Privación de la responsabilidad parental en la adopción de integración

Autor: Mendoza, Elena

Fecha: 26-jul-2018

Cita: MJ-DOC-13618-AR | MJD13618

Sumario:

I. Objeto del proceso. II. Análisis del fallo. III. Consideraciones sobre el decisorio.

Doctrina:

Por Elena Mendoza (*)

I. OBJETO DEL PROCESO

El juez de familia hizo lugar a la adopción de integración con efectos de plena del hijo del cónyuge, imponiendo al niño el apellido del adoptante. La madre del niño y su marido interpusieron recurso de apelación. Se agravian porque el juzgador no se expidió en relación con su pedido de privación de la responsabilidad parental del padre biológico. La Cámara confirmó la decisión.

II. ANÁLISIS DEL FALLO

El «ad quem» que vota, en primer término, en disidencia con sus colegas de Sala, conteste con el apelante, que se agravia porque el «a quo» no se expide por la privación del ejercicio de la responsabilidad parental del progenitor biológico. El fundamento es que coloca a F. en situación de vulnerabilidad, puesto que conserva la posible obligación alimentaria en un futuro hacia un padre ausente o familia ausente que jamás se preocupó por saber cómo se encontraba. Funda la petición en lo dispuesto por el art. 700, inc. b, que dispone como una de las causas de la privación de la responsabilidad parental el abandono del hijo, dejándolo en un total estado de desprotección, aun cuando quede bajo el cuidado del otro progenitor o la guarda de un tercero.

El «ad quem» resalta que el CCivCom flexibiliza los efectos de la adopción simple o plena con relación a los vínculos de parentesco teniendo en cuenta en cada caso el interés superior del niño y las particularidades del caso. En el caso de la adopción de integración, el magistrado resalta que la autonomía que adquiere la adopción de integración es vista de manera beneficiosa o positiva por la doctrina nacional en atención a las grandes diferencias que ostenta. En otras palabras, las diferencias entre los distintos tipos de adopción que se encuentran regidas por reglas.El CCivCom reserva una sección especial, particular o autónoma a la adopción de integración, y ello ha sido bien receptado tanto por la doctrina como por la jurisprudencia nacional (DUPRAT, FERNÁNDEZ, GONZÁLEZ DE VICEL y HERRERA: Tratado de Derecho de Familia. Directora Aída Kemelmajer de Carlucci – Herrera y Lloveras; tomo V-B, Rubinzal Culzoni, p. 281).

El «ad quem» considera que debe otorgarse la adopción de integración con efecto de plena, como fue decidido en la instancia de origen, disponiéndose la privación de la responsabilidad parental de G.R.P. respecto de su hijo biológico F.R.; debiéndose inscribir tal decisión en el Registro de las Personas (art. 610 y 700, inc. C , del CCivCom) con fundamento en el principio «favor minoris», que ante la posible colisión o conflicto entre los derechos e intereses de los menores, en oposición a otros derechos e intereses igualmente legítimos, han de prevalecer los primeros (en el mismo sentido, el art. 4 de la Ley 13.298). El principio «pro minoris» queda garantizado con el dictado de la sentencia de adopción de integración con el efecto de plena.

Considera lo siguiente: «La paternidad no puede constituir una omnipotestad biológica que confiera impunidad a su titular para incursionar en experiencias abandónicas o desarraigantes que dejen secuelas irreparables a los hijos durante el resto de su vida, por lo que quienes han sido dotados de la aptitud de engendrar no pueden ir y volver sobre sus pasos irresponsable e impunemente.El necesario punto de inflexión debe encontrarse en el superior interés del menor, y en este aspecto aparece la posibilidad de que los niños objeto de tales desatinos sean pasibles de adopción, no como consecuencia de una sanción impuesta a los padres, sino como un remedio para los hijos, resultando en definitiva irrelevante, en principio, el motivo por el cual se produjo el abandono o desamparo que los coloca objetivamente en grave peligro material o moral (SCBA, LP C 119871 S 19/04/2017)».

El «ad quem» -que vota con posterioridad- disiente con el colega preopinante, y destaca la decisión del a aquo que otorga la adopción de integración con efecto de plena, sin flexibilización alguna, nota saliente del CCivCom, e impone el apellido del adoptante al adoptado y ordena la inscripción en el registro correspondiente declarando que los efectos de la sentencia se retrotraen al día de la promoción de la demanda.

El adoptante y la madre biológica del menor sostienen que el decisorio mantiene el vínculo jurídico entre F. y su padre biológico y que la juez debía liberar al niño de esta situación porque la privación responsabilidad parental requiere de una sentencia.

El magistrado vigorizó su decisión diciendo lo siguiente: «Si la adopción integrativa decidida ha sido acordada con los efectos de una adopción plena y, si la característica distintiva de esta última sigue estando dada por la extinción de los vínculos con la familia anterior, ilógico resulta expedirse sobre la responsabilidad parental del Sr. G. R. P., pues su vínculo con F. R. obra extinto desde el 11 de agosto de 2016 y ello en función de lo que emerge de la sentencia recurrida» (arts. 619 , 620 , 626, 630 , 631 y cctes. del CCivCom). Adhiere al voto el tercer integrante de la sala. Por lo que se confirma la sentencia dictada en primera instancia.

