La prueba de testigos en los procesos civiles de la provincia de Corrientes

Autor: Escobar, Juan F.

Fecha: 12-oct-2017

Cita: MJ-DOC-12243-AR | MJD12243

Sumario:

I. Introducción. II. La prueba en general. Conceptos. III. El medio probatorio por testigos. IV. Conclusión. V. Bibliografía.

Doctrina:

Por Juan F. Escobar (*)

I. INTRODUCCIÓN

El objeto de estudio del presente trabajo será la prueba de testigos, para lo cual describiré el concepto, objeto, las características, las excepciones al deber de concurrir, la carga pública del testigo, su alcance y excepciones. Describiré con un breve relato el ofrecimiento de la prueba y la valoración probatoria por parte del juez.

Con este trabajo, intentaré profundizar la prueba de testigos en los procesos civiles de la provincia de Corrientes.

Consideraré como punto de partida los distintos puntos de vista sobre los conceptos de la prueba en general, para poder adentrar sobre el punto específico del trabajo, analizando los artículos precedentes del Código Procesal Civil y Comercial de la provincia de Corrientes que regulan la producción de la prueba de testigos entre los arts. 426 a 456 .

Concluiré con una breve reseña de lo trabajado, su importancia y aplicación práctica.

II. LA PRUEBA EN GENERAL. CONCEPTOS

La noción de la palabra «prueba» se usa tanto por el derecho de fondo como por el derecho de forma, no es privativa del derecho procesal, sino que está en casi todas las ramas del derecho.

La prueba es el medio o instrumento por el cual se acredita un hecho. Couture (1), al referirse a la prueba, dice que es el medio de verificación de las proposiciones que los litigantes formulan en el juicio.Por su parte, Guasp (2) sostiene en relación con los «medios de prueba» que ellos son instrumentos que, por el conducto de la fuente de prueba, llevan eventualmente a producir la convicción del juez.

Arazi (3) explica que la prueba judicial constituye el conjunto de reglas que regulan la admisión, producción y valoración de los diversos medios que pueden emplearse para llevar al juez la convicción sobre hechos que interesan al proceso.

Palacio (4) la define como la actividad procesal realizada con el auxilio de los medios previstos o autorizados por la ley, y encaminada a crear la convicción judicial acerca de la existencia o inexistencia de los hechos afirmados por las partes en sus alegaciones.

Rosemberg (5) la conceptúa como la actividad que debe fundar en el juez el convencimiento de la verdad o falsedad de una afir¬mación.

Para Montero Aroca (6), la prueba debe definirse como la actividad procesal por la que se tiende a alcanzar el convencimiento psicológico del juzgador sobre la existencia o inexistencia de los datos que han sido aporta¬dos al proceso o fijarlos conforme a una norma legal.

Para los Dres. Midón (7), se denomina «prueba» al medio a través del cual el litigante presenta al juez la verdad del hecho afirmado.

III. EL MEDIO PROBATORIO POR TESTIGOS

¿Qué es la prueba testimonial? La «prueba testimonial», para los Dres. Midón (8), «es el medio por el cual se incorpora al proceso la declaración de una persona física y distinta a las partes, sobre hechos de su conocimiento, o sobre sus juicios lógicos o deducciones respecto de hechos pasados».

Para Enrique Falcón (9), la «prueba testimonial es pues, uno de los medios de prueba: el testigo la persona que declara. Luego el testigo es la fuente de prueba.Testigo es la persona física hábil extraña al proceso, que viene a poner en conocimiento del tribunal y por citación de la jurisdicción realizada de oficio o a pedido de parte, un hecho o una serie de hechos o acontecimientos que han caído bajo el dominio de sus sentidos».

Cuando el testimonio emana de un tercero, estamos en presencia de la prueba testimonial o prueba de testigos. El testimonio es una manifestación del pensamiento. No se trata de crear, modificar o extinguir estados jurídicos sino simplemente de narrar al juez los hechos tal como fueron percibidos por el testigo.

En estos tiempos, se exige la prueba documental o un principio de prueba por escrito para acreditar la existencia de ciertos actos jurídicos. Sin embargo, la prueba testimonial resulta indispensable para hacer verosímil un hecho jurídico. Lo cierto es que no siempre los hechos pueden registrarse en documentos. Por ello, en la actualidad, se le reconoce un papel preponderante, encontrándose amplia y minuciosamente regulada en todos los ordenamientos rituales.

