La sola existencia de irregularidades en el pavimento no puede inferirse que la actora se hubiere caído en ese lugar

Partes: Paredes Dora Rosa c/ Municipalidad de Rosario s/ daños

Tribunal: Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de Rosario

Sala/Juzgado: 1

Fecha: 24-jul-2018

Cita: MJ-JU-M-115343-AR | MJJ115343 | MJJ115343

Se rechaza la demanda de daños y perjuicios ya que de la sola existencia de irregularidades en el pavimento no puede inferirse que la actora se hubiere caído en ese lugar.

Sumario:

1.-Corresponde rechazar la demanda de daños, pues si bien la actora sostuvo que no pudo evitar caerse de su conducido como consecuencia de las ondulaciones y roturas en la calle, la causa penal no hace plena fe de la existencia del accidente ya que solo consta de su declaración unilateral y el hecho fue negado por la demandada, por ello, han quedado sin sustento fáctico las afirmaciones expresadas en el escrito de demanda, dado que de la sola existencia de irregularidades en el pavimento, no puede inferirse que la actora se hubiere caído en el mencionado lugar y en ese día.

Fallo:

ROSARIO, de julio de 2018,

Y VISTOS:

Los autos caratulados “PAREDES, Dora Rosa c/ Municipalidad de Rosario s/ Daños y Perjuicios” Expte. N° 2645/2014 – CUIJ 21-11623582-7, en trámite por ante este Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual N° 1 de la ciudad de Rosario, siendo Juez de Trámite la Dra. Susana Igarzábal, quedando integrado y con las Dras. Mariana Varela y Julieta Gentile, habiendo sido dispensada por la demandada la causal de recusación invocada por la actora en relación a la Dra. Julieta Gentile -amistad-; en los que se celebró Audiencia de Vista de Causa, desistiendo los comparecientes de la prueba pendiente de producción y alegando por su orden -fs. 337-, venido el expediente penal y agregada a fs. 353 copia certificada del Auto Nº 1843 mediante el cual se otorgó a la actora el beneficio de litigar sin gastos, quedan los presentes en estado de resolver.

A fs. 46/51 se presenta la actora, Sra. DORA ROSA PAREDES, representada por el Dr. Gustavo Adolfo Irigoyen; insta demanda contra la MUNICIPALIDAD DE ROSARIO; y dice que en fecha 21/05/2010, siendo las 09:10 hs aproximadamente, la Sra. Paredes circulaba conduciendo su motocicleta, por calle Constitución de Rosario, a la altura catastral aproximada del 1090, en dirección Norte-Sur, con el pleno dominio de su conducido y a velocidad reglamentaria; que en esas circunstancias, no pudo evitar caerse de su conducido como consecuencia de las ondulaciones y roturas en la calle, sin poder evitar las vías del tranvía que se encontraban elevadas del asfalto con sectores de adoquines que se encontraban rotos; que no existía ningún cartel indicador de prevención; afirma que como consecuencia del siniestro perdió el control de su motocicleta y cayó violentamente a la cinta asfáltica sufriendo lesiones. Expone los rubros que considera deben ser indemnizados, comprensivos de incapacidad sobreviniente; daño moral; gastos médicos y farmacéuticos. Funda en derecho su pretensión; cita jurisprudencia; ofrece pruebas; formula reserva constitucional; y peticiona se haga lugar a la demanda, con intereses y costas.

A fs.65/74 comparece la demandada MUNICIPALIDAD DE ROSARIO, representada por la Dra. Andrea P. Ambrogio; opone excepción de prescripción; contesta demanda negando lo afirmado por la actora y desconociendo la documental acompañada por la misma. Considera que en caso de acreditarse la ocurrencia del hecho, éste acaeció por la culpa exclusiva y excluyente de la Sra. Paredes, quien manifestó haber conducido la motocicleta, actuando en forma negligente, descuidada e imprudente, exponiéndose al peligro de sufrir un daño, el cual hubiera sido evitable de haber prestado la atención y cuidados normales; que la Sra. Paredes no mantuvo el dominio de su conducido ni condujo a velocidad precautoria. Ofrece prueba; formula planteo constitucional; cita doctrina y jurisprudencia; solicita la aplicación del art. 505 del CC; y se rechace la demanda con costas.

Y CONSIDERANDO:

1) Se han concluido las actuaciones administrativas Expte. N° 15384-P-2012, iniciadas previo a la presente demanda por la Sra. Paredes, con el rechazo del reclamo, mediante Resolución N° 89 de fecha 11/07/2012 obrante a fs. 8 de los autos conexos de declaratoria de pobreza, encontrándose cumplimentada la exigencia de la ley 7234.

