Animales sueltos: La concesionaria vial no responde ante el accidente ocasionado por la presencia de un animal silvestre en la ruta, pues ello configura un caso fortuito

Partes: Buján Néstor Alfredo c/ Caminos del Paraná S.A. s/

Tribunal: Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Corrientes

Fecha: 17-dic-2018

Cita: MJ-JU-M-117291-AR | MJJ117291 | MJJ117291

La concesionaria de ruta no responde ante el accidente ocasionado por la presencia de un animal silvestre en la ruta, pues ello configura un caso fortuito.

Sumario:

1.-Es procedente rechazar el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley deducido contra la sentencia que rechazó la demanda de daños y perjuicios derivados de un accidente de tránsito protagonizado entre un vehículo y un animal silvestre -carpincho- cuando circulaba por una ruta nacional, pues el tribunal no incurrió en autocontradicción al entender configurado el caso fortuito debido que al concluir que si bien puede preverse que esa clase de animales pueden atravesar los caminos, no existe conducta o acción alguna que pueda evitar su acontecimiento, en tanto ello es acorde al CC. que prescribe que caso fortuito es el que no ha podido preverse, o que previsto, no ha podido evitarse (art. 514 hoy art. 1730 , CCivCom.).

2.-Cabe rechazar el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley deducido contra la sentencia que rechazó la demanda de daños y perjuicios derivados de un accidente de tránsito protagonizado entre el vehículo de propiedad del actor y un animal silvestre -carpincho- cuando circulaba por una ruta nacional, pues el tribunal consideró demostrado el caso fortuito y la conducta imprudente del conductor con las actuaciones de la causa penal y cuando el recurrente insiste en plantear ante el Superior Tribunal pretensos déficits de la prueba que fuera apreciada conforme a la lógica y, a las leyes de la máxima experiencia, incumple con la carga de rebatir los motivos del pronunciamiento, para limitarse a colocar a nivel de tesis su personal comprensión del litigio.

Fallo:

En la ciudad de Corrientes, a los diecisiete días del mes de diciembre de dos mil dieciocho, estando reunidos los señores Ministros del Superior Tribunal de Justicia, Doctores Fernando Augusto Niz, Alejandro Alberto Chaín, Luis Eduardo Rey Vázquez, Eduardo Gilberto Panseri, con la Presidencia del Dr. Guillermo Horacio Semhan, asistidos de la Secretaria Jurisdiccional Dra. Marisa Esther Spagnolo, tomaron en consideración el Expediente No EXP – 99695/14, caratulado: “BUJAN, NESTOR ALFREDO C/ CAMINOS DEL PARANA SA S/ DAñOS Y PERJUICIOS”. Habiéndose establecido el siguiente orden de votación: Doctores Guillermo Horacio Semhan, Fernando Augusto Niz, Luis Eduardo Rey Vázquez, Eduardo Gilberto Panseri y Alejandro Alberto Chaín.

EL SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA

SE PLANTEA LA SIGUIENTE:

CUESTION

¿QUé PRONUNCIAMIENTO CORRESPONDE DICTAR EN AUTOS?

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEñOR PRESIDENTE DOCTOR GUILLERMO HORACIO SEMHAN, dice:

I.- A fs. 365/370 vta. la Sala II de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de esta ciudad confirmó la sentencia de primera instancia que rechazara la demanda de daños y perjuicios derivados de un accidente de

tránsito protagonizado entre un vehículo propiedad de Néstor Alfredo Bujan y un animal silvestre -carpincho- cuando circulaba por ruta nacional N° 12 kilómetro 1221/1222 desde Santo Tomé hacia la ciudad de Corrientes.