1. Conceptos

¿A quién se denomina testigo? El testigo es la persona capaz, extraña al juicio, que es llamada a declarar sobre hechos que han caído bajo el dominio de sus sentidos.

Una de las características del testigo es la «extrañeidad», para ser testigo en un juicio es suficiente con no tener la calidad de parte en un juicio, por ende debe tratarse de un sujeto extraño a la relación jurídica procesal.Se trata que el testigo sea una persona desinteresada en las resultas del pleito, sobre él pesa el deber de ser veraz en sus dichos y también debe ser imparcial.

Llámese «testigo» a toda persona física, distinta a las partes que deben declarar sobre sus percepciones o deducciones de hechos pasados.

Enseña Chiovenda que el testigo es la persona distinta de los sujetos procesales, está llamada a exponer al juez las propias observaciones de hechos acaecidos que tienen importancia en el pleito, o bien, es quien depone sobre percepciones sensoriales concretas, relativas a hechos o circunstancias pretéritas.

Para Gozaíni (10), «testigos son las personas físicas, distintas a las partes que deben declarar sobre sus propias percepciones de hechos pasados. Testigo es quien tuvo conocimiento directo de los hechos; esto es que los haya percibido con sus sentidos».

2. Caracteres de la prueba testimonial

En cuanto a los caracteres, puedo mencionar lo siguiente, la carga pública se caracteriza por ser personal, histórica y representativa.

El carácter de personal alude al sujeto u órgano de prueba y hace referencia al sujeto que suministra el elemento probatorio. Se trata de una prueba indirecta en la que el dato se obtiene por intermedio de quien declara, se diferencia de los medios llamados directos en los que el dato probatorio se logra por contacto inmediato del juez con el objeto de prueba, como por ejemplo, el reconocimiento judicial.

Por otro lado, se le asigna el carácter de prueba histórica por la naturaleza de su contenido. Consiste en la narración o reconstrucción de los hechos de los cuales el testigo tiene conocimiento y los relata en la audiencia.

El testigo deberá contestar ante un interrogatorio sobre hechos pasados. Es claro entonces que el testigo conoció el hecho con anterioridad, esto es, antes de la oportunidad de declarar.

El testimonio, por último, tiene una función representativa, ya que, al declarar, el testigo reconstruye o reproduce un hecho, lo describe y, a tal fin, se vale de la memoria.

3.Limitaciones a la prueba de testigos

Se adquiere la calidad de testigo en el proceso desde que se dicta la providencia que dispone su recepción.

Se trata siempre de una persona física por cuanto ellas son las que pueden transmitir la información percibida a través de los sentidos.

Los cuerpos formales legales de casi toda la nación han atribuido esta habilidad genérica a todas las personas mayores de 14 años.

En la provincia de Corrientes, como regla general pueden ser testigos toda persona mayor de 14 años, la que tendrá el deber de comparecer (si no, será traído por la fuerza pública) y deberá declarar salvo las excepciones establecidas en la ley (art. 426 del CPCC).

El juez deberá analizar el mérito probatorio de acuerdo con las reglas de la sana crítica racional y conforme a los criterios de valoración, los que tendrán en cuenta -entre otras cosas- la edad del testigo y la congruencia de sus respuestas, etcétera.

4. Testigos excluidos

En principio, todas las personas ajenas al proceso y con las condiciones de idoneidad exigidas por las leyes pueden ser testigos; sin embargo, se instituyen inhabilidades específicas.

En la ley correntina, no pueden ser ofrecidos como testigos los consanguíneos o afines en línea directa de las partes ni el cónyuge aunque estuviere separado legalmente (art. 427 del CPCC).

A estos, la ley expresamente dice que no deben ser admitidos como testigos y la doctrina los ha denominado «testigos excluidos».

La prohibición tiene fundamento ético, tiende a proteger la solidaridad familiar que se impone atendiendo a principios que se entroncan con el orden público familiar. De esta manera, se evita la violencia que podría ocasionar el testigo al tener que declarar contra un miembro de su familia. Sin lugar a dudas, la ley ha preferido cuidar estos vínculos procurando que se utilicen otros medios de prueba.

