Se regula la habilitación, funcionamiento, actividades, controles y sanciones de las residencias geriátricas en la Provincia de San Juan

Coleccion: legislacion

Título: Salud Pública. Provincia de San Juan. Residencias Geriátricas. Regulación.

Tipo: LEY

Número: 1626

Emisor: Poder Legislativo Provincial

Fecha B.O.: 26-sep-2017

Localización: SAN JUAN

Cita: LEG89585

LA CAMARA DE DIPUTADOS DE LA PROVINCIA DE SAN JUAN SANCIONA CON FUERZA DE LEY:

Capitulo I

Residencias Geriátricas

Artículo 1.- La presente Ley tiene por objeto reglar la habilitación, el funcionamiento, las actividades, los controles y las sanciones a las denominadas residencias geriátricas en todo el territorio de la Provincia de San Juan.

Artículo 2.- A los fines de la presente Ley, defínase como Residencia Geriátrica a lugares de hospedaje transitorio o permanente, donde se presten servicios de internación a personas de ambos sexos, mayores de sesenta y cinco (65) anos, donde se proporcione alimentación adecuada, atención medica, asistencia integral y personalizada, cualquiera sea el numero de personas, en forma gratuita u onerosa, publica o privada y que estén habilitados por el Ministerio de Salud Publica de la Provincia de San Juan o el organismo que la sustituya, con autorización de la Municipalidad de pertenencia.

La edad de ingreso podrá ser inferior a la establecida en aquellos casos en que por razones del estado psicofísico sea homologable a la de las personas adultas mayores.

Artículo 3.- Será autoridad de aplicación el Ministerio de Salud Publica de la Provincia de San Juan.

Artículo 4.- La autoridad de aplicación coordinara su accionar con las Municipalidades, con el Ministerio de Desarrollo Humano y con entidades públicas o privadas, con el propósito de alcanzar las finalidades establecidas en esta Ley.

Artículo 5.- La autoridad de aplicación y organismos intervinientes promoverán la permanencia de los ancianos en su núcleo familiar.

Artículo 6.- Las residencias geriátricas deberán cumplir con los requisitos que establezca la reglamentación en materia de espacios, estructuras edilicias, sanitarias, de seguridad asistencial, de emergencia médica, de control y enseres adecuados a la actividad desarrollada.

La Licencia de Funcionamiento otorgada por la autoridad de aplicación será renovable cada tres (3) anos, en caso de tratarse de establecimientos que hayan sido habilitados mediante expedientes con documentación completa y cada un (1) ano, en aquellos casos en que la habilitación se haya gestionado con documentación provisoria relacionada con la planta física, la defensa contra incendios o la inscripción en el registro de generadores de residuos peligrosos.

Los establecimientos que obtengan Licencia de Funcionamiento Provisoria solo podrán renovarla en tres (3) oportunidades, al vencimiento de la ultima deberá haber reunido la totalidad de los requisitos establecidos por esta norma y otros instrumentos de regulación aplicables al tema de “Habilitaciones”.

Ambas modalidades requerirán que el establecimiento cuente con el Equipo de Profesionales de Salud indispensable que fije la reglamentación de la presente Ley y otras normas legales aplicables al perfil prestacional de este tipo de establecimientos.

En todos los casos, tanto la obtención como el sostenimiento de la Licencia de Funcionamiento estará sujeta a los actos de fiscalización que lleve adelante la autoridad de aplicación por medio de su equipo técnico interdisciplinario o el que en el futuro lo supla.

Artículo 7.- Al ingreso de cada internado deberá confeccionarse su historia clínica, la que deberá colocarse en un archivo permanentemente actualizado y de exclusivo acceso del equipo de profesionales de salud de la autoridad de aplicación y los servicios de emergencia que lo requieran, con resguardo del secreto profesional.

Artículo 8.- Cada Residencia Geriátrica deberá disponer de los siguientes registros permanentes:

a) fecha de ingreso y egreso, apellido y nombre del internado;

b) diagnostico, tratamiento, evolución, atenciones e indicaciones medicas;

c) planificación de actividades;

d) inspecciones del Ministerio de Salud Publica;

e) personal profesional y no profesional, estable, contratado o transitorio.