Para así decidir dijo que no podía pretenderse que la Concesionaria Vial “Caminos del Paraná S.A” pudiera tomar alguna medida tendiente a evitar el tránsito de estos animales en todos los caminos concesionados.Explicó que se trataba de especies que muchas veces recorren grandes distancias ya sea en busca de alimento u otros motivos que impiden efectuar un control y, menos aún proceder a su remoción cuando se encuentran próximos a un camino porque no suelen quedar quietas y atraviesan las rutas escapando de las luces y/o ruidos de los autos que circulan; a diferencia de animales vacunos o equinos que se encuentran a la vera de las rutas o atravesando las mismas, que suelen permanecer en el lugar y, otras son las medidas que pueden adoptarse para evitar su irrupción en el camino más allá de las responsabilidades que pudieran corresponder a sus propietarios.

Continuó diciendo que esas circunstancias eran configurativas de caso fortuito ya que si bien podía preverse que esos animales puedan atravesar los caminos, no existe conducta o acción alguna que pueda evitar su acontecimiento; encontrarse con uno de estos animales es un riesgo que toma todo conductor y más si decide transitar en horario nocturno donde la visibilidad se reduce a los fines de poder detectar con la suficiente antelación para poder maniobrar con seguridad o frenar el vehículo.

Señaló que en el fallo “Ferreyra, Víctor Daniel y Ferreyra Ramón c/V.I.C.O.V. S.A.s/ daños y perjuicios” la Corte Suprema de Justicia de la Nación dijo que la concesionaria asume frente al usuario una obligación de seguridad por resultado consistente en que aquél debe llegar sano y salvo al final del recorrido en consonancia con el principio de buena fe y el deber de custodia que sobre aquella recae y, que el cumplimiento del último deber se inscribe dentro de las prestaciones que se encuentran a su cargo como resultan las de vigilancia permanente, remoción inmediata de obstáculos y elementos peligrosos y, alejar a los animales que invadan la ruta dando aviso de inmediato a la autoridad pública correspondiente, pero de modo alguno la concesionaria puede ser responsable frente a la existencia de casos fortuitos como es el cruce de animales silvestres de los caminos concesionados y, menos aún, de las maniobras que pudieran realizar los conductores.

Expresó que la conducta aconsejable ante la aparición de este tipo de animales a los fines de evitar accidentes o disminuir los daños no era el cambio de dirección de circulación ni la frenada brusca del vehículo; conducta ésa que fue desplegada por Buján según lo reconociera al prestar declaración en la causa penal así como también su esposa quien afirmó que despertó por la brusca maniobra que realizó su marido; a ello se sumaba el informe pericial que daba cuenta de la maniobra de viraje y de las huellas de derrape desde el sector central de la calzada hacia la banquina sur por espacio de 56,50 m; si el conductor hubiese circulado a una velocidad moderada podría haber mantenido plenamente el dominio del rodado o bien continuado la marcha pero decidió realizar una maniobra sumamente riesgosa, ello produjo que perdiera el control del rodado y, posteriormente terminara con el vuelco.

Expuso que el concesionario dio cumplimiento con el deber de información y, por lo tanto, se excluye su responsabilidad por el “casus” que importa la aparición sobre la vía de una animal silvestre; el aviso reiterado a lo largo del recorridode la Ruta Nacional 12 grafica la posibilidad de que animales salvajes puedan aparecer instalados sobre la ruta o cruzando; resulta suficiente su colocación cada cierto tramo del camino por lo que el argumento referido a que el cartel se encontraba 50 metros más adelante del lugar del hecho no resiste el menor análisis pues sería ilógico pretender la colocación de carteles de manera permanente.

II.- Disconforme el actor deduce a fs. 375/386 vta. el recurso extraordinario de inaplicabilidad de la ley sub-examen.

Denuncia que la Cámara se extralimitó en el “thema decidendun” cuando rechaza la demanda con el fundamento de que el hecho constituye un caso fortuito que produce la ruptura del nexo causal y, sostiene que la conducción del automotor fue imprudente, pues esos hechos no fueron alegados por la demandada.

Afirma que incurre en absurdo porque no existe prueba que acredite que en dicha zona la aparición de un carpincho constituye una circunstancia excepcional que no pueda preverse o evitarse, que el cuidado de la aparición de estos animales sea de imposible cumplimiento y, que su parte al conducir realizó una maniobra riesgosa. Sostiene que se contradice porque asevera que puede preverse que animales atraviesen los caminos, por lo tanto no hay imprevisión como sostuvo anteriormente y, luego afirma que no existe conducta o acción que pueda evitar su acontecimiento.