5.Excepciones de la exclusión

La ley establece excepciones y, en determinadas circunstancias, las personas podrán declarar haciendo que el juez admita su testimonio, tales como en los casos de familia por las características propias de este tipo de proceso en los que son generalmente los parientes más cercanos lo que tienen conocimiento de los hechos.

Estas hipótesis tienen su fundamento en el carácter indispensable del testigo. Para la efectivización de este medio de prueba, se le asigna el carácter de carga pública.

La ley correntina tiene un vacío respecto del tema, pero el Código Civil y Comercial plasma esta excepción en el art. 711 (11); por ende, hoy en día se encuentra subsanada esta situación.

6. Obligaciones del testigo

Pesa sobre quien debe ser testigo la triple obligación de «Comparecer, Declarar y Decir la verdad».

Esto conlleva para un tercero extraño al proceso la obligación de cumplir con un deber cívico.

El juez en virtud de la coerción y de sus facultades otorgadas, puede, en caso de no asistir la persona ofrecida, ordenar que sea detenido y conducido por la fuerza al tribunal, además de ser pasible de una multa que se determinará llegado el momento (art. 431, última parte del CPCC).

A. Obligación de comparecer

La regla general es la obligación de comparecer a prestar declaración testimonial conforme lo establece el art. 426 del CPCC, pero se admiten excepcio nes.

El testigo puede excusarse de asistir al tribunal como refiere el art. 436, 1.er párr. del CPCC), imposibilidad de presencia física, quedando enmarcado dentro de este artículo a aquellos testigos de edad avanzada, invalidez u otras circunstancias atendibles.

Este hecho debe ser invocado por la parte que propone al testigo y deberá ser valorado por el juez. En su caso el tribunal podrá constituirse en el domicilio del testigo a fin de que se le pueda recibir su declaración.

La enfermedad es otra de las razones de imposibilidad física, (art. 436, 2.° párr.del CPCC), pero debe justificarse esa situación presentando el testigo imposibilidad, una constancia o certificado médico que lo avale, bajo apercibimiento de que se le aplique una multa y se lo haga comparecer por la fuerza pública si se demuestra que tal situación de enfermedad nunca existió.

También se exceptúa de la obligación a comparecer y se dispensa en su caso, al testigo que sea funcionario, para lo cual el Superior Tribunal determina una reglamentación (art. 455 del CPCC). Estos podrán declarar por escrito, con la manifestación de que lo hacen bajo juramento o promesa de decir verdad. La parte que ofrezca estos testigos en el acto deberá acompañar pliego abierto de preguntas.

B. Obligación de declarar

El testigo tiene el deber de declarar como regla general. Debe contestar relatando todo lo que conozca sobre los hechos consultados (art. 442 del CPCC). Este deber de declarar se plasma en el expediente con el interrogatorio, el cual se define como el conjunto de preguntas que puede formular la parte que ofrece al testigo, a las que este debe responder en el acto de audiencia señalada por el juez con el objeto de recibir su declaración.

Las interrogaciones están contenidas en lo que se llama «el pliego de preguntas». El pliego cumple una función ordenadora; esto significa que las partes pueden formular a través de sus letrados otras preguntas que las allí contenidas, ya sean aclaratorias o ampliatorias. Además, se consignan en forma enumerada.

Se llama «interrogatorio» al conjunto de preguntas que la parte formula al testigo. Este cuestionario de preguntas puede ser reservado en secretaría para su oportunidad o puede estar inserto en el escrito de promoción o también se podrá acompañar al momento de la audiencia en sobre abierto o en sobre cerrado.

El cuestionario contendrá preliminarmente las preguntas «impuestas en forma imperativa como deber del órgano» (12), conocidas como generales de la ley (art.441 del CPCC). Este interrogatorio preliminar obligado, es relativo a las generales de la ley, así denominadas por ser ellas las mismas para todos los testigos, a diferencia de las específicas, dirigidos a cada uno en función de los hechos controvertidos en el proceso.

Finalizado el cuestionamiento de ley se seguirá con las preguntas específicas del interrogatorio, las cuales al ser formuladas, en su contenido no podrán obtener las respuestas y deberán versar sobre los hechos personales como de terceros que se ventilan en el proceso (art. 443 del CPCC).