III.CONSIDERACIONES SOBRE EL DECISORIO

¿La sentencia de adopción de integración supone la privación del ejercicio la responsabilidad parental en los términos del art. 630 de CCivCom CCyCN, o -como sostiene el apelante- el Juez de grado debió decirlo expresamente en el decisorio?

El efecto propio de la adopción plena es la extinción del vínculo jurídico entre el adoptado y su familia de origen. Este puede ser atenuado si el juez considera conveniente el interés superior del niño (art. 621). La flexibilidad en los efectos de la adopción es posible en ambos tipos de adopción plena y simple. Pero, tratándose de la adopción de integración que posee características propias, vale la reflexión. La adopción simple y plena como instituto protectorio tienen por fin dar a un niño una familia, que, por causas diversas no tuvo o no pudo permanecer en el seno de la familia nuclear o ampliada.

En la adopción de integración, el niño posee una familia, vive con uno de los progenitores biológicos, y el abandono es por parte del progenitor biológico no conviviente. Como sostiene destacada doctrina posee la finalidad de la integración del adulto, cónyuge o conviviente del progenitor biológico, en la vida del niño/a a una familia constituida. La adopción de integración, viene a convalidar una situación de hecho de la que pretenso adoptante y adoptado ya gozan y desea reflejarlo en el plano jurídico asumiendo los deberes y derechos propios de la responsabilidad parental.

En el fallo en comentario, el recurrente se agravia porque el «a quo» en la sentencia no se expide sobre la privación de la responsabilidad parental del progenitor biológico del menor, lo que fue solicitado expresamente en la demanda de adopción de integración que solicita se le otorgue el efecto de plena. El apelante manifiesta lo siguiente: «F. no ha tendido vinculación alguna con su progenitor biológico, G. R. P. -quien reitero no se ha presentado en estas actuaciones (v. fs.81), así fue expresado por R. B. V. a fs. 84/86 cuando manifiesta que S. se encuentra a cargo del niño desde el primer año de edad y que nunca el padre biológico se acercó ni se preocupó por el niño, situación que también fue expuesta por los testigos A., C., N. y M.« (v. fs. 98, 99, 100, 101) y surge de la audiencia llevada a cabo con S. y F. ante la magistrada de la instancia de grado (v. manifestaciones efectuadas por el niño a fs. 105 y vta., art. 26 del Cód. Civil y Comercial). Tales circunstancias verifican que, por un lado, el niño se encuentra incluido en la nueva familia en la que se pondera los vínculos significativos en la vida de F. y por otro el niño ha enfrentado una situación de desamparo en relación con su progenitor y con su entorno familiar».

Fundamenta la petición en la vulnerabilidad futura a la que quedaría expuesto el niño ante un posible reclamo alimentario por parte del progenitor o de la familia biológica. El fundamento es endeble. El deber alimentario haya su fuente en la responsabilidad parental, el parentesco, el matrimonio, la unión convivencial, excepcionalmente luego del divorcio y entre el progenitor e hijo afín. Ninguna de estas se da en el caso bajo análisis. El CCivCom reconoce el derecho a los alimentos como derecho humano, y ha ampliado las fuentes que le dan origen, como los casos citados al que se agrega la mujer embarazada, el hijo mayor de edad que se capacita, el hijo no reconocido y la mujer embarazada.

No se podría afirmar, y tampoco negar, sino que podría asegurar que en el futuro el progenitor biológico intente la acción, pero en ese caso el demandado, hijo adoptado por adopción de integración tendría la defensa de falta de legitimación en el actor prevista en el art. 347, inc. 3 , del CPCCN.Por otra parte, la privación del ejercicio de la responsabilidad parental opera como sanción ante determinado comportamiento del progenitor, como en el caso del abandono del hijo por parte del progenitor biológico. Otro interrogante es el siguiente: ¿Peticionada la privación del ejercicio de la responsabilidad por el apelante el juez de grado debió expedirse sobre la base del principio de congruencia?

Todos los hechos expuestos en la demanda están enmarcados en el principio de congruencia. Esta es la relación inmediata entre los solicitados por la parte y la resolución del juez.

El art. 34 dispone el deber de fundar la decisión judicial respetando este principio. La incongruencia se produce por juzgar más allá de lo pedido o por omisión de resolver cuestiones planteadas. Sin embargo, no se produce cuando se otorga menos de lo solicitado. El art. 700, última parte, dispone que en el supuesto previsto en el inc. b dice que el abandono del hijo por part e del progenitor tiene como consecuencia la privación de la responsabilidad parental a partir de la sentencia que la declare. El «a quo», no se expide expresamente sobre la privación del ejercicio de la responsabilidad parental por considerar que es el efecto propio de la adopción plena. Sin embargo, ante el requerimiento expreso del actor, el juez debió fundar en la sentencia el motivo de la omisión.

———-

(*) Abogada, especialista en Derecho de Familia. Docente en la UBA y en la UCES.