Aduce que la apreciación es errónea y no se condice con lo pro-

Dra. MARISA ESTHER SPAGNOLO Superior Tribunal de Justicia Secretaria Jurisdiccional N° 2 Corrientes Superior Tribunal de Justicia Corrientes -3-

Expte. No EXP – 99695/14.bado cuando afirma que la concesionaria cumplió el deber de información con la colocación de un cartel pues el que se encuentra en las tomas fotográficas de la pericia accidentológica realizada en la causa penal no se corresponde al de advertencia sobre animales silvestres; la colocación de cartelería por sí sola no es apta para tener por cumplido el deber de seguridad impuesto a la Concesionaria vial pues es una obligación de resultado y requiere la adopción de medidas adecuadas para prevenir el daño.

III.- La vía de gravamen se dedujo dentro del plazo, en contra de una sentencia definitiva, el impugnante goza del beneficio de gratuidad fundado en el art. 53 de la ley 24.240 mas no habilita la instancia extraordinaria. Paso a explicar por qué.

IV.- En relación a la queja del recurrente alegando extralimitación del órgano jurisdiccional basta una lectura del escrito de contestación de demanda para advertir que Caminos del Paraná S.A. alegó causales de interrupción de la relación de causalidad para eximirse de responsabilidad (vide fs. 42/51). Expresamente dijo “Planteamos que no existe nexo causal alguno que permita atribuir a nuestra parte responsabilidad alguna” y “. Aún en caso de tenerse por probado el hecho y entenderse que existe responsabilidad de la empresa concesionaria, se ha producido la ruptura de todo nexo causal por la intermediación de la conducta culposa de terceros por los que la empresa no debe responder.”.

Se refirió al caso fortuito cuando expresó “. El hecho de que un animal se aparezca intempestivamente sobre la ruta no es responsabilidad de la

empresa concesionaria.Menos aún si tenemos en cuenta las características del animal que manifiesta haber colisionado el actor -carpincho.”.

“.Imponer.la responsabilidad de controlar la no presencia de animales silvestres a través de todo el corredor, resulta imponerles una responsabilidad de cumplimiento imposible, aún más en zonas como la nuestra en que es sabido, las rutas están rodeadas de campos, es claro que excede ampliamente cualquier normal previsión que pueda exigirse.”.

“.Se vuelve de imposible realización que la empresa concesionaria garantice la indemnidad a los transeúntes durante su trascurso por la ruta.”.

“No hay forma de imaginar la innumerable cantidad de patrullas que la empresa debería poner en guardia ininterrumpida, circulando e inspeccionando en forma permanente la ruta.”.

Y, denunció la conducta imprudente del conductor del vehículo en el punto VI bajo el mote “RUPTURA DE TODO NEXO CAUSAL. CULPA EXCLUSIVA DE LA VICTIMA O DE UN TERCERO POR QUIEN CAMINOS DEL PARANA NO DEBE RESPONDER” exponiendo, en lo central, “Indudablemente el principal responsable de este hecho es el Sr. Néstor Alfredo Buján quien figura como la persona que al momento del evento hubiera ido conduciendo el vehículo, que no mantuvo el control de su vehículo, ya sea por distracción o por conducir a una velocidad superior a la aconsejable para ese lugar y en ese momento.” “.Si el conductor no pudo evitar la colisión contra el animal con el que presuntamente chocara fue exclusivamente por la alta velocidad desplegada y la falta de control sobre el vehículo maniobrado.” “.El Señor Buján dice haber estado conduciendo de noche en la ruta -siendo las 21 hs – cuando intempestivamente se cruza un animal silvestre – Carpincho- impactando sobre el mismo, perdiendo el control de su vehículo, según sus propias palabras. Ya de por sí es un riesgo la conducción noct urna en sí misma.Si el actor hubiera estado circulando a velocidad reglamentaria, con visibilidad suficiente y con la debida precaución requerida para circular en una ruta hubiera podido eludir cualquier animal silvestre o furtivo que se cruce aún intempestivamente y hubiera tenido el tiempo necesario para frenar y efectuar maniobras de esquive o detenerse a tiempo.” “. Según lo relata el actor, habitualmente circula por la Ruta Nacional N° 12, por lo que la presencia de un animal silvestre ya sea carpincho, yacaré, víboras, etc. no le pueden resultar extraño.” Así se trata de un alegato crítico contrario al deber moral de litigar con lealtad, probidad y buena fe, al plantear al Superior Tribunal de la causa una queja insincera como lo es aseverar que no fueron temas o hechos alegados por la demandada, en especial, el referido a la conducta del chofer del automotor.

