Aplicación arbitrara de la Ley 26.773, a un hecho anterior a la vigencia de la norma

Partes: Martínez Silvia Olga Beatriz c/ Mapfre Argentina ART S.A. s/ accidente – ley especial

Tribunal: Corte Suprema de Justicia de la Nación

Fecha: 22-mar-2018

Cita: MJ-JU-M-110027-AR | MJJ110027 | MJJ110027

Arbitrariedad de la aplicación de la Ley 26.773 a un hecho anterior a la vigencia de la norma, por fundarse en el precedente ‘Espósito’ el cual adoptó un criterio distinto.

Sumario:

1.-Es arbitraria la sentencia que confirmó la aplicación de la Ley 26.773 pese a que el hecho productor del daño tuvo lugar con anterioridad a su sanción, pues la cámara señaló que, aun cuando no suscribía lo resuelto por esta Corte en la causa ‘Espósito’ , lo acataría con el fin de evitar un innecesario dispendio jurisdiccional, sin embargo en la parte dispositiva del fallo y sin aclaración alguna, confirmó la sentencia de primera instancia que había adoptado un criterio de aplicación de la mencionada ley diverso al fijado en el mencionado precedente.

2.-Corresponde desestimar la queja pues el recurso extraordinario, cuya denegación le dio origen es inadmisible -art. 280 del CPCCN.

Fallo:

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Buenos Aires, 22 de marzo de 2018

Vistos los autos:, “Recurso de ‘hecho deducido por la parte demandada en la causa Martínez, Silvia OIga Beatriz cl Mapfre Argentina ART S .A. s/ accidente – ley especial”, para decidir sobre su procedencia.

Considerando:

1°) Que la sentencia de primera instancia fijó los resarcimientos reclamados con fundamento en la ley 24.557 aplicando las mejoras introducidas por la ley 26.773 pese a que el hecho productor del daño tuvo lugar con anterioridad a la sanción de esta última norma. Ante la apelación de la demandada, la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, mediante el voto del Dra. Graciela Lucía Craig al que adhirió el Dr. Luis A. Raffaghelli, determinó que, “.en virtud del principio de primacía de la realidad y al sólo efecto de evitar un dispendio jurisdiccional, que afectará -en ultima ratio-al accionante sujeto de preferente tutela”, aplicaría al caso la doctrina establecida por esta Corte en el precedente “Espósito” (Fallos: 339:781) pese a no compartirla. Confirmó, sin embargo, el fallo de origen “en lo principal” y solo lo modificó en materia de intereses (fs. 204/207 de los autos principales, cuya foliatura será citada en lo sucesivo) .

2°) Que contra tal pronunciamiento la demandada interpuso el recurso extraordinario (fs. 216/233) cuya, denegación dio lugar a la presente queja.

En el remedio federal articulado la apelante impugna la conclusión del fallo del tribunal de alzada que califica de arbitraria.

3°) Que los agravios planteados suscitan cuestión federal bastante para su tratamiento por la vía elegida pues, aunque remiten al examen de cuestiones regidas por el derecho común, ajenas como regla y por su naturaleza a la instancia del art. 14 de la ley 48, cabe hacer excepción a ese principio cuando, como sucede en el presente, la decisión resulta manifiestamente autocontradictoria (confr. doctrina de Fallos: 310:1069; 315:575 y 2468; 319:175 ; 323:2900 y 338:623 , entre otros).

4°) Que, en efecto, como se desprende de lo reseñado en el considerando 10 de este fallo, al iniciar su argumentación, la cámara señaló que, aunque no inscribía lo resuelto por esta Corte en la causa “Espósito” (Fallos: 339:781), acataría las pautas allí establecidas con el fin de evitar un innecesario dispendio jurisdiccional. Sin embargo, tal propósito no quedó plasmado en la parte dispositiva del fallo donde, sin aclaración alguna, el tribunal confirmó la sentencia de primera instancia que había adoptado un criterio de aplicación de la ley 26.773 diverso al fijado en el mencionado precedente.

En esas condiciones, lo resuelto no constituye derivación razonada del derecho vigente con adecuación a las circunstancias comprobadas de la causa por lo que debe ser descalificado sobre la base de la conocida doctrina en materia de arbitrariedad de sentencias.

Por ello, se hace. lugar a la queja se declara procedente el recurso extraordinario y se deja sin efecto la sentencia apelada con el alcance indicado. Con. costas por su orden en atención a las particularidades de la cuestión traída (art. 68 in fine del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Agréguese la queja al expediente principal y vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por quien corresponda, se dicte .nuevo pronunciamiento con arreglo al presente. Reintégrese el depósito efectuado a fs. 52. Notifíquese y remítase.

ELENA I. HIGHTON DE NOLASCO – HORACIO ROSATTI – RICARDO LUIS LORENZETTI – JUAN CARLOS MAQUEDA – CARLOS FERNANDO ROSENKRANTZ