Requerimiento de seguridad y razonabilidad para producir «cannabis» medicinal

Autor: Galíndez, Martín

Fecha: 20-jul-2018

Cita: MJ-DOC-13613-AR | MJD13613

Doctrina:

Por Martín Galíndez (*)

Mediante la Ley Nacional 27.350 y el Decr. reglamentario 738/17 , se autoriza al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para que realicen la siembra, plantación, cultivo y / o cosecha de «cannabis», con fines de investigación médica o científica.

Así las cosas, mediante la Res. 258/18 del Ministerio de Seguridad, la Sra. Ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich aprueba las condiciones de seguridad con las que debe contar el emprendimiento para proceder a la habilitación del mismo.

Mediante la norma comentada, se indica que el INTA y el CONICET deberán someterse a una inspección y a un estudio de seguridad efectuado por personal capacitado dependiente del Ministerio de Seguridad, el cual elaborará un informe indicando cuál sería el sistema de seguridad para cada lugar que pretenda ser habilitado.

Queda explicitado que se trata de un área de seguridad restringida, a la que solo se podrán ingresar personas autorizadas, con vehículos autorizados por la autoridad competente. Entonces, el Ministerio de Seguridad será quien habilitará el espacio físico, las personas y los vehículos que intervengan en la producción de «cannabis».

La norma bajo comentario establece que la inspección y el informe de seguridad deberá indicar la situación medioambiental y poblacional de las zonas linderas, las vías de aproximación y escape, las barreras perimétricas exteriores e interiores, los accesos, la iluminación, las medidas de seguridad en los puestos de ingreso y de egreso, la guardia y el sistema de guardia, la estructura edilicia para la instalación de cultivo de «cannabis» -invernadero-, el sistema de detección de intrusiones -videovigilancia y / o cualquier otro dispositivo electrónico de vigilancia- y cualquier otra circunstancia relevante para el fortalecimiento de la seguridad.

Nos encontramos ante requerimientos de seguridad tendientes a producir «cannabis» con fines medicinales, donde se observan tres tipos de habilitaciones:del espacio, de vehículos y de personas.

También se observa que resulta imprescindible para poder avanzar en el trámite de habilitaciones exigido por la norma que a la mayor brevedad posible se designen los funcionarios que lleven adelante las inspecciones, dado que cada uno de los trámites que se tendrán iniciar responderán a particularidades y situaciones que deberán ser debidamente adecuadas para cumplir con los fines de la ley.

De la resolución ministerial surge un amplio margen de discrecionalidad, que deberá ser utilizado criteriosamente, sin arbitrariedades u obstáculos burocráticos innecesarios que dilaten las habilitaciones solicitadas e indirectamente impliquen un impedimento para cumplir los impostergables fines de la Ley Nacional de Cannabis Medicinal 27.350, entre los que se destaca garantizar y promover el cuidado integral de la salud.

———-

(*) Abogado en diversas causas en representación de las familias para promover el acceso al «cannabis» medicinal. Disertante en el Primer Seminario Regional Patagónico Organizado por CAMEDA sobre «Cannabis Medicinal y Discapacidad». Autor del trabajo titulado «El horizonte legal del cannabis medicinal». Asesor legal en CAMEDA.