2) Se agregó a fs. 248/252, copias certificadas de la causa “Sus Lesiones, Víctima: Paredes, Dora Rosa” Expte. N° 4163/2010, que tramitó ante el Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Penal Correccional de la Décima Nominación de Rosario, en la que por Auto Nº 2342 del 03/09/2013 se dispuso el archivo de las actuaciones conforme el artículo 62 inciso 2º y 67 contrario sensu del Código Penal y el artículo 200 del Código Procesal Penal.

3) La legitimación activa de la Sra.DORA ROSA PAREDES provendría de haber sufrido lesiones conforme sostiene en su escrito introductorio.

La legitimación pasiva de la MUNICIPALIDAD DE ROSARIO le ha sido atribuida en su carácter de ser titular del dominio público de las calzadas, como también por falta de servicio.

4) Liminarmente ha de señalarse que se encuentra vigente el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, y por ende, corresponde considerar en primer término, lo establecido en el artículo 7º de dicho ordenamiento, “Interpretando dicho artículo, el Dr. Lorenzetti sostiene que se trata de una regla dirigida al juez y le indica qué ley debe aplicar al resolver un caso, estableciendo que se debe aplicar la ley de modo inmediato y que no tiene efectos retroactivos, con las excepciones previstas. Entonces, la regla general es la aplicación inmediata de la ley que fija una fecha a partir de la cual comienza su vigencia (art. 5) y deroga la ley anterior, de manera que no hay conflicto de leyes. El problema son los supuestos de hecho, es decir, una relación jurídica que se ha cumplido bajo la vigencia de la ley anterior, tiene efectos que se prolongan en el tiempo y son regulados por la ley posterior. La norma, siguiendo al Código derogado, establece la aplicación inmediata de la ley a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. Las que se constituyeron o extinguieron cumpliendo los requisitos de la ley anterior no son alcanzadas por este efecto inmediato. (Conf. Lorenzetti, Ricardo Luis, Director, Código Civil y Comercial de la Nación Comentado, T 1, ed. Rubinzal Culzoni, Santa Fe, 2014, pp.45/47). en el sistema actual la noción de retroactividad es una derivación del concepto de aplicación inmediata. Por lo tanto la ley es retroactiva si se aplica a una relación o situación jurídica ya constituida (ob cit.p 48/49)”.1 Se sigue de ello que la cuantificación del daño en las obligaciones de valor se efectiviza en oportunidad de dictar sentencia; las normas aplicables que captan en su antecedente normativo tal presupuesto, son las vigentes al momento de la emisión de sentencia (art. 772 CCC y 245 CPCC).

Así, se ha explicado que si el ad quem “revisa una sentencia relativa a un accidente de tránsito, aplica la ley vigente al momento de ese accidente, en agosto de 2015 la revisará conforme al artículo 1113 del Cod. Civ. no porque así resolvió el juez de primera instancia, sino porque la ley que corresponde aplicar es la vigente al momento que la relación jurídica nació (o sea, el del accidente). En cambio, si la apelación versara sobre consecuencias no agotadas de esas relaciones, o lo que atañe a la extinción de esa relación (por ej. Una ley que regula la tasa de interés posterior al dictado de la sentencia de primera instancia), debe aplicar esa ley a los períodos no consumidos.”

Lo expresado se encuentra en consonancia con el criterio sentado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en su reiterada jurisprudencia “según conocida jurisprudencia del Tribunal en sus sentencias se deben atender las circunstancias existentes al momento de la decisión, aunque ellas sean sobrevinientes a la interposición del recurso extraordinario, y si en el transcurso del proceso han sido dictadas nuevas normas sobre la materia objeto de la litis, la decisión de la Corte deberá atender también a las modificaciones introducidas por esos preceptos en tanto configuren circunstancias sobrevinientes de las que no es posible prescindir (conf. Fallos:306:1160; 318:2438 ; 325:28 y 2275 ; 327:2476 ; 331:2628 ; 333:11474; 335:905 , entre otros).

5) Cabe señalar que a los fines del análisis de la responsabilidad civil, constituye un presupuesto la existencia del hecho, el que ha sido negado por la demandada, y por ello, corresponde en primer término determinar si su ocurrencia se encuentra acreditada en autos, y en tal caso, la responsabilidad en el mismo.

