.P. había dispuesto en la misma derogada Resolución, que el emisor del comprobante clase «A» debía conservar las declaraciones juradas, archivadas correlativamente por fecha de emisión del comprobante, y siempre a disposición del personal fiscalizador de la Administración Fiscal

Como se ve, A.F.I.P. cargaba una vez más a los contribuyentes con tareas que le eran propias, haciendo que los servicios y/o productos que prestan / venden los privados, sea cada vez más ineficientes y costos.

Afortunadamente, un cambio positivo, la Resolución se derogó.

II. ¿QUÉ DICE LA R.G.-A.F.I.P. N° 4520/2019?

En concreto esta Resolución General de A.F.I.P.deroga la RG-AFIP N° 3668/14 comentada precedentemente, que establecía ciertos requisitos sumamente engorrosos que comentamos previamente.

Se elimina así la obligación y existencia del formulario 8001, y con ello la declaración jurada en papel a presentar y archivar en oportunidad de pagar un servicio / producto, lo que tiene un impacto directo y positivo en muchos rubros, pero entendemos que los más beneficiados, por la mecánica propia de sus negocios, serían los rubros de la gastronomía y alojamiento, ya que eran quienes tenían más inconvenientes a la hora de emitir y almacenar comprobantes tipo A.

Esto último, en tanto la Resolución dice que cuando se utilice «Controlador Fiscal» de «Nueva Tecnología» en los campos de «texto libre» que forman parte tanto del cuerpo del comprobante impreso como del diseño de registro digital, deberá consignarse cierta información, como el motivo por el cual se emite el comprobante tipo «A», lo que aplica directamente a la gastronomía y hotelería, quienes en su mayoría utilizan dichos controladores fiscales.

Además, entendemos que la incidencia directa a tales los rubros (gastronómico / alojamiento) se da también debido a que cada vez que un cliente solicitaba una factura tipo «A» en un restaurant u hotel, no se podía emitir el comprobante directamente del «Controlador Fiscal», sino que previamente debía completarse el F.8001, y el emisor de la factura debía archivar, en formato papel, la factura emitida junto con el formulario, de manera cronológica y consecutiva, y no siempre los contribuyentes de tales rubros, tenían la capacidad y/o recursos para afrontar tales gestiones.

Finalmente, un elemento importante a tener en cuenta por los emisores de los comprobantes, contemplado en la nueva R.G. – A.F.I.P.N 4520/19, es la limitación en cuanto al monto hasta al que puede emitirse el comprobante tipo «A», ya que se establece que sólo podrán emitirse los referidos comprobantes a través del equipamiento denominado «Controlador Fiscal» de «Nueva Tecnología» reglamentado por la Resolución General N° 3.561 , sus modificatorias y complementarias, en lugar de comprobante electrónico, cuando se trate de operaciones cuyo importe neto gravado sea mayor a diez mil pesos ($10.000), importe que será actualizado en enero y julio de cada año.

III. CONSIDERACIONES FINALES

Como venimos anticipando, se trata de una norma que beneficia al contribuyente en general, haciendo su tributación (y con ello su vida) un poco más fácil, con menos cargas, más dinámica, y sin generar incertidumbre fiscal alguna.

Al mismo tiempo, evitará cientos de multas por incumplimiento a los deberes formales, situación normada en la Ley 11.683 (t.o. 1.998 y sus modificaciones), en tanto fija penalidades cuando no se cumplen con las formas que la propia A.F.I.P. requiere para un normal y fácil control impositivo.

Sin embargo no podemos dejar se señalar que una vez más la propia A.F.I.P. se contradice, en tanto hoy existe un Régimen General impositivo, para los contribuyentes inscriptos en el Impuesto a las Ganancias y en el Impuesto al Valor Agregado, y otro régimen de excepción para pequeños contribuyentes, denominado monotributo; sin embargo al legislarse al respecto, A.F.I.P. indica que en los «mencionados comprobantes electrónicos se deberá indicar expresamente el motivo de la excepción que permite la emisión de comprobantes clase “A”», siendo que la emisión de tales comprobantes, forman parte del régimen general.

Pareciera una simple diferencia semántica, pero lo cierto es que no lo es, sino que la emisión de comprobantes tipo «A» debería ser lo corriente, puesto que si A.F.I.P. pregona porque todos los contribuyentes actúen bajo el Régimen General y al mismo tiempo «persigue» o tiene bajo la lupa a los pequeños contribuyentes (monotributitas), no debería generarse entonces miedos en quienes pueden requerir los comprobantes tipo «A», ni mucho menos en quienes los deben emitir.

———-

(*) Magister y Especialista en derecho Tributario por la Universidad Austral, y abogado egresado de la Universidad de Mendoza

N. de la R.: Informe impositivo N° 3/19 del Estudio Bustelo, Cardoso y Asociados. http://analisistributarioargentino.blogspot.com.ar/