Serie recomendada: Better call Saul

A mediados de 2013, Netflix anunció que el pintoresco personaje de la serie “Breaking Bad”, Saul Goodman, tendría su propia historia, relatando sus inicios como abogado.

Ésta serie ha dejado en claro que Saul Goodman puede ser tan buen secundario como protagonista, algo que no todos los personajes que funcionan como secundarios logran. Sin embargo, a medida que avanza con sus capítulos, consigue presentarnos al mismo personaje carismático de “Breaking Bad” pero doblemente interesante.

Ambientada en el año 2002, seis años antes de los acontecimientos relatados en Breaking Bad, Better Call Saul es un spin-off centrado en el personaje de James ‘Jimmy’ McGuill (Bob Odenkirk), antes de que asuma la identidad de Saul Goodman, un abogado corrupto con sentido del humor vinculado al mundo narcotraficante que empieza a crear una importante red de contactos en el ambiente de la droga. La serie narra los acontecimientos que llevan a McGuill a convertirse en Saul antes de trabajar con Walter White (Bryan Cranston), más conocido como Heisenberg, el narcotraficante más temido de Alburquerque.

Jimmy McGill, es un abogado de baja categoría que está dispuesto a cruzar ligeramente la línea. La ambición de Jimmy es básicamente poder ejercer su profesión, ser abogado e incluso ayudar a la gente. Al principio, nada tiene que ver con el Saul Goodman que representaba a todo tipo de delincuentes sin ningún tipo de remordimiento y que buscaba amasar tanto dinero como le fuera posible en Breaking bad.

Como buena precuela, la serie nos va a contar en su primera temporada la transformación, el proceso de cambio de Jimmy a Saul y sus intentos de enmarcarse un nombre como abogado mediante acciones “poco lícitas”, que lo llevará a meterse en problemas. El tema laboral forma parte de la trama de forma casi absoluta, mediante un gran caso que ocupará algo menos de la mitad de temporada, lo cual llevará al protagonista a luchar y a darse cuenta de quién se puede fiar y quién no.

Como conclusión, esta serie recoge lo mejor de su historia madre, “Breaking Bad”, pero arriesga con otras propuestas que la dan una identidad totalmente propia.

Estéticamente sigue la línea de Breaking Bad con el mismo estilo visual, aunque narrativamente es un poco más lenta pero igual mantiene la misma dirección.

Analógicamente, ambas series narran la vida de un personaje que pasa del bien al mal Mientras que Breaking Bad se trata de un profesor de secundaria que se convierte en narcotraficante, “Better call Saul” trata de un abogado que si bien siempre fue ventajero, alcanza altos límites de ilegalidad a medida que avanza su afán de convertirse en un exitoso abogado.