Dado que el paro cardio respiratorio pudo haber sucedido en cualquier sitio, no se considera al trabajo como determinante de tal suceso

Partes: Medina María Eva c/ Asociart ART S.A. s/ indemnización por muerte

Tribunal: Cámara del Trabajo de Mendoza

Sala/Juzgado: Primera

Fecha: 13-sep-2018

Cita: MJ-JU-M-114272-AR | MJJ114272 | MJJ114272

Dado que el paro cardio respiratorio sufrido por el actor y su desenlace fatal podría haber ocurrido en cualquier lugar, no puede considerarse que el trabajo haya sido determinante para tal consecuencia.

Sumario:

1.-Debe rechazarse la demanda deducida, pues si bien el trabajador sufrió un paro cardio respiratorio, no se prueba que hubiera existido algún agente externo, ni factores como estrés, clima o cualquier otro que tornaran previsible o posible el desenlace; máxime siendo que tampoco un sobre esfuerzo extraordinario ya que se encontraba colocando una tela media sombra, ni hubo caídas.

2.-Rechazo de la demanda, pues no existe ningún hecho externo causante del paro cardio respiratorio del actor; más aún siendo que el desenlace fatal podría haber ocurrido en cualquier lugar, incluido el trabajo, pero de manera alguna resulta determinante para la consecuencia.

3.-Dado que no se acreditaron que las tareas fueran excesivas y/o estresantes al punto tal de generar un infarto, no existe hecho que pueda calificarse como accidente, tampoco enfermedad generada por las tareas desarrolladas por el causante para la demandada; máxime siendo que la actora tampoco demuestra dos aspectos fundamentales en todo proceso donde se impute responsabilidad, hecho y vinculación causal.

Fallo:

En la ciudad de Mendoza a los trece días de septiembre de dos mil dieciocho se constituye esta Sala Unipersonal de la Primera Cámara del Trabajo, a cargo de su titular el Dr. Alfredo Milutin, Juez de Cámara, a fin de dictar sentencia en autos n° 153530, caratulados “Medina María Eva c/ Asociart ART SA, p/ indemnización por muerte”, de los cuales:

Resulta:

Que a fs. 47 comparece la Sra. Medina María Eva Cristina por intermedio de apoderado, e interpone formal demanda contra Asociart ART SA por el cobro de $941.636,16 o lo que en más o en menos resulte de la prueba a sustanciarse en autos, con más sus intereses y costas, en concepto de prestaciones dinerarias por fallecimiento del RRT (leyes 24557 y 26773).

Refiere que el Sr. José Alberto Daparo, esposo de la actora, trabajaba para IDITS, con una jornada que se extendía de 8 a 15 horas, en ocasiones se extendía hasta las 19 horas. Que el 8 de agosto de 2014, a las 12.50 horas recibe la noticia que su esposo había fallecido en el trabajo. Que el Sr. Deparo es hallado en el estacionamiento de la empresa sin vida, habiéndose hecho la denuncia correspondiente a la ART. Que la aseguradora jamás se presentó, limitándose a negar la naturaleza laboral de la enfermedad. Cita jurisprudencia del Tribunal Supremo Español. Que habiendo ocurrido la muerte durante la jornada de trabajo debe presumirse vinculada con éste, conforme lo indica el Tribunal Superior mencionado ut supra.

Liquida reclamo y ofrece prueba.

Corrido el traslado de ley, comparece Asociart ART SA por intermedio de apoderado y contesta demanda solicitando su rechazo con costas. Acepta la competencia del Tribunal. Formula negativa genérica y específica de todos los hechos constitutivos de la demanda.

El trabajo del marido de la actora es solo una circunstancia y no la causa del fallecimiento. Al no haberse acreditado el nexo causal, la muerte del Sr.Deparo podría haber ocurrido en cualquier lugar.

A los fines de fundar el rechazo hago mías las palabras del Dr. Mario Ackerman al definir el accidente de trabajo “. en el marco del actual texto legal también pudo sostenerese

Señala que la causa de muerte del trabajador es paro cardio respiratorio. Que la muerte no tiene vinculación con el trabajo. Que no existen situaciones fácticas que pudiesen ocasionar este desenlace. Que en el escrito de demanda no se describen las tareas que pudiesen dar lugar a un paro cardio respiratorio, es más, no se describe que tarea estaba desarrollando en ese momento. Que el solo hecho de encontrarse trabajando no implica una causa de fallecimiento. Que no existe vínculo causal entre el fallecimiento del actor y el trabajo. Sostiene la constitucionalidad de la ley 24557. Solicita la limitación de los intereses y las costas. Ofrece prueba y funda en derecho.

A fs. 69 la parte actora contesta el traslado del art. 47 del CPL, ratifica los términos de su demanda.