Antes de ingresar en la cuestión debatida, es menester señalar que los jueces no están obligados a analizar todas y cada una de las argumentaciones de las partes, sino tan sólo aquéllas que sean conducentes y posean relevancia para decidir el caso, como también que no es obligación del juzgador ponderar todas las pruebas agregadas, sino únicamente las que estime apropiadas para resolver el conflicto. El hecho afirmado en la demanda consiste en la caída de la Sra. Paredes de su motocicleta, debido a las ondulaciones y roturas existentes en la calzada de calle Constitución a la altura catastral del 1090, sin poder evitar las vías del tranvía, las que se encontraban elevadas del asfalto, con sectores de adoquines rotos, no existiendo en el lugar un cartel indicador de prevención. La actora funda su pretensión en el artículo 1113 del Código Civil, en el carácter de dueño y guardián de la calzada de la Municipalidad de Rosario, y en la falta de servicio prevista en el artículo 1112 del CC; en tanto la demandada sostiene que la norma de aplicación al caso es el artículo 1112 del CC; y por ello, el caso de autos, será analizado bajo la luz de ambas normas.

Ambas normas -arts.1112 y 1113 CC- contemplan supuestos de responsabilidad objetiva, en consecuencia, a la parte actora le incumbe la prueba del hecho, del daño, y la relación de causalidad entre el hecho y el daño sufrido; mientras que para eximirse de responsabilidad corresponde a la demandada la acreditación de la culpa de la víctima -o la de un tercero por quien no deban responder-, ya que el daño ha sido producido por el riesgo de una cosa.

A fs. 294/295 se agregó la constatación notarial efectuada por el Escribano Marcelo Gabriel Groisman, en fecha 01/06/2010, referente al estado de la calle Constitución entre San Juan y San Luis de Rosario, frente a la casa identificada con el N° 1090 de calle Constitución; que pudo observar que la calle era de adoquines, y en el sector de referencia se encontraba desnivelado, presentando ondulaciones, que existían sectores con adoquines rotos, que se veían las vías del tranvía, las que se encontraban elevadas aproximadamente a 2 cm del suelo, que no contaban con brea en las uniones, agregándose a fs. 334/336 las fotografías certificadas por el referido escribano.

Se agregó a fs. 142 la informativa correspondiente a la atención de la actora en el HECA el día del hecho, de la que surge que concurrió al efector de salud trasladada por una ambulancia de ECCO.

Obra a fs. 242/243 el Oficio librado a ECCO reintegrado al Tribunal por el Oficial notificador dejando constancia que el mismo no se diligenció en razón de que la empresa mudó su domicilio -indica el nuevo domicilio-; no consta en autos que se hubiere diligenciado oficio a ECCO al nuevo domicilio.

Obra a fs.249 del sumario penal, la denuncia del siniestro realizada por la actora en fecha 13/12/2010 -más de seis meses de la fecha del hecho invocado-, en la que relató los hechos en forma concordante a lo expuesto en su demanda; asimismo, se observa en las actuaciones penales que se tienen a la vista, que la actora no concurrió al médico forense a los fines de que se constaten las lesiones alegadas.

El perito mecánico, Ingeniero Ángel Alcides Alarcón, cuyo dictamen obra a fs. 236/237 y 260, expresa de acuerdo a las constancias que cita se puede establecer como probable la mecánica del accidente de la demanda. Expresa el perito que los ciclomotores carecen de la estabilidad de los vehículos que poseen tres o cuatro ruedas; tienen un punto fijo en el suelo sobre sus ruedas y para que mantengan el equilibrio el centro de gravedad se tiene que situar exactamente por encima dela línea que hay entre las dos ruedas, con lo cual estos vehículos suponen un sistema inestable; el conductor es esencial para corregir ese punto de gravedad en el lugar adecuado para que no se caiga la moto; movemos nuestra masa para lograr el equilibrio, es algo intuitivo, si la moto de va hacia un lado nos movemos hacia el otro y así conseguimos la estabilidad, esta oscilación es prácticamente permanente y dentro de cierto rango, si por algún motivo es alterada la perdida de estabilidad es inevitable y como consecuencia la caída del conjunto (moto-conductor), en el caso y teniendo en cuenta lo observado en las fotografías aportadas a la causa, tanto el desnivel que presentan las vías con respecto a los adoquines y/o el que tenía entre los adoquines y el paño de brea, serían suficientes como para provocar la pérdida de estabilidad del ciclomotor.Indica que la pérdida de estabilidad del ciclomotor provocada por la presencia de un desnivel y/o bache en la calzada no dependerá de la velocidad de circulación, ésta sólo influirá en las consecuencias posteriores a la caída.