La única excepción a negarse a responder se encuentra en el art. 444 del CPCC) y refiere a cuando se expone al testigo a que se lo enjuicie penalmente o comprometa su honor. Esta disposición alcanza a los profesionales y militares cuando, por medio de una pregunta, se pudiera revelar un secreto profesional, militar o científico.

C. Obligación de deber de decir la verdad

La última y más importante obligación del testigo es el deber de decir la verdad o prometer decirla (art. 440 del CPCC).

Supedita al testigo a que relate su declaración conforme a la verdad manifiesta de lo sucedido, bajo apercibimiento de caer en la comisión de un delito penal por la comisión de falso testimonio u otro delito (art. 449 del CPCC).

El objeto de este medio de prueba son los hechos de los cuales el testigo ha tenido conocimiento directo por la percepción. Por cierto que estos hechos deben ser controvertidos.

Por su parte, el Art. 275 del Código Penal Argentino establece la pena relativa al falso testimonio, pues reprime con prisión de un mes a cuatro años al testigo que afirmare una falsedad, negare o callare la verdad.

7.Las respuestas

Los citados a prestar testimonio deberán hacerlo sin poder leer notas y / o apuntes ya que si el juez pretende con esta prueba que la persona recree el momento vivido de acuerdo con sus percepciones o sentidos y los vuelque en el acta de audiencia (art. 445 del CPCC).

Los testigos -en ningún momento de su declaración- podrán ser interrumpidos por los prefectorales u otros y si estos lo hicieren, se les impondrá una sanción que consiste en una multa (art. 446 del CPCC).

8. Ofrecimiento de la prueba

Cuando las partes pretenden la producción de la prueba, dependerá del proceso que le haya imprimido el juez, éstas deberán presentar la prueba testimonial en el cuerpo mismo de la demanda (procesos sumarios y sumarísimos) o dentro de los 10 primeros días del momento que se ordene la producción de prueba en los (procesos ordinarios).

La prueba testimonial, es un medio absolutamente formal, ya que solo podrán ser examinados los testigos que hayan sido propuestos, conforme el art. 429 del CPCC, deben ser identificados con claridad con sus nombres y apellidos, domicilio y profesión que desempeñan.

La finalidad que se persigue es saber de antemano de quién se trata y lograr su comparendo. La individualización adecuada hace al derecho de defensa de la contraria quien conocerá antes de que se realice la declaración quién la va a prestar.

El número de testigos que una parte puede ofrecer no podrá exceder de 5 (art. 430 del CPCC), y los ellos deben ser citados en sus domicilios por el envió de una cedula de notificación (art. 433 del CPCC). La notificación debe ser impulsada por la parte que los propuso bajo apercibimiento de que se le acuse la negligencia y pierda la prueba por caducidad (art. 432 del CPCC).

9.La valoración del testimonio

La valoración es entendida como el examen crítico de los dichos del testigo, se sabe que es realizada por las partes en los alegatos y por el juez en la sentencia.

La ley establece un tiempo especial y una forma determinada para cuestionar a la persona del testigo. Es lo que se conoce comúnmente como «alegar la idoneidad del testigo» (art. 456 del CPCC) determina que debe hacer la impugnación a la idoneidad del testigo (se impugna la idoneidad de la persona que ha testificado y no sus dichos, ya que esta última debe hacerse en los alegatos).

El juez, al efectuar la valoración, deberá dejar a un lado aquellos testimonios inoficiosos; es decir, aquellos que no aportan ningún elemento de convicción o que no tienen relación mediata o inmediata con las pretensiones deducidas. Luego, desmenuzará los dichos del testigo, estudiará sus diversas partes y tratará de advertir si existen congruencias en las respuestas, analizando además, las especiales condiciones del testigo.

IV. CONCLUSIÓN

A lo largo del presente trabajo, he analizado los conceptos de prueba en general y la prueba de testigos desde el punto de vista práctico, aportando los elementos necesarios para profundizar y ofrecer esta medida probatoria.

He también indicado los artículos del código de rito provincial que regulan esta medida de prueba y fui aportado mi propia conclusión.