Por otra parte, conforme a la atribución del “iura novit curia” los jueces tienen no solo la facultad sino también el deber de discurrir y dirimir los conflictos litigiosos según el derecho vigente, calificando autónomamente la realidad de hecho y subsumiéndola en las normas jurídicas que la rigen, con prescindencia de los

fundamentos que enuncian las partes (CSJN; LL 1977-A, pág.259; ED 71, pág.158). Por lo tanto, sin perjuicio de lo que opinen las partes, el juez, como calificador e intérprete, debe, explica la Corte Suprema de la Nación, analizar y determinar los efectos de los actos cuya existencia se invoque basado en la voluntad de aquellas y en la estructura jurídica de la hipótesis concreta en comparación con las leyes en vigor, con prescindencia de los planteos de los justiciables (CSN, LL 1977-D, p.105; ED 73, p.647). Surge así que es el juzgador quien califica en definitiva la acción, con abstracción de la que hubieran efectuado las partes, de tal manera que aún puede rectificar las que se hubieran realizado en la demanda, desde que la identificación de las pretensiones se hace por los hechos afirmados y no por la calificación que los litigantes le hubieran dado (conf. STJ sentencia N° 84 del 23/11/2010).

V.- Subrayemos, a su turno, que salvo absurdo, el recurso extraordinario de inaplicabilidad de la ley no es viable para discutir el alcance e interpretación que los jueces de la causa hicieron de las cuestiones de hecho y de prueba (CPCC; art. 278). Lo recuerdo pues ese vicio no aparece demostrado en la sentencia, ya que del memorial del recurrente sólo se desprende una exposición reiterada de meras discrepancias con las decisiones fácticas del tribunal de alzada que, incluso, hasta desatiende a veces los fundamentos dados en el decisorio.

La Cámara consideró demostrado el caso fortuito y la conducta imprudente del conductor del vehículo con las actuaciones de la causa penal: declaraciones del mismo conductor y de su cónyuge e informe pericial. De manera que cuando el recurrente insiste en plantear ante el Superior Tribunal pretensos déficits de la prueba que fuera apreciada conforme a la lógica y, a las leyes de la máxima experiencia,

Dra. MARISA ESTHER SPAGNOLO Superior Tribunal de Justicia Secretaria Jurisdiccional N° 2 Corrientes Superior Tribunal de Justicia Corrientes -5-

Expte. No EXP – 99695/14.incumple con la carga de rebatir los motivos del pronunciamiento, para limitarse a colocar a nivel de tesis su personal comprensión del litigio.

VI.- Tampoco incurrió en autocontradicción al entender configurado el caso fortuito como delata el impugnante. Es que, la Cámara dijo ” Si bien puede preverse que estos animales (perros, gatos, zorros, liebres o carpincho, como en el caso) puedan atravesar los caminos, no existe conducta o acción alguna que pueda evitar su acontecimiento” y ello, conforme el Código Civil que prescribe “Caso fortuito es el que no ha podido preverse, o que previsto, no ha podido evitarse” (art. 514 CC hoy 1730 CCCN).