A fs. 255 vta. la demandada observa la pericia indicando que la afirmación del perito es un potencial sin sustento en las pruebas de la causa, que se basa en elementos que carecen de objetividad como las fotografías acompañadas por la parte actora, el escrito de demanda y la denuncia penal que son producciones de la propia actora; que el responde de demanda nada puede aportar en razón de haber negado el hecho; señala que conforme lo expuesto por el perito el conductor debe tener cierta habilidad, y en el caso la actora carecía de ella conforme los antecedentes de caída según la informativa del HECA de fecha 13/01/2008.

A fs. 260 el perito responde la observación manifestando que no es de su incumbencia demostrar que el accidente efectivamente ocurrió; que por ello, de haber ocurrido, es muy probable que fuera como se indicó en el informe pericial; expresa asimismo que tampoco es de su incumbencia manifestarse sobre la habilidad de conducción de la actora, y que no obstante, teniendo presente lo manifestado en el informe, la habilidad del conductor no influye en el accidente.

A fs.271 vta la demandada sostuvo su observación, en tanto en alegatos, entre otras consideraciones, expresó que el perito mecánico formuló una conjetura, que no hay prueba de que la actora se hubiere caído, ni que en su caso ello hubiera ocurrido por defecto en el pavimento; que en autos no se acreditó el nexo causal entre las secuelas que presentó la actora y el hecho que alega en la demanda; que tampoco se acreditó la falta de servicio, ni el estado del pavimento el día del hecho.

Con referencia a la denuncia formulada por la actora por ante el Juzgado Penal, la misma tiene el carácter de instrumento público y hace plena fe respecto a la existencia de los hechos que el funcionario público hubiese anunciado como cumplidos por él mismo o que han pasado en su presencia.

Por lo tanto, la causa penal no hace aquí plena fe de la existencia del accidente que relata la actora, sino solamente de que la actora concurrió ante el Juzgado Correccional y denunció ese siniestro; en consecuencia, el hecho relatado en esa declaración unilateral no goza de plena fe.

Se colige de lo expuesto que el hecho de autos, negado por la demandada, no ha sido acreditado en el sub examine, por ello, han quedado sin sustento fáctico las afirmaciones expresadas en el escrito de demanda, la actora debía probar su caída desde la motocicleta en el lugar indicado en la demanda -Constitución al 1090-, el mal estado de pavimento, los daños sufridos y la relación causal entre los mismos y la cosa que califica como riesgosa -en el caso la cosa inerte que se torna riesgosa-, hasta allí llegaba el “onus probandi” a cargo de la presunta víctima.

De la existencia de irregularidades en el pavimento del lugar -constatado por acta notarial 10 días después de la fecha señalada como ocurrencia del hecho- y la atención médica brindada por el HECA el día señalado como de acaecimiento del mismo, no puede inferirse que la actora se hubiere caídoen el mencionado lugar y en ese día, como tampoco por la causa afirmada.

Como supra se indicó, la carga de la prueba del hecho, del daño y del nexo de causalidad incumbe al reclamante; y, de acuerdo a las constancias de autos, no hay prueba de la existencia del hecho, del nexo causal entre las lesiones sufridas y la presunta intervención en su causación de su caída por irregularidades en la calzada alegada por la actora.

Ante el incumplimiento de la carga probatoria que pesa sobre la parte actora -el hecho y el nexo de causalidad-, corresponde el rechazo de la pretensión resarcitoria, conforme lo normado por los artículos 1112 y 1113 del CC.

8) Las costas del juicio corresponde imponerlas a la actora vencida (art. 251 del C.P.C.C.), teniéndose presente las observaciones de los dictámenes periciales formuladas por la demandada, en caso de corresponder.

Por todo lo expuesto y de conformidad a lo dispuesto por los artículos 1112, 1113 y ccs. del CC; artículos 7 y ccs. del CCC, y los artículos 251, 541 y ss del Código Procesal Civil y Comercial de Santa Fe, el TRIBUNAL COLEGIADO DE RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL N° 1;

RESUELVE: 1) Rechazar la demanda incoada por la Sra. DORA ROSA PAREDES contra la MUNICIPALIDAD DE ROSARIO, con costas. 2) Regular los honorarios profesionales por Auto. Insértese y notifíquese por cédula.

(Autos: “PAREDES, Dora Rosa c/ Municipalidad de Rosario s/ Daños y Perjuicios” Expte. N° 2645/2014 – CUIJ 21-11623582-7).

DRA. SUSANA TERESITA IGARZABAL

Juez DRA. MARIANA VARELA

Juez DRA. JULIETA GENTILE

Juez DR. JUAN CARLOS MIRANDA

Secretario