Los Libros de Registro deberán estar autorizados para su uso e intervenidos por el Ministerio de Salud Publica.

Artículo 9.- Cada residencia geriátrica deberá contar con los servicios básicos de un Medico Director, integrante de la firma o no. El Director será responsable por la salud integral del interno en todo lo concerniente al proceso continuo de atención sanitaria, pudiendo requerir, según sea necesaria, la colaboración de especialistas o instituciones oficiales o privadas para desarrollar con eficacia su cometido, acorde a las exigencias reglamentarias emanadas de la autoridad de aplicación.

Es de su competencia determinar o decidir la oportunidad de evacuación de los enfermos agudos o crónicos. Su intervención no excluirá la actuación de otro profesional cuando el interesado, o sus responsables o familiares, así lo dispongan.

El Ministerio de Salud Publica efectuara las inspecciones pertinentes, previo a la habilitación y posteriormente a ella, para la supervisión de la situación sanitaria y del cumplimiento del tratamiento de los interesados, así como el control de los regimenes alimenticios, calidad de los alimentos y todas las disposiciones emanadas de la presente norma.

Artículo 10.- Los requisitos específicos a cumplir sobre la prestación medica y la salud de los internos, como así también lo relacionado a su alimentación, actividades socio-culturales, reglamentación para el personal a cargo y la administración interna de los establecimientos, se adecuaran a las disposiciones que en la materia dispone el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, la Regional San Juan del I.N.S.S.J.P. y otras que dispusiere la autoridad de aplicación.

Artículo 11.- Las residencias geriátricas deberán contar con un grupo interdisciplinario conformado como equipo profesional básico y permanente y como equipo profesional recurrente, dirigido por médicos geriatras, gerontólogos, o médicos clínicos con experiencia y orientación demostrables en esta especialidad. En este último caso la autoridad de aplicación otorgara un plazo determinado de tiempo al profesional para obtener la especialización.

Estará integrado además, por gerontólogos, psicólogos, psiquiatras, nutricionistas, kinesiólogos, trabajadores sociales, laborterapistas, personal de enfermería, auxiliares de enfermería y profesores de educación física. Todos se desempeñaran bajo la responsabilidad del Director Medico, a quien deberán comunicar fehacientemente las variaciones que se produzcan en el estado de los albergados para su intervención, la relación cuantitativa dependerá de lo que establezcan las normas reglamentarias, priorizando la calidad del servicio al hospedado.

Artículo 12.- Toda residencia geriátrica deberá contar con espacios verdes de recreación al aire libre y de acceso vehicular propio, como asimismo con espacios adecuados para albergar a postrados e incontinentes, en caso de aceptar a estos internados.

Artículo 13.- Las residencias deberán contar con servicio de área protegida, propio o contratado, en este caso la empresa prestadora del servicio deberá estar habilitada por el Ministerio de Salud Publica y su relación contractual con la residencia geriátrica deberá quedar formalizada por contrato aforado en la Dirección General de Rentas.

Artículo 14.- Toda residencia geriátrica deberá contar con una línea telefónica o enlace radiofónico permanente. La ubicación de los geriátricos deberá ser en un lugar donde no existan ruidos molestos y contar con cerramiento perimetral.

Artículo 15.- Deberán poseer sistema de luz de emergencia, disyuntores eléctricos y detectores de humo y gas.

Artículo 16.- El Ministerio de Salud Publica exigirá a las residencias geriátricas un reglamento interno de funcionamiento, acorde a las estructuras y capacidad de servicios. Realizara la categorización respectiva, otorgándose para este fin los plazos que estimare conveniente.

Artículo 17.- La residencia geriátrica en la misma categoría deberá establecer condiciones asistenciales igualitarias en la calidad de las prestaciones que brinde, independientemente de las condiciones económicas. Excepto los servicios adicionales no incluidos en la prestación básica que deberán estar previamente incluidos en la relación contractual entre entidad y contratante.

Artículo 18.- Las residencias geriátricas deberán respetar la decisión del anciano de internarse, las creencias particulares de cada uno, evitando cualquier discriminación social, política y religiosa, fomentando además la recreación espiritual y terapia ocupacional o cualquier distracción que ayude al mejor pasar de los ancianos.