A fs. 71 el Tribunal dicta el auto de sustanciación de la causa.

A fs. 83 rinde su dictamen el Sr. Perito Contador de la causa, siendo observada por la parte actora a fs. 85.

A fs. 101 se incorpora el informe remitido por la empleadora del Sr. Deparo.

A fs. 178 se celebra la audiencia de vista de causa, las partes acuerdan la presentación de sus alegatos por escrito.

A fs. 197 alega la parte actora.

A fs. 204 se llaman autos para SENTENCIA.

Se tratan las siguientes cuestiones a resolver por ante esta Sala Unipersonal de la Primera Cámara del Trabajo.

Primera cuestión: existencia de la relación de trabajo.

Segunda cuestión: accidente de trabajo. Rubros reclamados.

Tercera cuestión: Intereses y costas.

Considerando.

A la primera cuestión el Dr. Alfredo Milutin dijo.

Que la actora funda su reclamo por prestaciones dinerarias por fallecimiento en la existencia de un contrato de trabajo entre el Sr.Deparo José Alberto y el Instituto de Desarrollo Industrial, Tecnológico y de Servicios, con una jornada de 8 a 15 horas, y en algunas oportunidades hasta las 19 horas, como jefe de depósito. La accionada no niega la relación laboral, aunque rechaza la extensión de la jornada.

El vínculo de trabajo se encuentra debidamente acreditado con la documentación obrante a fs.130 a 169, pericia contable de fs. 83 y bonos de sueldo fs. 24 a 39. En cuanto a la jornada, debe entenderse que se encontraba dentro de normal y habitual. El trabajador fallecido prestaba servicios de lunes a viernes, ingresando en diversos horarios (ver fs.14, 15 y 16), aunque siempre salía dentro de las nueve horas diarias (ley 11522).

Por lo expuesto, es mi convicción que entre el Sr. Daparo José Alberto y IDITS existió un contrato de trabajo iniciado el 2 de julio de 2007, como administrativo categoría B, a tiempo completo y por tiempo indeterminado, regido por la LCT. Así voto.

A la segunda cuestión el Dr. Alfredo Milutin dijo.

1.- Accidente de trabajo.

La actora afirma su marido el día 8 de agosto de 2014 fallece en su trabajo, considerando a dicha circunstancia como una contingencia prevista por el art. 6 de la LRT. Siendo negada la naturaleza laboral del siniestro por parte de la accionada.

El art. 6 de la ley 24557 define al accidente de trabajo como: “a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el hecho o en ocasión del trabajo.”. Más allá de las críticas al concepto legal, podemos afirmar que existen dos imputaciones concretas de responsabilidad, una el trabajo y la otra las circunstancias en las que se encontraba el dependiente. En ambos casos existe un denominador común un ACONTECIMIENTO ajeno al obrero.

Al referirse a la ocasionalidad el Dr.Mario Ackerman señala que “en el marco del actual texto legal también puede sostenerse que A los fines de la imputación de autoría no basta, por cierto, que el episodio haya ocurrido en el trabajo o durante la jornada, como ocurre en las llamadas muertes súbitas, los paros cardio respiratorios o algunos accidentes cerebrovasculares que, por así decirlo, le acontecen al trabajador en el establecimiento sin que medie ningún aporte circunstancial del trabajo en causación y que igualmente hubieran podido afectarle en su domicilio o en cualquier lugar distinto. El trabajo no es, respecto de tales efectos, sino una mera condición irrelevante o indiferente asimilable a la fuerza mayor” (Mario E. Ackerman, Ley de Riesgos del Trabajo, comentada y concordada, ed. Rubinzal Culzoni, año 2013, pág. 209).

De la prueba obrante puedo afirmar con total seguridad que el trabajador sufre un paro cardio respiratorio (fs. 3 y 110), que no existió ningún agente externo, tampoco un sobre esfuerzo (se encontraban colocando una tela media sombra), no hubo caídas, ni factores como estrés, clima o cualquier otro que tornaran previsible o posible el desenlace. El Sr. Daparo, según se relata en la demanda, se descompone y lamentablemente fallece sin intervención de ningún acontecimiento.

Repito no se prueba de manera alguna la existencia de un ACONTECIMIENTO ocurrido por el trabajo o en ocasión de éste capaz de generar la muerte del Sr. Daparo. Nadie pone en tela de juicio la muerte del Sr. Daparo. Por el contrario, lo que se encuentra en duda es la situación fáctica que la provocó. ¿Qué le ocasionó el infarto? es lo que no está probado. No existe un hecho ajeno al trabajador desencadenante del resultado.