VII.- A su vez la argución crítica por la que aduce que es errónea la apreciación de la Cámara referida a que la concesionaria cumplió con su deber de información pues el cartel que se encuentra en las tomas fotográficas de la pericia accidentológica realizada en la causa penal no se corresponde al de advertencia sobre animales silvestres resulta inatendible por varios motivos.

En primer lugar, la Cámara para estimar cumplido el deber de información de la Concesionaria no se ciñó al tramo o lugar de la ruta donde sucediera el accidente, expresamente dijo “El aviso reiterado a lo largo del recorrido de la Ruta Nacional 12 grafica la posibilidad de que animales salvajes puedan aparecer instalados sobre la ruta o cruzando la misma” (fs.370). Argumento que por falta de crítica arriba firme al Superior Tribunal.

De ese modo aun cuando nos colocáramos en la posición más

favorable al recurrente, esto es, se aseverara que el cartel que refiere la fotográfica adjunta al informe pericial no corresponde a un animal salvaje ello no modificaría la solución arribada al asunto, pues el aviso de la presencia de esta especie de animales se extiende a lo largo de la ruta en que sucedió el accidente.

Además, ninguna razón de hecho ni de derecho fue propuesta acerca de esa cuestión particular -ausencia de carteles que adviertan la presencia de animales salvajes en el lugar en que se produjo el evento dañoso- en las instancias ordinarias, lo que, sumado a los matices propios del carácter extraordinario del recurso y el marco funcional de la competencia de Alzada del Superior Tribunal, determinan la imposibilidad de ingresar a Casación como nuevas, salvo que se trataran de cuestiones sobrevinientes al pronunciamiento recurrido, que no es el caso.

En tal sentido, el Superior Tribunal ha reiteradamente subrayado que no pueden acceder a la casación cuestiones nuevas por impedirlo tanto el principio de contradicción que asegura el derecho de defensa de la otra parte, cuanto por no ser posible revisar una cuestión no enjuiciada (STJ, in re “Alfonzo Norma Itatí c/ Nilda Giménez y Carlos Alfredo Gómez s/ reivindicación”, sentencia del 2/2/2011; “Rivera Héctor Enrique c/ Municipalidad de la ciudad de Corrientes S/ acción de despojo”, sentencia del 9/3/2011;”Salinas, Florencio y Ojeda, Victoriana Martina C/ Marcelo Oscar Cáceres y/o Estado de la Pcia. de Ctes.S/ Daños y Perjuicios” sentencia del 20/03/2015, entre muchos otros).

Finalmente, el quejoso exhibe una conducta contraria a su propia conducta anterior asumida en el escrito postulatorio básico.

En efecto, en la demanda se lee “En este caso el Carpincho que atraviesa la ruta en dicha zona, ya que la misma corta en dos a un bañado, por ende de los dos lados de la ruta existe bañado, por lo que el concesionario agota el deber de seguridad en poner carteles que advierten la existencia de carpinchos, como se ve en la secuencia fotográfica N° 2 del informe técnico accidentológico de la Unidad Regional Sexta de la Ciudad de Ituzaingó, debiendo el concesionario tomar otro tipo de medidas con respecto a los animales y no sólo con respecto a informar a las personas” (vide fs. 7 vta.).

Es más en el memorial de la apelación manifestó “. esta parte sostuvo la existencia de carteles de prevención en la zona del accidente -consignando nuestra parte dicha circunstancia en el escrito de demanda y únicamente en relación a las tomas fotográficas de la pericia en cuestión, más precisamente sobre la toma N° 2 – .;” “Desde esa toma fotográfica. puede apreciarse de fondo a lo lejos el cartel de señalización que hay en la zona.” Entonces, es oportuno recordar una vez más, que la doctrina de los actos propios, construida sobre una base primordialmente ética, sirve para descalificar actos que contradicen otros anteriores en tanto una solución opuesta importaría restar trascendencia a conductas que son jurídicamente relevantes y plenamente eficaces (doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación; Fallos: 323: 3035, considerando 15 y sus citas, entre otros muchos). (conf. STJ en “Incidente de Tercería de Dominio en autos Banco Finansur S.A.C/ Constructora Difel SRL S/ Ejecutivo”, sentencia N° 80 del 2/09/2013; “Ramírez Miriam y Ramírez Ramón Ernesto

c/ Hermes Héctor Fabián s/ Sumario”, sentencia N°11 del 23/02/2015).