V. BIBLIOGRAFÍA

COUTURE, Eduardo J.: Fundamentos del derecho procesal civil, p. 215. Buenos Aires, Depalma, 1958.

GUASP, Jaime: Derecho procesal civil, 1.1, pp. 323 y 324. Madrid, Institutos de estudios políticos, 1968.

ARAZI, Roland: La prueba en el proceso civil, pp. 31 y 32. Buenos Aires, La Rocca, 1998.

PALACIO, Lino E.: Derecho procesal civil, t. IV, p. 321. Buenos Aires, Abeledo Perrot, 2005.

ROSENBERG, Leo: Tratado de derecho procesal civil, t. II, p. 200, Trad. de Romero Vera, Buenos Aires, 1955.

MONTERO AROCA, Juan: Introducción al proceso laboral, 5.a ed., p. 1. Barcelona, Marcial Pons, 2000.

MIDÓN, Gladis E., y Midón, Marcelo S.: Manual de derecho procesal, 2.a ed.Buenos Aires, La Ley, 2014.

FALCÓN, Enrique M.: Comentario al Código Procesal, Civil y Comercial de la Nación. t. 1, p. 712. S. l., Abeledo Perrot, 1998.

GOZAÍNI, Osvaldo A.: Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, Comentado y Anotado, t. 2, p. 452. S. l., La Ley, 2002.

ACOSTA, José V.: Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Corrientes, t. 3. Buenos Aires, Mave, Mariano A. Viera Editor, 2009.

Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Corrientes, Moglia Ediciones, Corrientes, 2005.

———-

(1) COUTURE, Eduardo J.: Fundamentos del derecho procesal civil, p. 215. Buenos Aires, Depalma, 1958.

(2) GUASP, Jaime: Derecho procesal civil, 1.1, pp. 323 y 324. Madrid, Institutos de estudios políticos, 1968.

(3) ARAZI, Roland: La prueba en el proceso civil, 1998, pp. 31 y 32. Buenos Aires, La Rocca, Abeledo Perrot.

(4) PALACIO, Lino E.: Derecho procesal civil, 2005, t. 4, p. 321. Buenos Aires.

(5) ROSENBERG, Leo: Tratado de derecho procesal civil, t. 2, p. 200. Trad. de Romero Vera. Buenos Aires, 1955.

(6) MONTERO AROCA, Juan: Introducción al proceso laboral, 5.a ed., p. 1. Barcelona, Marcial Pons, 2000.

(7) Gladis E. MIDÓN y MIDÓN, Marcelo S.: Manual de derecho procesal, 2.a ed., p. 290. Buenos Aires, La Ley, 2014.

(8) MIDÓN, Gladis E., y MIDÓN, Marcelo S.: Manual de derecho procesal, 2.a ed., p. 411. Buenos Aires, La Ley, 2014.

(9) FALCÓN, Enrique M., Comentario al Código Procesal, Civil y Comercial de la Nación, t. 1, p. 712. S. l., Editorial Abeledo Perrot, 1998.

(10) GOZAÍNI, Osvaldo Alfredo: Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, Comentado y Anotado. t. 2, p. 452. S. l., La Ley, 2002.

(11) Art. 711 del CCivCom: «Testigos. Los parientes y allegados a las partes pueden ser ofrecidos como testigos. Sin embargo, según las circunstancias, el juez está facultado para no admitir la declaración de personas menores de edad, o de los parientes que se niegan a prestar declaración por motivos fundados».

MIDÓN, Gladis E., y MIDÓN, Marcelo S.: Manual de derecho procesal, 2.a ed., p. 421. Buenos Aires, La Ley, 2014.

(*) Abogado y procurador, Universidad Nacional de Lomas de Zamora (Centro de Extensión Goya). Posgrado de especialización Teoría y Técnica del Proceso Judicial (en curso), Universidad Nacional del Nordeste. Diplomado en Servicio Nacional de Facilitadores Judiciales de la Organización de Estados Americanos, Universidad de la Cuenca del Plata, Goya Corrientes. Posgrado en Derecho Procesal Civil y Comercial,

Universidad Nacional del Nordeste. Abogado del Niño de la Segunda Circunscripción Judicial de Corrientes, nombrado por Comisión de Derechos Humanos dependiente del Colegio Público de Abogados de la Segunda Circunscripción Judicial de Corrientes.