Artículo 19.- Toda persona adulta mayor auto válida o semidependiente en pleno uso de sus facultades que esté internada en una residencia geriátrica, publica o privada, tendrá derecho a:

a) ser informada de antemano de todos los servicios que presta dicho establecimiento y el costo de los mismos;

b) ser informada de su condición de salud al ser admitida y tener la oportunidad de participar en la planificación de su tratamiento, a menos que por razones medicas este contraindicado y así este expresado en su expediente;

c) no ser discriminado por razones de género, idioma, religión, opiniones políticas, posición económica, condición social, historia de vida, por el origen de financiamiento de su residencia en la institución geriátrica o cualquier otra índole;

d) tener opciones en la obtención de servicios primarios requeridos para su atención, bien sea de índole medica, social u otras;

e) ser escuchados en la presentación de reclamos ante los titulares de los establecimientos y ante las autoridades públicas, respecto de quejas o reclamos vinculados a la prestación del servicio;

f) no ser trasladada o removida del establecimiento sin su consentimiento, excepto que el Director de este lo notifique con no menos de treinta (30) días de anticipación y le provea un plan para darle de alta, en el cual se especifiquen las razones del traslado, si es que se ordena en contra de su voluntad. Esta medida solo aplicara a aquellos establecimientos que cuenten con la correspondiente Licencia de Funcionamiento otorgada por la autoridad de aplicación, excluyendo totalmente a aquellos que funcionaren en forma clandestina o sobre los que pese clausura preventiva o definitiva dictada por la Justicia Contravencional; en estos casos y en resguardo de la integridad del adulto mayor residente en el lugar, será su familia o representante legal responsable directo de aquel;

g) no ser objeto de maltrato corporal, sexual, psicológico, económico e institucional, y en caso de que ocurra, cualquier persona facultada por Ley tendrá potestad para remover del establecimiento al adulto mayor con su consentimiento.

En aquellos casos en que este no este capacitado para tomar decisiones, la remoción se hará mediante la autorización del representante legal o una orden judicial;

h) que no se le administre medicamento alguno, a menos que sea como parte de un tratamiento medico para una determinada condición de salud y que sea de conformidad con los estandares establecidos por la profesión médica para ese tratamiento;

i) no ser restringida física o químicamente, ni ser aislada, excepto por razones terapéuticas para evitar que la persona se cause daño a si misma, a otros o a la propiedad. En ninguna circunstancia se utilizara la restricción para castigar o disciplinar a una persona, así como tampoco se usara para conveniencia del personal del establecimiento. La restricción será usada únicamente mediante orden escrita de un medico, la que debe detallar los datos, sus observaciones y la evidencia que de base al uso de esta medida y a los propósitos para los cuales será usada. Además deberá especificar el tiempo de la restricción y la justificación clínica. Ninguna orden de restricción será valida por más de veinticuatro (24) horas. Si se requiere extenderla el medico emitirá una nueva orden.

La persona que ha sido restringida o aislada deberá ser revisada periódicamente y ello deberá constar en el expediente clínico;

j) recibir visitas, con el objeto de mantener los lazos afectivos familiares y con el entorno exterior;

k) la privacidad en la comunicación con las personas que desee, a través de correspondencia, teléfono u otros medios;

l) que se le permita manejar sus propias finanzas o que se le rinda un informe sobre estas, si esa responsabilidad fue delegada en otra persona;

m) que los expedientes médicos y personales se mantengan confidenciales y solo si la persona adulta mayor es trasladada, estos se moverán fuera de la institución;

n) ser tratado con dignidad, tener privacidad durante el tratamiento y cuando recibe cuidado personal;

o) se le permita tener y usar ropa de su agrado y poseer espacio dentro de la institución, a menos que esto viole los derechos de los demás residentes, o sea prohibido como parte de su tratamiento medico;

p) se le provea, si es casado o casada, de privacidad para las visitas de su cónyuge. Si ambos cónyuges son residentes en la institución, se les debe permitir tener un dormitorio en común, siempre y cuando las facilidades del establecimiento así lo permitan.