VIII.- Por último, cuando aduce que la colocación de cartelería por sí sola no es apta para tener por cumplido el deber de seguridad impuesto a la Concesionaria vial, el recurrente desatiende la motivación del Tribunal a quo para limitarse a reproducir el agravio que portaba su memorial de la apelación ordinaria, que fue considerado y respondido por los iudex a quo, sin agregar nada nuevo y sin efectuar crítica razonada y concreta de esa motivación.

IX.- Por todo ello, la sentencia impugnada resulta inmune a las tachas que de ella el recurrente predica. De modo que si este voto resultare compartido con la mayoría necesaria de mis pares, corresponderá rechazar el recurso extraordinario de fs. 375/386 vta., con costas al recurrente vencido. Regular los honorarios del letrado de la recurrida, doctor Severo Gómez Belcastro y, los conjuntos de los abogados de la parte recurrente, doctores Juan Pablo Suaid y Mario Federico Miranda Meza en el 30% (art. 14 ley 5822) de los aranceles que se fijen por la labor en primera instancia al vencedor y vencido respectivamente. Todos en calidad de monotributistas.

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEñOR MINISTRO DOCTOR FERNANDO AUGUSTO NIZ, dice:

Que adhiere al voto del Sr. Presidente Dr. Guillermo Horacio Semhan, por compartir sus fundamentos.

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEñOR MINISTRO DOCTOR LUIS EDUARDO REY VAZQUEZ, dice:

Que adhiere al voto del Sr. Presidente Dr. Guillermo Horacio Semhan, por compartir sus fundamentos.

Dra. MARISA ESTHER SPAGNOLO Superior Tribunal de Justicia Secretaria Jurisdiccional N° 2 Corrientes Superior Tribunal de Justicia Corrientes -7-

Expte. No EXP – 99695/14.

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEñOR MINISTRO/ DOCTOR EDUARDO GILBERTO PANSERI, dice:

Que adhiere al voto del Sr. Presidente Dr. Guillermo Horacio Semhan, por compartir sus fundamentos.

A LA CUESTION PLANTEADA EL SEñOR MINISTRO DOCTOR ALEJANDRO ALBERTO CHAíN, dice:

Que adhiere al voto del Sr. Presidente Dr.Guillermo Horacio Semhan, por compartir sus fundamentos.

En mérito del precedente Acuerdo el Superior Tribunal de Justicia dicta la siguiente:

SENTENCIA No 143 1°) Rechazar el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley de fs. 375/386 vta., con costas al recurrente vencido. 2°) Regular los honorarios del letrado de la recurrida, doctor Severo Gómez Belcastro y, los conjuntos de los abogados de la parte recurrente, doctores Juan Pablo Suaid y Mario Federico Miranda Meza en el 30% (art. 14 ley 5822) de los aranceles que se fijen por la labor en primera instancia al vencedor y vencido respectivamente. Todos en calidad de monotributistas. 3°) Insértese y notifíquese.

Dr. FERNANDO AUGUSTO NIZ

Ministro Dr. GUILLERMO

HORACIO SEMHAN

Presidente Superior Tribunal de Justicia Corrientes Superior Tribunal de Justicia Corrientes

Dr. LUIS EDUARDO REY VAZQUEZ

Ministro Superior Tribunal de Justicia Corrientes

Dr. ALEJANDRO ALBERTO CHAIN

Ministro Superior Tribunal de Justicia Corrientes

Dr. EDUARDO GILBERTO PANSERI

Ministro Superior Tribunal de Justicia Corrientes

Dra. MARISA ESTHER SPAGNOLO

Secretaria Jurisdiccional N° 2 Superior Tribunal de Justicia Corrientes