Película recomendada: El Secreto de sus Ojos

El secreto de sus ojos es una película argentina de drama y suspenso de 2009 dirigida por Juan José Campanella, basada en la novela “La pregunta de sus ojos” de Eduardo Sacheri. Es protagonizada por Ricardo Darín, Soledad Villamil, Guillermo Francella, Javier Godino y Pablo Rago.

Sinopsis:

Benjamín Espósito ha trabajado toda la vida como empleado en un Juzgado Penal. Ya jubilado, para ocupar sus horas libres decide escribir una novela. No se propone imaginar una historia inventada. Decide escribir una novela sobre un peligroso caso del que tuvo que ocuparse en 1974. Ese año, a su juzgado se le encomienda la investigación sobre la violación y el asesinato de una mujer hermosa y joven.

Alternando entre dos tiempos narrativos, el presente de los protagonistas y la historia que tuvo lugar en los años setenta,  la película reconstruye, en tono y ritmo de drama, la historia de un crimen que marco la vida de los protagonistas en la que el sentido de justicia y el amor, subyacen detrás de un argumento de excelente guion.

Yendo a los hechos, Espósito asiste a la escena del crimen y es testigo del ultraje y la violencia sufrida por esa muchacha. Conoce a su marido, Ricardo Morales, quien se ha casado con ella poco tiempo antes. Compadecido en su dolor, Espósito intentará ayudarlo a encontrar al culpable, aunque para ello deba remar contra los Tribunales y la Policía. Cuenta con la colaboración de Sandoval, uno de sus empleados y a la vez su amigo personal y también con Irene, su jefa inmediata, la secretaria del Juzgado, de la que se siente profunda, secreta e inútilmente enamorado.

La búsqueda del culpable atrapa a los 3. No hay rastros en el lugar del crimen, y deberán avanzar a través de corazonadas. Por añadidura, la Argentina de 1974 no es un escenario pacífico.

En ese marco cada vez más hostil, la investigación terminará por mezclarse hasta el fondo con esa violencia, y Espósito se convertirá en protagonista involuntario cada vez más cerca del peligro.

Pero no sólo es ese joven Espósito de 1974 el que se ve arrastrado por la tempestad de los hechos. También el del presente se verá sumido en una tempestad que lo tendrá a la deriva al poner en marcha su memoria, reviviendo todos sus recuerdos. Espósito escribe, y al escribir revive el pasado que se levanta ante sus ojos con todos sus fantasmas: sus decisiones, sus confusiones y equivocaciones.

A medida que avanza, Espósito entenderá que ya es tarde para detenerse y que no alcanzará con sólo narrar el pasado. Será el camino estrecho y sinuoso que deberá recorrer para entender y justificar su propia vida, para darle sentido a los años que le queden por vivir, para enfrentarse de una vez por todas a esa mujer de la que, treinta años después, sigue enamorado.