Esta Sala Unipersonal tuvo oportunidad de resolver un caso en que el infarto tuvo lugar como consecuencia de un acontecimiento en ocasión del trabajo en autos n°41855, caratulados “Llanos Margarito Martín c/ Consolidar ART SA y otros, p/ accidente”. En dichas actuaciones existió un incendio en el lugar de trabajo, sufriendo el Sr.Llanos un infarto como consecuencia del estrés generado por dicha circunstancia. No fue el trabajo el desencadenante, ni le hubiese ocurrido si ese día no asistía, es decir que existió un acontecimiento en el lugar de trabajo generador de la patología.

En igual sentido lo expresa la Dra. Marcela Laura Marinaro “es claro que en el accidente debe mediar una causa extraña a la víctima, sea total o parcialmente extraña, es decir que debe intervenir un objeto, máquina, herramienta o una fuerza o energía exterior (desde ya vinculable al trabajo) que impacte en el organismo de la víctima y la lesione. Así debe excluirse todo proceso de origen exclusivamente interno que perjudique la integridad del trabajador sin la incidencia de un factor externo” (Miguel A. Pirolo, Derecho Laboral, ed La Ley, año 2015, TIII, pág. 43). Repito en autos, no existe ningún hecho externo causante del paro cardio respiratorio del actor. El desenlace fatal podría haber ocurrido en cualquier lugar, siendo el trabajo uno de estos sitios, pero de manera alguna resulta determinante al menos adecuado para la consecuencia.

Tampoco se acreditaron que las tareas fueran excesivas y/o estresantes al punto tal de generar un infarto. Es decir, no existe hecho que pueda calificarse como accidente, tampoco enfermedad generada por las tareas. La actora no demuestra dos aspectos fundamentales en todo proceso donde se impute responsabilidad, hecho y vinculación causal.

2.- Rubros reclamados.

Los rubros reclamados son rechazados al no haberse acreditado la existencia de una contingencia cubierta por el art. 6 de la ley 24557, conforme lo expuesto en el punto 1° y por la suma de $770.221,44 determinada en la pericia contable (fs. 90).

Por lo expuesto, corresponde rechazar la demanda interpuesta por la Sra. Medina María Eva contra Asociart ART SA por la suma de PESOS SETECIENTOS SETENTA MIL DOSCIENTOS VEITIUNO CON 44/100 ($770.221,44) en concepto de prestaciones dinerarias del RRT por el fallecimiento del Sr. José Alberto Daparo. Así voto.

A la tercera cuestión el Dr.Alfredo Milutin dijo.

Intereses.

Conforme lo disponen los arts. 82 del CPL y 768 del CCCN la sentencia debe contener expresa mención de los intereses aplicables al capital de condena. Los que se calculan desde el 8 de agosto de 2014 fecha del fallecimiento del Sr. Daparo.

Las costas del proceso.

Las costas se imponen por su orden al existir buena fe y razón probable para litigar en la actora (artículos 31 del C.P.L. y arts. 35 y 36 del C.P.C. -de aplicación supletoria en el proceso laboral en virtud de lo dispuesto por el artículo 108 del CPL). Existió razón probable para litigar en la actora, al existir distintas posturas doctrinarias sobre la temática debatida en autos y no resultar la ocasionalidad un tema de fácil entendimiento. Así voto.

Con lo que se da por terminado el acto, pasando a dictar sentencia, la que a continuación se inserta.

Mendoza, 13 de septiembre de 2018.

Y vistos:

Esta Sala Unipersonal del Tribunal (ley 7062)

Resuelve:

I.- Rechazar la demanda interpuesta por la Sra. Medina María Eva contra Asociart ART SA por la suma de PESOS SETECIENTOS SETENTA MIL DOSCIENTOS VEITIUNO CON 44/100 ($770.221,44) en concepto de prestaciones dinerarias del RRT por el fallecimiento del Sr. José Alberto Daparo, con costas por su orden.

II.- Firme que sea la presente pase a Contaduría de Cámaras a fin que se practique liquidación y diferir la regulación de honorarios de los profesionales intervinientes para su oportunidad, teniendo presente lo dispuesto por el art. 277 de la LCT respecto de la limitación de las costas.

III.- Emplazar a la condenada en costas para que dentro del término de DIEZ DIAS de quedar firme la presente sentencia, abone en autos los aportes correspondientes a DERECHO FIJO Y APORTES LEY 5059 y en TREINTA DÍAS para que abone la TASA DE JUSTICIA (exceptuado el trabajador) bajo apercibimiento de ley.

IV.- Notifíquese a la Dirección General de Rentas de la Provincia, Colegio de Abogados y Caja Forense.

Regístrese, notifíquese y cúmplase

DR. ALFREDO EDUARDO MILUTIN

Camarista