Artículo 20.- Las residencias geriátricas no podrán realizar propaganda sobre tratamientos de enfermedades propias de la vejez.

Artículo 21.- Las residencias geriátricas deberán realizar la actividad en forma exclusiva, con excepción de los espacios físicos que se destinen al personal de servicio que intervengan en la atención al mismo.

Artículo 22.- Las autoridades de residencias geriátricas promoverán en forma permanente las visitas periódicas a internados, de familiares y amigos.

Artículo 23.- La residencia geriátrica no será responsable de la provisión de medicamentos, salvo casos de emergencia que se hayan previsto anteriormente en la relación contractual.

Capitulo II

Procedimientos de Habilitación Categorizante.

Artículo 24.- La autoridad de aplicación a través de su Dirección de Regulación y Control de Gestión, o del área que en el futuro la reemplace, tendrá bajo su responsabilidad autorizar el inicio de las gestiones conducentes a la obtención de la correspondiente Licencia de Funcionamiento de los establecimientos regulados por la presente norma.

La Dirección, ante la denuncia o sospecha de la existencia de residencias geriátricas no habilitadas o clandestinas; ordenara al equipo técnico interdisciplinario constituirse en el establecimiento y proceder al labrado inmediato del acta de infracción, a la que deberá adjuntar un informe de:

a) condiciones edilicias;

b) detalle general de las condiciones en que sean encontrados los adultos mayores al momento de la inspección;

c) nomina de los residentes con la siguiente información: nombre del adulto mayor, documento de identidad, fecha de ingreso, datos personales de los familiares o responsables directos y teléfono.

Artículo 25.- Sin detrimento de las medidas que correspondiera tomar a la Justicia Contravencional a la que será girada el acta de infracción labrada, el equipo técnico interdisciplinario de Salud Publica determinara e informara si están dadas las condiciones que hagan viable la gestión de la correspondiente Licencia de Funcionamiento.

Artículo 26.- En caso de que el equipo técnico interdisciplinario definiera como viable la habilitación del establecimiento en cuestión, proveerá de un plazo para encarar el trámite de obtención de Licencia de Funcionamiento. Dicho plazo no deberá superar los noventa (90) días hábiles, finalizados los cuales, la gestión, a documentación completa o en trámite, deberá concretarse mediante el expediente de forma.

Artículo 27.- Durante el periodo mencionado en el Artículo anterior la residencia geriátrica no podrá alojar nuevos adultos mayores.

Artículo 28.- Durante el plazo que se determine conforme al Artículo 26, el equipo técnico interdisciplinario de Salud Publica monitoreara periódicamente la residencia geriátrica a efectos de supervisar el compromiso asumido por el propietario.

Artículo 29.- En caso de que se estableciera la inviabilidad del funcionamiento de la residencia geriátrica, la autoridad de aplicación establecerá un plazo de quince (15) días para desalojar el establecimiento, con la obligación correlativa, entre el propietario y los familiares o responsables directos, de entrega y retiro de los adultos mayores residentes.

Artículo 30.- El propietario de la residencia geriátrica garantizara a los adultos mayores alojados en ella, las mejores condiciones de salud, higiene, alimentación y entretenimiento durante el proceso de desalojo.

Artículo 31.- Créanse los Registros de Responsables de “Residencias Geriátricas de Habilitación Categorizante” y de “Responsables Reincidentes de Residencias Geriátricas Clandestinas”.

Artículo 32.- Cuando una persona, física o jurídica, incurriera en dos (2) ocasiones continuas o discontinuas en acciones que vulneren el presente marco normativo, quedando vinculada como propietaria o responsable de una residencia geriátrica clandestina, que no cumpliera con los pasos para lograr la Licencia de Funcionamiento respectiva quedara inhabilitada en forma absoluta y definitiva para emprender futuros proyectos relacionados con residencias geriátricas o cualquier otro tipo de establecimiento destinado a la atención de salud.

Artículo 33.- A partir del cierre definitivo de la residencia geriátrica el Estado será responsable de ubicar a los adultos mayores abandonados por parte de sus familiares en residencias geriátricas transitorias por el lapso de un mes o en el hogar de ancianos de la Provincia en función de lo que sea mas conveniente para el adulto mayor.

Artículo 34.- Crease un sistema de Hogares de Transito y su correspondiente Fondo de Financiamiento, para el sostenimiento de los servicios requeridos por los adultos mayores alojados en residencias geriátricas no habilitadas o en proceso de desalojo. El adulto mayor será externado e ingresado a un Hogar de Transito, su permanencia en ese lugar no superara los treinta (30) días hábiles; periodo en el que deberá ser asistido integralmente y recibir los cuidados que garanticen su mejoría y sostenimiento, inter tanto sea restituido a su grupo familiar o bien internado en un establecimiento habilitado.

La autoridad de aplicación delegara la administración del Fondo de Financiamiento de Hogares de Transito para adultos mayores, en el área del Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social con competencia para dicha administración.

Artículo 35.- El fondo se integrara por los siguientes conceptos:

a) fondos del Poder Ejecutivo Provincial conforme lo establezca el presupuesto anual;

b) fondos que pudiera destinar el Estado Nacional;

c) recursos que se obtengan por las multas establecidas por la infracción a la presente Ley;

d) pago del arancel que establezca la autoridad de aplicación por la habilitación de residencias geriátricas;

e) contribuciones, donaciones y legados del sector público o privado;

f) cualquier otro recurso que pueda corresponderle por Ley o le sea atribuido por convenio o por cualquier otro procedimiento legal establecido.

Capitulo III

Disposiciones Generales

Artículo 36.- La autoridad de aplicación implementara un Registro Provincial Permanente y actualizado de residencias geriátricas.

Artículo 37.- El Ministerio de Salud Publica, arbitrara mecanismos de fiscalización de las residencias geriátricas, con el fin de verificar y constatar el cumplimiento de la presente norma y su reglamentación. Habilitara un registro de anomalías e incidentes sobre denuncias efectuadas.

Artículo 38.- Efectuase una campana de difusión en los medios de comunicación masiva sobre los contenidos de la presente Ley y sus Decretos Reglamentarios, promoviendo el conocimiento de los mismos a la población de la Provincia de San Juan.

Artículo 39.- Publíquese al menos dos veces al ano en el medio de comunicación grafica de mayor alcance, y en forma permanente en la pagina web del Ministerio de Salud Publica, el registro actualizado de las residencias geriátricas, publicas y privadas habilitadas.

Artículo 40.- Las residencias geriátricas deberán colocar en un lugar visible de la fachada del establecimiento un cartel identificatorio en el que se inscribirá su categoría, denominación y número de habilitación a efectos de hacer pública su situación.

Artículo 41.- Las infracciones a esta Ley serán juzgadas conforme a lo establecido en la Ley 941- R y sus modificatorias, Código de Faltas de la Provincia.

Artículo 42.- El Poder Ejecutivo asignara anualmente en el presupuesto las partidas correspondientes.

Artículo 43.- Otórganse a las residencias geriátricas que actualmente tengan habilitación concedida o en tramite, un plazo de ciento ochenta (180) días , a partir de la publicación de la Ley, para dar cumplimiento a lo prescripto, siempre que no se vean afectadas las condiciones de higiene y seguridad y los contenidos de esta Ley.

Artículo 44.- Otórguese un plazo de ciento ochenta (180) días, a partir de la publicación de la presente Ley, para dar cumplimiento a lo prescripto en los Artículos 34 y 35.

Artículo 45.- El Poder Ejecutivo debe reglamentar la presente Ley en un plazo no mayor de noventa (90) días de su promulgación, teniendo en consideración la requisitoria que a tal fin exigiese el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (I.N.S.S.J.P.) y demás normas incorporadas al Derecho Positivo que estimare conveniente.

Artículo 46.- Invitase a los Municipios de la Provincia de San Juan a adherirse, en lo que fuera pertinente, a la presente Ley.

Artículo 47.- Derogase la Ley N° 575-S.

Artículo 48.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Sala de Sesiones de la Cámara de Diputados, a los tres días del mes de agosto de dos mil diecisiete.

Promulgación:

San Juan, 18 de Septiembre de 2017